James Hasík: todo un gilipollas Atlántico

Los enemigos de España son muchos, no son tontos, trabajan, no dan puntada sin hilo, están fuera y dentro, y estos últimos cuentan con importantes apoyos en aquellos. Hay que descubrirlos y combatirlos en todos los frentes, sin desmayo, porque no hay ni frente ni enemigo pequeño. Hay que ir a por ellos estén donde estén. Hay que pasar a la ofensiva, cada cual en lo que pueda, juntos o por separado. Si no lo hacemos así, luego no nos quejemos.

Compartir

Existe una asociación denominada Consejo Atlántico, que no debe confundirse con la OTAN; aunque le anda cerca, entre otra cosas porque está amparada por ella y porque chupa de su teta; es una de las varias creadas en los años sesenta del siglo pasado para formar un lobby pro-OTAN, en su momento contra el Pacto de Varsovia, después, o sea, ahora, a favor del Nuevo Orden Mundial del cual la OTAN, que en buena lid debió disolverse tras la caída del muro de Berlín, es su brazo armado.

En este lobby, como en otros, viven, y muy bien, enquistados cual escalandracas, toda una serie de pseudointelectuales y pretendidos analistas en geoestratgia y seguridad internacional que en realidad lo que hacen es producir informes, artículos, etcétera, en la línea que manda «el jefe», o sea, que son lacayos, negros de la pluma –muchos de ellos la tienen y se les nota– y pobres mentecatos que en condiciones normales, es decir, en la calle, nadie contrataría ni para atender un puesto de chuches.

James Hasík

Uno de tales personajes es el inefable James Hasík, que no tuvo otra ocurrencia que dedicar sus rebuznos de onagro desorejado a la situación en Cataluña poco después del 1-O de año pasado. Aunque el artículo es, como hemos dicho, del año pasado, lo desempolvamos cuando se ha cumplido el primer aniversario del inefable intento revolucionario de destruir España, con la connivencia del PP –y de los demás–, que no se olvide, porque lo que en él suelta James Hasík es, en realidad, la voz de su amo y, aunque parezca imposible de realizar, debe servirnos de aviso a navegantes para saber por dónde pueden ir ¿o van? los tiros de… la OTAN, o sea, de la ONU, o sea, del NOM.

El bodrio se titula «Las implicaciones militares de la secesión de Escocia y Cataluña» –por cierto que Escocia sólo figura en el título ¿será error, casualidad o para camuflar?– y en él nos larga Hasík patadas como las siguientes, que no necesitan comentario:

Separatistas que después votaron «pacíficamente»

* «Es importante recordar, (…), que el gobierno secesionista de Barcelona ha respaldado unirse a la Unión Europea y a la Organización del Tratado del Atlántico Norte»

* «…es posible que el gobierno federal de Madrid no logre impedir el movimiento para la autodeterminación»; «suponiendo que Cataluña fuera admitida en la OTAN, ¿qué aportaría el país recién independizado?»; «Cataluña es un país de más de 7 millones de personas, con más de 300 mil millones de dólares de PIB. Gastar sólo el 1,6% de él, muy por debajo del umbral de la OTAN de por sí ampliamente ignorado, (…), proporcionaría más de 4.500 millones de dólares anuales. Eso es aproximadamente el presupuesto militar de Dinamarca, que tiene fuerzas armadas bien consideradas y eficientes.»

Separatistas que después votaron «pacíficamente»

* «Los planes militares catalanes son algo vagos, pero cuando surgió el problema en 2014, enfatizaron la construcción de una marina.»

* «Después de unos años, Cataluña asumiría la responsabilidad como «actor principal en el Mediterráneo», con aviones de patrulla marítima terrestre y pequeños navíos de superficie (…) podrían incluir un grupo expedicionario con un buque de asalto ligero y cientos de infantes de marina (…) sería más útil para la Alianza que el enfoque de Madrid en los carros de combate y artillería para defender a Ceuta y Melilla de una invasión marroquí.»

* «…estos planes están sujetos a los caprichos del proceso político del país, pero las ambiciones de Cataluña son razonables en parte porque están reprimidas«

* «…la posición de los separatistas sugiere una visión valiosa y refrescante de la especialización en defensa colectiva»

Por España estos sí pacíficamente

* «…sólo hubo un claro perdedor después de los eventos del pasado fin de semana (el 1-O): el gobierno federal español. Maltratar a las personas que van a las urnas nunca es un argumento ganador.»

Por cierto: ¿a qué se dedican nuestros diplomáticos? ¿a qué nuestros ministros de AAEE? ¿a qué nuestros aguerridos militares destinados en la OTAN que ampara estas cosas? ¿a qué los que participan en misiones antes llamadas «de paz» y ahora sólo «en el exterior» junto a sinvergüenzas como estos?

Si seguimos consintiendo que mamandurrias como James Hasík sigan haciendo su vil y sucio trabajo incluso delante de nuestras narices, si seguimos dejando que el enemigo campe a sus anchas sin la adecuada respuesta, si seguimos traicionando a España por un plato de lentejas, es decir, por el carguito, el figurar, el ascenso o las dietas, luego no nos quejemos.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*