Impecable discurso de VOX contra la doblemente infame Ley de Memoria Democrática

Fco. José Contreras

Reproducimos el texto íntegro impecable discurso pronunciado ayer por el diputado de VOX, Francisco José Contreras, en el Congreso, como enmienda a la totalidad de la próxima Ley de Memoria Democrática, doblemente infame porque será la explotación del éxito de la de Memoria Histórica del frentepopulista impenitente Rodríguez Zapatero y del cobarde pepero Mariano Rajoy que no la derogó a pesar de haberlo podido hacer, pero es que ya sabemos que van PSOE y PP, en prácticamente todo, van… de la mano.

Afirman los teólogos que ni siquiera Dios tiene poder sobre el pasado: no puede hacer que lo que ocurrió no haya ocurrido. Todos los tiranos han soñado, pues, con reescribir la Historia, elevándose así por encima de Dios. Desde aquel emperador chino que hizo quemar todos los libros antiguos porque no contenían su nombre hasta Stalin, que borraba de las fotos de las sucesivas ediciones de la Enciclopedia soviética a los personajes a los que iba fusilando.

Fijar por decreto una interpretación de la Historia e imponerla a la sociedad sirviéndose de los instrumentos coercitivos del Estado es propio de déspotas. En los países libres, el poder político no se arroga la omnisciencia histórica: permite que los ciudadanos desarrollen su propia visión de los hechos con arreglo a sus propias lecturas y experiencias. No lo decimos sólo nosotros: lo dijo, por ejemplo, el historiador izquierdista Santos Juliá en 2006 [CITO]: “Imponer una memoria colectiva o histórica es propio de regímenes autoritarios o de utopías totalitarias”. Lo dijeron los intelectuales que firmaron en 2018 un manifiesto contra la Ley de Memoria Histórica -entre ellos, Joaquín Leguina, Sosa Wagner, Jiménez Losantos, Escohotado…- “Legislar sobre la historia o contra la historia es un signo de totalitarismo”.

Este proyecto de Ley suprime en la práctica la libertad de asociación (pues decreta la disolución de asociaciones que no compartan la visión histórica del Gobierno, como la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos), la religiosa (pues se abre la puerta a la expulsión de los benedictinos del Valle), la de reunión, la de cátedra, la de expresión (convierte prácticamente en “delito de pensamiento” la apología del franquismo). Establece los mecanismos para un constante adoctrinamiento de la ciudadanía en la visión sectaria de la Historia sustentada por el Gobierno: un Plan de Memoria Democrática de carácter cuatrienal (art. 12), impregnación de los programas escolares (art. 44.1) y de los “planes de formación inicial y permanente del profesorado” (art. 44.2), “planes de formación continua de la Administración General del Estado” (art. 47). Hasta se crea un Consejo de la Memoria Democrática (art. 57) que recuerda al Ministerio de la Verdad orwelliano.

El Ministerio de la Verdad del 1984 de Orwell reescribía constantemente el pasado en función de la conveniencia política actual: «Quien controla el pasado controla el futuro; quien controla el presente controla el pasado». De eso se trata precisamente: de cimentar en una versión falsificada de la Historia la eterna superioridad moral de la izquierda. El Gobierno quiere ganar votos en el presente y el futuro mediante la tergiversación maniquea del pasado. El objetivo de las Leyes de Memoria es grabar a fuego en las mentes de los españoles la ecuación según la cual izquierda es sinónimo de democracia y libertad, y derecha, de fascismo y represión.

Brigadista internacional saludando puño en alto

La esencia de la izquierda es el antagonismo social: dividir a la sociedad en buenos y malos para arrogarse la defensa de las supuestas víctimas; no dudan para ello en enfrentar a los sexos, las razas y las orientaciones sexuales. Esta ley se basa en la misma perversión: reabrir la división entre rojos y azules que los españoles ya habían superado en las calles y familias unos 20 años después de la Guerra Civil, y que fue superada a nivel institucional en nuestra Transición, en la que ambos bandos realizaron concesiones: las Cortes franquistas, votando en 1976 su autodisolución para hacer posible la Reforma política (la voladura controlada –“de la ley, a la ley”- del régimen de Franco); la izquierda, asumiendo la Monarquía o la bandera rojigualda en la Constitución de 1978.

Ese espíritu de magnanimidad no duró mucho. Lo destruyó la izquierda, siempre dispuesta a sacar a pasear el fantasma de Franco y recurrir a la interpretación maniquea de la Guerra Civil cuando ve amenazada su continuidad en el poder: ocurrió en la “campaña del dóberman” de 1996, y más aún con la aprobación de la primera Ley de Memoria Histórica en 2007. Contó para ello con la aquiescencia temblorosa del PP, dispuesto a lo que sea con tal de que la izquierda no le llame fascista: en 2002, con mayoría absoluta de Aznar, el Congreso aprobó una condena del “golpe de Estado del 18 de julio”, pero no del golpe fracasado de la izquierda en octubre de 1934, que condujo indefectiblemente al de 1936. Y en la etapa Rajoy, con mayoría absoluta, el PP no quiso derogar la Ley de Memoria Histórica.

Antes de que Vds. prohíban cualquier visión de la Historia distinta de la suya, vamos a darles aquí la nuestra. La II República nunca fue votada por el pueblo: surgió de la autodemolición timorata de la Monarquía tras un revés en elecciones municipales en las que no estaba en juego la forma de Estado. La Constitución de la República nunca fue aprobada en referéndum. La República adoleció desde un principio de un espíritu de tabla rasa e ingeniería social, reflejado en célebres frases de Azaña como “España ha dejado de ser católica” o “la República consistirá en una vasta empresa de demoliciones”. El advenimiento de la República fue celebrado el 10 de mayo de 1931 con una quema masiva de iglesias, bibliotecas y obras de arte ante la que el Gobierno no movió un dedo. El nuevo régimen expulsó a órdenes religiosas, prohibió la enseñanza católica y aprobó una Ley de Defensa de la República bajo cuyo paraguas se ordenaron destierros sin juicio previo, se cerraron o secuestraron periódicos en número mayor que en el régimen de Franco, y se crearon delitos de pensamiento como el de “apología de la monarquía”.

21 de Febrero de 1936. Declaraciones de Largo Caballero

El Proyecto contiene una Exposición de Motivos sonrojante que presenta la historia española como una lucha entre la Luz y las Tinieblas: CITO: “A lo largo de todo el siglo XIX y gran parte del XX, multitud de españoles dieron su vida por la implantación de un sistema democrático en nuestro país. […] Pero esos periodos democráticos eran abruptamente interrumpidos por quienes pretendieron alejar a nuestro país de procesos más inclusivos y tolerantes”. ¡Qué falta de respeto a la izquierda de los años 30 que, en su gran mayoría, declaró que su objetivo no era la democracia sino el socialismo! Y no sólo en la extrema izquierda anarquista que atacó una y otra vez a la República con atentados terroristas y proclamaciones rurales del comunismo libertario, sino en el propio PSOE, en el que la facción bolchevizante de Largo Caballero prevaleció sobre la más moderada de Julián Besteiro. Largo dijo en el mitin del Cine Europa de 22 de enero de 1936: “Si las derechas no se dejan vencer en las urnas, tendremos que vencerlas por otros medios hasta que la roja bandera del socialismo ondee en el edificio que queráis”. El 1 de octubre de 1933, dijo en un mitin: “Nuestro partido es revolucionario, y cree que debe desaparecer este régimen. Si no nos permiten conquistar el poder con arreglo a la Constitución, tendremos que conquistarlo de otra manera”. Y en la campaña electoral de 1936: “Quiero decirles a las derechas que, si triunfan, tendremos que ir a la guerra civil declarada”. Todo esto lo dijo Francisco Largo Caballero, el Lenin español, líder del PSOE y presidente del Gobierno de la República en 1936-37. La radicalización del PSOE fue la causa principal del despeñamiento de España hacia la guerra civil.

La doctrina caballerista de aceptar el resultado de las urnas sólo si les era propicio fue aplicada sangrientamente en octubre de 1934, cuando el PSOE intentó derribar con las armas al gobierno legítimo surgido de la victoria de las derechas en las elecciones del año anterior: Gerald Brenan llamó al putsch fallido de 1934 “la primera batalla de la guerra civil” y Salvador de Madariaga escribió que “con su golpe de 1934, la izquierda perdió toda autoridad moral para criticar el de la derecha en 1936”.

