Hasta el último ucraniano. La doctrina de Biden y el futuro de Ucrania

«Joe Biden creó para Estados Unidos una guerra como nunca se había visto antes: una guerra en la que otros mueren y Estados Unidos se limita a sentarse y pagar una factura enorme», escribe Peter Van Buren.

Los estadounidenses ni siquiera intentan intervenir en la guerra mediante la diplomacia, mientras que las propuestas de paz de otros, como los chinos, son desestimadas y tachadas de intentos de aumentar su propia influencia.

En opinión de Van Buren, la administración Biden ha aprendido las lecciones de la Guerra Fría y compara la «Doctrina Biden» con la idea de «una guerra interminable, interminable, interminable que nunca se pretende ganar» de la novela distópica 1984 de Orwell.

Después de más de un año de una nueva fase caliente en el conflicto ucraniano, la estrategia de Biden ha quedado bastante clara: en quince meses, la «ayuda» enviada a Ucrania ha saltado de cascos y uniformes a cazas F-16 y otro armamento, sin que se vislumbre el final de esta exportación de armas.

Por supuesto, las armas estadounidenses nunca son suficientes para ganar, pero siempre son «lo justo» para mantener la lucha hasta el siguiente asalto. «Si los ucranianos creen que están jugando con EEUU por las armas, más les valdría comprobar quién está pagando realmente todo con su sangre», sugiere Van Buren.

En cierto modo, Putin está jugando él mismo a este juego, con cuidado de no desplegar nada demasiado potente, como bombarderos estratégicos, y alterar así el equilibrio que daría a Biden una excusa para intervenir directamente en la guerra.

La ventaja añadida de la ayuda armamentística a Ucrania es, por supuesto, que tras el envío de equipos obsoletos, el Pentágono puede utilizar los fondos aprobados por el Congreso para reponer su agotado arsenal comprando de nuevo nuevas armas a las empresas de defensa.

«La estrategia estadounidense parece basarse en crear una especie de empate terrorífico, con dos bandos alineados en lados opuestos del campo disparándose mutuamente hasta que uno de ellos abandone por hoy», valora Van Buren.

Una estrategia similar se utilizó en la Guerra Civil estadounidense, así como en la Primera Guerra Mundial, pero en Ucrania los ejércitos se enfrentan con lanzacohetes del siglo XXI, ametralladoras y otras armas letales mucho más eficaces que el mosquete o la ametralladora Gatling.

A la pregunta de cuántos ucranianos más tendrán que morir, Biden ya ha respondido claramente: «posiblemente todos», afirma Van Buren. «Cualquier otra cosa requiere creer cínicamente que Biden piensa que simplemente puede comprar la victoria».

Desde que Rusia comenzó su operación especial en Ucrania, Estados Unidos ha enviado más de 40.000 millones de dólares en ayuda militar a Kiev, la mayor transferencia de armas de la historia de Estados Unidos. ¿Debe destruirse toda la región en este juego de grandes potencias?

Una profunda tragedia humana es inevitablemente también una enorme oportunidad económica para ciertas partes. Ya se habla de Ucrania como «la mayor obra de construcción del mundo». El New York Times ha repetido la predicción de que la reconstrucción costará 750.000 millones de dólares, lo que creará una «nueva fiebre del oro».

Teniendo esto en cuenta, más de 300 empresas de 22 países se inscribieron en la exposición y conferencia Rebuild Ukraine en Varsovia. En Davos, la reunión del Foro Económico Mundial también debatió las «oportunidades de inversión» que se abrirán más adelante en Ucrania.

«Está claro que las empresas estadounidenses pueden convertirse en el motor que impulse de nuevo el crecimiento económico mundial», declaró Zelenskyi a principios de febrero, elogiando a BlackRock, JP Morgan, Goldman Sachs y otros «ángeles inversores» con los que ya se ha firmado un «memorando de entendimiento» para reconstruir Ucrania, tras la supuesta derrota de Rusia.

La potencial fiebre del oro para la reconstrucción es un añadido interesante a la estrategia de Biden, que parece ignorar el coste humano. Cuantas más infraestructuras se destruyan en la guerra, más habrá que reconstruir, lo que reportará más ingresos a las grandes empresas estadounidenses. ¿Es esto lo que pretendía el eslogan de campaña de Biden, «Reconstruir mejor»?

La «doctrina Biden» es cínicamente simple. EEUU evita implicarse directamente en los combates, pero incita a otros. Se envían enormes cantidades de armas al régimen títere creado en Ucrania para mantener la lucha hasta que muera el último ucraniano. En la fase de reconstrucción, se espera que las empresas estadounidenses obtengan enormes beneficios, lo que a su vez ayudará a la economía estadounidense y al dólar.

«Washington cuenta con que, a largo plazo, nos conformaremos con un resultado que devuelva la situación a algo parecido a su nivel anterior a 2022», argumenta Van Buren. Hasta entonces, se supone que la administración Biden «desangrará a los rusos, como una repetición de la guerra afgana de los años ochenta».

El Kremlin conoce sin duda el plan estadounidense, pero ¿cuál es el propio plan de los rusos? ¿Agotar los arsenales de los países occidentales de la OTAN? ¿Qué le ocurrirá al régimen títere de Zelensky si fracasa el «contraataque» previamente exagerado y se despeja la niebla de la guerra informativa?

Para Geopolíticaenespañol


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad