Jugada maestra de Rabat: Ceuta y Melilla sentenciadas

Venimos dedicando varios artículos a informar a nuestros lectores, y a los que no lo son, de la estrategia de Marruecos para hacerse con Ceuta y Melilla (en el buscador introducir «Marruecos»). El último paso, toda una jugada maestra, ha sido conseguir que Trump reconozca su soberanía sobre el Sahara ex-español; ojo, y sin dar opción alguna a España que sigue siendo ¡oficialmente administradora! de dicho territorio –por ejemplo, su espacio aéreo es competencia de AENA, bien que se cedió a Marruecos, como siempre–, lo que supone una patada impresionante en nuestro trasero de la que nadie habla.

Que nadie lo dude: lo conseguido ahora por Marruecos es la baza definitiva de la jugada marroquí para robarnos nuestras dos plazas africanas y mucho nos tememos que no hay ya nada que hacer y menos que esperar, dada nuestra putrefacta situación.

Mientras España está cada día más en manos de lo peor que ha producido nuestra nación en toda su historia; mientras los españolitos miran al tendido y canta aquello de «pío, pío, que yo no he sido» aunque les votan y soportan; mientras nuestras élites se hayan cada día más corruptas; mientras nuestras FF.AA. traicionan cada día más, si es que aún cabe, a la patria que han jurado voluntariamente defender en su soberanía, independencia, integridad y ordenamiento constitucional, y mientras España se hunde en el pozo y llegada al fondo opta por escarbar para hundirse aún más, Mohamed VI lleva décadas, a la chita callando y no tan callando, trabajando por su país, pero aún más por dejar a su heredero, Hassan III, una herencia segura, blindada, que le afiance en el trono.

Para ello, viene reforzando aún más sus lazos ya tradicionales –más de medio siglo– con los EE.UU. en aspectos comerciales, pero también, y casi más, en los militares. Aplica una inteligente política interior de pequeños palos y zanahorias con los partidos islamistas que no dejan de ser un tumor por ahora controlado. Asfixia económicamente a Ceuta y Melilla en nuestras narices. Y emplea contra nosotros la más sutil y eficaz arma moderna de destrucción jamás inventada que es el flujo de inmigrantes ilegales que dosifica con tino y audacia.

Y es que todo va encaminado al lógico y, léanlo bien, legítimo derecho del sátrapa marroquí que no es otro que mirar por su país –lo que no hacemos nosotros por el nuestro–, pero más aún por su «casa real» para afianzar en el trono a su hijo cuando él fallezca; lo que puede no estar muy lejos a tenor de las constantes informaciones sobre su posible mal estado de salud.

Rabat ha conseguido ser socio prioritario y referencial de los EE.UU. en África mediante acuerdos económicos, tecnológicos y… militares de una envergadura descomunal, así como logrando una estabilidad interna y coherencia y respeto internacional fuera de serie. Mientras, nosotros, marxistas-leninistas y bolivarianos, hemos pasado a ser todo lo contrario. EE.UU. no quiere islamismo en Marruecos. Nosotros no sabemos ni lo que queremos. Los saharauis les importan un bledo a todos, lógico porque casi nada son, mientras que a los idiotas socialistas y sobre todo a los podemitas, ambos alucinados, parece que les fuera la vida con ellos.

Pero Mohamed VI sabe que las trasmisiones de poder, incluso de tronos, no son fáciles en estos tiempos revueltos. Sabe que tiene no poca y no menos peligrosa oposición en el islamismo que, aunque como hemos dicho controla con mano de hierro en guante de seda, cuando él falte puede muy bien amenazar tanto la estabilidad del país como la supervivencia del régimen monárquico. EE.UU., por su parte, lógicamente, no quiere ni oír hablar de islamistas en lugar y área tan importante desde todo punto de vista. Mientras, nosotros, a lo nuestro, como si nada nos afectara.

Por todo ello, Mohamed VI no ha dudado en jugar la baza no sólo norteamericana, ya antigua, sino incluso la israelí; dicen que el mundo es de Dios, pero que lo alquila a los audaces. A cambio de esa alianza especial con el «imperio» y de su reconocimiento de la soberanía sobre el Sahara, éxito de cara al interior de primer orden –aún en contra de todas las sentencias de los tribunales internacionales y declaraciones de la ONU favorables a los saharauis, que no dejan de ser papel mojado si no son respaldadas por la política exterior yanqui–, Mohamed VI se ha subido al actual y acelerado carro del reconocimiento de Israel por los países árabes que Trump ha impulsado y conseguido; quedan cada vez menos por entrar en dicho club, pues incluso algunos de los que aún no lo han hecho público lo están.

¿Y cómo quedamos nosotros? Pues somos la próxima baza.

Imagen de la Marcha Verde

Igual que la Marcha Verde que afianzó a Hassan II en el trono y que no hizo sin haber contado con el visto bueno previo de los EE.UU., temerosos los norteamericanos entonces de una España en guerra civil tras el fallecimiento de Franco o caída en manos comunistas, que era su preocupación –de ahí su apoyo también al renacer del PSOE–, Mohamed VI prepara a su hijo el éxito «nacional» de «recuperar» Ceuta y Melilla con el visto bueno previo, claro está, de los EE.UU., que creemos que es la parte secreta de lo firmado ahora –siempre hay en todo acuerdo una parte secreta– y la inestimable ayuda del largo brazo israelí; hay de siempre una activa colonia judía en Marruecos y no pocos lazos comerciales judío-marroquíes de siempre. Así, ambas potencias se encargarán de que los islamistas no vayan más allá de lo aceptable en el interior de Marruecos y de que España ni se menee por defender nuestras tan españolas como abandonadas plazas africanas. ¿La fórmula? Puede ser otra «marcha verde», o sea, «civiles» con la amenaza militar detrás, potencial reto bélico ante el que todos sabemos que España claudicará antes de dispararse el primer tiro; puede ser una «revuelta islamista» dentro de las propias ciudades que justifique una «intervención internacional» o vaya usted a saber, pero es seguro que el reconocimiento de Israel por Rabat y del Sahara como parte de Marruecos por EE.UU. sentencia la perdida de Ceuta y Melilla por España, la cual, en su lamentable estado de decadencia galopante y degeneración absoluta nada hará por defenderlas porque… ya es tarde.

Y es que al perro flaco y… tonto, todo son pulgas.


11 respuestas a «Jugada maestra de Rabat: Ceuta y Melilla sentenciadas»

  1. Cuánto despropósito alarmista en el análisis político de la situación. Es cierto que Marruecos ha caído en la Red pirata de EE.UU. e Inglaterra quedando a merced del más puro INTERÉS ECONÓMICO.
    Ceuta y Melilla no están abandonadas ni de España ni de la Unión Europea.
    España no va a abandonar nunca estas ciudades. Otro asunto es que tras el cierre obligado del comercio atípico Marruecos quiera desarrollar otra política aprovechando que dos ciudades plenamente europeas en las fronteras de su territorio den no sólo otra imagen, abandonando el mercado negro sostenido durante años, de manera inhumana, sino dando lugar a nuevas formas de relación que redunde en su beneficio.

    1. Lamento no ser tan optimisma como usted…, o tan mal informado.
      No sé si sabe que la OTAN no incluye entre los lugares a proteger de España, Ceuta y Melilla, los islotes de soberanía española, etc. ¡Creo que, ni siquiera las Islas Canarias, aunque no lo sé con certeza meridian!
      Cuando el asunto del islote de PEREJIL, AZNAR se cansó de pedir ayuda a la UE, que solo nos dió buenas palabras, y a veces ni eso, y como entonces las relaciones con USA eran bastante mejores que ahora, se arriesgó a emprender una acción militar, que tuvo éxito, «y fue ridiculizada por la MIZQUIERDA, faltaría más».
      PERO AHORA HA QUEDADO CLARO QUE MARRUECOS ES EL ALIADO PREFERENTE DE USA EN LA ZONA, Y QUE ESPAÑA NO ES NADA NI NADIE PARA ELLOS…
      ¡Que Dios nos coja confesados!

    2. Estimado seguidor: Si por alarmista es dar la alarma, entonces conformes. Peores cosas se han visto. Ceuta y Melilla están abandonadas desde hace varios gobiernos. Sólo hay que darse un paseo por sus calles o por las de Gibraltar para ver la diferencia. La deriva española se acelera para mal, mientras que la marroquí también pero para bien suyo, claro. La UE, como dice otro comentarista, nada quiere saber de dichas ciudades, como tampoco de Gibraltar… así estamos. Los españoles seguimos creyendo que otros nos van a solucionar nuestros problemas y eso es un grave error. Nuestro peso internacional es cero y eso nos hace fácil blanco de quienes miran por ellos mismos, claro. Tiempo al tiempo. Saludos cordiales

  2. Yo no me preocuparía SOLO por Ceuta y Melilla. La «sentencia» a la que alude este artículo, intuyo que es bastante más EXTENSA de lo que podría pensarse. A fin de cuentas, es lo que se merece un país habitado mayoritariamente por zombis de la especie «¿quehaydelomío?». No tiene nada de extraño la falta de respeto que nos prodigan internacionalmente, cuando nosotros mismos somos los primeros en negarle a nuestra patria la debida consideración.
    Si España se salva de los males mayores que ya se otean en el horizonte, será porque el Cielo tiene otros planes para nuestra nación diferentes de los del N.W.O., no por los méritos del conjunto de los españoles y sus gobernantes.

    1. Con lo de «quéhaydelomio» ya me descubro porque con una sola palabra se describe a la sociedad española, la que ve la SEXTA y vota a Zapatero y cultiva marihuana en su casa.
      Desgraciadamente tiene usted TODA la razón. Como pueblo no hemos podido caer más bajo.

  3. Si la cara es el espejo del alma, que creo que sí, excuso decirles que opino del sátrapa de la foto, que vive más en PARIS que en «su» país, y recalcó lo de «su», pues trata a Marruecos comosi fuese un cortijo particular suyo.
    Por cierto que el hijo tiene también un aspecto inquietante. Parece malvado y depravado. Claro que, de tal palo, tal astilla.
    Sigo sin saber que pasó con la esposa a la que repudió, y que supogo será la madre del hijo de la foto. ¿Alguién sabe si sigue viva, o dónde está encarcelada o vigilada…?

    1. Comentario genial.
      La verdad es que el Rey de Marruecos es feo con ganas, como actor en el festival de cine fantástico y de terror de Sitges sería muy apreciado por los productores, porque con esa cara y ese turbante no hay ni que maquillarlo, se ahorra en maquillaje un buen dinero.

  4. Parece que la historia se vuelve a repetir, pero al revés: «Llora como mujer, lo que no has sabido defender como hombre». (Aunque hoy en día, sobre todo en el centro y norte de Europa, las mujeres son -parecen- más fuertes. España se está destruyendo tontamente. Pero no debe ser esa nuestra gran preocupación. Jesucristo ha anunciado ya en Talavera, tres días de Tinieblas y un gran TERREMOTO de ocho horas de duración, poco antes del comienzo de una guerra nuclear.
    ¿Que cuándo acontecerá? Los mensajes citan: «España sufrirá CINCO años de hambre, antes del Fin de los Tiempos».
    (¡Calculen ustedes!). Mensajes: https://viaamara.wixsite.com/josgar/post/tinieblas

  5. Los mensajes responsabilizan al clero – almas consagradas -, de haber dejado que España se perdiera. El Padre Eterno concedió CUATRO AÑOS, 1985-1988, para pedir perdón allí, y así evitar el Castigo generalizado a la Tierra. Son los llamados AÑOS del PERDÓN. ÉL nos hubiera perdonado a todos, y no habría Castigo. Pero el clero y la ciudad entera, desperdició esta grandísima oportunidad, y tachó este maravilloso evento de delirio colectivo, cosa que de ninguna manera era. Y lo podían haber comprobado muy fácilmente, yendo allí humildemente, arrepentidos, con ganas de pedir perdón y de aprender. El vidente y su familia sufrieron desprecios, burlas, escarnios, difamaciones y calumnias. Soportándolo todo con mucho amor, (sobre todo el vidente), con mucha paciencia y resignación.
    Y así está ahora España. ¿Qué podemos esperar? Solo el Castigo merecido:
    https://viaamara.wixsite.com/josgar/post/tinieblas

  6. Este asunto tiene, como las monedas, dos caras… y el canto.
    Una de las caras es que el Gobierno de España carece de política exterior medianamente seria, y que somos, como país, una basura. Oir al Almirante López Calderón, AJEMAD de la Armada es para llorar, pero oir a los «militares» que han comentado en el artículo del pasado 30 de noviembre sobre el Almirante Memo, saliendo en defensa de lo indefendible, demuestra la nula moral militar de una parte de los cuadros de oficiales. Si estos tíos son los que han jurado dar la vida por España, estos que no darían por España ni un brick de leche que tuvieran en la despensa, no sé, mal vamos con este material.
    Un Rey florero que ni está ni se le espera ni para este tema ni para ningún otro, un Gobierno de enajenados y talibanes que cuando la gente se dé cuenta en la ratonera que los han metido se van a enterar bien, y luego querrán que les llene el carrito de la compra la parroquia. Un pais podrido hasta la médula que no hay una sola institución que se salve, y las televisiones del sistema ridiculizando al Presidente Donald Trump desde que abren la emisión hasta que la empalman con el día siguiente. La pandemia de España no la hemos visto ni nos hemos enterado de la misa la media porque se ha ocultado todo lo que han podido, pero la de EEUU, sus muertos etc. etc. de eso bien que nos hemos enterado en los telediarios y nos han suministrado imágenes sin escatimar día tras día como si enEspaña no pasara nada y todo sucediera en los EEUU.
    Por tanto el reconocimiento de Donald Trump siendo un error, es a lo que España ha estado comprando papeletas desde hace 30 años, pero ahora ya las compraba por talonarios enteros. Le han estado metiendo el dedo en el ojo al Presidente Norteamericano y ha llegado un momento en que se ha hartado y nos ha devuelto el golpe. Estas son las consecuencias de tener un Gobierno como el que tenemos , un Jefe de Estado que no modera el funcionamiento de las instituciones, como marca la Constitución, sino que las instituciones lo mandan a por tabaco y él va, y las consecuencias de que no haya una televisión libre que informe de manera independiente y al servicio del interés general de España donde esto se habría denunciado.

    Además de la cara de España, comunista y antiamericana, luego está la cara de los propios EEUU. EEUU es un muy mal amigo y un mal aliado. Lo saben de sobra los vietnamitas del Sur, y muchos otros. En 1898 nos llevó a una guerra para robarnos nuestras provincias de ultramar. Fue para robar, no lo llamemos de otra manera. En 1941 organizó lo de Pearl Harbour para poder presentar a su opinión pública contraria a la guerra, un casus belli ineludible con el que poderse meter en la guerra y salvar a Tio Joe (José Stalin), para impedir que Japón pudiera unir sus fuerzas a Alemania en la guerra contra la URSS. No lo digo yo, lo dicen los Almirantes norteamericanos de la época, incluido el de la Base de Pearl Harbour que lo utilizaron como carne de cañón o como cabra para cazar el tigre al modo de la India. Por supuesto de esto no se hacen películas porque la industria cinematográfica está en poder de los que estaban en este complot belicista.
    Las consecuencias una guerra de proporciones dantescas, toda Europa destruida, media Europa 50 años dentro del telón de acero etc. etc, y ahora vemos cómo ha quedado Europa, porque si España está podrida, Europa está pagando muy caro su guerra contra Alemania, tan caro que en pocas generaciones habrá moros pero no europeos, las naciones de Europa habrán desaparecido.
    Y además de ser un mal amigo no se le podía decir nada a EEUU porque Blas Piñar lo hizo con su artículo «Hipócritas» y no le cayó bien porque las verdades ofenden.

    Es verdad que Marruecos así de principio puede ser un aliado más fiable de los EEUU que España, pero eso dura lo justo que un cubito de hielo al sol del verano, porque EEUU, al menos la parte sana de esa Nación americana, representa el Mundo Occidental, en el sentido que esa expresión tenía en la Guerra fría, y dificilmente Marruecos puede representar la Civilización Occidental más y mejor que España cuando es una monarquía medieval , que en muchos aspectos está todavía en el siglo XI. Está cantado que el aliado le saldrá rana más pronto que tarde. España, en este sentido, por su base cultural, cristiana, étnica, política etc. es un aliado mucho más fiable a largo plazo, por mucho que ahora esté gobernada por lo peor, en parte porque el sistema que tenemos lo impusieron los propios norteamericanos, asesinando al Presidente del Gobierno Carrero Blanco y promocionando al PSOE y todo el proceso de la Transición que discurrió como previamente fue diseñado por ellos mismos. A mí tampoco me gusta la España de hoy pero la España de hoy es la que han hecho, entre otros, los servicios secretos norteamericanos.

    Y luego además de las dos caras de la moneda, tenemos el canto de la moneda, y ese canto es el Rey de España, creo que está demostrando con creces que es un mal Rey. Hacen mal quienes lo defienden a ultranza por la dicotomía Monarquía o República. Se puede estar a favor dela monarquía pero reconocer que Felipe VI no se implica en los problemas de España, no ejerce su papel constitucional de JEFE DEL ESTADO que aquí se le ha olvidado a todo el mundo empezando por él mismo que él es el Jefe del Estado, con todo lo que ello representa. Que es verdad que no posee las atribuciones de un rey absolutista, pero eso tampoco puede convertirlo en el «limpiaventanas» del gobierno y de toda la izquierda. Ni una cosa pero tampoco la otra.
    Yo tengo un sentido de la amistad, no soy como esa gente vacía que aparentan tener muchos amigos y luego no tienen ninguno verdadero, yo prefiero amistades menos abundantes pero más auténticas. Desde este punto de vista, los EEUU son un mal aliado, sus relaciones se basan en la prepotencia y en el puro interés económico de su clase financiera, cuando deberían basarse en la Justicia. Fue una pena que los Alemanes no les partieran la cara más de como se la partieron, que no fue poco dada las desproporción de fuerzas, habría servido para que hicieran un poco de autocrítica. Y es una pena que nosotros no le diéramos una lección a Marruecos en 1975 cuando podríamos haber caído sobre ellos como un carro sobre un cartón de huevos. Que se critique al Rey Juan Carlos sobre si se ha llevado dinero cuando el reproche del dinero debería quedar en muy segundo plano por otros reproches más trascendentes de carácter nacional que cabría hacerle, entre ellos la traición a España y a las FFAA en el tema del Sahara, y luego hacerse íntimo con el Rey Hasan II llamándole su hermano mayor, despues de la sangre que había hecho derramar de soldados españoles y de robarnos el Sahara. Eso sí que es para quitarle la nacionalidad española y no las comisiones por el AVE a la Meca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad