Hasta el último aliento

Hasta el último aliento nada está seguro.

Hasta el último aliento dura el combate.

Hasta el último aliento el enemigo no ceja en su empeño.

Hasta el último aliento podemos caer.

Hasta el último aliento, sí, hasta el último aliento tenemos que perseverar.

Dries van Agt y Eugenie

Hasta el último aliento debemos poner nuestra fe en Dios.

Hasta en el último aliento debemos encomendarnos a Él, agarrarnos a Él, rogarle, suplicarle, que nos salve, hasta el último aliento.

Y decimos todo lo anterior impactados por la noticia según la cual Dries van Agt, quien fuera primer ministro holandés, alcalde y otros cargos más, pues dedicó su vida a la política, y su esposa Eugenie, se suicidaron –aunque ellos le llamaron eutanasia–, al mismo tiempo y tomados de la mano, él con 93 años y ella con 92, tras más de 70 años de matrimonio.

El hecho resulta impactante porque ambos eran católicos practicantes, incluso de Misa tradicional, militantes de un partido, el democristiano, con supuestos valores y principios cristianos, y tras haber solicitado y recibido de su párroco la extremaunción, sin que supiera el sacerdote lo que iban a hacer, o al menos no consta que lo supiera, y creyendo, según dejaron dicho, que Dios los perdonaba y que ambos seguirían juntos en el Cielo.

Si tan terrible hecho hubiera estado protagonizado por ateos, agnósticos, herejes o incrédulos y descreídos, nada nos habría llamado la atención. Pero que dos católicos practicantes decidieran al final de sus vidas suicidarse, pues lo de eutanasia no deja de ser un vulgar y grosero eufemismo, es lo que nos ha hecho meditar con profunda tristeza, al tiempo que pavor.

Con tristeza, al ver cómo dos almas que, habiendo llevado en principio una vida de fe, al menos de cara al exterior, al final, con el último aliento, se han echado a perder. Con pavor, al recordar que hasta el último aliento no estamos seguros de que Satanás, ese gran profesional de lo suyo, no sea capaz de arrastrarnos a la Genna.

Así pues, tal noticia nos ha hecho recordar, de nuevo, la verdad de aquellas palabras según las cuales sólo «el que persevere hasta el final (hasta el último aliento), se salvará» (Mateo 10, 17-22) y aquellas otras «Si el justo se aparta de su justicia, cae en la maldad y muere, muere a causa de su maldad. Por otra parte, si el malvado deja de hacer lo malo y actúa con justicia y rectitud, salvará su vida» (Ezequiel 18:21-32).

Hasta el último aliento nada tenemos seguro, así pues, hagamos lo imposible por perseverar hasta el último aliento.


4 respuestas a «Hasta el último aliento»

  1. Vamos a analizar esta noticia según la cual Dries van Agt, quien fuera primer ministro holandés, y su esposa Eugenie, se suicidaron –aunque ellos le llamaron eutanasia–.

    Digo vamos a analizar, no juzgar, pues nosotros –además de desconocer todo de todos- no tenemos capacidad de juzgar los actos de alguien. Solo el JUEZ SANTO y JUSTO puede hacerlo y lo hará.

    Según mis datos, Dries van Agt sufrió un derrame cerebral en 2019 y su estado empeoró con el tiempo. Decir, que los derrames cerebrales pueden afectar desde el primer momento o posteriormente de forma gradual o completa a la conciencia de la persona afectada. Puede, por lo tanto, NO verse afectado su libre albedrío o, por el contrario, SÍ verse afectado en parte (ej.: presentar mentalidad infantiloide) o del todo. Por todo lo anterior, la decisión de suicidarse conjuntamente con su mujer, pudiese no haber sido una decisión conjunta, sino de solo de una de las partes.

    SI podemos analizar su vida de forma más clara, pues era un personaje público. Se dice “ambos eran católicos practicantes, incluso de Misa tradicional, militantes de un partido, el democristiano, con supuestos valores y principios cristianos”
    Aquí ya podemos opinar de forma más concluyente. Por ejemplo: Dries van Agt perteneciente al partido Demócrata Cristiano y que llegaría a ser primer Ministro, dio luz verde al “aborto”. Lo cual, esta ley abortista, no tiene absolutamente nada de CRISTIANO. Este católico de pacotilla, Dries van Agt, llegó a decir al Obispo Jan Gijsen (opositor a tan abominable ley pro asesinato del no nacido) que: “en un país democrático y pluralista, un obispo no tiene derecho a intervenir directamente en el campo legislativo ni en el político”.

    Valdría la pena recordar que la Santa Iglesia “preconciliar” condenaba con EXCOMUNIÓN diversas circunstancias: como la de pertenecer a la masonería, votar a los comunistas o socialistas, provocar o ayudar en la realización de un aborto,… En la actualidad los votantes del PP estarían en la misma situación, pero que no se preocupen porque en los aquelarres dominicales bergoglianos se dice que el infierno esta vacio.

    Bajo este punto de vista, con Dries van Agt, sus antecedentes se verían incrementados, con la de ser además, un auténtico fariseo patético, de ser cierto de que “iba” de católico tradicional (como buen político al uso).
    No obstante, pudiera darse el caso de arrepentimiento y de hacerlo adecuadamente, con posibilidad de que pudiera ser ajeno a dicho Acto final.
    Llama la atención, no me refiero ahora a Dries van Art, sino en general a todos aquellos que por evitar una situación de sufrimiento se quitan la vida. Por escapar de un dolor temporal, termina uno en un HORROR ETERNO infinitamente peor, potenciado por la compañía insufrible de las bestias diabólicas.

  2. Los ancianos pudientes huyen de ese país, porque por menos de nada te llevan por delante, en cuanto flojees, y pondrán los medios para que lo hagas.
    Buen análisis.

    Luz verde al aborto( eugenesia ), eutanasia, la iglesia que no se meta, y se suicida, esos dos lo que eran es unos lacayos masones, lameculos marranos anglosionistas nazis. Por sus obras les conoceréis.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad