Impunidad y sinvergüenzas

Me llama, y me seguirá llamando, la atención la actitud de la individua que ostenta la cartera número veintidós de las de los ministros, entiendo que es la de Igualdad, por ser la más inútil de todas. Recordemos ¡Qué tiempos en los que el número de ministros no llegaban ni a 10!, claro eran los tiempos de ambas oprobiosas dictaduras de infausto recuero, pero de mucho mejor recuerdo económico. Donde existían apenas medio millón de funcionarios, hablo de 1975, y sin embargo ahora, se reconocen más de tres millones y medio, más algunos contratos extraños por parte de cientos y cientos de entes públicos o semiprivados que pueden tener perfectamente otro millón y medio. O sea diez veces más, cuando la población, contando a los jóvenes que vienen a pagarnos la pensión, apenas es de unos diez millones más de teóricos españoles. 

Volviendo a la ministra, cuya cartera es quizás la más inútil de todas, y sus gritos desde los sillones azules, antes banco azul, con sus gritos de ¡sinvergüenzas!, gritos que todavía no he conseguido adjudicar ni a quien iban dirigidos, ni por supuesto a quien se referían, aunque teniendo en cuenta los últimos “sucedidos”, me hacen pensar desde sus compañeros de partido a sus compañeros de gabinete, aunque quizás se refiriese a las decenas de miles de gente con pocas luces para estudiar, ningunas para trabajar, que eso es muy duro, aunque si para llevárselo crudo de nuestros impuestos. Quizás hablaba, bueno en realidad gritaba, refiriéndose al tema mas candente, el de llevarse calentito lo que recauda la Agencia Tributaria y que parece ser que sigue siendo poco para ellos. 

Ha llegado la primavera y con ella la recaudación del más abyecto de los impuestos que existen, pues grava el trabajo y el esfuerzo de los ciudadanos, grava lo más sagrado de cada uno que es ese sudor que el Creador adjudico a cada uno de nosotros como castigo a nuestros primeros padres por el pecado original. Un impuesto este, que denigra y envilece el trabajo. Pero que sirve como correa para sujetar a quien obtiene beneficios de su propio esfuerzo, además de por vida, pues lo pagamos cuando trabajamos y cuando nos jubilamos, estando activos o en paro; lo pagamos siempre. Y lo pagamos tanto que es un caballo de batalla que les va a salir mal en esta ocasión, pues grava una de esas políticas maravillosas que nos quieren imponer. 

En esta semana la ministra de vivienda, ante el desastre que significa la gestión de este departamento, pues su publicidad de la creación de viviendas en alquiler, choca con la realidad, es un auténtico caso de estudio, el tema y la ministra. Esta otra individua, que no ha trabajado en su vida, que ha vivido del chollo de la política y de los chanchulleos propios de la misma, eso sí, sin doblar el lomo. Que tiene un sueldo bruto anual de 79.415,16 euros, más 20,008,61 euros de dietas mensuales libres de declaración, más coche oficial con chófer, vivienda oficial y múltiples prebendas, además de 7 viviendas en propiedad, que ayude a los demás ciudadanos poniendo en alquiler barato esa vivienda que no utiliza, porque si no se la van a expropiar. 

Y es curioso, porque la de las siete viviendas, pero que vive en otra que le pagamos todos, quiere que usted o yo pongamos en alquiler esa vivienda que con nuestro esfuerzo de años hemos conseguido pagar y poner adecuadamente en forma. Pero eso si la pongamos según las condiciones en las que ella no alquilaría nunca. Obligándonos a tener un inquilino un mínimo de cinco años, sin contar que si decide no irse o no pagar, pasaría a la categoría de inqui-okupa y nos costaría nuestro dinero el que viviese en nuestra propiedad. Eso si, puede que pague y no nos haga muchos destrozos en la vivienda; destrozos cuya reparación correrá por nuestra cuenta. 

Eso sí, por un módico 60% de lo que cobremos por esa vivienda, lo tributaremos y ojito con equivocarse al hacer la cuenta porque le pondrán una multa. Ah y recuerden que al declarar esos ingresos saltarán en las cifras que indican el tanto % a pagar, con lo cual se beneficiará más la recaudación del Estado, pues saltaremos en la tabla varias veces y eso significara que pagaremos más por el conjunto de lo que recibamos. De hecho, si por ejemplo cobrásemos 1.000 euros mensuales por un alquiler, echen ustedes mismos la cuenta, pero el 60% es lo que tenemos que incluir como beneficios, eso si ya habremos pagado algunos vidrios rotos de la fiesta y la amortización de la vivienda, no cuenta. Miren los demás apartados, echen cuentas y, fácilmente, es posible que al final de sus 1.000 euritos cobrados, entre pitos y flautas, lleguen a percibir a su bolsillo, quizás la mitad. 

Bueno tampoco pierden tanto, más pierden al liquidar su plan de pensiones, que también entre pitos y flautas, y una vez cobrado, se puede quedar en algo menos de la mitad, si quieren les pongo algún ejemplo con nombres y apellidos. En fin, que al final y en contra de lo que los periodistas pagados y subvencionados de los de siempre, de cada 100 euros teóricamente suyos, sumando IRPF, IVA, y los casi cien impuestos existentes, podrá recoger como mucho 45 eurillos de nada. Ánimo y siga votando a quienes le meten la mano en el bolsillo; aunque yo los identifico con esa individua que me reprende por no dejarme meterme la mano en el bolsillo y me amenaza con todos los males que sea capaz de inventarse por tratar de no dejarme expoliar, sea trabajador o pensionista. Y ahí, lo dejo…


3 respuestas a «Impunidad y sinvergüenzas»

  1. Para ir haciendo oreja en el resto del territorio patrio ::

    Miles de fincas rústicas del área de Barcelona empezarán a pagar el Tributo Metropolitano este 2024 tras un revés del Supremo.

    El régimen confiscatorio a toda máquina !!!,un gran % dedicado a inutilidades varias .Añoro la austeridad de épocas anteriores ,cuando con poco se hizo mucho ,con el viento en contra .

    No como ahora ,cuando el saqueo es continuo , los que luchan por entrar son lo mismo que los que intentan echar del poder..

  2. La cartera de la ministra son los yonkis desesperados, han crecido como las setas malas, el mono que tienen es insaciable y la caja pública está vacía, el mono esquizofrénico se prenderá fuego a sí mismo quemándose a lo bonzo, al no soportar la falta de su dosis proporcionada por su camello, menudo drama.

    Saludos cordiales

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad