¡Hipócritas!

Los que se amedrentan y atemorizan ante las explosiones termonucleares por vía de ensayo, y no tuvieron escrúpulos para lanzar la primera bomba atómica sobre los seres indefensos de Hiroshima;

los que condenaron al fuego hombres y ciudades, y en Nüremberg se erigieron en jueces de los criminales de guerra;

los que hoy, pusilánimes y temblorosos, llaman la atención sobre el peligro comunista, y se aliaron con el comunismo entregándole como botín patrias y culturas;

los que alardean, vocingleros, de anticomunistas, y, en el fondo, buscan anhelantes una fórmula de coexistencia que les permita vivir tranquilos, aunque millones de hombres continúen gimiendo como esclavos;

los que firman alianzas y establecen bases estratégicas de carácter militar en países a los que llaman amigos, y después, iniciada la lucha, permanecen impasibles ante la represión brutal del enemigo;

los que hicieron su historia y su grandeza volando buques y atribuyendo culpas para justificar la intervención armada en beneficio propio, y ahora se escandalizan de sus mejores discípulos;

los que hablan de libertad de pensamiento y de libertad de Prensa, y de un modo sistemático, y con arreglo a prejuicios irreformables, ahogan ciertas noticias, las desfiguran o las inventan, y en vez de una censura inspirada, aunque cometa errores, en el bien común, crean tantas censuras solapadas y clandestinas como intereses sectarios o grupos de presión económica y política;

los que presumen de antinacionalistas, y al exigir la independencia y la autodeterminación de los pueblos subdesarrollados, pretenden uncirlos al yugo de una total dependencia económica;

los que quisieron o toleraron la división de Berlín, de Alemania, de Corea y del Viet-nam, y se rasgan las vestiduras y atropellan el derecho por la división del Congo;

los que facilitaron las armas, brindaron aliento y proporcionaron la mayor propaganda gratuita a Fidel Castro, y se estremecen ante los horrores del sistema y, lo que es más grave, ante su enorme fuerza de contagio;

los que mantienen relaciones diplomáticas con las naciones ocultas tras el telón de acero o el telón de bambú, y patalean si otros Gobiernos de la órbita occidental aspiran a seguir su ejemplo;

los que juegan a mantener Gobiernos liberales sin apoyo popular auténtico y sin obra social entre las manos a sabiendas de su enorme debilidad para oponerse al marxismo;

los que ofrecen millones en concepto de ayuda generosa, y abonan precios de hambre por la riqueza obtenida en los países a los cuales la ayuda se ofrece;

los que predican los derechos del hombre, y, sin embargo, le arrancan el derecho a la vida al condenar al hambre a millones de ciudadanos y estimular sin preocupaciones morales el control de los nacimientos y el aborto;

los que hablan de democracia de sufragio universal y de un hombre, un voto, y después condicionan el voto al pago de un impuesto, para evitar el voto de los negros pobres, o al conocimiento del inglés, para evitar el voto de los ciudadanos de raíz cultura distinta;

los que exigen el respeto a las minorías, y ahogan con hábil y paciente terquedad a las que existen dentro de las propias fronteras;

los que mientras favorecen las llamadas reivindicaciones territoriales de otras naciones mantiene con orgullo colonias inútiles en países soberanos;

los que hacen del pacifismo y de la no violencia adagio y norma de conducta, y usan la fuerza cuando así lo consideran oportuno;

los que a un tiempo atropellan al débil y observan una actitud de cobarde respeto frente al vecino poderoso que los ofende;

Los que se dicen defensores ardientes del mundo occidental, y abren, negociando a espaldas de Occidente, un portillo por el cual un río de divisas occidentales contribuye a aumentar la fuerza del comunismo;

los que nos ofrecen su amistad y, a estas alturas y refiriéndose al descubrimiento  de América, se atreven a escribir con carácter oficial: “It was no accident yhat the voyages which led to the Discovery of América were led by an Italian. Italian seamanship was supreme. The exploration of the Western Hemisphere was a direct result of the inquiring mind of 15th century Italy” (**) desconociendo y despreciando así la obra de España;

los que eluden el vocablo Hispanoamérica y no estarían dispuestos a consentir que se hablase de África latina;

los que lisonjean al llamado catolicismo liberal y progresista, y buscando su colaboración y ayuda bajo el lema de comprensión, diálogo y caridad, acaban, cuando triunfan, persiguiendo y aniquilando a la Iglesia de Cristo.

Pero nada es tan oculto que no se haya de manifestar, ni tan secreto que al fin no se sepa. (San Lucas, XII, 2)

En estos años hemos aprendido muchas cosas, tantas y tan graves, que a nuestros hermanos podemos repetir aquello de Cristo: “Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía”.

(Publicado en ABC en 1966)

(**) «No es casualidad que los viajes que condujeron al descubrimiento de América fueran dirigidos por un italiano. La marinería italiana era suprema. La exploración del hemisferio occidental fue el resultado directo de la mente inquieta de la Italia del siglo XV».


8 respuestas a «¡Hipócritas!»

  1. Este artículo es muy recomendable para esos patriotas con mucha banderita y que en realidad lo que les encantaría es ser el estado nº 51. Hipócritas.

  2. Don Blas era un hombre muy bien hablado y educado. Y quizá de ahí provenga la solo aparente «suavidad» de sus acusaciones. Si lo hubiese escrito a día de hoy, tendría que haber empleado calificativos mucho más gruesos y variados que únicamente el de hipócritas…

  3. D. Blas Piñar López, junto a José Antonio y D. Francisco, de lo mejor que parió la Patria en el siglo XX, y en toda su Historia también, que son palabras mayores, porque mira que ha habido grandes hombres en nuestra bendita Nación.
    ¡ARRIBA ESPAÑA SIEMPRE!

  4. Extraordinario D. Blas, dando una lección a los enanos y a los que le besaban los pies a los americanos y querían transponer a España sus modos de matones y abusadores, que en entonces eran muchos, como se puede ver entre líneas en el cine español e la época y posterior.
    Cuando ha cambiado España y la posición de España respecto de Hispanoamérica desde entonces. D. Blas era un referente en España pero tanto o más lo era en las naciones Hispanoamericanas, muy querido y admirado.

    Los EEUU han sido en el plano internacional lo que el PP en el nacional. Van de buenos y llevan desde 1880 esquilmando una nación tras otra y dando prueba de eso que dicen que tener a los Estados Unidos de enemigo es muy peligroso, pero hay algo más peligroso todavía, que es tenerlo como aliado. No falla, el último que han dejado vendido despues de exprimirle todo el zumo, Ucrania.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad