«hay indicios de un gobierno mundial» Mons. Schneider (y no para bien, claro)

Mons. Schneider

En una nueva entrevista, Mons. Athanasius Schneider habla de la reacción mundial al coronavirus y observa en ella «indicios de un gobierno mundial». Señala igualmente los planes de organizaciones masónicas en pro de la «igualdad, libertad y fraternidad» y añade que ahora, al cubrirnos la cara con mascarillas, «todos nos vemos idénticos en todo el mundo».

Durante una entrevista emitida el pasado día 20 con la presentadora de Gloria TV Eva Doppelbauer, monseñor Schneider trató varios temas importantes, entre ellos las consecuencias de los encuentros interreligiosos de Asís durante el pontificado de Juan Pablo II, sus experiencias personales en la Unión Soviética comparadas con la situación actual y la protestantización y adaptación de la Iglesia al mundo actual que están en curso.

A la pregunta de si hay pruebas de sus advertencias de que las medidas de prevención contra el coronavirus son señales de una dictadura mundial contra la que hay que precaverse, Schneider explicó que «no hay pruebas concretas, ya que si se está formando una dictadura mundial son lo bastante astutos para no dejar pruebas». Los que organizan una dictadura mundial tienen que ser «genios que ocultan al máximo sus planes». Si no fuera así, según el prelado kazajo de origen alemán, «los desenmascararían antes de que lo consiguieran».

Con todo, prosiguió el obispo, «hay claros indicios que apuntan a la existencia de un gobierno mundial». Entre otros, las palabras de una destacada personalidad que hace cinco años afirmó que para implantar un gobierno internacional sería necesaria una epidemia. «Esto es muy significativo, ya que lo dijo alguien muy influyente», agregó Schneider.

Otro indicio lo podríamos tener en que «en este momento se está tratando al mundo y amonestándolo como a niños pequeños de forma unificada; hasta en los más mínimos detalles, como la manera de vestir (es decir, portando mascarilla), fijando límites para desplazarse, imponiendo distancia social… ¡en todo el mundo a la vez!

»Ante nuestra vista está surgiendo una situación que tiene todas las trazas de ser obra de un gobierno mundial. Éstos son indicios claros e innegables», concluyó. «Si no lo reconocemos, estaremos cerrando los ojos a la realidad».

Monseñor Schneider recordó que, en general, la Masonería siempre se ha esforzado para «unir a toda la humanidad mediante el trilema libertad, igualdad y fraternidad, con vistas a imponerlo en todo el mundo. Si se mira bien el objetivo de igualar a todos los hombres, expresó el prelado, «ahora por fin, exteriormente, todos los hombres se ven iguales en todo el mundo al portar mascarilla”.

«Esa al menos es una señal externa», añadió.

Schneider dio más detalles sobre los conceptos masónicos, y explicó que para ellos libertad se entiende por «liberarse de Dios y sus mandamientos, que somos dueños y señores de nosotros mismos». Eso es ni más ni menos lo que está pasando hoy en día según el obispo, que puso de relieve el completo abandono de la ley moral natural y por último de los Mandamientos de Dios.

Para los masones, fraternidad significa reducir a la humanidad a un «estado de pura naturaleza en el que sólo somos hermanos según la carne y la sangre», y ya no «lo que nos hecho el cristianismo: ser hermanos en Cristo, hijos de Dios».

Para finalizar, Schneider afirmó: «Estamos llegando a una situación en la que los cristianos seremos minoría y tendremos que transmitir a otros, proclamar y confesar nuestras convicciones».

Monseñor Schneider es experto en masonería. No hace mucho, LifeSiteNews publicó un discurso que pronunció en 2017 con ocasión del tricentésimo aniversario de la fundación d la Francmasonería. En su disertación, el prelado explicó la destaca intervención masónica en la revolución sexual de los sesenta, así como la promoción del matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y la eutanasia, por ejemplo en Francia, contribuyendo con ello a la descristianización de Occidente:

La Francmasonería también apoyó la revolución sexual en 1968. Los maestres de las dos obediencias masónicas más importantes de Francia, Frédéric Zeller y Pierre Simón, tuvieron una participación activa junto con algunos de sus miembros en las revueltas estudiantiles de mayo del 68. El citado gran maestre Pierre Simon llegó a ser asesor de la ministra Simone Veil, la cual legalizó el aborto en Francia. En 2012 el diario parisino Le Figaro publicó un amplio dossier sobre la Masonería, permitiendo a destacados miembros de la secta que hablaran en el foro de debate de dicho periódico. Uno de dichos dirigentes masónicos declaró abiertamente que las leyes que autorizaron el aborto, el mal llamado matrimonio entre personas del mismo sexo o matrimonio para todos y la eutanasia fueron preparadas en los laboratorios de ideas masónicos, y más tarde, por medio de cabildeos y con la ayuda de diputados masones consiguieron su aprobación.

En vista de tan concretas evidencias de la influencia masónica en la sociedad actual, conviene que prestemos atención a las advertencias de Schneider de que está surgiendo un gobierno mundial al que está contribuyendo la crisis del coronavirus.

Para LifeSiteNews y Adelantelafe


Una respuesta a ««hay indicios de un gobierno mundial» Mons. Schneider (y no para bien, claro)»

  1. El vertiginoso ascenso de China al rango de superpotencia, rivalizando ya con los Estados Unidos de América, también parece obra de ese mismo gobierno mundial. No es casualidad que la pandemia coronavírica se originara en ese país, precisamente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*