Inquietante empuje de la Iglesia hacia los objetivos de la ONU

Al abandonar definitivamente su presencia en defensa de la humanidad y principios innegociables, la Iglesia ha aceptado la agenda de Naciones Unidas para 2030 con objetivos a favor de la anticoncepción, el aborto y la promoción de una educación contraria a la naturaleza humana. La presión enemiga y la debilidad del Vaticano explican el punto de inflexión que comenzó en 2015.

No hay duda: la Iglesia Católica participa con convicción en la búsqueda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030.

El 15 de octubre de 2020, el Papa Francisco lanzó su Pacto Global por la Educación y el 17 de diciembre de 2020 dijo ver

“Con satisfacción que los gobiernos se hayan comprometido una vez más a poner en práctica estas ideas mediante la adopción de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, en sinergia con el Pacto Mundial por la Educación”.

Ya en septiembre de 2015, con motivo de la aprobación de los Objetivos 2030 por parte de la Asamblea General de la ONU, el Papa Francisco describió la adopción de la Agenda para el Desarrollo Sostenible como una

“importante señal de esperanza, si es que se implementa realmente local, nacional e internacional “.

El 8 de marzo de 2019, hablando en una conferencia en el Vaticano, el Papa Francisco señaló que

“la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados por más de 190 naciones en septiembre de 2015, fueron un gran paso adelante para el diálogo global, como signo de una necesaria nueva solidaridad universal”.

Por tanto, la Iglesia está plenamente en juego. Pero en esos Objetivos muchas cosas no están de acuerdo ni con la moral natural ni con la católica.

Los objetivos de la ONU

Dejando de lado muchas cosas importantes pero no centrales, como el clima o la migración, detengámonos en lo que dice el punto 3.7 del objetivo de salud:

“Garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la planificación familiar, ‘información, educación e integración de la salud reproductiva en las estrategias y programas nacionales”. El Objetivo se repite luego en el punto 5.6 sobre igualdad de género.

Todos sabemos que detrás de estas melifluas palabras está el aborto universalizado, la anticoncepción financiada o impuesta, la negación de la vida y la familia. Esta última palabra -familia- nunca aparece en los 169 Objetivos de la ONU. ¿Cómo es posible, entonces, que la Santa Sede se entusiasme y colabore con él?

¿Sería posible una participación en algunos aspectos?

Alguien podría decir: pero la Iglesia también puede seleccionar las Metas y hacer suyas las buenas y no colaborar con las malas.

Sin embargo, esto es imposible.

El documento aprobado por la Asamblea General de la ONU dice que los Objetivos están “interconectados” e “indivisibles”, es decir, se toman como un solo “paquete”. De ello no cabe duda dado que la acción de los actores de los “Derechos sexuales y reproductivos” -el entonces Secretario General Ban Ki-moon y los distintos Comités de alto nivel establecidos paulatinamente- han trabajado para asegurar la transversalidad de estos derechos, vinculándolos con salud, educación, pobreza, clima, salud de adolescentes y jóvenes, escuela, etc.

Por tanto, es absolutamente imposible separarlos de los demás y los Observadores de la Santa Sede en la ONU lo saben muy bien. Entonces no hay ninguna coartada.

Histórico de este proceso

Todo comenzó en El Cairo, pero veamos algo muy importante que sucedió después. En la Cumbre de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas en El Cairo en 1994, se acuñaron los conceptos de “salud reproductiva”, “derechos reproductivos”, “derechos sexuales y reproductivos” y se aprobó una plataforma de acción fuertemente financiada.

En 2015 este programa se unificó con el de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que en el ínterin se había extendido del 2000 al 2015. De esta manera se incluyeron los derechos sexuales y reproductivos entre otros derechos humanos como el acceso a la educación, agua potable, salud… De esta manera fueron consagrados y propuestos universalmente como derechos humanos.

Ese fue el punto en el que la Iglesia Católica debería haberse hecho oír en voz alta, pero no lo hizo.De hecho, aprobó esos Objetivos “unificados” y declaró estar comprometido con ellos.

Una oposición de la Iglesia en ese tiempo

En 1994 en El Cairo y en 1995 en Beijing, la Iglesia, cuya delegación estaba entonces representada por el arzobispo (más tarde cardenal) Renato Martino, Observador de la Santa Sede en la ONU, se había opuesto ferozmente a los objetivos contrarios a la vida y la familia, que se había propuesto allí, proponiéndose como guía de los muchos países en desarrollo que se oponen a este nuevo colonialismo.

¿Por qué en 2015 ya no era así y ahora, a diez años del 2030, la Iglesia Católica apoya lo que se opuso entonces?

Puede haber muchas explicaciones. La doctora belga Marguerite Peeters, directora de Dialogues Dynamics en Bruselas, documentó que los defensores internacionales de los derechos sexuales y reproductivos habían preparado un plan de acción post-2015 que incluía cuatro líneas de acción: ampliar el acceso a estos derechos, favorecer su aprobación por los Estados, incrementar su transversalidad con los demás y -este es el punto central- cambiar la religión desde dentro. Este último punto puede ser una explicación.

Para Accionfamilia


3 respuestas a «Inquietante empuje de la Iglesia hacia los objetivos de la ONU»

  1. La Santa Sede del antipapa Bergoglio ya no tiene nada de santa. ¿Por qué a tantos católicos -¡todavía!- les resulta tan difícil ver una realidad que cada día que pasa es más innegable?

    ¿Álguien ha oído hablar de Judas Iscariote? Fue APÓSTOL de Jesús… ¡nada menos!, y traidor al Divino Maestro. La idea de un papa infiel con Cristo y con Su Iglesia no es agradable, ¿verdad?; pues hay que ir acostumbrándose, mientras la Iglesia Católica no acabe de atravesar este «sinaí» en el que se halla empantanada desde hace varias décadas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad