Franco, por Luis Suárez

mm
Luis Suárez

Entrevista en exclusiva al historiador Luis Suárez, considerado uno de los mayores expertos en la figura de Franco, que, a sus 95 años de edad, ha hecho el esfuerzo de atendernos.

Luis Suárez Fernández es un profesor, historiador y académico. Fue rector de la Universidad de Valladolid, y director general de Universidades e Investigación durante el régimen de Franco. Miembro de la Real Academia de la Historia y de varias universidades del mundo.

Destacan sus biografías de Franco. Sobre todo la que se titula Franco. Crónica de un tiempo, que tiene 4 grandes volúmenes. Antes había hecho otra biografía de Franco en 8 volúmenes. Está considerado al mismo tiempo un gran medievalista y el mayor experto en los Reyes Católicos. Su biografía de Isabel la Católica está considerada un clásico y su libro «Los Reyes Católicos» también. Fue galardonado con el Premio Nacional de Historia en 2001.

En esta ocasión le entrevistamos en exclusiva sobre la figura de Franco. Agradezco la colaboración del historiador Rafael María Molina, gran conocedor de la obra de Luis Suárez, en la confección de las preguntas.

Señor Suárez, usted ha escrito gruesos volúmenes, exhaustivamente documentados sobre el Régimen del General Franco. ¿Cree que se sabe ya prácticamente todo sobre el?

Se sabe prácticamente todo, aunque aún tienen que aparecer algunas cosas, aunque de poca importancia. En lo fundamental los historiadores estamos muy bien documentados. Hay que tener en cuenta que yo he manejado miles de documentos, aunque con el paso del tiempo van incluso aumentando un poco. La historia la hacen los documentos y de Franco tenemos prácticamente todo.

«Franco y su tiempo» obra magna de Luis Suárez y posiblemente la mejor biografía sobre Franco que se ha escrito

Pero hoy más que nunca se tergiversa su figura…

Ahora estamos viviendo en un momento político en el que se intenta justificar todo lo que ocurrió en los años 30, dándole un sesgo a los acontecimientos como si los malos estuvieran en un bando y los buenos en el otro. Por otra parte hay mucha documentación extranjera sobre Franco, sobre todo alemana y norteamericana y está a disposición de los historiadores, que añade muchos datos y muchos detalles de gran importancia.

¿Qué conclusión se puede sacar de la documentación extranjera?

Que Franco fue un político de éxito, porque habiendo establecido un sistema autoritario, poco a poco fue ganando posiciones en la opinión de la gente, y al final todo el mundo parecía que estaba contento con lo que él hacía.

¿Cómo evitó Franco que España entrase en la Segunda Guerra Mundial?

Manejando con habilidad sus relaciones con Alemania y con Italia y evitando toda clase de compromisos con ellos, y por otro lado acercándose primero a Inglaterra y sobre todo a Estados Unidos. Un documento que a mí me llamó mucho la atención por ejemplo fue uno de 1942. : Cuando los norteamericanos iban a desembarcar en Marruecos, Roosevelt envió una carta firmada por él a Franco, diciendo: “no tiene que preocuparse por nada porque se iba a respetar la neutralidad española”. Esa carta la guardaba Franco en su despacho como una especie de tesoro.

¿Por qué no quiso Franco que España entrase en la Segunda Guerra Mundial?

Él se dio cuenta muy bien del peligro que corría porque la entrada de España en la Guerra Mundial, cualquiera que fuese el resultado, tendrían un resultado perjudicial para España. Si los alemanes ganaban, establecerían un régimen nazi totalitario y no autoritario, como era el suyo. Si ganaban los aliados, los que en la Guerra Civil defendieron a la República se considerarían también vencedores.

Hay un discurso de Churchill ante el Senado del Parlamento inglés que me parece de una enorme importancia. Al acabar la guerra agradece a España el papel que había desempeñado en la misma.  Efectivamente en Gibraltar acogieron a muchos fugitivos, y se les enviaba a su país respectivo.

Incluso gracias a España, salvaron la vida de muchos judíos…

Aunque ahora apenas se menciona y es de una importancia enorme, hubo un gran número de judíos sefardíes que salvaron la vida gracias a la documentación española. En Tel Aviv hay un catálogo de más de 200.000 judíos que fueron salvados precisamente porque se les entregó su documentación española. Eso fue posible porque Alfonso XIII había tenido en 1926 la idea de aprobar una ley que permitía a los sefardíes que lo necesitasen recibir documentación que les convertía o les reconocía como españoles. Se salvaron además otros muchos que no tenían documentación, pero que conseguían llegar a la frontera. Ni un sólo judío se devolvió, todos eran remitidos a campos de refugio y luego remitidos a su país, mediante un acuerdo que se estableció a través de Portugal.

Muchos historiadores hablan del milagro económico de Franco…

También hay que reconocer que el sistema económico, que había experimentado unos daños tremendos a causa de la guerra, fue completamente cambiado y a partir de 1960 España tuvo una economía reconocida y muy valiosa.

Y los logros sociales siguen siendo todavía reconocidos.

Efectivamente, por ejemplo la creación de todo el sistema de Seguridad Social, hoy constituye uno de los elementos fundamentales de España. No es extraño que en el momento de producirse la muerte de Franco la gente tuviera la sensación de que las cosas habían salido bien.

Hay otro aspecto del que no se habla tanto, que es el valor de la religión en el régimen de Franco.

Franco era católico, lo era desde muy joven, pertenecía a la adoración nocturna y cuando era jefe de Estado Mayor iba a Misa todos los domingos y días festivos, como manda el precepto. Y eso fue muy importante porque permitió devolver a la Iglesia lo que había perdido, reparar el daño tremendo que se hizo con el terrible martirio que experimentaron los católicos en España y además su catolicismo influyó en las decisiones políticas de manera muy clara. Cuando hubo un intento de los sectores más totalitarios del movimiento de establecer un orden político conforme a sus ideas, la intervención de la Iglesia fue decisiva y el gobierno unánimemente rechazó las demandas y se entró en el camino de la transición.

Una transición que ya empezó en el propio régimen.

Hoy nos da la impresión de que la transición fue algo que empezó después de la muerte de Franco, cuando realmente la transición empezó en el año 1959 cuando anularon todos los delitos que estaban pendientes desde la Guerra Civil y se empezó el camino hacia el restablecimiento de la monarquía, y acabó con la muerte de Franco precisamente porque fueron las mismas Cortes las que establecieron, sin que se tuviera que producir ninguna elección previa, el sistema del que ahora aparentemente disfrutamos.

A pesar de la situación convulsa de la actualidad…

Para un historiador es muy amargo lo que ahora vivimos, el enfrentamiento entre los partidos es algo que hace un daño terrible. No hay que olvidar que Franco, por ejemplo, a una de las regiones que más favoreció fue a Cataluña. Los catalanes deberían de tener un agradecimiento inmenso a Franco y sin embargo ahora le niegan todo.

Y vuelven a enfrentarse las dos Españas…

A mí me da mucho miedo que volvamos a repetir los errores que nos llevaron a la tremenda catástrofe del año 34, y sé bien lo que digo, el 34 porque todo empezó con la revolución de Asturias y el intento de revolución de Cataluña. Se pudo cortar, pero fue la base para que en el año 36 se iniciara una guerra civil tan dolorosa.

¿Fue más cruenta la Guerra Civil que otras guerras?

La represión en España, en uno y otro bando, fue grave no cabe duda, pero mucho peor fue la de la Segunda Guerra Mundial, la de los vencedores y vencidos. Es algo que conviene tener en cuenta para educar a la gente en el respeto al adversario y el amor al país.

¿Cómo fue evolucionando su manera de ver a Franco?

Yo al principio no era un entusiasta de Franco, pero poco a poco fui adquiriendo una admiración por él. Tuve con él tres entrevistas por razones de mi profesión de catedrático. Tengo de él un recuerdo francamente imborrable. En uno de los papelitos que se conservaban en su despacho, había una frase muy curiosa, una referida a la próxima entrevista con Hitler que decía: Hablaré en gallego, que quiere decir responder a una pregunta con otra pregunta y efectivamente Hitler salió de Hendaya desconcertado. Había disminuido el peligro de que Hitler ocupase España, aunque Hitler estaba decidido a entrar en la península y se llegó a firmar la orden de invasión. Fue en el último momento cuando Serrano Suñer consiguió una moratoria porque se habían producido acontecimientos desfavorables para Alemania, tanto en el Mediterráneo como en los Balcanes, que obligaron a Hitler a cambiar la operación por otra.

¿Franco veía su misión como providencial?

Franco estaba convencido de que todo su buen hacer era gracias a la Providencia, él no se atribuía el éxito. Para él la monarquía tenía que ser la continuación del Régimen.

Franco salvó a la Iglesia del exterminio y él se sentía fiel hijo de ella y muy obediente. Cuando se firmó un tratado cultural, el Papa Pío XI vio un peligro de que España se dejase influir y envió una especie de órdenes al nuncio y a los obispos españoles. Franco inmediatamente rompió ese acuerdo cultural y lo tiró a la basura.

La Iglesia fue perseguida por el bando republicano de una manera tremenda, como ahora se reconoce en las canonizaciones de los mártires. También hay que tener en cuenta que Franco devolvió a la Compañía de Jesús su legitimidad y sus posesiones. Los jesuitas le nombraron cofundador. Es una condecoración que muy poca gente ha conseguido en este mundo.

¿Qué otros logros podemos destacar de Franco?

Además de la obra social, las infraestructuras, levantar la economía etc., hay que destacar lo que progresaron las universidades. Es algo que viví directamente, pues yo fui estudiante, ayudante adjunto de catedrático, catedrático, vicedecano, decano y rector. Vi como la universidad en España progresaba de una manera increíble. Ojalá ahora se mantuviesen las universidades con el mismo nivel.

El régimen fue muy eficaz evitando el paro…

No había prácticamente paro cuando se puso en marcha el plan de estabilización. Franco puso a los ministros una condición: no podía aumentar el paro. En aquel momento el paro estaba solo en 30.000 personas. Y efectivamente no creció el paro.

¿Se puede comparar en cierta manera el régimen de Franco con la época de los Reyes Católicos?

En cierta manera sí, y hay que tener en cuenta que en la propaganda del régimen la época de los Reyes católicos aparecía como un ideal a  emular. Con Franco se vivió el Reinado Social de Cristo y la religión estaba muy presente en toda la sociedad.

Para concluir,  ¿podemos afirmar que Franco no fue un dictador?

El régimen de Franco era un régimen autoritario, no una dictadura. El autoritarismo es lo inverso del totalitarismo, que inventa Lenin. En el totalitarismo el partido es dueño de todo y el gobierno no es otra cosa que el instrumento del partido, mientras que en el autoritarismo el Estado lo es todo y los partidos tienen que someterse.


2 respuestas a «Franco, por Luis Suárez»

  1. Espero que algunos ejemplares de las obras de este grandísimo historiador y mejor persona, sean guardadas en un lugar seguro para conocimiento de las generaciones venideras. Por si al antinacional-socialismo, que padecemos en España, le da por quemar libros que contengan verdades políticamente incorrectas y contrarias al pensamiento único tan grato al marxismo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*