Fundación San Elías, por el P. Ravasi

P. Olivera Ravasi

Mucha gente quiere ayudar y no sabe dónde. El Padre Javier Olivera Ravasi pide ayuda para un proyecto concreto de la Fundación San Elías. Se trata de una biblioteca y sala de conferencias en el centro de Buenos Aires, cerca de las universidades, en el que puedan formarse con buena doctrina católica jóvenes sedientos de verdad. Entrevistamos brevemente al P. Javier que nos explica el bien que puede hacer este proyecto.

Háblenos de la nueva web de la Fundación San Elías como medio idóneo para conocer y apoyar este atractivo proyecto evangelizador.

Decidimos crear una página web exclusivamente dedicada a mostrar las obras de la Orden de San Elías a través de una fundación civil llevada por laicos, que quieren ayudar en la propagación de la fe católica con la más alta parresía, franqueza en el hablar, en dos ámbitos concretos: la contrarrevolución católica y las misiones ad gentes. Por eso un grupo de laicos creó una página titulada Fundación San Elías (AQUÍ), en donde se muestran las misiones que se realizan en estos dos aerópagos del ámbito evangelizador.

La predicación ante los paganos principalmente es liderada por los apostolados que hace el P. Federico Highton con otros sacerdotes y laicos en lugares en donde no hay cristianos y la contrarrevolución cultural católica, que es la que intenta realizar un servidor en el ámbito de la escritura, las conferencias, los libros, las clases…

¿Por qué centran su objetivo en la nobilísima tarea de defender la fe y conquistar almas para Cristo?

Porque la fe hoy en día, desde hace varias décadas está siendo muy atacada. En realidad el ataque es desde el mismo momento de la cruz porque está siendo atacado el mismo Cristo. Atacar la fe es atacar a aquel que nos legó la fe, que es Nuestro Señor Jesucristo. Nadie defiende aquello que no ama. Un signo de no amar la Iglesia sería no defenderla. Cuando dejamos pasar todo tipo de insultos, de tergiversaciones o prostituciones de la fe en diversos ámbitos, tanto fuera como dentro de la Iglesia, es signo de que no la amamos.

Conquistamos almas para Cristo porque es el testamento que dejó nuestro Señor antes de subir a los cielos, según nos dice el evangelio de San Marcos. Cristo nos manda al mundo entero a anunciar el Evangelio y a bautizar a las personas. San Pablo dice que hace falta que Cristo reine hasta que ponga a todos sus enemigos bajo sus pies.

Muchas almas van al infierno porque nadie reza por ellas, ni nadie las evangeliza con celo…

Correcto. Muchas almas van al infierno, como decía la Virgen de Fátima, porque nadie reza ni hace penitencia por ellas, pero muchas otras se van al infierno porque nadie las quiere evangelizar. Es como en la parábola evangélica, nadie compra un tesoro y lo guarda para sí. En todo caso lo preserva, compra el campo, llama a sus amigos y trata de compartir ese tesoro. Ese tesoro es justamente la vida de la gracia, la vida en Cristo. Para poder ser coherentes con la virtud de la caridad hay que intentar buscar el bien, por amor a Dios y a las almas, allá donde estemos. El sacerdote como sacerdote, el laico como laico, el casado como casado, el soltero como soltero…tienen que evangelizar. San Francisco Javier decía que muchas almas se pierden porque muchos católicos cuando tienen que ir a evangelizar a lugares lejanos o cercanos no lo hacen. Esta es la razón por la que muchos paganos se hacen protestantes o muchos católicos se hacen protestantes.

También difunden las buenas lecturas, pero con el objetivo de formar a los católicos…De hecho, un católico ignorante puede ser un futuro protestante.

Así es. Desde la Orden de San Elías y puntualmente desde la página Fundación San Elías (AQUÍ) estamos intentando llevar adelante una contrarrevolución cultural católica dando acceso a las buenas lecturas, a los buenos libros, a los clásicos. Decía el Padre Castellani que en nuestra vida solo hay tiempo para los clásicos. No se refería sólo a los clásicos griegos y romanos, a las grandes obras de la cultura occidental, sino a los clásicos católicos contrarrevolucionarios (clásicos de espiritualidad, de literatura, de historia, de teología, de Sagrada Escritura…). Necesitamos inundar de buenas lecturas a todos los ámbitos posibles, lo que se llamaba antes el apostolado de la buena prensa, para que ningún católico se pierda por ignorancia…Muchos católicos por no conocer la doctrina terminan dejando la práctica religiosa o viviendo un catolicismo edulcorado o haciéndose protestantes.

Obviamente no solo se preocupan de las almas sino de los cuerpos a través de obras de misericordia corporales…

Especialmente en el ámbito de las misiones ad gentes se va a muchos lugares en los que no solamente hay una pobreza espiritual sino también una pobreza corporal. Las obras de misericordia tradicionalmente se dividen en dos: las espirituales que apuntan principalmente al alma (enseñar al que no sabe, corregir al que se equivoca, dar buen consejo al que lo necesita…) y las corporales (dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo…) Según Santo Tomás las principales son las espirituales, pero no podemos olvidar las corporales, así como hizo España con América. No solamente nos trajeron el Evangelio sino que nos enseñaron la cultura occidental (cultivar la tierra, crear escuelas, hospitales, universidades…)

Por eso nuestras misiones en el Tíbet, en Benim, en Malawi…se envía comida, se crean escuelas…

Están recaudando fondos para crear una librería difusora de buen material católico y una buena sala de conferencias, cursos…¿Por qué es tan necesario y cuanto bien podrán hacer con ello?

Hasta el momento teníamos el sitio web Que no te la cuenten (AQUÍ) y ahora contamos con la página Fundación San Elías (AQUÍ). Estamos buscando ahora los medios económicos para poder tener un lugar propio que sea librería física (no solo virtual) y además un espacio para conferencias. Queremos tener este lugar en pleno centro de Buenos Aires y no en un lugar periférico. Buscamos un lugar cerca de las universidades, al que puedan venir jóvenes a hacer cursos de doctrina católica seria, tanto de literatura, historia, filosofía, teología, espiritualidad, Biblia…porque muchos católicos están sedientos de la verdad. Muchos no encuentran está verdad porque hallan una predicación paupérrima o light.

¿Por qué esta convencido de que apoyar a la Fundación San Elías puede ser algo muy fructífero?

Primero porque hay que ayudar siempre a las obras buenas. Mucha gente quiere ayudar, pero no sabe donde hacerlo. Por eso en la web Fundación San Elías (AQUÍ) dejamos a la vista todo lo que hacemos. Hace más de 10 años que venimos trabajando en el ámbito de la contrarrevolución católica. En las misiones ad gentes todo el mundo sabe lo que pensamos y de que forma trabajamos. Es la primera vez que pedimos una cosa concreta. Un lugar físico con una doble finalidad: librería y sala de conferencias y cursos. El principal beneficiario no es el que recibe una ayuda sino el que la da porque tiene la oportunidad de cooperar en una misión verdaderamente católica y evangelizadora.


2 respuestas a «Fundación San Elías, por el P. Ravasi»

  1. Creo que han errado con el diseño del logo:
    – porta una cruz latina invertida, aunque remotamente aluda a la espada;
    – la silueta de la hoja / llama es demasiado ambigua, y no haría ascos a un grupo funerario para-masónico.
    En cualquier caso, San Elías merecía algo más apropiado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad