«Franco y la Iglesia», por el P. Gabriel Calvo Zarraute

Séptima y última conferencia del IV Congreso organizado por Luz de Trento con el título genérico de «LA ESPAÑA DE FRANCO: CRÓNICA DE UN TIEMPO» celebrado en Madrid el 20 de Abril  de 2024 con abrumadore éxito de público. Jornada también que fue en favor de nuestros mayores y de nuestra historia más reciente y grandiosa.

«Franco y la Iglesia», es decir, la relación primero íntima de la nueva España con la Iglesia, truncada al final por el desbarre de ésta, con las terribles consecuencias de todo orden que hoy padecemos. Por el P. Gabriel Calvo Zarraute.


Una respuesta a ««Franco y la Iglesia», por el P. Gabriel Calvo Zarraute»

  1. Como bien dice P. Gabriel Calvo Zarraute, la Iglesia dio la puntilla al Régimen de Franco. A lo que yo añadiría: y al resto de Mundo.
    Tenemos por una parte a Franco quien posee la Gran Collar de la Orden Suprema de Cristo y por otra a un desviado y criminal llamado Montini que no cesó de atacar a Franco y con ello al resto de España.
    Estamos en 2024 y, actualmente, se ve mejor que nunca el funcionamiento de los planes satánicos empleando para ello Masonería y demás grupos secretos que hacen y deshacen en la sombra afectando a toda la humanidad.
    De Adolfo Suárez a Pedro Sánchez vemos unos presidentes de gobierno que, pareciendo independientes e inconexos unos con otros, van desangrando a todos los niveles a España en una especie de hoja de ruta a cumplir. Escrupulosamente habría que meter en esta selección a Arias Navarro.
    Algo parecido ha sucedido en la Iglesia, de Roncalli a Bergoglio todos estos personajes parecen que cada uno va a su bola, pero no es así, van en la dirección de destrucción; lo que el antecesor «estropea» el sucesor, no solo lo consolida, sino que aumenta el estropicio (un que sea de forma más o menos disimulada).
    A donde quiero llegar es que, de la misma forma que prácticamente todos los presidentes de gobiernos (especialmente antaño naciones cristianas), aplican unas actuaciones anticristianas y antinaturales (al que NO se lo quitan del medio), también ha sucedido con La Iglesia. Por lo tanto, debemos tener claro que si Montini fue nefasto como lo es Bergoglio, lo fueron INTENCIONADAMENTE nefastos. Su fin último ERA y ES destruir la Santa Iglesia de CRISTO.
    De Roncalli a Bergoglio no se puede nombrarles o considerarlos como siervos de CRISTO, sino de Satanás. Bergoglio es un hereje (aparte de bufón) igualmente que Montini. Por lo que nadie que se considere cristiano (católico evidentemente) puede tener a estos desgraciados como Papas.
    Lo que desgraciadamente nos llevaría a estar en la situación actual que dado el tiempo transcurrido y la ausencia de obispos legítimos que nombren sacerdotes y Papas legítimos que nombren obispos, en completa ausencia de Pastores que orienten y ayuden a su rebaño. Es decir, alguien con nobilísimas intenciones se puede considerar sacerdote, pero no serlo. Llamar por su nombre a Bergoglio como manifiesto hereje es el primer paso para no caer en herejía.
    Y, SÍ. Montini dio la puntilla a Franco y al resto de la humanidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad