Hervir al oso

Mientras que durante los dos primeros años de la guerra ucraniana, el palmarés del belicismo se lo repartieron casi a partes iguales EEUU y Reino Unido, en tiempos más recientes se lo ha adjudicado Macron. Las razones son variadas, desde la gran dificultad en la que se encuentra hoy Francia hasta la ilusión de que puede aprovechar la crisis alemana para asumir el liderazgo europeo, pasando por el enanismo político de su presidente. Pero la razón de fondo es que la dirigencia europea, casi unánimemente, se ha resignado básicamente a cumplir la tarea dejada por Estados Unidos: asumir el peso del conflicto en el este, apoyando a Kiev hasta más allá del último ucraniano si fuera necesario.

Una vez más, las razones por las que los europeos se han convencido a sí mismos de que no pueden eludir esta tarea son múltiples, y ya he escrito sobre ellas en otras ocasiones. Lo que es importante entender es cómo creen que lo harán, cuándo creen que lo harán y, por supuesto, si realmente creen que pueden hacerlo.

A juzgar por la forma en que se están intensificando las declaraciones intervencionistas, parece que el plazo no está tan lejos; probablemente, en las secretarías europeas se esté planeando iniciar una fase operativa al menos después de las elecciones norteamericanas, también para tener una idea más clara de las orientaciones de la Casa Blanca y de su calendario de retirada. Al mismo tiempo, los acontecimientos en el campo de batalla no parecen muy compatibles con estas previsiones optimistas: la llegada del buen tiempo ya ha relanzado la iniciativa rusa a lo largo de toda la línea del frente, y las deficiencias estructurales del ejército ucraniano están saliendo a relucir. Los acontecimientos, por tanto, podrían acelerarse.

En cuanto al cómo, parece bastante claro que la idea es hervir al oso ruso como a la proverbial rana. Paso a paso, contando con que Moscú, queriendo evitar una escalada, acabará dejando que las cosas sucedan sin una respuesta contundente. En definitiva, se piensa, Rusia había fijado varias líneas rojas, pero luego permitió que se cruzaran sin reaccionar. En consecuencia, subir la temperatura poco a poco puede ser una buena estrategia.
Además, el discurso público (la narrativa con la que se preparan las opiniones públicas) es una mezcla de tonterías y medias verdades, pero leyéndolas en filigrana, el diseño está claro.

Macron hincha el pecho y hace declaraciones agresivas, pero luego entre las exigencias ucranianas y la disposición europea viene la pauta: empezar por entrenar a los ucranianos en Ucrania (150.000 hombres…) para que estén más cerca (y preparados) del frente[1]. Al fin y al cabo, los países de la OTAN llevan años entrenándolos, sólo cambia la ubicación… Uno se imagina que un comienzo así sería más aceptable para los europeos, y que Moscú no reaccionaría más allá de «duras protestas». A partir de ahí ya veremos.

Por supuesto, el punto débil es la posibilidad real de realizar el diseño según ese propio esquema.

En primer lugar, se supone que Rusia se comporta exactamente como se espera en Bruselas, lo que, sin embargo, no es en absoluto seguro. Como siempre presos de su propio autismo, los dirigentes europeos no escuchan, y si lo hacen, no entienden. Aquí, de hecho, estamos más allá de las intemperancias verbales de Medvédev; cuando un diplomático como Lavrov dice alto y claro que si los europeos quieren guerra ellos están listos, no hay que tomárselo en absoluto a la ligera. Al fin y al cabo, cuando Monti dice a su vez que «para hacer Europa» hay que derramar sangre, sólo es más sincero y pragmático que Macron.

El problema, por supuesto, es que un patrón de pequeños pasos simplemente corre el riesgo de traducirse en una serie de pasos inútiles. Hay básicamente tres problemas críticos en el ejército ucraniano: escasez de munición de artillería, escasez de personal, escasez de sistemas antimisiles y antiaéreos.

Lo primero, los europeos son incapaces de remediarlo. Aunque la producción industrial relativa de Rusia no creciera (como lo está haciendo) y se mantuviera en los niveles actuales, los europeos tardarían años y años en igualarla.
En cuanto al segundo, las dificultades para solucionarlo serían al menos iguales. Enviar incluso 20-30.000 soldados no tendría un impacto decisivo. En primer lugar, estaríamos hablando de hombres sin experiencia real de combate, por no hablar de la experiencia de una guerra de desgaste como la actual. La logística de apoyo sería complicada, ya que la retaguardia tendría que situarse en Polonia y/o Rumanía, a mil kilómetros del frente. Y de todos modos, incluso esa cifra equivaldría a 5-6.000 hombres en combate. Irrelevante. Habría que enviar al menos 2.300.000 hombres, prácticamente toda la fuerza de despliegue europea de la OTAN, para que tuviera algún impacto.
Los europeos podrían transferir casi todos sus sistemas de defensa antimisiles/antiaéreos, dejando a sus respectivos países casi desprotegidos, pero incluso esto tendría un impacto limitado en el tiempo: los rusos utilizarían los grandes números de que disponen para saturar las defensas y destruir las baterías una tras otra.

Lo único que podría introducir un elemento de discontinuidad sería la intervención de las fuerzas aéreas. Cazabombarderos europeos que despegaran de aeródromos fuera de Ucrania y atacaran la retaguardia rusa. Pero esto, inevitablemente, llevaría la guerra a suelo europeo, ya que en ese momento está claro que los rusos atacarían las bases aéreas de partida con sus misiles balísticos e hipersónicos. Lo mismo ocurriría si se desplegaran baterías antimisiles desde los países vecinos. Además, si de todos modos este nivel de intervención consiguiera crear problemas a las fuerzas armadas rusas, es prácticamente seguro que Moscú recurriría entonces a las armas nucleares tácticas. Para Rusia, el riesgo de una derrota en esta guerra equivaldría a una amenaza existencial. Y aquí es donde vuelve a entrar en juego Macron, que promete audazmente la cobertura del paraguas nuclear francés, la force de frappe. Por desgracia, la comparación con la Federación Rusa es despiadada, y la cantidad de armas nucleares francesas (así como los vectores para llevarlas al objetivo) es ridículamente pequeña: Francia puede ofrecer, como mucho, la cobertura de un paraguas de cóctel, y Moscú haría de París una frappe.

Por lo tanto, la estrategia europea de hervir al oso ruso poco a poco –incluso suponiendo que sea tan estúpido como una rana– no puede funcionar. El gradualismo simplemente corre el riesgo de cobrar un precio muy alto (en términos de bajas, heridos, sistemas de armamento destruidos, etc.), sin lograr ningún resultado digno de mención. La aceleración, por el contrario, al poner rápidamente en combate una gran fuerza, equivale en la práctica a sumir a Europa en un conflicto prolongado, y sin conseguir tampoco cambiar los términos de la ecuación.

Sin una intervención directa de Estados Unidos, los países europeos por sí solos no están en condiciones de enfrentarse a Rusia de forma significativa[2]. Pero el compromiso directo es exactamente lo que evitan en Washington, y son muy conscientes de que una vez que pones las botas sobre el terreno, ya no puedes volver atrás, y la lógica de la guerra te arrastra cada vez más lejos. Algo que aprendieron bien en Vietnam, y que no han olvidado desde entonces.

El juego, por tanto, sigue siendo una apuesta. Es como tener muchas menos fichas que tu oponente, y aun así jugarte el resto sin tener ni siquiera un par de doses en la mano.

En todo esto, por supuesto, hemos pasado completamente por alto el hecho de que no existe identidad de puntos de vista –más allá de la fachada– entre las distintas capitales europeas. Con toda probabilidad, hay países –no sólo Hungría o Eslovaquia, sino también Alemania e Italia…– que esperan secretamente un colapso repentino del ejército ucraniano para hacer inútil cualquier hipótesis de despliegue de sus propias tropas.

Sin embargo, a pesar de que lo que se describe sumariamente es un escenario muy realista, es evidente que hay quienes creen que los europeos tendrían en cambio muy buenas posibilidades en un enfrentamiento con Rusia. Que esto se crea posible entre los dirigentes políticos, por muy peligrosamente desalentador que sea, también es plausible; mucho peor es cuando lo apoyan los altos mandos militares de la OTAN, cuya opinión no puede sino influir en las decisiones políticas. Y no pocos generales, franceses, alemanes y otros, parecen convencidos de que pueden ganar la partida (o quizás simplemente sueñan con un momento de gloria tras toda una vida detrás de un escritorio o jugando a juegos de guerra)[3].

Ciertamente, lo que ocurra en el tablero europeo depende también de lo que ocurra en otros lugares, porque se trata de un juego global, en el que todo está interconectado. El problema es que los dirigentes europeos no sólo no tienen poder de decisión, ni siquiera marginal, respecto a esta dimensión, sino que carecen por completo de visión de conjunto. De la real, es decir, no de la que cuentan las noticias.

Los próximos meses, por tanto, estarán llenos de consecuencias para los europeos, pero también –en gran medida– jugados como peones, cuyos movimientos son en gran medida heterodoxos, pero cuyos efectos soportaremos en gran medida sólo nosotros. Y está claro que el interés de Estados Unidos es empujar a los europeos, pero no a la OTAN, a asumir los riesgos y las cargas del conflicto, que Washington querría prolongar indefinidamente[4].

Un liderazgo inadecuado es otro factor de riesgo, además de los objetivos. En este marco, por lo que se ve, estos dirigentes tienden a callarse; conscientes de su propia debilidad, tanto frente al enemigo contra el que se lanzan, como frente a sus propios ciudadanos que no tienen ningún deseo de morir por Kiev (y mucho menos por Washington), proceden cada vez más a la militarización del espacio público, a la restricción de los espacios democráticos, a la torsión autoritaria. Hacen la guerra a la disidencia de sus propios ciudadanos para hacer mañana la guerra a Rusia.

Y si los pueblos de Europa pierden esta guerra, acabarán arrastrados a la siguiente, en la que la derrota podría coincidir con la extinción de la civilización europea tal y como la hemos conocido.

Notas
[1] Según el New York Times, debido a la escasez de tropas, el gobierno de Kiev ha pedido a Estados Unidos y a la OTAN que «ayuden a entrenar a 150.000 nuevos reclutas» dentro de Ucrania, para que puedan ser enviados al frente más rápidamente. Obviamente, esto es un gigantesco disparate. En cualquier caso, estos campos de entrenamiento tendrían que estar situados lo más lejos posible de la línea del frente, para minimizar el riesgo de que fueran atacados (las grandes concentraciones de tropas son obviamente un objetivo tentador), y requerirían una protección adecuada para los ataques desde el aire; los riesgos y los esfuerzos logísticos se verían enormemente superados por la ligera ventaja de tener a los reclutas en formación un poco más cerca de la línea de batalla. Se trata descaradamente de una estratagema para conseguir personal militar de la OTAN sobre el terreno.
[2] Una investigación del diario británico The Daily Mail ha establecido que en caso de conflicto abierto entre la OTAN y Rusia, las fuerzas de la OTAN no serán suficientes. Aunque en términos numéricos la fuerza de la Alianza Atlántica parece superior, esta superioridad se debe esencialmente a las fuerzas armadas de Estados Unidos, sin las cuales se degrada significativamente. Además, el estudio no tiene en cuenta, salvo marginalmente, factores como la producción industrial, la experiencia y capacidad de combate, etc.
[3] Según el comandante de las fuerzas combinadas de la Alianza en Europa, el general Christopher Cavoli (EEUU), las fuerzas armadas rusas «carecen de la experiencia y las capacidades para operar a la escala necesaria para explotar cualquier avance para obtener una ventaja estratégica».
[4] Una autorizada revista estadounidense como Foreign Affairs ha apuntado explícitamente en esta dirección, y desde luego no de manera casual. Según FA, obviamente muy cercana a la Secretaría de Estado, «los países europeos deben hacer más […] Deben considerar seriamente el despliegue de tropas en Ucrania para proporcionar apoyo logístico y entrenamiento, para proteger las fronteras e infraestructuras críticas de Ucrania, o incluso para defender las ciudades ucranianas. Tienen que dejar claro a Rusia que Europa está dispuesta a proteger la soberanía territorial de Ucrania» Tras descartar la posibilidad de que esto desemboque en la Tercera Guerra Mundial, los autores sugieren con picardía que «una misión estrictamente no de combate sería más fácil de vender en la mayoría de las capitales europeas», pero subrayan inmediatamente después que «Europa debe considerar una misión directa de combate para ayudar a proteger el territorio ucraniano».
Tanto es así que, «puesto que las fuerzas europeas actuarían fuera del marco y del territorio de la OTAN, cualquier pérdida no desencadenaría una respuesta en virtud del Artículo 5 y no pondría en entredicho a EE.UU» Y para apaciguar a los líderes europeos –a los que claramente va dirigido el mensaje– añaden: «En algún momento, los líderes europeos tienen que ignorar las amenazas de Putin, ya que no son más que propaganda».

Para El viejo topo


2 respuestas a «Hervir al oso»

  1. Los Gobiernos europeos se han dejado arrastrar a una guerra contra Rusia que no le conviene a Europa desde ningún punto de vista y eso ha sido como consecuencia de las presiones de EEUU, que es el país que ha organizado la desvinculación de Ucrania con Rusia siguiendo su estrategia de rodear el territorio europeo de Rusia con paises miembros de la OTAN. Los paises europeos no tenían, ni tienen, ninguna estrategia común en contra de Rusia sino que, por el contrario, estaban encantados de comerciar pacíficamente con ese gran país situado en las fronteras orientales de la Unión Europea y que nos suministraba desde gas natural (a un buen precio) hasta muchos de los metales que son necesarios para las industrias europeas,
    Por otra parte, el conflicto en Ucrania está alejando la atención de los Gobiernos europeos de los verdaderos enemigos de nuestra civilización (la civilización occidental) que no son los rusos ni los chinos sino los paises islámicos de Oriente Medio y del Norte de Africa, especialmente Turquía y Marruecos.

  2. Desde hace algún tiempo, estoy esperando el atentado-ataque-argucia de falsa bandera que se tomaría como casus belli para justificar el comienzo de las hostilidades con Rusia a escala europea (los mass media ya se encargarían de hacer, obedientemente, su habitual trabajo sucio para mantener engañada a la ciudadanía). Y Estados Unidos, si estos temores se hiciesen realidad, procuraría no intervenir directamente en ese conflicto de su invención (Fuck the EU!, que es más rentable para ellos).

    Mientras tanto, en el Viejo Continente, seguimos haciéndonos los ciegos-sordos-mudos… ¡Como si no estuviésemos invitados a la»fiesta»!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad