Habla el Cardenal Robert Sarah

mm

Uno de los puntales de la verdad católica, el cardenal Robert Sarah, ha vuelto a clamar en el desierto actual, pero no por ello deja de hacerlo a tiempo y a destiempo. Sus palabras no necesitan comentarios.

  • «El matrimonio entre personas del mismo sexo, el transgénero y el divorcio son ataques demoníacos a la familia».
  • «Se trata de defendernos a nosotros mismos, a los niños y a las generaciones futuras de una ideología demoníaca que pretende que los niños no necesitan madres ni padres. Que niega la naturaleza humana y quiere apartar a varias generaciones enteras de Dios”.
  • “¿No vemos signos de esta guerra insidiosa en esta gran nación de los Estados Unidos? […] La legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, la obligación de aceptar la anticoncepción dentro de los programas de atención médica e incluso las «facturas de baño» que permiten a los hombres usar los baños y vestuarios de mujeres.»¿No deberían los hombres usar el baño de hombres? ¿Qué tan simple puede ser ese concepto?»
  • “La ruptura de las relaciones fundamentales de la vida de las personas a través de la separación, el divorcio o las imposiciones distorsionadas de la familia, como la convivencia o las uniones entre personas del mismo sexo, son heridas profundas que cierran el corazón al amor y a la entrega y conduce al cinismo y la desesperación».
  • “Estas situaciones causan daño a los niños pequeños al infligirles una profunda duda existencial sobre el amor. Son un escándalo, un escollo, que impide a los más vulnerables creer en ese amor y una carga aplastante que puede evitar que se abran al poder curativo del Evangelio».
  • «Lamentablemente, el advenimiento de las tecnologías de reproducción artificial, la subrogación, el llamado «matrimonio» homosexual y otros males de la ideología de género, causarán aún más heridas en las generaciones actuales».
  • «Es vital luchar para proteger a la familia, la primera célula de la vida de la Iglesia y de todas las sociedades».
Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*