Imprudentes y gilipollas

Aunque voy a comentar tres casos concretos, anecdóticos, este artículo no es un ataque personal a esas personas, que merecen mi respeto, aunque pienso que son, como mínimo, imprudentes.

Y tal vez gilipollas. O las dos cosas.

España no es un país rico. Vamos como una moto, como dice Sánchez, pero una moto gripada.

Hace varios años, creo recordar que en la égida destructiva de Zapatero, un pijo progre, catalán, por más señas, perteneciente a una de esas organizaciones no gubernamentales que iban a expandir el buenismo por todo el  mundo, fue secuestrado en uno de esos países africanos a los que nadie, en su sano juicio, iría.

Para evitar males mayores, su posible asesinato, ningún problema…. Como  el dinero público no es de nadie, según el binomio  Zapatero & Sánchez, siguiendo las acrisoladas tesis jurídicas de Carmen Calvo, se pagaron varios millones de euros de dinero público por su rescate, y a otra cosa, mariposa.

Segundo caso,  oído  por la radio, y leído en la prensa.

Un espeólogo, no sé si profesional  o aficionado, se interna en una gruta o cueva en el Pirineo aragonés, a 450 metros bajo tierra, nada menos, y como  no sabe o puede salir, queda atrapado, o lo que sea, ¡ningún problema!

Setenta Guardias Civiles de los grupos de rescate en montaña van a buscarle, con riesgo  de su vida, y, posiblemente, dejando de prestar otros servicios necesarios: rescates en montaña, traslado de heridos con los helicópteros, etc.

¡Todo mi afecto y respeto para ellos, pues me  consta que están sobradamente preparados!

Y tercer y último caso, por ahora.

Un grupo de españoles, amantes de la aventura y, sobre todo del riesgo, dispuestos a epatar a sus amistades con el “yo más”, deciden viajar a Etiopía, otro de los países a los que nadie prudente viajaría, salvo por motivos de fuerza mayor, negocios, etc.

Resulta que, por circunstancias X, que desconozco, no pueden salir del  país, o tienen dificultades para ello, y claro, ahora se acuerdan de la Madre Patria, y España tiene que fletar un avión para traerles de vuelta, gastar lo que no está escrito para satisfacer su capricho de “niños” malcriados, y lo que haga falta.

¡Porque ellos lo valen!

De verdad, ¿nos hemos vuelto  tontos, o es que nos encanta malgastar  los escasos recursos públicos en atender a una colección de imprudentes y gilipollas…?

https://www.ramirograumorancho.com


9 respuestas a «Imprudentes y gilipollas»

  1. ¡Es increible como tiram os el dinero público, atendiendo a imbéciles, gilipollas y gente que hace lo que le da la gana, pero sin asumir el riesgo correspondiente!
    Totalmente de acuerdo con el artículo.

  2. Excelente artículo…

    Y luego, al menos en Madrid, si necesitas a los bomberos te pasan un facturón por sus servicios que te arde el pelo (no es gratis), según me han contado.

    Aquí pagamos siempre los mismos tontos, de todas las clases sociales, mientras la vacuidad y la frivolidad de los que ocupan cargos que deberían ocupar los mejores nos meten en todos los líos posibles y los que deberían estar las 24 horas del día pensando en España y en los españoles (la clase política) están a lo que están.

    Generalizar nunca es justo, pero la realidad es que estamos en muy malas manos, con el 170% del PIB de deuda y con el social-comunismo a los mandos del avión nacional, además de las manos negras del globalismo masónico, que no quiere precisamente lo mejor para España.

    Son las consecuencias de los últimos 50 años, nada es casualidad, e incluso se podría decir que demasiado bien estamos (aunque el castigo puede llegar en cualquier momento).

  3. Una vez más D. Ramiro da en el clavo. Muchas personas sensatas pensamos lo mismo, pero lo que vende, lo que mola, lo guay, lo «cool», lo «chic», es la extravagancia mal entendida, la originalidad estúpida y descerebrada, el intentar ser diferente y especial a cualquier precio para despertar la admiración y la envidia de cuantos más borregos, mejor. Así nos va, de culo y sin frenos.

  4. Respecto a las personas que están en Etiiopía: resulta que el ministerio de asutos exteriores aconseja, claramente, en su web, no ir a determinadas regiones de Etiopía…
    Pero ellos hicieron caso omiso.
    Ergo, SON IMPRUDENTES, ADEMÁS DE GILIPOLLAS.
    Se ha tenido que movilizar el Ejército etiope, o lo que queda de él, la Embajada y el Consulado de Españaa, etc., y estoy seguro de que su «rescate» nos costará mucho dinero a los españoles que veraneamos…EN NUESTRAS CASAS.

  5. Sobre el primer caso, el relativo a los onejetas catalanes: España compró su libertad CON VARIOS MILLONES DE EUROS, entregados a una organización terrorista, que no creo empleo ese dinero, precisamente, para hacer obras de caridad.
    ¿Es moralmente lícito que un estado como Dios manda pague a terroristas, para que se puedan rearmar, extender sus actividades criminales, financiar su organización destructiva, etc…?
    ¿O es que ESPAÑA YA NO ES UN PAÍS SEIO, NORMAL, CREIBLE?

  6. ¿Se imaginen ustedes el coste de tener a más de setenta guardias civiles, expertos en montaña, uno o varios helicopteros, vehículos, etc., para rescatar a un espeólogo madrileño en el Alto Aragón…?
    Deberían pasarle LA FACTURA CORRESPONDIENTE, o exigirle, antes de hacer cualquier actividad peligrosa, LA CONTRATACIÓN DEL SEGURO CORRESPONDIENTE.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad