Gral. Fdo. Alejandre (exJEMAD): mal ejemplo y peor ejemplar

Gral. Fdo. Alejandre

Como no podía ser menos, el Gral. Fdo. Alejandre, que fue JEMAD de 2017 a 2020, siguiendo la estela de muchos de sus predecesores, tras unos pocos meses de silencio prudencial una vez que se retiró, se ha desatado y, verborreico hasta desgastarse, procura, como los políticos, justificarse, calmar su conciencia y aparentar que quiso pero que no pudo, que «tenía las manos atadas» y que para nada tuvo responsabilidad en este desastre; además, claro, de satisfacer su enfermizo afán de protagonismo y postureo que le corroe desde la AGM. El problema es que por la boca muere el pez y en el caso de Alejandre aún más.

De entre sus múltiples apariciones en los medios, actos pseudoculturales, eventos sociales, conferencias y demás zarandajas a las que acude aún sin invitación, nos vamos a centrar, por estar escritas, en algunas de las cosas que dice en el librito que ha publicado con el título «Rey servido y España honrada» –lo del Rey seguro, o sea, que le ha servido el café y los cubatas, lo de España debe ser un error del editor porque la ha deshonrado–; en realidad un bodrio baboso, melifluo, estulto y lleno de falsedades en el que brilla la penuria personal y profesional del mal ejemplo del peor ejemplar que fue y es Alejandre:

  • Denuncia el riesgo de que las Fuerzas Armadas se conviertan en una «superunidad de emergencias» y una «gigantesca ONG» frente a su verdadera misión que corre peligro de quedar «licuada». ¿Peligro? Pero si ya lo es desde hace mucho, más aún desde 2005 en que todos, él incluido, admitieron y aplaudieron con las orejas la creación de la UME, cambiando el fusil por la manga riega y… cobrando más sus miembros en puesto de tanto… riesgo y fatiga.
  • Califica a la UME de «una ocurrencia innecesaria». Ahora, pero entonces la consideraron todos, él también, que calló para poder seguir ascendiendo, una idea magnífica, prueba del algodón de lo pacifistas y civilizados que son hoy y ya por fin los militares, así como la mejor forma de servir al pueblo.
  • Cuestiona que las misiones que realizan las FAS sean tareas más propias de servicios de protección civil; entre otras, cita a la operación Balmis. Ahora también, una vez que se fue, porque cuando estaba no se opuso a ninguna de las que le tocó, sino todo lo contrario, las alabó y consideró un alarde.
  • Avisa de la «amenaza directa» que es Marruecos para España, que acabará materializándose, primero, a modo de «intifada», para después desembocar en un conflicto armado. Pero para él, como para los demás, lo importante es que las FAS están presentes en «cinco continentes», tocar las narices en Letonia a los rusos que no nos habían hecho nada, huevear en el Líbano y ciscarla en Afganistán, todo lo cual defendió Alejandre públicamente durante su mandato, mintiendo a los españoles especialmente sobre lo último que ya para 2014 se sabía que estaba perdido y podrido, cobardemente sumiso a los intereses de los EE.UU./OTAN, que ni son nuestros aliados ni nuestros amigos.
  • Sobre los enemigos internos, menciona el papel del terrorismo, tanto el de ETA como el yihadistaAdemás, los movimientos «independentistas» sosteniendo que «no debería resultar raro» hablar «de una parte de un mandato constitucional que las Fuerzas Armadas han recibido», como es defender la integridad territorial. Veamos. Sobre ETA llega tarde, porque ya venció, derrotando, entre otros, a nuestras FAS que decidieron «no caer en la trampa» (el Guti dixit) y dejarse matar y que matara sin mover un dedo, mirando para otro lado; eso sí, yendo de entierro en entierro, de hospital en hospital, y de viuda y huérfanos en viudas y huérfanos dando palmaditas y poniendo cara de circunstancias, abandonando a los españoles a su mala suerte. Sobre el yihadismo lo mismo, intentando matar moscas a cañonazos en Afganistán, en un paripé estúpido y falso. ¿«Independentistas»? La leche. No, hombre, no, secesionistas o separatistas, porque Cataluña no está ocupada por España, ergo no se puede independizar como algunos pretenden, sino que es España. Hay que ver el nivel de idiocia que sufren algunos. Y, por último, de nuevo su cobardía innata, porque Alejandre ni ya siquiera estando fuera es capaz de nombrar el Art. 8º de la Constitución, el cual estando en activo incumplió y vulneró porque lo de defender la soberanía, integridad e independencia sabía muy bien que podía costarle… la carrera.
  • «En el verano de 2017 la situación en Cataluña era cualquier cosa menos imprevisible (…) Sin embargo, he de reconocer que hasta mediados de agosto no tuvimos la certeza de que aquello se nos estaba yendo de las manos (…) dada la especial sensibilidad del tema catalán», se iba a gestionar y controlar sin contar con las Fuerzas Armadas. Porque él y los demás, acojonados, lo aceptaron, prefirieron guardar la ropa, silbar, meter la cabeza debajo del ala y… asegurarse seguir haciendo la carrera. Porque la cosa era materia, responsabilidad y obligación de las Fuerzas Armadas. Pero claro, mejor echar la culpa a un Gobierno de traidores, ineptos y mentecatos. De nuevo el olvido del Art. 8º que es mandato directo del pueblo a sus militares (está en el Preámbulo de la Carta Magna), por encima de cualquier otra institución, Gobierno incluido, lo que nunca les ha interesado reconocer.
  • Nos relata que Cospedal le encargó la redacción de un papelito por el cual las FAS iban a intervenir caso de que el Gobierno lo considerarse, papelito que redactó de su puño y letra, a solas y que guardó todos esos días en su bolsillo para evitar filtraciones, pensando además que, caso de intervenir la base del plan iba a ser el despliegue cuando el 11-M. Vaya lumbrera. Empecemos por lo último. Como si el 11-M se pareciera en algo al 1-O que se venía encima. Ante la situación que se anunciaba por los separatistas, que no iban de farol, debió ser la cúpula militar la que, con o sin permiso de Cospedal y Rajoy, emitiera un comunicado amparado en el Art 8º de la Constitución por el cual recordaban que correspondía y obligaba al JEMAD –o sea, a él–, como jefe ejecutivo de las Fuerzas Armadas, tomar la decisión de restaurar el ordenamiento constitucional y, dado el caso, además defender la integridad territorial de España y, una vez logrado lo dicho por los medios a que hubiera lugar, solicitar al Jefe del Estado la convocatoria de elecciones generales, advirtiendo que de no abortarse lo planeado se actuaría en consecuencia y sin titubeos. Podemos asegurarles que hubiera bastado lo dicho para que el 1-O no se hubiera celebrado, así como para que los españoles nos hubiéramos evitado la vergüenza nacional que fue todo aquello. Pero ni Alejandre ni los demás tuvieron criadillas ni para ello ni para otras cosas. ¿España honrada? ¡Hipócrita!
  • Se declara atlantista reconocido y defensor de la OTAN. No hacía falta que nos lo dijera. Como el resto en activo, estuvo siempre al servicio de potencias extranjeras y de sus intereses casi siempre contrarios a los de España, de ahí su nulo empeño en prepararnos contra Marruecos, aliado esencial de los EE.UU., aunque enemigo nuestro lo que para Alejandre es lo de menos por mucho que diga ahora.
  • Habla de su mosqueo por la entrada de Podemos en el Gobierno. Pues haberse ido, pero claro… la carrera. Para qué decir de sus intervenciones en la comisión de Defensa en las que se derretía ante los diputados precisamente de Podemos, a cuyas estupideces no dio nunca la respuesta que se merecían. Apoteósica fue su actuación ante el guardia civil Podemita, Delgado Ramos, haciéndose el “güai” y el afable, así como con los separatistas hasta el punto de hacernos sentir, además de máxima indignación, vergüenza ajena.
  • Menta el «desapego antipatriótico» de los votantes de la izquierda. Que es secular, cosa que parece que le sorprende, pero calla sobre la infame Memoria Histórica impuesta por la izquierda, con la aquiescencia del PP, que de manera muy especial iba, va y seguirá yendo y esquilmando lo mejor de nuestra historia militar que con la entusiasta colaboración del exJEMAD Alejandre vilipendia todos los días a los mejores militares que ha tenido nunca España, escupiendo sobre ellos montañas de falsedades a las que Alejandre y los demás nunca han contestado. ¡Qué asco, Alejandre, qué asco!

Para terminar, y no alargar esta debacle de sinrazones, estupideces e hipocresías autojustificativas del mal ejemplo que es este peor ejemplar –no cometamos las que ha dicho sobre el conflicto ruso-ucraniano porque se las pueden imaginar y no merecen la pena, como por ejemplo «…detrás de la escalada, viene el holocausto» (¿?) o «nadie vio que lo de Crimea era la primera parte del ataque a Ucrania» (¿?) ¡hay que joderse en las manos en que estamos!–, vamos a ver algunas de sus hazañas, de sus hechos, mientras era JEMAD y por lo tanto tuvo la máxima autoridad, responsabilidad y obligaciones, ninguna de las cuales cumplió:

  • Cuando esta web promovió una iniciativa para reponer en las escalillas militares a Daoíz y Velarde, que habían sido apeados de ellas, lo que venía siendo tradición desde poco después de la Guerra de la Independencia, Alejandre nos contestó que «no era de su competencia la publicación de las escalillas» (¿?).
  • Vicealmirante Fernández de Córdoba

    Cuando Robles (a) «La mangui«, cesó ilegal, ilegítima e injustamente al Vicealmirante Fernández de Córdoba (quien luego ganó el pleito y tuvo que ser repuesto en su cargo), Alejandre nada hizo de lo que tenía que haber hecho, dejando que la sátrapa actuara como es su costumbre.

  • Cuando Robles (a) «La mangui«, cesó al Gral. de Brigada Juan Francisco Díaz, que era Jefe del Gabinete Técnico del propio Alejandre, de su misma Promoción, amigo personal y de toda su confianza, por haber dicho en una reunión privada de compañeros que la Directora General de Personal del Ministerio de Defensa, Adoración Mateos Tejada, era un bicho (lo cual es de sobra conocido), Alejandre nada hizo de lo que tenía que haber hecho dejando que la tirana se saliera con la suya y aplicara esa totalitaria, injusta, ilegal e ilegítima máxima de «a libre designación, libre cese».
  • Con la infame excusa, que no razón, de que su vivienda como JEMAD tenía según él menos lustre, menos «representatividad», que la del director del CESEDEN, obligó a éste a hacer la mudanza, birlándole la vivienda en un acto ilegal, ilegitimo, injustificable, propio sólo de un jefe bananero, envidioso, ególatra y pendejo.
  • En 2019, Margarita Robles, porque sí, porque ese día se levantó con el pie… ordenó la liquidación (lo tiraron a la basura) del flamante hospital de campaña de amplísimas capacidades adquirido en 2007 por ¡¡27 millones de euros!!, Alejandre no hizo lo que tenía que hacer y allá fue el hospital (la OTAN modificó la calificación de nuestra sanidad militar de ROLE 3 a ROLE 2, es decir, a cuasi tercermundista).
  • Y ahora la traca final: Alejandre, como trabajador autónomo presta desde hace unos meses «asesoramiento externo» como consultor a la empresa Sener Aeroespacial –compatibilizando su salario como General con el privado, claro–, empresa dedicada a la ingeniería y tecnología aeroespacial (ámbito del que Alejandre no sabe nada), muy relacionada con Defensa; toda una «puerta giratoria» de libro. ¿Le hubiera contratado dicha empresa si llevara cinco años fuera? ¿O lo hace ahora porque sabe que tiene «contactos»? ¿Tráfico de influencias? ¿Dónde está la ética y la moralidad de Alejandre? Mal ejemplo de un peor ejemplar.

3 respuestas a «Gral. Fdo. Alejandre (exJEMAD): mal ejemplo y peor ejemplar»

  1. ¡Qué bueno! ¡Pero qué bueno!
    No seguiré porque no me tilden de pelota. Pero es magnífico.
    Magnífica disección y análisis, no solo del libro, sino de todos sus antecedentes en el cargo.
    Traidor y corbarde, en resumen, por omisión casi siempre, pero las dos cosas en grado sumo.
    Enhorabuena, Bernal.

  2. Ahora lo entiendo todo, todo lo que nos pasa en esta pobre España , colonia de potencias extranjeras y la imagen misma de la decadencia y corrupción. Está podrida la cabeza y a partir de ahí lo demás. Muchísimas gracias por toda esta información. No sabía nada, yo estaba en la inopia, ahora ya sé cómo está el ejército. Sólo nos salva un milagro.

  3. Estos altos jefes militares, que actúan con cobardía mientras están en activo, pero que cuando pasan a la reserva, o a la jubilación, se convierten en «grandes patriotas», me dan mucha pena, la verdad.
    Creo que sienten vergüenza al mirarse al mirarse al espejo cuando se afeitan, y como muy bien dice el articulista, pretenden justificar su inacción, servilismo, y peloterismo, puro y duro.
    Por cierto el general ese de Unidas Podemos, ¿es verdad cómo dicen por ahí que le lavaba y planchaba las bragas a la Chacón, que en paz descanse…?
    Quiso ser diputado por Zaragoza, y no lo consiguió.
    Quiso ser ministra, y tampoco.
    Y ahora, ¿qué quiere ser, de mayor…?

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad