¿Inexplicable cuasi magnicidio en Japón?

El pasado viernes murió asesinado el que había sido por dos veces Primer Ministro de Japón (Shinzo Abe; en 2006-2007 y 2012-2020). Ocurrió durante un acto electoral en plena calle

Inexplicablemente, su asesino se situó libremente a la espalda del orador a unos cinco metros e hizo dos disparos. Por increíble que parezca, solo entonces reaccionó el servicio de seguridad y de esa tardía actuación son casi todas las imágenes que han trascendido.

El arma era una especie de pistola artesanal (madera, aluminio, etc), de dos cañones, seguramente cargada con pólvora y postas, y con disparo probablemente eléctrico, como se puede apreciar por las imágenes difundidas.

Por si esto fuera algo más que sospechoso, la versión oficial española acaba de rematar la incongruencia, pues la declaración oficial de Pedro Sánchez resalta que «está ‘conmocionado’ tras la muerte del ex primer ministro por “un tiro en el pecho con una escopeta”». ¿Es que La Moncloa no lee ni siquiera la prensa nacional o está desinformando como siempre?

¿Lobo Solitario o Falsa Bandera?

Analizando lo anterior con ayuda de algunas fotos menos divulgadas, se realza la práctica imposibilidad de que ningún servicio de seguridad deje acercarse por la espalda del individuo protegido a un desconocido con un macuto y, menos aún, sacar un “pistolón” y hacer fuego.

Otro matiz importante es que el acto electoral se confirmó la víspera por la noche, por lo que es llamativo que el asesino estuviera enterado.

España, prácticamente todos los magnicidios, frustrados o realizados, así ha sucedido: Amadeo de Saboya, Prim, Alfonso XIII, Cánovas, Canalejas, Dato y Carrero son claros ejemplos de ello. Pero esa terrible circunstancia de repentina incompetencia de los servicios de seguridad se ha dado en todas partes, y Estados Unidos es prueba de ello, desde antes de MacKinley a después de Kennedy.

¿Estamos ante una operación de falsa bandera?

¿Quién era Shinzo Abe?

Hijo y nieto de importantes políticos japoneses, en su momento fue el primer presidente nacido tras la Segunda Guerra Mundial (SGM), y el más joven.

De ideología patriota y tradicional (rinde personalmente homenaje a los caídos en la SGM y es “revisionista” de la leyenda negra japonesa), pertenecía al Partido Liberal Democrático, el cual ha gobernado Japón casi ininterrumpidamente desde 1955, y era defensor de obviar el artículo 9 de la constitución japonesa de 1947, impuesta por Usa, que prohíbe mantener el potencial militar y hacer valer el derecho de beligerancia (de ahí la triquiñuela de las “fuerzas de autodefensa). Era partidario de la energía nuclear de uso civil e incluso militar. Incluso se permitió comparar el comportamiento de Ucrania con el de Formosa. Y siempre mantuvo buenas relaciones con Rusia.

Está claro que Shinzo Abe era alguien muy incómodo para el globalismo y los plutócratas que se sientan detrás del trono mundial, incluso porque autorizó la IVERMECTINA como medicamento contra el Covid, con excelentes resultados, por cierto. También retiró los lotes de la “vacuna” de Moderna producidos en España por la peligrosidad de su contenido contaminado.

Por todos estos motivos, algo huele muy mal en ese asesinato.


6 respuestas a «¿Inexplicable cuasi magnicidio en Japón?»

  1. Preciso y convincente D. J. M. Manrique.
    Suscribo al 100% lo escrito.
    La maldad del NOM y sus agentes secretos… CIA, Mossad no tiene limite. Asesinos miserables.
    Gracias Sr. Manrique.
    I. Caballero
    Donostiarra y carlista

  2. Desde que tuve conocimiento de tan triste y sorprendente noticia, no me ha abandonado el convencimiento de que se trataba de una «oportuna» fechoría más de la famosa organización criminal de las tres letras. ¿Esto también quedará impune y sin las justas consecuencias?

  3. Muy buen artículo de un autor que es un experto en atentados y operaciones encubiertas de los servicios «especiales», que tiene publicados varios libros sobre ataques terroristas rodeados de circunstancias muy pero que muy turbias: 11-M, Asesinato de Carrero Blanco, Traición en el Sahara, Misterios de la Guerra de 1898, y últimamente su libro «ESPAÑA, MARRUECOS Y EL CONFLICTO DEL SAHARA», publicado el pasado mes de abril:
    https://www.casadellibro.com/libro-espana-marruecos-y-el-conflicto-del-sahara/9788417816797/13015968

    Yo lo que ha pasado no lo sé, pero viendo las imágenes del atentados y que las mismas han sido cortadas para quitar una parte relevante de las mismas, lo que veo, como denuncia el autor, es que hay tomate y un error garrafal en el servicio de seguridad, que no tiene formado un anillo defensivo , tampoco tiene filtros para impedir que una persona con un pistolón de ese tamaño y sin disimular pueda moverse con total impunidad y acercarse a su víctima por la espalda sin que nadie se lo impidiera.
    A mí la impresión que me da al ver las imágenes es que los escoltas están compinchados con el asesinato, porque la imbecilidad por la imbecilidad en unos agentes que se les supone una preparación, debe descartarse inicialmente.

    Hay quien ha escrito que a J. F. Kennedy lo pudo haber asesinado su vicepresidente Lyndon B. Johnson :
    – «The Man Who Killed Kennedy: The Case Against LBJ», de Roger Stone, en este enlace: https://es1lib.org/book/3869472/bd439f
    – «LBJ and the Kennedy Killing», de James T. Tague, en este enlace: https://es1lib.org/book/5827138/6b7a3b

    está claro que a Kennedy (a él primero, y a su hermano Robert después) no lo pudo matar una persona corriente y por su cuenta. Está claro que a este Primer Ministro japonés no lo ha podido matar esta persona por su cuenta que si ha llegado hasta su víctima es porque quienes tenían por misión impedirlo no lo han hecho, ¿Por qué?
    ¿Qué hay dentro de la cabeza de unos policías , que se supone que tienen que ser personas escogidas, para venderse a un poder mayor y dejar que asesinen a la persona que tú tienes la obligación como agente de proteger?. ¿Tan podrido está todo que ya no te puedes fiar ni de la policía ni de tus propios escoltas?
    Milagro será que los EEUU no estén metidos en este asesinato. no sería el primero que tienen en su haber. Está claro que hay un poder que está por encima de las naciones que va por ahí cargándose impunemente a primeros ministros o grandes personalidades (Carrero Blanco, Aldo Moro, Omar Torrijos de Panamá, Jaime Roldós Aguilera de Ecuador, Guadalupe Larriva de Ecuador, el General Lino Oviedo de Paraguay, El presidente polaco Lech Kaczynski murió junto a 95 personas en 2010, Boris Trajkovski, Presidente de Macedonia, y un largo etc), unas veces a tiros, otras veces utilizando ala red Gladio, y otras con el socorrido «accidente» aéreo. Sin ninguna responsabilidad para nadie. Mientras se está distraído hablando de los alemanes, no investigamos quienes están detrás de tantísimas muertes.
    Ahora le ha tocado al Primer Ministro Japonés.
    Descanse en paz también este hombre.

    Enhorabuena al autor por el artículo y a El Español Digital por publicarlo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad