Invadiendo de nuevo Polonia

La Unión Europea y los globalistas que gobiernan el núcleo europeo revelaron su mano el jueves pasado cuando algunos de los líderes del bloque avergonzaron a Polonia por violar supuestamente los valores y las leyes de la UE, demostrando una vez más que la UE no es un mercado común, sino un proyecto imperialista liberal.

Ya sea la tala de árboles en el bosque de Białowieża, la negativa a acoger refugiados, la libertad de prensa o la reforma del poder judicial, los problemas que la UE y algunos de sus Estados miembros tienen con Polonia son multifacéticos. Sin embargo, en la raíz de todas sus críticas a Polonia está la idea de que la soberanía de Polonia está en segundo lugar respecto a la de la UE.

Esto es algo que los euroescépticos han reconocido desde hace mucho tiempo, incluso antes de que Nigel Farage encabezara el finalmente exitoso esfuerzo del Brexit en el Reino Unido, que todavía tiene a los internacionalistas mordiéndose las uñas por el temor de qué ficha de dominó podría caer a continuación, temores que aún no se han hecho realidad. Hoy, las intuiciones de los euroescépticos están siendo confirmadas explícitamente por quienes siguen comprometidos con el proyecto europeo.

Dos días antes de que comenzara la cumbre de la UE de este año en Bruselas, la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el Primer Ministro polaco, Mateusz Morawiecki, se enfrentaron en sendos discursos ante el Parlamento Europeo, ofreciendo un anticipo de las inminentes discusiones.

En su discurso, von der Leyen discrepó de una reciente sentencia del Tribunal Constitucional polaco que afirmaba que la constitución nacional es primordial, por encima de los tratados de la UE, calificándola de «desafío directo a la unidad del orden jurídico europeo».

«El pueblo de Polonia quería democracia», dijo von der Leyen, describiendo el ascenso del pueblo polaco desde la esclavitud del comunismo. «Querían la libertad de elegir su gobierno, querían libertad de expresión y de medios de comunicación, querían el fin de la corrupción y querían tribunales independientes que protegieran sus derechos».

«Esto es lo que es Europa y esto es lo que Europa representa», continuó diciendo el comisario europeo. «La reciente sentencia del Tribunal Constitucional polaco pone en duda gran parte de ello».

«No podemos permitir y no permitiremos que se pongan en riesgo nuestros valores comunes», añadió.

En un discurso propio ante el Parlamento Europeo, Morawiecki dijo: «Algunas instituciones europeas se arrogan el derecho de decidir sobre asuntos que no les han sido asignados. … No actuaremos bajo la presión del chantaje, estamos dispuestos al diálogo, no estamos de acuerdo con las competencias cada vez más amplias (de las instituciones de la UE), pero por supuesto hablaremos de cómo resolver las disputas actuales en el diálogo».

Los líderes de otros Estados miembros de la UE respaldaron a von der Leyen y a la Comisión en su valoración de la situación de Polonia en la cumbre.

«Si quieres tener las ventajas de estar en un club… entonces tienes que respetar las reglas», dijo el Primer Ministro belga Alexander de Croo. «No puedes ser miembro de un club y decir ‘las reglas no se aplican a mí’».

El Primer Ministro holandés, Mark Rutte, señaló: «La independencia del poder judicial polaco es la cuestión clave que tenemos que discutir. Es muy difícil ver cómo se puede poner a disposición de Polonia un nuevo gran fondo de dinero cuando esto no está resuelto».

La Comisión Europea ya ha impedido que Polonia acceda a los 57.000 millones de euros (66.000 millones de dólares) de los fondos de ayuda económica de Covid-19, y ha pedido al Tribunal de Justicia Europeo que considere la posibilidad de imponer multas diarias a Polonia hasta que se reforme el Tribunal Supremo polaco y se modifiquen las leyes que violan los «valores comunes» del bloque. Aunque Polonia parece preocuparse, con razón, más por su soberanía que por recibir los dólares de la U.E. para el desarrollo, no es un contribuyente neto a la U.E. como el Reino Unido antes del Brexit, lo que da a Bruselas más influencia de la que le gustaría a Varsovia. En 2018, la U.E. gastó 16.350 millones de euros en Polonia, casi el 3,5 por ciento de toda la economía polaca, mientras que Polonia aportó algo menos de 4.000 millones de euros.

Sin embargo, Polonia no estuvo exenta de defensores en la cumbre. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, líder de otro de los países con los que la U.E. ha tenido un gran enfrentamiento en los últimos años, y que ha acaparado la atención de los círculos intelectuales conservadores y de los medios de comunicación estadounidenses, dijo que «el hecho es muy claro: la primacía del derecho de la U.E. no está en absoluto en el tratado, por lo que la U.E. tiene primacía donde tiene competencias… lo que ocurre aquí es que regularmente las instituciones europeas eluden los derechos del parlamento y del gobierno nacionales»

La más reciente condena de Polonia por parte de von der Leyen et al. revela aún más que el proyecto europeo es lo que los nacionalistas y los euroescépticos de diversa índole siempre han entendido que es: una fuerza imperializadora del liberalismo. Hasta el día de hoy, se enseña a los estudiantes que la Unión Europea es ante todo un mercado común, dedicado a la libre transferencia de personas, bienes, servicios y capitales. Sólo más tarde, según esta historia, cuando el bloque se enfrentó a la elección de ampliar o profundizar el nivel de integración europea (que acabó optando por ambos), se comprometió más con los «valores comunes» más allá de la economía neoliberal.

Pero esa sabiduría convencional es errónea. La procedencia de la U.E., la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) fue creada tras la Segunda Guerra Mundial por el Tratado de París en 1951. El año anterior, el Ministro de Asuntos Exteriores francés Robert Schuman, que luchó por el imperio alemán en la Primera Guerra Mundial, intentaba diseñar un plan que evitara que la guerra estallara de nuevo entre Francia y Alemania y volviera a sumir a todo el continente en la confusión. En lo que se conoció como la Declaración Schuman, Schuman propuso «que el conjunto de la producción franco-alemana de carbón y acero se pusiera bajo una Alta Autoridad común, en el marco de una organización abierta a la participación de los demás países de Europa».

Aunque tengo mis dudas de que la CECA fuera esencial para evitar otra guerra, dado el estado de la Alemania de posguerra, es sin duda un objetivo loable. Sin embargo, ese objetivo y el proceso más amplio de integración europea son de carácter cultural, y en ellos se empleó la economía para alcanzar esos fines. La Declaración de Schuman lo deja muy claro:

La puesta en común de la producción de carbón y acero debe permitir inmediatamente el establecimiento de bases comunes para el desarrollo económico como primer paso en la federación de Europa, y cambiará los destinos de aquellas regiones que se han dedicado durante mucho tiempo a la fabricación de municiones de guerra, de las que han sido las víctimas más constantes.

La solidaridad en la producción así establecida hará que cualquier guerra entre Francia y Alemania sea no sólo impensable, sino materialmente imposible.

La lógica de Schuman era bastante sencilla: al hacer que Francia y Alemania cedan a una autoridad supranacional el control de dos industrias necesarias para la guerra, se neutralizan mutuamente su capacidad de hacer la guerra y se ven obligados a resolver las disputas por la vía diplomática.

La CECA estaba compuesta por cuatro instituciones: una Alta Autoridad formada por burócratas designados, un Consejo Especial formado por los ministros nacionales de los firmantes, una Asamblea Común y un Tribunal de Justicia (¿te suena?). Juntas, estas instituciones garantizarían la estabilidad del mercado del acero y el carbón. Desde el principio, mucho antes de Maastricht o del Acta Única Europea, el proyecto cultural que es Europa siempre se ha apoyado en la autoridad supranacional para promulgar sus prioridades.

En este sentido, la derecha estadounidense tiene mucho que aprender de la integración europea. Para empezar, el libre mercado no es algo que ocurra por sí mismo; lo impone el gobierno, y se necesitan grandes cantidades de recursos y autoridad para mantener su «libertad». Para los que se inclinan por decir que la economía es algo que debe liquidarse y dejarse en paz, al final alguien o algo sigue teniendo que dar cuerda.

Al igual que sus predecesores, la UE ha extendido el proceso de integración europea más allá del núcleo de Europa, y al mismo tiempo ha tratado de ampliar y profundizar la definición de los valores europeos «comunes». Al expandirse hasta el punto de llegar a otras regiones, Europa ha tenido que redefinirse no como un lugar concreto, formado por pueblos concretos que comparten una herencia cristiana común, sino como un conjunto de abstracciones y valores considerados «comunes». Pero para que estos valores sigan siendo comunes, no se pueden tolerar las transgresiones percibidas contra ellos. Para sofocar la disidencia, el régimen de derechos liberales debe apelar a la autoridad supranacional para hacer operativa su fuerza imperializadora, del mismo modo que el establecimiento del mercado «libre» se apoyó en la supervisión y el control de la CECA. No hacerlo pondría en peligro todo el proyecto de integración europea, si no el propio liberalismo, que acaba así con una tiranía de su propia especie.

El establishment liberal globalista de Estados Unidos está cada día más cerca de reflejar el de Europa. Cuando el régimen de derechos liberales se roza con la democracia o el federalismo, el liberalismo gana. Los conservadores estadounidenses deberían prestar atención a las advertencias de los euroescépticos antes de que Estados Unidos también se reduzca por completo a un paquete tiranizador de elevadas abstracciones.

Para The American Conservative


4 respuestas a «Invadiendo de nuevo Polonia»

  1. Polonia y, en menor medida, Hungría, son los dos únicos países europeos que han demostrado alguna dignidad en los últimos tiempos. El resto, son tan sólo vulgares Estados VASALLOS de la JUDERÍA SATÁNICA que está implementando a toda máquina el DEMONIACO Nuevo Orden Mundial, es decir, el profetizado régimen del ANTICRISTO.

    Ahora, no vale estar en Misa, y repicando. Lo que tiene que hacer Polonia es lo mismo que hizo hace bien poco el Reino Unido: LARGARSE cagando espuma de la maldita Unión MASÓNICA anti-Europea.

    No vale seguir siendo un país miembro de ésta a cambio del dinero que los hijos de la viuda te dan por someterte a ellos, y, luego, quejarte.

    Como dijo Hernán Cortés, más vale honra sin barcos -léase sin «fondos de cohesión»-, que barcos sin honra.

    Que los asqueroso euroMASONES se metan su cochino dinero manchado de SANGRE por el puto culo.

    PD: lo anteriormente dicho vale, por supuesto, para la MISERABLE y SUMISA Ex-Paña; país-basura LACAYUNO donde los haya.

  2. Muy buen artículo.
    Polonia, con gran dignidad, no está dispuesta a perder su soberanía a cambio de dinero.
    Algo similar a ese marido que prefiere la estrechez económica a compartir a su mujer con el presidente del club al que le han invitado a pertenecer.
    👏👏👏👏
    El pueblo polaco no quiere decir -como lo están haciendo otros europeos- aquello de: “los cuernos, como los dientes; al salir duelen, pero luego sirven para comer.
    ¡¡¡Bien por Polonia!!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad