La agonía de Occidente

Serguei Lavrov suele comparar a Occidente con una fiera herida. Y estima que es mejor ‎no provocarlo para evitar que destroce todo en un ataque de locura. Es mejor ‎guiarlo en paz hacia el cementerio. Pero Occidente no lo ve de la misma manera. ‎Washington y Londres están embarcados en una cruzada contra Moscú y Pekín. ‎Rugen constantemente y parecen dispuestos a todo. Pero, ¿qué pueden hacer ‎en realidad?‎

La cumbre del G7 en Baviera y la de la OTAN en Madrid iban a anunciar el castigo de Occidente ‎contra el Kremlin por su «operación militar especial en Ucrania». Pero, aunque la imagen que ‎se ha resaltado ha sido la de una unidad entre las potencias occidentales, la realidad muestra ‎que esas potencias están desconectadas… de las realidades, que han perdido audiencia en el mundo entero y que, ‎en definitiva, están ante el fin de su hegemonía. ‎

Mientras los occidentales se convencen a sí mismos de que lo que está en juego es Ucrania, ‎el mundo los ve atrapados en la «trampa de Tucídides» [1]. ‎‎¿Seguirán las relaciones internacionales organizándose alrededor de ellos o acabarán siendo ‎finalmente multipolares? ¿Se liberarán los pueblos hasta ahora sometidos y alcanzarán la ‎soberanía? ¿Será posible pensar de una manera que no sea en términos de dominación global y ‎dedicarnos todos al desarrollo de todos?‎

Cumbre G7 en Elmau

Los occidentales han imaginado, alrededor de la «operación militar especial» rusa en Ucrania, ‎una narrativa que no menciona lo que ellos mismos han hecho desde la disolución de la Unión ‎Soviética. Prefieren olvidar que sus países firmaron la Carta de Seguridad Europea –también ‎conocida como la Declaración de Estambul de la OSCE. Prefieren olvidar también que ‎ellos mismos violaron lo estipulado en ese documento metiendo uno a uno en la OTAN a todos ‎los ex miembros del Pacto de Varsovia y a varios de los nuevos Estados postsoviéticos. Tampoco quieren recordar que ellos mismos derrocaron el gobierno ucraniano en 2004, ni el golpe ‎de Estado mediante el cual instauraron en Kiev un régimen de nacionalistas banderistas, ‎en 2014. Sin hablar de todo ese pasado, atribuyen todos los males a Rusia y se niegan a ‎cuestionar lo que ellos mismos hicieron anteriormente, consideran que sólo “aprovecharon” ‎ciertas coyunturas y estiman que sus victorias pasadas les confieren derechos. ‎

Para sostener esa narrativa imaginaria, los occidentales recurren a la censura de los ‎medios rusos en sus propios países. En otras palabras, los occidentales se venden como «demócratas»… pero ‎más vale censurar las voces discordantes que tener que mentir. ‎

Todas las potencias occidentales abordan, unánimemente, el conflicto ucraniano convenciéndose ‎a sí mismas de que tienen el deber de juzgar, condenar y sancionar a Rusia. Han chantajeado a los ‎países más pequeños para imponer en la Asamblea General de la ONU un texto que parece darles ‎la razón. Y ahora planean desmantelar Rusia, como antes lo hicieron con Yugoslavia y como ya ‎han tratado de hacerlo con Irak, Libia, Siria y Yemen, mediante la estrategia Rumsfeld-Cebrowski ‎‎ [2].‎

Para lograr ese objetivo han comenzado a aislar a Rusia de la finanza internacional y del comercio ‎mundial, le han cortado el acceso al sistema SWIFT y a Lloyds, impidiéndole no sólo comprar y ‎vender sino también garantizar el transporte de sus mercancías. Están tratando de provocar el ‎derrumbe económico de la Federación Rusa. De hecho, el 27 de junio pasado, la agencia Moody’s ‎declaró a Rusia en default (impago) [3]. ‎

Pero nada de eso ha tenido el efecto esperado… porque todo el mundo sabe que las arcas del Banco ‎Central ruso están llenas de divisas y de oro. En realidad, Rusia pagó los 100 millones que tenía ‎que pagar pero no pudo transferirlos a Occidente… por causa de las sanciones occidentales. ‎Así que Moscú puso ese dinero en una cuenta en espera de que los acreedores busquen ‎la manera de tener acceso a esos fondos. ‎

Mientras tanto, la Federación Rusa, que ya no recibe pagos de los occidentales, ha comenzado a ‎vender sus productos, específicamente sus hidrocarburos, a otros compradores, principalmente ‎a China. Como los pagos ya no pueden efectuarse en dólares, Moscú está cobrando en otras ‎monedas. Por consiguiente, los dólares que los clientes de Rusia utilizaban antes para pagar los ‎productos rusos están regresando a Estados Unidos.

Ese proceso ya estaba en marcha desde ‎hace años pero las sanciones unilaterales occidentales lo han acelerado bruscamente. La enorme ‎cantidad de dólares que están regresando a Estados Unidos –y acumulándose allí– está desatando ‎una imponente alza de precios en suelo estadounidense. La Reserva Federal trata de hacer todo ‎lo posible por desviar una parte del alza de precios hacia los países de la eurozona. Resultado: el ‎alza de precios se propaga a toda velocidad por todo el oeste de Europa. ‎

A todas estas, el Banco Central Europeo (BCE) no es una entidad concebida para favorecer el ‎desarrollo económico. Su misión primordial consiste en manejar la inflación dentro de la Unión ‎Europea. Al comprobar que no tiene como frenar el brusco aumento de los precios en Europa, el ‎BCE trata de utilizar esa tendencia para reducir su propia deuda. Así que el Banco Central ‎Europeo está invitando los Estados miembros de la Unión Europea a compensar, mediante ‎reducciones de impuestos y subvenciones, el repentino derrumbe del poder adquisitivo de sus ‎‎“ciudadanos europeos”. Pero eso es caer en un círculo vicioso: al ayudar a sus ciudadanos, ‎los países miembros de la Unión Europea se entregan –atados de pies y manos– al Banco ‎Central Europeo, se encadenan todavía más a las deudas de Estados Unidos y se empobrecen ‎aún más. ‎

Esta espiral inflacionista no tiene puerta de salida. Es la primera vez que Occidente se ve ‎obligado a “tragarse” los dólares que Washington ha venido imprimiendo alegremente durante ‎décadas. El alza de precios en Occidente corresponde al costo de los gastos del imperio yanqui ‎durante al menos los últimos 30 años. Es ahora cuando Occidente se ve obligado a pagar ‎lo que costaron sus guerras contra Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, Siria y Yemen. ‎

Hasta ahora, Estados Unidos mataba a todo aquel que amenazaba la supremacía del dólar. ‎Colgaron a Saddam Hussein y saquearon el Banco Central iraquí. Torturaron y lincharon a ‎Muammar el-Kadhafi –quien estaba preparando el lanzamiento de una moneda única panafricana– ‎y saquearon el Banco Central libio. Las enormes reservas que esos Estados petroleros habían ‎acumulado durante años “desaparecieron” sin dejar rastro. Sólo se vio algunos militares ‎estadounidenses partir con decenas de miles de dólares, a menudo envueltos en sacos plásticos ‎usualmente destinados a envolver la basura. Al excluir a Rusia de los intercambios en dólares, ‎Washington no ha hecho otra cosa que provocar lo que tanto temía: el dólar estadounidense ‎ha dejado de ser la divisa de referencia internacional. ‎

La mayoría del resto del mundo no es ciega. Viendo lo que sucede muchos corrieron a participar ‎en el Foro Económico de San Petersburgo y después trataron de inscribirse en la cumbre virtual ‎de los países del BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica). Esa mayoría se da cuenta ahora –‎un poco tarde– de que Rusia inició la «Asociación de Eurasia Ampliada» en 2016 y de que ‎el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, hizo el anuncio en ese sentido, ante la Asamblea ‎General de la ONU, en septiembre de 2018 [4]. ‎

Durante 4 años, se han construido muchos kilómetros de carreteras y de vías férreas para ‎integrar a Rusia en las nuevas «rutas de la seda» concebidas por China. Eso ha permitido ‎redireccionar –en sólo meses– los flujos de mercancías. ‎

El reflujo de los dólares estadounidenses y el redireccionamiento de los flujos de mercancías están ‎acentuando además el alza de los precios de la energía. Rusia, uno de los primeros exportadores ‎de hidrocarburos de todo el mundo, está viendo sus ingresos aumentar considerablemente en ‎ese sector. La moneda rusa –el rublo– goza de mejor salud que nunca. En un esfuerzo por ‎revertir esa tendencia, el G7 acaba de fijar un precio tope para el gas ruso y para el petróleo ‎ruso. En otras palabras, el G7 acaba de ordenar a la «comunidad internacional» que no acepte ‎pagar más caro por los hidrocarburos que necesita desesperadamente. ‎

Pero es evidente que Rusia no piensa permitir que Occidente fije los precios de los productos ‎rusos. Quien no quiera pagarlos al precio del mercado… sencillamente no podrá obtenerlos y ‎parece muy poco probable los clientes potenciales se priven de lo que necesitan ‎sólo para complacer a Occidente. ‎

El G7 trata de organizar su supremacía, al menos en el plano intelectual [5]. Pero eso ya no funciona. El viento sopla ahora en otra dirección. Se han ‎acabado los cuatro siglos de hegemonía occidental. ‎

Desesperado, el G7 se ha comprometido a resolver la crisis mundial de los alimentos… que es ‎resultado de su propia política. Los países afectados saben perfectamente lo que valen los ‎‎“compromisos” del G7. Todavía están esperando por el famoso gran plan de desarrollo para ‎África, entre otras muchas promesas occidentales. Esos países saben que Occidente simplemente ‎no puede garantizarles fertilizantes nitrogenados o potásicos, pero se empeña en impedir Rusia los venda. Las famosas ayudas del G7 –tan útiles como una venda en una pierna plástica– no tienen otro ‎objetivo que hacerlos esperar y tratar de evitar que se cuestionen los sagrados principios del ‎libre comercio.

La única opción posible para mantener la dominación occidental es la guerra. La OTAN tendría ‎que lograr destruir Rusia, como Roma cuando arrasó Cartago. Pero, ya es tarde para eso. ‎Las fuerzas armadas de la Federación Rusa disponen de sistemas de armas mucho más ‎sofisticados que Occidente. Y ya los pusieron a prueba en Siria, desde 2014. Rusia tiene ‎lo necesario para aplastar a sus enemigos en cualquier momento. En 2018, el presidente ‎Vladimir Putin mostró a los parlamentarios rusos los sorprendentes progresos de su industria ‎bélica [6].‎

Cumbre de la OTAN en Madrid

La cumbre de la OTAN en Madrid fue una linda operación de comunicación [7]. Pero probablemente fue también el canto del cisne. Los 32 miembros de la OTAN ‎proclamaron su unidad con la desesperación de quienes temen a la muerte. Como si nada, ‎adoptaron primero una estrategia para dominar el mundo durante los 10 próximos años, ‎señalando el «crecimiento» de China como una fuente de preocupación [8], lo cual equivale a ‎confesar que el objetivo de la OTAN no es garantizar la seguridad de sus miembros sino ‎más bien dominar el mundo. Seguidamente, abrieron el proceso de adhesión de Suecia y ‎Finlandia y se plantearon además la posibilidad de acercarse a las fronteras de China, con una ‎eventual adhesión de Japón. ‎

El único incidente, rápidamente puesto bajo relativo control, fue la presión turca que obligó a ‎Finlandia y Suecia a condenar el PKK [9]. Incapaz de enfrentar la presión ‎de Turquía, Estados Unidos abandonó a sus aliados –los mercenarios kurdos en Siria y sus líderes ‎en el extranjero. ‎

También se decidió multiplicar por 7,5 la Fuerza de Acción Rápida de la OTAN, haciéndola pasar ‎de 40 000 a 300 000 efectivos, y estacionarla en la frontera con Rusia. Con esa decisión, los ‎miembros de la OTAN vuelven a violar los compromisos ya contraídos y estipulados en la Carta de ‎Seguridad Europea ya que amenazan directamente a Rusia. ‎

España la más derrotada. Lo dice su bandera boca abajo

Mientras tanto, el Pentágono ya está haciendo mapas sobre el desmantelamiento de Rusia que ‎espera concretar. ‎

El ex embajador de Rusia ante la OTAN y actual director de Roscosmos, Dimitri Rogozin, ‎respondió a esas elucubraciones publicando en su cuenta de Telegram, las coordenadas de tiro ‎de los centros de decisión de la OTAN –incluyendo las del centro de convenciones de Madrid ‎donde estaban reunidos los jefes de Estado y/o de gobierno de esa alianza militar [10]. ‎

No hay que olvidar que Rusia ya dispone de vectores hipersónicos, actualmente imposibles de ‎interceptar, capaces de poner en sólo minutos una o más cargas nucleares encima de la sede de ‎la OTAN, en Bruselas, e incluso en el Pentágono, en Washington. Y, para que nadie se ‎equivoque, Serguei Lavrov, precisó –refiriéndose a los discípulos de Leo Strauss, sólidamente ‎posicionados en la cúpula de Washington– que las decisiones militares de Occidente ni siquiera ‎son cosa de los militares sino que se toman en el Departamento de Estado estadounidense, ‎lo cual implica que ese pudiera ser el primer blanco. ‎

Se imponen entonces varias interrogantes. ¿Están dispuestos los dirigentes occidentales a jugarse ‎el todo por el todo? ¿Asumirán el riesgo de desatar una Tercera Guerra Mundial –sabiéndola ‎perdida de antemano– únicamente para no hundirse solos?‎

Para vontairenet

[1Destined For War: Can America ‎and China escape Thucydides’s Trap?, Graham T. Allison y Houghton Mifflin Harcourt, 2017.

[2‎«El proyecto militar de Estados Unidos para el ‎mundo» y «La doctrina Rumsfeld-Cebrowski», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 22 ‎de ‎agosto ‎de 2017 y 25 de mayo de 2021.‎

[3“Government of Russia: Missed coupon payment ‎constitutes a default”, Moody’s, 27 de junio de 2022.

[4Remarks by Sergey Lavrov to the 73rd Session of ‎the United Nations General Assembly”, por Serguei Lavrov, Voltaire ‎Network, 28 de septiembre de 2018; «ONU, nacimiento del mundo postoccidental», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 2 de octubre de 2018.

[5«Communiqué des ‎chefs d’Etat et de gouvernement du G7 d’Elmau», Réseau Voltaire, 28 de ‎junio de 2022.

[6Vladimir Putin Address to the Russian Federal Assembly” por ‎Vladimir Putin, Voltaire Network, 1º de marzo de 2018; «El nuevo arsenal nuclear ruso restaura la bipolaridad del mundo», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 6 de ‎marzo de 2018.

[7«Los elementos claves de la Cumbre de la OTAN de 2022 en Madrid», Red Voltaire, 29 de junio ‎de 2022.

[8«OTAN 2022 Concept ‎Stratégique», Réseau Voltaire, 29 de junio de 2022.

[9Turkiye, Sweden, Finland Memorandum”, Voltaire Network, 28 de junio de 2022.

[10«Rusia amenaza los centros de decisión ‎de Occidente», Red Voltaire, 28 de junio ‎de 2022.

6 respuestas a «La agonía de Occidente»

  1. Artículo tan interesante como inquietante.
    Recuerda demasiado el proceso mediante el cual se llegó a la GM II
    ¿Se estará fraguando la tercera?
    En el primer tercio del S. XX se indujo a un Tercer Reich “desobediente” a embarcarse en un conflicto que degeneró en guerra mundial.
    Y que sirvió, al derrotarlo, para mantener la supremacía mundial de Londres-Washington “y asociados”
    ¿Se está ahora buscando lo mismo, al ponerle un dogal económico y militar a la Rusia post-soviética que cuestiona el NOM, como hizo la Alemania del Tercer Reich?
    El autor da por hecho que ahora “los mismos” no podrán hacer hacer lo mismo…. dada la potencia de Rusia.
    Una consideración final.
    El autor utiliza el “eufemismo”“occidente” para no llamar a los inductores de la GM II y posible GM III por su nombre.

    1. «El autor utiliza el “eufemismo”“occidente” para no llamar a los inductores de la GM II y posible GM III por su nombre».
      En efecto, el eufemismo sustituye a las élites de Inglaterra y USA.
      Quien lo dude de que van a por la III sólo tiene que ver la situación de Alemania, que para quien conoce esa admirable nación, por haber vivido entre ellos muchos años como uno más, no puede sino suscitar una enorme tristeza y una grandísima pena. Alemania, la RFA, carece por completo de soberanía, ni siquiera el deplorable estado de sus fronteras puede decirse que corresponda a la definición del estado nación clásico, tal como se demostró en septiembre de 2015 y desde entonces sin parar el deterioro. Alemania desde mayo de 1945 permanece como país ocupado y cualquiera que sean las decisiones que tome el gobierno federal y la cancillería son decisiones mediadas por USA y, para más inri y humillación a los alemanes, por la Puta Zorra de Albión, por esos infectos piratas ingleses tan ladrones como asesinos. Alemania ha gastado una fortuna desorbitada en la construcción de dos gasoductos de una sofisticación técnica desconocida hasta la fecha, -hay que recordar que la primera explotación y conducción seria del gas en Rusia la hicieron los alemanes del este (RDA)-, y lo hizo aparentando olvidar lo que es su verdadero papel en el mundo: el de nación ocupada.
      Trump se limitó a sugerirlo, en la cuestión del gas y el presupuesto de defensa, con veladas amenazas convencido de que sería posible negociar con los alemanes sin llegar a la imposición. El perro criminal que figura a la cabeza de aquellos que le dieron el «golpe» a Trump, ese degenerado baboso de Biden, ese representante de la mafia globalista Anglo, no se anduvo con rodeos y como el vulgar mafioso que es ese perro sarnoso, amenazó directamente al canciller con un, tú el gas me lo vas a comprar a mi al precio que yo te imponga, y de paso le recordó al antiguo confidente de la Stasi, cuál es su verdadero puesto en la UE: Lacayo mayor de la Casa Blanca que responde ante USA e Inglaterra de que, primero, se cumplan las órdenes que el primero de y el segundo transmita, y, segundo, que haya tranquilidad, es decir, sumisión absoluta, entre la inmunda masa de imbéciles esclavos europeos, que pastorean los medieros y echan de comer y amaestran los mandilones de diversas cuadras encaramados al poder en los diferentes rediles, -que de naciones soberanas nada-, que forman la inmunda farsa que llaman UE. Sholz, que para eso está, hace lo que le mandan.
      Esta bufonada, esta farsa, ese grupito de mierdecillas que siempre han sido los Países Bálticos, germanos con complejo de inferioridad porque sus paisitos son poco más que castañas pilongas, y Polonia, a la que por algo llamó Churchill la hiena de Europa, han vuelto por donde solían y están dispuestos y animados a servir de provocadores para una III matanza generalizada, para lo que no les importa abrazarse, creyéndose que así sacarán tajada de esa tragedia eslava que es la Ucraniana, al payaso de «Celedonsky», ese puto títere criminal de guerra que anima a sus soldados a filmarse torturando prisioneros rusos; el último éxito es de antier y allí se ríen haciendo pronunciar un palabrejo ucraniano a un soldado ruso al que para recordarle sus fallos de pronunciación le arrean sucesivas descargas eléctricas que hacen al prisionero aullar de dolor y revolcarse por el suelo, mientras los valientes soldados de Celedonsky, de la OTAN, porque lo son de la CIA, del MI6 y del SAS, se carcajean.
      Añadamos a la bufonada, a la farsa pseudodemocrática, los disparos con fuego real contra los agricutores holandeses, más la guerra civil larvada que vive Francia, junto con los mierdecillas cipayos que mandan los ejércitos de parada que en su mayoría forman la OTAN, -organización criminal y bandera de conveniencia, conviene recordar-, especializada en destruir naciones a capricho, en masacrar a la población civil, sea por persona interpuesta o directamente, como hicieron respectivamente la marrana de la Hilaria en Siria y ese imbécil criminal de guerra de Solana en Serbia, y en atentados de falsa bandera y crímenes de guerra ejecutados con disimulo (qué casualidad que la petición de llevar el caso de Bucha al Consejo de Seguridad lo vetara Inglaterra ¡qué casualidad!), que no ha ganado una sola guerra en toda su asquerosa historia, y coronemos todo ello con la auténtica piara de canallas y gentuza de la más baja estofa que se han hecho los amos de la prensa, del llamado 4º poder, esto es, los inmundos medieros que tan ricamente hozan en y viven de la patraña, prestándose voluntariamente a servir como arma de guerra (psicológica) contra la propia población a la que dicen servir (impunemente al parecer, porque no se oye a nadie que proponga exigir responsabilidades a semejante piara de farsantes y gentuza), y entonces, paremos por un momento y preguntémonos, con todos esos elementos, qué puede salir mal en Europa.

      1. He leído con detenimiento su extenso comentario con el cual coincido en sus líneas maestras.
        También coincido con el pesimismo que destila, y corrobora al final.
        Solo tengo una esperanza: Que al final se haga realidad una profecía:
        Si “ellos” consiguen poner nuevamente al Mundo en contra de Alemania, eso no significará el fin de Alemania… sino el fin del poder de “ellos”
        Y habida cuenta que finalmente si consiguieron poner al Mundo en contra de Alemania, y la derrotaron
        ¿Habrá llegado el momento de que se cumpla la segunda parte del vaticinio?
        ¿Será la “Santa Rusia” -tras librarse del marxismo, criatura de “ellos”- la que haga la justicia histórica que subyace en la profecía?
        Dios así lo quiera.

        1. Gracias por su respuesta. Yo rezo porque se cumpla afirmativa la cuestión que Vd. propone al final. Es más, estoy seguro que más de cuatro alemanes hacen otro tanto mientras pronuncian las sublimes palabras de esperanza del «Padre Nuestro»:
          «Vater unser im Himmel,
          geheiligt werde dein Name.
          Dein Reich komme.
          Dein Wille geschehe,
          wie in Himmel so auf Erden.»

  2. Bueno, tiene que pasar algo tremendo; desde que Cristo anduviera entre nosotros se nos viene diciendo. Recordemos: «…se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá en diversos lugares hambre y terremotos. Todo esto será el comienzo de los dolores de alumbramiento. Entonces os entregarán a la tortura y os matarán, y seréis odiados de todas las naciones por causa de mi nombre».

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad