Hungría y Centro Europa a la cabeza por la verdadera identidad europea

Péter Szijjártó

El ministro de Asuntos Exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, ha visitado Eslovenia en el marco de la Iniciativa Central 5, formada por Eslovenia, Eslovaquia, Austria, la República Checa y Hungría, puesta en marcha el año pasado a causa de la pandemia. Bogdan Sajovic le ha entrevistado para el semanario conservador Demokracija.

Péter Szijjártó nació en Komárom el 30 de octubre de 1978. Tras graduarse en el Instituto Benedictino de Győr, estudió en la Universidad de Budapest y se licenció en Relaciones Internacionales y Gestión Deportiva. En 1998 fue elegido concejal de la ciudad de Győr, donde fue responsable de educación, cultura y deportes. Fue uno de los fundadores y el primer presidente de Fidelitas, la organización juvenil del partido Fidesz, en Győr. En 2001 se convirtió en vicepresidente de Fidelitas y entre 2005 y 2009 fue su presidente. En 2002, con veinticuatro años, fue elegido como el diputado más joven del parlamento nacional y fue reelegido como diputado en todas las elecciones posteriores. Cuando Fidesz asumió el liderazgo en Hungría en 2010, Szijjártó era el portavoz personal del primer ministro Viktor Orbán. En 2012, se convirtió en secretario de Estado de Asuntos Exteriores y Relaciones Económicas Internacionales en el gabinete del primer ministro y desde 2014 es ministro de Asuntos Exteriores y Comercio.

Grupo Iniciativa Central 5

¿Está funcionando bien la Iniciativa Central 5?

La Iniciativa está funcionando bien y eso se debe principalmente a que no hay ninguna institución, ningún aparato burocrático. Se trata de cooperación a nivel de ministros de asuntos exteriores, cooperación en la lucha contra la pandemia de Covid y por la reactivación de la economía y la vida en general. La cooperación hasta ahora ha tenido tanto éxito que tenemos la intención de continuarla incluso después de que la pandemia haya remitido.

¿En qué otros ámbitos, tanto bilaterales como internacionales, cooperan Eslovenia y Hungría?

La cooperación entre Eslovenia y Hungría es actualmente muy buena. Nuestro primer ministro Viktor Orbán y su primer ministro Janez Janša mantienen una amistad personal y un respeto mutuo. En estos casos, cuando se trata de buenas relaciones personales entre los primeros ministros, la cooperación entre países suele ser muy exitosa y mucho más fácil.

Viktor Orbán

Cooperamos bien con Eslovenia cuando se trata de detener la migración ilegal a Europa. El problema de la migración es crucial para el futuro de la Unión Europea y de Europa en general. Compartimos con Eslovenia la opinión de que hay que detener la migración masiva a Europa. De lo contrario, nos enfrentaremos a un gran problema y a graves consecuencias. Por desgracia, muchos países de Europa Occidental no comparten esta visión de la migración, ni tampoco el aparato burocrático de Bruselas.

Tanto Eslovenia como Hungría están a favor de la ampliación de la Unión Europea, por lo que cooperamos en el acercamiento de Serbia y Montenegro a la Unión Europea y esperamos que pronto se incorporen a ella. También estamos participando en el proceso de aceleración de las negociaciones de adhesión con Albania y Macedonia del Norte para ingresar en la Unión Europea.

Eslovenia y Hungría también comparten la visión de una Europa fuerte de naciones fuertes. Una unión de Estados nacionales fuertes y soberanos que trabajen juntos por el bien común, frente a las visiones de quienes quieren una Europa centralizada dirigida por un fuerte aparato burocrático desde Bruselas.

¿Hay algún asunto importante que Hungría quiera llevar a cabo durante la Presidencia eslovena en Europa, en el segundo semestre de este año?

Para nosotros el ámbito más importante es la ampliación de la UE. Esto se ha paralizado casi por completo en los últimos años y, como consecuencia, Europa se está estancando. La razón de este parón en la ampliación es la resistencia de algunos países de Europa Occidental, que quizás también están demasiado lejos de la zona de ampliación y, por lo tanto, no ven ninguna razón para la misma. Nosotros vemos las cosas de otra manera y queremos que la Unión se amplíe también a esta región. Por lo tanto, esperamos que se pueda avanzar en la ampliación durante la Presidencia eslovena.

En los últimos años, Hungría ha sido atacada a menudo por el mastodonte burocrático de Bruselas. ¿Está ayudando Eslovenia a Hungría a defenderse de estos ataques?

El trasfondo de todos estos ataques a Hungría es nuestra oposición a la migración masiva a Europa promovida por la burocracia de Bruselas. Bruselas no está sola en este apoyo a la migración masiva, también están algunos países de Europa Occidental, los grandes medios de comunicación y las ONG. Como Hungría es una espina en su costado con su oposición a la migración, nos atacan sistemáticamente. Al hacerlo, inventan acusaciones que carecen de todo fundamento y no tienen nada que ver con la realidad. Por ejemplo, nos acusan de tener una dictadura en nuestro país, lo que por supuesto no es cierto. En nuestro país reina la democracia y todas las instituciones democráticas funcionan como en otros países. Rechazamos esas acusaciones insultantes y falsas, y el Gobierno esloveno nos apoya en ello. Su gobierno también es víctima de ataques similares sin fundamento, y sólo porque también se opone a los programas liberales de izquierda.

Algunos gobiernos y políticos de otros países europeos se suman a estos ataques contra Hungría con la esperanza de anotarse algún tanto extra con los burócratas de Bruselas o con los grandes medios de comunicación. El gobierno esloveno no es uno de ellos. En lo que respecta a nuestro gobierno, no estamos en deuda con la burocracia de Bruselas, sino con el electorado húngaro. Estamos haciendo lo que creemos que es mejor para Hungría y seguiremos haciéndolo mientras tengamos el apoyo del electorado.

¿Cree que los habitantes de esta región, que históricamente ha sufrido las invasiones turcas durante siglos, estamos un poco más comprometidos con la defensa de nuestras tradiciones y nuestra cultura?

Probablemente, el gobierno húngaro está definitivamente obligado a defender nuestra herencia cristiana, nuestras tradiciones y nuestra cultura. Somos conscientes de que las migraciones masivas amenazan estas tradiciones y cultura, nuestra herencia cristiana sobre la que se fundamenta Europa. Cuanto más estén amenazadas, más débil será Europa. Protegeremos decididamente nuestro patrimonio cristiano y no permitiremos que desaparezca.

El Grupo de Visegrado

Hungría es miembro del Grupo de Visegrado; ¿hay actividades políticas en marcha para ampliarlo?

Creo que el Grupo de Visegrado es la organización regional europea que mejor funciona. Por supuesto, estamos muy interesados en una integración más amplia. Para que quede claro, los Cuatro de Visegrado seguirán siendo siempre los Cuatro de Visegrado. Pero queremos una mayor integración en la región. Por eso hemos preparado el modelo V4+.

Eslovenia es sin duda uno de los países que pertenecen a este modelo de integración. En verano se celebrará una reunión entre los ministros de Asuntos Exteriores de los Estados miembros del Grupo de Visegrado y los ministros de Asuntos Exteriores de Eslovenia, Austria y Croacia. Estos son los países más cercanos a nosotros y esperamos que el modelo V4+ cobre vida.

Los gigantes tecnológicos han censurado al presidente estadounidense, posiblemente el hombre más poderoso del planeta. Creo que el gobierno húngaro está trabajando en un proyecto de ley para superar dicha censura en Hungría…

En el Ministerio de Justicia húngaro existe un Comité de Libertad Digital cuya tarea es evitar que las empresas digitales pongan en peligro la libertad individual. Por un lado, la digitalización aumenta la libertad porque amplía los horizontes. Por otro lado, asistimos a la restricción de la libertad humana mediante la censura de usuarios y el cierre de sitios web. Observamos una censura discriminatoria de la expresión de opiniones conservadoras, cristianas, patrióticas y de derechas….

Dado que la Unión Europea se fundó con raíces cristianas, podría decirse que la censura de las opiniones cristianas socava los fundamentos de Europa….

Un ataque a las raíces cristianas es ciertamente un ataque a los fundamentos de Europa. La discriminación y la censura sin la posibilidad de objetar también son contrarias a los valores fundamentales de la Unión Europea. No lo permitiremos en Hungría y, por eso, el ministro de Justicia enviará esta primavera al Parlamento un proyecto de ley que impedirá esa arbitrariedad.

Para alertanacional


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad