Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios

Dibujo del autor José Luis Díez Jiménez

Justo al día siguiente del Desfile de la Victoria, 20 de mayo 1939, conquistada ya la Paz, hubo un evento se suma y trascendental importancia, en el que Franco fue bendecido como Caudillo.

En la Iglesia de Santa Bárbara, de Madrid, tuvo lugar la emocionante escena de Acción de Gracias a Dios por la Victoria.   El Primado de España, cardenal Isidro Gomá, acompañado de 20 obispos, recibió a Franco, mientras sonaba una salva de ordenanza y un coro falangista cantaba el Cara al sol. En el templo se encontraban diversas reliquias y antigüedades relacionadas con la historia militar de España, como el Arca Santa, el Pendón de las Navas, la lámpara votiva del Gran Capitán, la imagen de la Virgen de Atocha, etc. Tras el canto del Te Deum y la Misa Pontifical y el ungimiento del Caudillo, éste, tras entregar su espada al Cardenal Gomá, dijo:

Señor acepta complacido el esfuerzo de este pueblo, siempre tuyo, que conmigo, por Tu Nombre, ha vencido con heroísmo al enemigo de la Verdad en este siglo. Señor Dios, en cuya mano está todo Derecho y todo Poder, préstame tu asistencia para conducir a este pueblo a la plena libertad del Imperio para gloria Tuya y de Tu Iglesia. Señor: que todos los hombres conozcan a Jesús, que es Cristo, Hijo de Dios vivo”.

A continuación, el cardenal Gomá bendijo al Caudillo, hincado de rodillas ante él:

El señor sea siempre contigo. Él, de quien procede todo Derecho y todo Poder y bajo cuyo imperio están todas las cosas, te bendiga y con amorosa providencia siga protegiéndote, así como al pueblo cuyo régimen te ha sido confiado. Prenda de ello sea la bendición que te doy en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*