Francia y la Guerra Civil Española

La Guerra Civil Española, fue uno de los grandes acontecimientos internacionales del momento, que provocó divisiones en muchos países del mundo, y Francia será uno donde más se manifieste este fenómeno. Los acontecimientos españoles abonarán grandes frutos en la literatura gala, como la novela Gilles del escritor Pierre Drieu La Rochelle, que respondía al poema Front Rouge de su amigo Louis Aragon, aparecido años antes, que demuestran el interés que despertó el conflicto español en la sociedad francesa.

Marcel Bucard

Los simpatizantes franceses del bando nacional procedían del ámbito de la derecha sociológica que se organizaron en la Fédération Républicane que era el gran partido de la derecha republicana de línea liberalconservadora, que se encontraba acompañado de la Alliance Démocratique, más liberal y centrista en la III República francesa. El fascismo de corte italiano se había establecido en la colonia italiana de Francia, aunque George Valois, quien se había formado en el ambiente del nacionalismo integral de Charles Maurras mestizaba las ideas maurrasianas con la sorelianas, visitó Italia, tuvo una entrevista con Benito Mussolini y a su vuelta fundó Le Faisceau, que será considerado el primer partido fascistas francés. El fascismo francés se refundará el 29 d septiembre de 1933, con un antiguo seguidor de Le Fascieau, Marcel Bucard, un veterano altamente condecorado durante la Primera Guerra Mundial, que adoptó el fascismo, fundando el francismo, que fue apoyado financieramente por Benito Mussolini. El francismo llegará a reunir 40.000 miembros, pero será disuelto por el gobierno del Frente Popular en 1936.

François Coty

Sin embrago, lo que la izquierda frentepopulista gala llamó fascismo en realidad fueron movimientos patrióticos de derechas, surgidos en el discurso nacionalista de la lucha cultural que apareció por la reivindicación de la pérdida de Alsacia y Lorena, que mantuvo un patriotismo herido y combativo que se expresará de forma agresiva en la Primera Guerra Mundial. Después del importante conflicto mundial y del triunfo de la revolución rusa, vino la aparición de un comunismo atrayente y combativo procedente de los sectores radicales del socialismo de la SFIO (Sección Francesa de la Internacional Obrera), y en respuesta al nuevo “peligro rojo”, la organización de veteranos de guerra se organizará en defensa de un peligro que surgía en el interior del país. En esa línea una de las organizaciones será las Jeunesses Patriotes de Pierre Taittinger, cuyo discurso será el de un patriotismo bonapartita, representativo de una derecha radical que reivindicaba el orden social, un ejecutivo fuerte y una economía liberal. En 1933 apareció Solidarité Françoise, fundado por el rico empresario perfumista François Coty, quien también era el propietario de los periódicos L´ami du Peuple y le obligaron a vender su imperio. Le Figaro, aunque sus problemas económicos por el crac de 1929, le obligaron a vender su imperio. El objetivo del programa de su formación política era la instauración de un estado corporativo y la reivindicación de la identidad francesa en la que admitía también a los ciudadanos coloniales.

Fraçoise de La Rocque

Sin embargo, a pesar de la presencia de estas ligas derechistas, el espacio estaba ocupado principalmente por la Croix de Feu, fundada el 26 de noviembre de 1927, y que reunía a una gran parte de miembros de los excombatientes de la Primera Guerra Mundial y muchos jóvenes provenientes de las ligas anteriormente citadas. A partir de 1931, llegó a la presidencia de la organización, el coronel Fraçoise de La Rocque, que incentivará la presencia en las calles, mostrándose en contra del comunismo revolucionario y de la influencia de las logias masónicas en el ejecutivo republicano. Su intensa actividad le hará ser con diferencia la mayor organización de derechas, con un millón de miembros, y cuando sea obligado a disolverse por el gobierno frentepopulista, su sucesor el Partido Social Francés, doblará esa cifra. El coronel Fraçoise de La Rocque, defendió la instauración de un régimen corporativo en Francia, pero simpatizaba con las posturas de los católicos sociales, por lo que, en la Segunda Guerra Mundial, formará parte de la resistencia, siendo detenido por la Gestapo el 9 de marzo de 1943. Su organización será la que fundamentalmente proporcione el mayor número de activistas favorables a los nacionales en la Guerra Civil Española.

Jacques Doriot

Sin embargo, también aparecerán nuevas organizaciones que reforzarán el espacio de los amigos del band nacional. Un antiguo obrero metalúrgico de imponente presencia, Jacques Doriot, flamante secretario general de las juventudes comunistas será el llamado a convertirse en una de las estrellas del comunismo galo,al convertirse en 1924, en el alcalde de Saint Denis, comuna obrera cercana a París. De verbo fácil y recio carácter, estuvo en la cárcel por oponerse a la guerra del Rif, y en 1934 proclamó la necesidad de construir un Frente Popular de izquierdas para llegar al poder. Sin embargo, su idea llegó en mal momento siendo por ello destituido de todos sus cargos en el PCF al ser acusado de moderado al pretender la unión con los burgueses de izquierda y socialistas. Cuando el tiempo le dio la razón y el PCF adoptó sus ideas para configurar la coalición, Doriot se escindirá del partido comunista para dar origen al Partido Popular Francés, en pleno 1936. El PPF de Jacques Doriot tendrá su primer congreso en noviembre de 1936, donde proclamó la necesidad de hacer una Revolución Nacional. En e congreso defenderá la instauración de un régimen corporativo, por su carácter anticomunista y anticapitalista, y atacará la masonería, fuertemente arraigada en Francia y hegemónica en las altas instancias de la III República.

Uno de los medios favorable del PPF, y que se hizo eco de los diferentes movimientos de derechas en otra partes del mundo, será el semanario Je suis partout, un periódico influido por el pensamiento maurrasiano, donde muchos de los periodistas de su redacción se convirtieron en simpatizantes de la nueva formación. El PPF llegará a configurarse como un movimiento fascista, siendo el que tuvo mayor repercusión en el panorama político francés de este signo político.

La división de la sociedad francesa se hará más visible a partir del estallido de la guerra civil española. El gobierno frentepopulista francés favoreció el trasiego continuo de armas y de voluntarios a sus correligionarios del país vecino. Para la Komintern será determinante la colaboración del ejecutivo galo, sin el cual, el PCF nunca hubiese podido realizar la organización de las Brigadas Internacionales, cuyos más de 50.000 miembros salieron en su mayor parte de Francia, organizando la recluta el PCF entre sus simpatizantes, y especialmente en las comunidades de descendientes de inmigrantes polacos, y colectivos de antifascistas exiliados alemanes e italianos. Sólo con los franceses se formaron más de siete batallones, cerca de 9.000 hombres que principalmente dieron soporte a la XIV Brigada Internacional, mayoritariamente formada por galos, junto a francoparlantes de Bélgica y Suiza.

Andre Marty

Las Brigadas Internacionales fueron la organización militar que fue gestionada desde la internacional comunista, aunque fueron los partidos comunistas, esencialmente francés el que procedió a la gestión de su reclutamiento, traslado y envío al interior de la España republicana. Em diputado comunista francés Andre Marty, fue uno de los organizadores de las unidades combatientes y ejerció de Inspector General de las Brigadas en el territorio español. Sin embrago, el diputado francés fue apodado “el carnicero de Albacete” por las ejecuciones sobre civiles e incluso algunos voluntarios brigadistas. El objetivo era la instauración de un régimen comunista en España y la presencia de antifascistas de otras corrientes políticas podían favorecer resistencias armadas como así sucedió con los anarquistas y los heterodoxos del POUM. Andre Marty por su fidelidad estaliniana llegará a ser el tercer hombre en el PCF, viviéndola Segunda Guerra Mundial en Moscú hasta que fue enviado de nuevo a Francia para preparar una situación revolucionaria que pudiera llevar a los comunistas galos al poder en la posguerra.

A su vez, los simpatizantes derechistas franceses que combatieron junto a los nacionales fueron mayoritariamente antiguos Croix de Feu, miembros de L´Action Française y del PPF, quienes ingresaron mayoritariamente en la Legión española formando posteriormente la compañía Jeanne dçArc. Más franceses fueron llegando, siendo distribuidos por otras unidades legionarias, en banderas falangistas y en tercios requetés. Junto a ellos se sumaron belgas y algunos suizos, también rusos blancos, refugiados mayoritariamente en el país galo, quienes fueron agrupados por su conocimiento de la lengua francesa. Por la compañía Jeanne dÁrc pasaron cerca de trescientos voluntarios, que junto a los que estaban en otras unidades llegaron a los quinientos voluntarios.

El 27 de febrero de 1939, el gobierno francés reconoció al gobierno del general Franco, con lo que el apoyo oficial que el ejecutivo galo había llevado de forma encubierta al gobierno republicano es pañol se suspendió por la pérdida del control de la frontera pirenaica española y la imposibilidad de vencer por parte gubernamental.

Para AFAN


Una respuesta a «Francia y la Guerra Civil Española»

  1. Buen artículo de divulgación, demasiado sencillo. Sr. Orella, soy un seguidor de sus artículos en Afán y en El Debate (¿dónde creo que hace tiempo no publican ninguno?). Usted sabe que es ampliable y mejorable. Un saludo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad