Hermann Tertsch a corazón y mente abiertos

Hermann Tertsch, periodista y escritor de prestigiosa trayectoria, es desde junio de 2019 europarlamentario de Vox. En esta entrevista habla del  consenso social demócrata que domina la mayoría de las democracias del mundo y de la  culpa que tiene la prensa de ese proceso de degradación.

Háblenos de la salud de la democracia en Europa…

No hay salud de la democracia, la democracia está coaccionada y se ha creado un consenso social demócrata que domina todo el discurso político, que defiende y promueve el gran capital y los grandes establishment económicos. Nadie participa más de las campañas ideológicas de la alarma climática, de la alarma de género, de la alarma feminista…que la señora Botín y compañía.

La cumbre de Davos de la banca es un escándalo de manipulación ideológica. Y quienes intentar romper ese mantra ideológico son demonizados y tratados de ultraderecha y les montan grandes acosos como a Trump, que lo tomaron al final como un loco absoluto al que tienen aislado y le montan operaciones para encontrarle algo comprometido. No lo logran ganarle en las elecciones y tienen que ganarle de otra forma.  A cualquier persona de este mundo sometida a la presión, a la conspiración, al espionaje de todo por parte de todos sus colaboradores le habrían sacado algo más que lo que le han sacado a él.

Después una social democracia que en realidad está abocada a la misma lógica totalitaria que el comunismo, que en realidad es una versión más de este experimento social que irrumpió en la Ilustración, en donde empieza a haber malos y buenos que nos van a consolar en la tierra. Hoy tenemos a la Unión Europea montando una inmensa y colosal operación de control de todo el mundo, de intervención socialista en las casas, en las vidas, en las economías, en las naciones, en las empresas yen todas las actividades y conductas humanas, incluido el pensamiento….

¿Estamos hablando por lo tanto de una dictadura global?

Así es, para destruir todo resto de humanismo y de lo que fue la criatura humana y de lo que fue esta civilización cristiana que considera que el ser humano es sagrado porque es creado a imagen y semejanza de Dios. Eso lo odian porque el ser humano tiene que ser para ellos una pieza más intercambiable como todas las demás. No puede ser única, no puede ser genial, no puede ser libre porque va contra todo lo que ellos quieren. Por eso machacan a cualquiera que no esté de acuerdo con ellos.

Es posible que desde una visión más optimista pensemos que Europa va a dar una lección y un nuevo servicio a la humanidad demostrando que se puede resistir y  reestablecer y defender la riqueza del ser humano, de la libertad, de las naciones, del recuerdo, de la tradición, de la historia… fundamental de la verdad, que es la que nos hace libres como afirman las Sagradas Escrituras, que son una de las piedras base, uno de los fundamentos, de nuestro pensar, de nuestra libertad y de nuestra civilización.

¿Hay periodistas realmente libres?

El periodismo es miseria grotesca y también una tragedia. La prensa tiene una enorme culpa de la degradación cultural y de la posible o incluso probable destrucción de los focos fundamentales, de la civilización y de la libertad.

España es paradigma del deterioro moral. En España ya no hay periodistas libres, gente que se mueva con unas ganas de ir conquistando espacios de libertad, de conocimiento, de informar y de abrir horizontes a la gente y de ser una persona mejor, cada vez más válida como intérprete de la realidad para sus lectores.

Periodistas que parecen hechos en serie…

Son milicianos, castrados en la universidad por unos mediocres profesores marxistas. Pobrecitos, no tienen la culpa ellos, salen todos de la universidad pensando lo mismo y con unos mecanismos propios de una secta que te impiden aceptar cualquier tipo de conocimiento que contradiga lo que son tus certezas. Son unos dogmas pobres, miserables, paletos y reduccionistas de comunistas pedestres. Eso es el periodismo actual. Ya tienes a toda esa cuadrilla de periodistas podemitas que están en todos los medios, incluidas las televisiones nacionales. Todo su verbo, todo su lenguaje, es un lenguaje pobre, propio de lo que son: la secta podemita.

Y aparte de los milicianos están los cobardes, los trepas, los oportunistas y mentirosos que han lamido el trasero a los poderosos, fuera quien fuera, los últimos 40 años. Y ahí siguen. Con esos mimbres hoy está la prensa como está, es un entretenimiento más que no aporta nada a la verdad, al contrario aleja de ella, es ruido, es cacofonía contraria a la verdad de las cosas, contraria a que los individuos crezcan, se hagan mejores y vayan avanzando en su interior a ese núcleo de compromiso con la verdad, con ser mejor, con tener una sociedad mejor, con generar respeto y amor. El amor y la verdad son las bases del cristianismo, que es una maravillosa idea mil veces traicionada y mil veces perseguida.

La mayoría de universidades están al servicio del marxismo…

Las universidades que creamos en el siglo XVI en España y América con generosidad, con fe, con fortaleza, con grandeza hoy en día son guaridas de ratas gritonas, jaurías de perros salvajes que no dejan hablar a aquellos que quieren discutir los dogmas existentes, que son todos marxismo de cuarta liga, cutrerío igualitarista. Tiene más dignidad un carbonero que todos los directores de las universidades putrefactas. Por último quiero recalcar el odio y el afán vengativo que tiene siempre el marxismo.


Una respuesta a «Hermann Tertsch a corazón y mente abiertos»

  1. Y están cometiendo todas esas fechorías contra el género humano sin apenas oposición, que es lo más asombroso.

    Se ha venido utilizando el mismo sistema que usaron los aqueos para la destrucción de la antigua Ilión. Mutatis mutandis para cada caso concreto. Da igual si hablamos de la Iglesia Católica, o de España, o de Europa, o de la Humanidad al completo. Verdadero objetivo, este último, de quienes están detrás de los numerosos «caballos de Troya» de nuestro tiempo; incluso de aquellos otros de los que se habla bastante menos, por ejemplo: Pornografía masiva y gratuita, corrupción de la infancia, anatematización de la mujer como madre y ama de casa, etc. Y, lo más triste, sin una respuesta contundente y generalizada a todas esas tropelías; contestación reducida, prácticamente, a lo testimonial.

    Raudales de cobardía ante lo evidente, con asaz demagogia barata y mentiras como ruedas de molino, más mucho «pan y fútbol» de mala calidad (en cantidades industriales), pero en todo lugar y a cualquier hora del día y de la noche. Con estos «bálsamos de Fierabrás», se contentan los innumerables candidatos a esclavos del futuro gobierno totalitario anticristiano y mundial; cuyos planes se están cumpliendo diligentemente.

    «La cosa es tomar lo artificial con naturalidad» (Mafalda)

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*