La «escuadrilla del amanecer», socialistas miembros de una de las más terribles chekas madrileñas

En la primavera de 1936, la izquierda radical, con la pasividad del Gobierno de Izquierda Republicana, desencadenó una oleada de violencia política (promedio de tres muertos al día), ocupaciones de fincas, asaltos a viajeros para cobrarles impuesto revolucionario, quema de iglesias y conventos, toma de la calle por milicias de partidos y sindicatos… Los escritos de personajes de la “tercera España” -Clara Campoamor, Gregorio Marañón, Pérez de Ayala, Unamuno, Menéndez Pidal, Ortega y Gasset- dejaron testimonio esa anarquía, en la que no cabía ya hablar de un Estado de Derecho. [ENSEÑAR LIBRO CAMPOAMOR]. Todo culminó en el asesinato por fuerzas de orden público del líder de oposición Calvo Sotelo.

A la altura de la primavera de 1936, muy pocos creían ya en la democracia, en uno u otro bando. Lo que hubiera resultado si el Frente Popular hubiese ganado la Guerra Civil no habría sido una democracia, sino un régimen soviético. Así lo dijo el ilustre historiador republicano Sánchez Albornoz [CITO]: “Si llegamos a ganar la guerra nosotros, se hubiera establecido el comunismo en España”. Y otra persona escribió: “La división, tan sencilla como falaz, hecha por el Gobierno [de la República] entre fascistas y demócratas no se corresponde con la verdad. […] Hay al menos tantos elementos liberales entre los alzados como antidemócratas en el bando gubernamental”. Esa persona era Clara Campoamor, y su afirmación sería perseguible como apología del franquismo si se aprueba la ley que hoy nos traen.

Grupo de socialistas profanando una iglesia

Lo peor es la jerarquización de las víctimas que se desprende tanto de la acotación temporal -la ley sólo abarca el periodo 1936 a 1978, dejándose fuera los años 1931 a 1936- como de la división de buenos y malos perpetrada por la Exposición de Motivos. Lo cual implica que se podrá honrar a García Lorca, pero no a José Antonio Primo de Rivera. Sí a los fusilados por Yagüe, pero no a los 60.000 ejecutados en zona republicana simplemente por ser católicos o de derechas. Sí a los asesinados en Badajoz, no a las víctimas de los trenes de la muerte de Jaén. Sí a las Trece Rosas, no a las enfermeras de Somiedo. ESTAS ERAN [ENSEÑAR FOTO]: Pilar Gullón, Octavia Iglesias, Olga Pérez-Monteserín. Tres enfermeras falangistas. Los milicianos las torturaron y violaron toda la noche y las fusilaron al amanecer. Hicieron funcionar maquinaria oxidada para que no se oyesen fuera sus gritos.

Tampoco podremos recordar ya a todas las víctimas de las luchas internas de la izquierda, como los cientos de militantes del POUM muertos por socialistas y comunistas tras la mini-guerra civil barcelonesa de mayo de 1937, relatada por George Orwell en “Homenaje a Cataluña”. Ni las decenas de muertos en las purgas internas del PCE en los años 40: personas como Gabriel León, Alberto Pérez Ayala, Gabriel Trilla, Pere Canals. Ni los cientos de asesinados por el maquis en los años 40, ni los muertos por la ETA entre 1960 y 1978.

Respeten la paz de los muertos, respeten la verdad, respeten la reconciliación nacional que conseguimos hace más de 40 años y ahora Vds. están destruyendo. No dividan tramposamente a los españoles en buenos y malos para arrancar un mezquino dividendo electoral. Retiren este proyecto de ley.


4 respuestas a «Impecable discurso de VOX contra la doblemente infame Ley de Memoria Democrática»

  1. ¡¡GRACIAS!! Don Francisco José Contreras.
    Impecable discurso.
    Gracias a Usted, y ahora, voy a considerar mi voto «útil»:
    Votaré a VOX en la Cámara Baja.
    Votaré a Falange JONS en la Cámara Alta.
    Votaré a VOX en Europa.
    Votaré a Falange JONS en el Ayuntamiento.
    La Democracia Orgánica va en el camino del éxito.

  2. Bueno, pues muy bien este artículo sobre esta Ley de Memoria Democrática. Pero hay un pero….., Vd. es un diputado de VOX en el congreso y eso le hace entrar en la lista de los infumables.
    Me explico: Un partido como el de VOX al que en las últimas elecciones dijo, en un primer momento, sobre el cantoso pucherazo informático (algoritmo múltiplo de 3) en el que se dijo de cara a la galería que VOX va exigir la revisión del escrutinio en toda España tras la aparición de decenas de miles de votos nulos. Señores de VOX: dejaron a los miembros de Elecciones Transparentes con el culo al aire. ¿Porqué no defendieron sus propios intereses? ¿Alguien de arriba les dijo que estuviesen quietecitos? ¿Están seguros de estar a la altura de defender los intereses de una nación como España y tan inseguros para no defender el voto de sus votantes? ¿Cumplieron lo prometido? lo de revisar dichos votos.
    ¿Cómo un partido como el de VOX -con tanto patriotismo y tanta exaltación de la unidad nacional- dejó pasar la manifestación ESPONTÁNEA Octubre de 2017 contra la unidad de España y que de forma facilona la recondujeron para apagarla entre otros Josep Borrell y Vargas LLosa? ¿Son Vds. los bomberos de los poderes fácticos? Me acuerdo en mayo del año pasado de las caceloradas en Núñez de Balboa para pedir la dimisión de Sánchez, empezaban a extenderse por el resto del país y Vds. hacen otra manifestación paralela consiguiendo dividir y extinguir esa manifestación espontánea. ¿Son Vds. bomberos a comisión de Sánchez?
    ¿Saben algo de una organización criminal, aquí en España, de amaños judiciales, extorsiones, blanqueo de capitales con los números de cuentas detalladas, de más de 1.300 asesinatos, secuestros, etc. por encargo o por diversión (es que esto ya es de traca)? ¿Le suena EXPEDIENTE ROYUELA?¿Han hecho algo al respecto? ¿O siguen mirando para otro lado?
    No voy a entrar en el tema de destrucción de la economía nacional, de la emigración de la juventud más preparada, del abandono sin plan alguno (que sea bueno y efectivo) del resto de la juventud que, en su día a día, la desesperación hace mella y aumentada por el ambiente familiar precario, por no existir mayor futuro que un trabajo esclavista y humillante en todas sus condiciones -excepto el ser político o enchufado a dedo en una administración, ong o similar.
    Tampoco voy a entrar en el tema del ya cimentado crimen nacional de los non natos (pero esto se lo pasamos especialmente a los obispos para que nos digan algo sobre los gritos de estas almas de vida truncada y que DIOS va a exigirles a Vds. y a los participantes una explicación).
    Pero sí voy a entrar en el tema de las inoculaciones de algo que parece ser un experimento y que hacen llamar vacuna. ¿Sabe algo de su efectividad? Seguro que sí sobre su obligatoriedad. ¿Sabe algo sobre el grafeno? ¿Sabe algo sobre cuerpos magnetizados? ¿Sabe algo sobre el programa del demente Elon Musk de poner en órbita más de 40.000 satélites? ¿Tiene algo que ver con lo manifestado por Sebastián Piñera o Boris Johnson sobre el control mental mediante la tecnología 5G? ¿Lo del plan de vacunación de Bill Gates para reducir la población hace ya tiempo y sus proféticas visiones de pandemias?

    Con todo lo anterior quiero darle a entender que es muy bonito su discurso pero ¿se da cuenta del TSUNAMÍ (aparte del cerebral) que se nos viene encima? O bien Vd. es desconocedor de parte o todo ello, con lo cual no está capacitado para resolver esta situación, o bien Vd. pertenece a los que piensan en mirar para otro lado ajeno a la más que sospechosa actitud de su partido.
    No sé si Vd. es católico o no; le diré que un Día todos vamos a tener que rendir cuentas y aquello de: -Yo no sabía nada-, como que no cuela. El castigo está anunciado de hace ya tiempo, lo mismo que los planes de estos dementes.
    Sr. Francisco José Contreras le voy a dar una palmadita en la espalda; pero no por su discurso, sino para que deje ese asiento en el congreso que más temprano que tarde, le va a pasar factura.
    Para mi forma de ver y sentir, el discurso suyo en el congreso de la memoria histórica, es el soltar pan y vino a una parte de la población, para que el circo continúe. De seguir en ese asiento del congreso, suelte un discurso por los temas urgentísimos que nos van a afectar in extremis de un momento a otro.
    ¡Si es que le dejan, claro!

  3. Ya he comentado, en más de una ocasión, que no es sensato hacerse muchas ilusiones con Vox.

    Miren lo que sucede con cada nuevo «hombre más poderoso del mundo»… que llega a la Casa Blanca. Siempre se ve obligado, sí o sí, a «olvidarse» de casi todas sus promesas electorales. Y eso que allí están en el centro del poder mundial, no en una sucursal de tercera categoría como es ahora «este país» (España, antiguamente). Luego, no debiera ser muy difícil -imagino- «llamar al orden» a cualquier político que atine a entrar como inquilino principal en La Moncloa. Incluso, preventivamente, ya antes de que soñara con ese momento…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad