José Luis Díez Jiménez ¡Presente! In memoriam

José Luis Díez Jiménez

Ayer falleció nuestro querido, entrañable y admirado amigo y colaborador (AQUÍ) José Luis Díez Jiménez que tanto nos enseñó, del que tanto aprendimos, al que echaremos enormemente de menos y por el que rezaremos siempre; aunque conocida su trayectoria por este mundo mejor sería pedirle que rece él por nosotros, pues aunque no sabemos cual habrá sido el juicio de Dios, tenemos la firme esperanza de que ya lo tenga disfrutando de Su paz y felicidad.

José Luis Díez Jiménez fue siempre, desde su más tierna infancia hasta ayer, día de su fallecimiento, un dechado de virtudes espirituales y patrióticas sin parangón. Como San Pablo, podemos afirmar que combatió bien su combate y que mantuvo siempre la Fe, por lo que confiamos en que ahora haya recibido ya el premio tan merecido.

Hijo de una familia cien por cien católica y española, su hermano Antonio murió en trágicas circunstancias siendo Alférez Provisional a tan sólo dos meses del final de nuestra Cruzada Nacional (AQUÍ); hermano por el que siempre mantuvo José Luis la debida admiración.

Su joven pero intensa espiritualidad le impulsó a ser sacerdote. Pero al ver el páramo clerical en que se estaba convirtiendo ya España ingresó en un seminario en Francia. Durante su estancia en él, y vistiendo siempre de sotana, se dedicó en sus ratos libres a hacer apostolado espiritual y patriótico entre los frentepopulistas que aún quedaban por allí convenciendo a varios de que regresaran a España donde nada tenían que temer en contra de las falsedades que seguían vertiendo sobre ellos el asesino en serie Carrillo y sus secuaces; llegó a pagar a uno de ellos su operación de amputación de una pierna y luego el pasaje para la Patria. Cuando observó que las cosas en el seminario galo tomaban el mismo mal derrotero que en el de los españoles –le prohibieron rezar el Rosario–, cogió las maletas, regresó a España y se casó con la novia que había dejado aquí; gran mujer con la que tuvo cuatro hijos hoy tan católicos y patriotas como él.

José Luis Díez Jiménez cultivó durante toda su vida una profunda espiritualidad, piedad e intensa vida de oración y penitencia. Fue un católico de los pies a la cabeza, a machamartillo. Por ello, también fue un activísimo propagandista católico, en realidad un gran evangelizador. Donde quiera que fue siempre llevó a Jesús y a la Santísima Virgen en el alma, en la mente, en el corazón y en la boca. Jamás pecó de respeto humano ante nadie. Miembro de numerosas organizaciones católica a lo largo de su vida, fue alma de la Unidad Católica de España, editando además personalmente su revista Siempre P´lante que confeccionaba en su totalidad.

Fue además, y como es lógico, un gran patriota. Miembro y dirigente de Fuerza Nueva sufrió sendos intentos de atentado contra su vida y bienes de parte de los «demócratas de toda la vida».

Original de José Luis Díez Jiménez

José Luis fue un hombre de una cultura enciclopédica. Escritor prolífico de libros y artículos siempre para dar testimonio de nuestra Santa Fe y defender a España. Fundó la web Radio JLD canal en el que colgó numerosos videos que elaboraba él sólo y de cabo a rabo con unos medios escasos que costeaba de su bolsillo y a los que dedicaba largas horas de trabajo, vídeos siempre acertadísimos en forma y fondo; últimamente Youtube le censuró muchos por su contenido patriótico histórico políticamente incorrecto, lo cual llevaba a gala. Fue, además, un dibujante excepcional, así como pintor, algo que no muchos conocen.

El año pasado, al mudarse de casa y no tener sitio en la nueva para ubicarlo como siempre había estado en el jardín de la que dejaba, donó al bar-restaurante Una, Grande y Libre propiedad de Chen Xiangwei, un magnífico busto del Caudillo en bronce –que compró en su día al Ayuntamiento de Boadilla poco antes de que lo fueran a destruir– y un escudo del águila policromado también de bronce que hoy adornan destacando entre otros muchos objetos el citado bar.

En fin, todo lo que se diga de José Luis Díez Jiménez es poco; no hay palabras. Rogamos pues a nuestros seguidores que, como él hubiera querido, sobre todo recen por su alma, ofrezcan Misas por su eterno descanso y griten con nosotros:

¡España: Una Grande y Libre! ¡Viva España! ¡Arriba España!

¡Francisco Franco: Presente! ¡José Antonio Primo de Rivera: Presente!

¡Caídos por Dios y por España: Presentes!

¡Viva Cristo Rey!

A lo que nosotros añadimos hoy: ¡José Luis Díez Jiménez: Presente!

José Luis Díez Jiménez ¡Presente!

20 respuestas a «José Luis Díez Jiménez ¡Presente! In memoriam»

  1. Es una verdadera LÁSTIMA, pues, era uno de mis colaboradores FAVORITOS. Por no decir mi favorito.

    En fin, me ALEGRO por él. Y por DOS razones, además:

    1.- Porque ya está en manos de DIOS -ya está FUERA del dominio del MALIGNO, así como de los AGENTES de éste en la Tierra-.

    2.- Porque va a AHORRARSE lo que está por venir; que será TERRIBLE.
    Hablo, por supuesto, del profetizado régimen del ANTICRISTO, así como del Gran Castigo previo a la Parusía.

    Que Dios le tenga en su Gloria.
    Requiescat in pace. +

  2. He sentido mucho esta marcha… un gran personaje al que yo también he seguido y admirado, así como su magnífica revista siempre pa´lante. Estoy seguro de que en lo espiritual ha logrado los mayores éxitos, teniendo que remar contra corriente en unos años durísimos, en los que sólo unos pocos (ó poquísimos) supieron estar a la altura y no aceptar los corruptos nuevos tiempos y la gran mentira en la que llevamos tantos años. Bravo por él. Bravo por su autenticidad, lealtad, valor y perseverancia… como dijo nuestro Señor, «unos son los que siembran y otros los que cosechan», y ¡vaya si ha sembrado Don José Luis!, con la más bonita y recta intención. Se ha hecho querer, por su pureza y autenticidad, y sobre todo por su fidelidad a Cristo.

    Sus banderas de la UNIDAD CATÓLICA DE ESPAÑA están ahí, para el que se atreva a cogerlas. No son ligeras ni utilitarias, pero son maravillosas. Por mi parte ojalá Dios me dé luz para poner mi granito de arena. Me encantará rezar por él, BRAVO DON JOSÉ LUIS, como dice el devocionario del requeté «para Dios no hay héroes anónimos», y sólo ÉL es lo que nos importa. Que nuestra Santísima Madre le dé la mejor intercesión maternal imaginable, y que todos los suyos y sus maravillosos ideales tengan un futuro magnífico… Un fortísimo abrazo desde esta vida terrenal, seguro que su alma está ya en un sitio muy bueno y muy pronto en la maravillosa e inconmensurable presencia de Dios nuestro Señor.

    PD.
    Un saludo fraterno para su hermano, con quien ya se habrá encontrado… murió por Dios y por España y gracias a ellos estamos nosotros aquí; que esos héroes y mártires de nuestra amada Patria nos ayuden e intercedan para volver a reconquistar nuestra España para Cristo, consagrados también a Su Santísima Madre. Sí, ¡Viva España! ¡Arriba España! ¡Viva Cristo Rey!

  3. ¡¡¡Que pena Dios mío!!!
    Aunque morir es el final de todos los mortales, y en la palabra de Dios confiamos, con la certeza de que la muerte no es el final del camino, la noticia ha sido un mazazo.
    Como bien dice el autor de estas sentidas líneas, José Luis Díez Jiménez, QEPD, además de una maravillosa persona, católico y español ejemplar, era un verdadero polígrafo: magnífico dibujante y pintor, escritor de una cultura enciclopédica y envidiable capacidad de trabajo.
    España pierde un verdadero adalid defensor de su unidad, grandeza y libertad.
    Pero los muertos no mueren mientras alguien los recuerda. Y por ello, cada vez que alguien pronuncie su nombre, quienes lo conocieron personalmente -o a través de su obra- responderán ¡¡¡Presente!!!
    Porque además, aunque él se haya ido para montar guardia en los luceros, queda su obra.
    Y a buen seguro, conociéndola, podemos decir que al igual que El Cid seguirá ganando batallas después de muerto.
    Descansa en Paz, amigo José Luis. Te la mereces sobradamente.
    Y que nosotros no la regamos mientras no recojamos el testigo de tu obra para seguir divulgándola.
    Es el mejor homenaje que podemos hacerte.

  4. Una persona digna de admiración por parte de amigos y enemigos que, como se demuestra, los tenía por ser bueno, patriota, devoto, católico y valiente. ¡Descansa en paz, José Luís!

  5. Que gran pérdida! Y que suerte para él! Ojalá se haya encontrado ya con todos sus seres queridos, entre ellos Franco. Que Dios le tenga en Su Gloria, como merece

  6. Mi gran sentido pésame a la Familia, Allegados y Amistades.
    Prócer Español con Alma de Gigante Caballero, Espada Invencible contra el «Maligno».
    No me atrevo a rezar por Él, ¡¡le pido con humildad y con egoísmo, que Él rece por nosotros pecadores cobardes!!
    Rezo egoistamente, para que como el CID Campeador, gane la última Gran Batalla contra el «Maligno».
    Cataclismo Cultural. Espero que entre sus Familiares, Allegados y Amistades, recojan el TESTIGO imborrable de su paso por este Mundo.
    ¡Excmo Sr Don José Luis, ¡¡Presente!,
    nos encontraremos pronto a la hora del CAFÉ, siempre unidos nos haremos más grandes y libres honrando tu Memoria.
    ¡Muchas Gracias por TODO!.

  7. Muchìsimas Gracias Don Jose Luis por mostrarme aquella España que echè de menos de niño y recordarme la Verdad ,por su inmensa labor.
    Bendito sea.
    Descanse en Paz.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad