La Armada Española deja de serlo y por eso escupe sobre sus héroes

Antonio Martorell
Carlos Martínez-Mellero

La Armada Española, por ordeno y mando del Almirante Antonio Martorell Lacave (a) «Nosferatu», actual AJEMA, ha dejado de serlo, es decir, que a partir de ahora será sólo la Armada (¿?) a secas; y por supuesto con el visto bueno del JEMAD, Almirante Teodoro «Memo» López Calderón, la sumisión del 2º AJEMA, Almirante Carlos Martínez-Merello y Díaz de Miranda (que más parece conserje que Almirante) y el alborozo de la ministro Margarita Robles (a) «La mofletes» y «La bien investigá», así como de su «estado mayor» de feministas paniaguadas que la rodean cual guardia pretoriana, todas ellas nada femeninas pero sí radicales marxistas-leninistas antinacionales y totalitarias.

Y es que este marinero de agua dulce, grumete de tres al cuarto y vulgar polizonte que es el Almirante Antonio Martorell, al cual en mejores épocas le habrían pasado por la quilla, no ha tenido otra cosa que hacer que dedicar su tiempo, que pagamos todos con nuestros impuestos, a emitir la siguiente directriz (AQUÍ), que firma sumisamente, cómo no, el TCol. Secretario Ignacio Pita da Veiga Sanza (¡si alguno de sus ancestros levantara la cabeza!), la cual se encuadra en el marco de la inminente publicación del Manual de Imagen Corporativa de la Armada… que fue Española y ya no lo será. Triste y penoso hecho, muestra de lo mal que están nuestra FAS, a las cuales han convertido y se gestionan como si de una empresa cualquiera se tratara, y por ello necesitada de «imagen corporativa», o sea, de mera y casi siempre engañosa publicidad, al igual que ha ocurrido con el Ejército de Tierra cuando no hace tanto se convirtió en «Marca Ejército» que es más de lo mismo de lo que ahora pretende la Armada Española.

Hubo tiempos en que la vocación y profesión de marino y marinero no necesitaban de «imagen corporativa» alguna, porque bastaba y sobraba con el glorioso pasado de nuestra Armada Española; tampoco el Ejército de Tierra era una «marca», sino el depositario de unas tradiciones e historia nunca igualadas por ningún otro. Hoy, en cambio, la Armada Española reniega de su más importante blasón, el de «Española» (y el Ejército de Tierra se reduce a mera «marca») y… por eso escupen sus héroes, porque…

Monumento a Lois García en la calle que llevaba su nombre

Sí, porque hemos conocido que los Almirantes citados, que lo son sólo de nombre y que visten indigna y deshonrosamente tan sagrado uniforme –sólo en los buques y acuartelamientos porque no se atreven a lucirlos por las calles–, han decidido retirar el nombre de las calles que tenían dedicadas en el Arsenal del Ferrol del Caudillo a nueve ilustres marinos y marineros, a nueve héroes que lo dieron todo por España y por su Armada Española, como fueron: Almirante Fernández Martín, Almirante Vierna, González Llanos, Salvador Moreno, Marqués de Alborán, Soldado Lois, Crucero Baleares (sí, también a tan insigne navío), Cándido Pérez y Almirante Honorio Cornejo; escupiendo así estos marinos paniaguados y mentecatos de ahora sobre su sublime memoria y heroicidad donde las haya, al igual que han hecho con tantos otros.

Y es que esta caterva de cobardes y traidores por mucho que ostenten (¿o será que detentan?) tan altos galones, no sólo no se enorgullecen de sus más grandes y heroicos predecesores, sino que incluso se avergüenzan y reniegan de ellos públicamente, escupen sobre su memoria y hazañas, y siegan la raíz de nuestras FAS que es su sangre y heroicidad que forman los cimientos de la Armada Española, como la del Ejército de Tierra y la del Aire, todos los cuales han convertido en burdas ong,s al servicio, cual mercenarios, de intereses extranjeros abandonando a España, a la Patria, a su mala suerte, dejando pisotear su independencia, soberanía, integridad, e incluso su actual ordenamiento constitucional, habiendo convertido la disciplina y obediencia en vil sumisión, demostrando que carecen de vocación y patriotismo y que lo único que les importa es «hacer la carrera».

Manuel Lois García

Semblanza del soldado Manuel Lois García

Hijo de José Franqueíra Franco y de Dolores Lois Villaverde. Soltera. De familia muy modesta. Fue jornalero agrícola desde los trece años de edad. Fuerte complexión física, aunque de poca altura, fue por ello eximido de cumplir el servicio militar. No obstante, al iniciarse la Guerra Civil fue llamado a filas, bien que sólo útil para servicios auxiliares. 

El 2 de Octubre de 1936 embarcó en el crucero “Baleares”, buque que a principios de 1937 pasó a operar en el Mediterráneo, asignándose a Lois el puesto de telefonista del montaje de cañones cañón nº 4 de 120 mm. 

A las 10:15 del 7 de Septiembre de 1937, cerca de la costa argelina, el Baleares avistó un convoy frentepopulista compuesto por cuatro vapores escoltado por los cruceros Libertad y Méndez Núñez, junto con otros siete destructores procedente de Argel con importante material de guerra y destino a Cartagena y Alicante. A el baleares acepta el reto y comienza el combate. A las 10:56 recibe un primer impacto del “Libertad” y al poco otro segundo. Como consecuencia de la metralla se incendia la cámara donde se almacenaban proyectiles iluminantes produciéndose una fuerte explosión.

Placa del monumento: «Condecorado con las Cruz Laureada de San Fernando y Medalla Militar por su heroico comportamiento y gloriosa muerte en el combate que sostuvo el crucero Baleares en aguas de Argel 7-9-1937»

El Comandante de la Batería, Alférez de Navío Pardo de Donlebún, resultó herido, observando que como consecuencia de la explosión los gases deformaban la puerta de la caja de urgencia con el consiguiente gravísimo peligro para buque y tripulación, por lo que pidió un voluntario que, arriesgando su vida, de lo que todos eran conscientes ene se instantes, solucionara el caso.

El Soldado Lois, al oír la voz del oficial, y sin dudarlo, corrió hacia la caja de iluminantes y liberó la única tuerca de sujeción que había, abriéndose la puerta de golpe por la enorme presión acumulada en el interior, lo que fue acompañado por una gran lengua de fuego que envolvió a nuestro ya en ese momento héroe.

Aún así, a pesar de todo, estando envuelto en llamas, Lois, con cogió con sus manos el proyectil que estaba al rojo vivo cayéndosele al suelo al dejar sus manos inservibles, lo que no fue óbice para que Lois , entonces, hiciera uso de su pecho para empujar el proyectil haciéndolo rodar por cubierta hasta lograr echarlo al mar. Llevado en estado prácticamente agónico por las gravísimas quemaduras que cubrían todo su cuerpo, el propio Comandante del Baleares, en un acto emocionante donde los haya, rodeado de otros oficiales y marineros le impuso la Medalla Naval.

El 30 de Mayo, le fue concedida la Cruz Laureada de San Fernando. Su cadáver, fue desembarcado en Cádiz desfilando ante él toda la tripulación del Baleares.


27 respuestas a «La Armada Española deja de serlo y por eso escupe sobre sus héroes»

  1. No, no es eso, se trata de diluir la nación, por ejemplo sanidad se quita española, y así sucesivamente, es peor de lo que parece, y no hay que extrañarse, estos criminales son capaces de todo.- Un abrazo,.-

  2. De toda esta banda de incompetentes, ignorantes, desalmados y faltos de patriotismo NADA se puede esperar sino IGNOMINIA y DESHONOR para la gloriosa Marina ESPAÑOLÍSIMA de la cual formó parte con HONOR mayúsculo mi abuelo José María Caballero Aldasoro, vasco de Vergara (Guipúzcoa) siguiendo la Tradición de insignes marinos guipuzcoanos como Elcano, Carquizano, Churruca y Lezo entre muchos otros que dedicaron su vida de marinos al servicio de ESPAÑA no como estos cobardes que venden su alma y nuestra PATRIA por dinero.
    Lo mismo para la corrupta ministra Robles cómplice de más de 1.300 asesinatos que constan en el auténtico y verdadero Expediente Royuela. ¿Dónde están jueces, guardia civiles y policías? CORRUPCIÓN a todos los niveles y en todas las instituciones. Ni la Iglesia antes ESPAÑOLA se libra.
    Íñigo Caballero
    Guipuzcoano y carlista desde que nací.
    Orgulloso de ser ESPAÑOL

  3. España está llena de traidores, desde la Jefatura del Estado para abajo España nada puede esperar España de esta gente.
    Al menos en 1808 a nivel de Capitán, -Daoiz y Velarde-, no estaban brindando con Napoleón, hoy esos capitanes no existirían, estarían hablando ingles y pesando en la OTAN y en Tomas Jefferson.

    En todos los ejércitos del mundo sus academias forman oficiales para defender su propio pais, no para servir al enemigo y asumir todos el discurso falsario del enemigo, en todos los ejércitos del mundo sus servicios de inteligencia luchan contra los enemigos exteriores y también contra los interiores, y tratan de influir en la opinión pública mediante artículos, libros, entrevistas, noticias…menos en España que los servicios de inteligencia tradicionalmente se han dedicado a perseguir a los pocos militares que no eran traidores.

    El cambio de «Armada Española» a «Armada» a secas no manifiesta verdaderamente lo que el cambio pretende que es hacer desaparecer el concepto y la categoría moral y nacional de España. Esto no es nuevo ya se viene haciendo de forma solapada con todo lo demás. Los Secretarios de Ayuntamiento con habilitación de caracter «nacional» dejaron de tener esta habilitación que pasó ya hace más de 20 años a llamarse «estatal».
    La «Armada» ex-española, en lugar de quedarse en «Armada» a secas debería expresar su verdadero nombre, y no quedarse a medias y denominarse «Armada Gay» que es como seguramente le gustaría a Echenique, o «Armada Roja», y el símbolo del ancla perderlo por la bandera arcoiris por ejemplo que le va mucho mejor a su imagen corporativa, quien dice una bandera arcoiris dice un water de porcelana con la tapa levantada, que puede ser otra opción corporativa. Y ese lema de «A España servir hasta morir», declararlo delito de odio, el que lo diga meterlo 5 años de cárcel como se hace con otras cuestiones, y sustituirlo por ese otro, más acorde con su imagen corporativa de «La armada está para ayudar a los cayucos». Pero escrito no en Español sino en catalán, que queda más acorde con la imagen corporativa.
    En cuanto a lo de quitar la calle de Arsenal de El Ferrol dedicada al Infante de Marina que salvó la tripulación del Baleares y al propio buque, Manuel Lois García. Los héroes de España son proscritos y están perseguidos en España, Franco, Millán Astray, los Reyes Católicos, Felipe II, José Antonio Primo de Rivera, el Coronel Moscardó y los héroes del Alcázar, etc. etc. etc son un tema tabú, están prohibidos, y ahora le ha tocado a este infante de marina.

    El problema no es que el enemigo lance andanada tras andanada contra España, y le aseste una estocada detrás de otra, una y otra vez, el problema es que España permanece inerte e inerme , ni siquiera de «lege ferenda», para lo que procedería hacer contra los que por acción o por omisión han participado o cooperado en la destrucción de España. SE critica mucho a Putin, pero le han hecho un bloqueo económico mafioso y a nivel global por los amos del mundo, que lo han expulsado del sistema bancario internacional y ha provocado la devaluación de su moneda nacional el Rublo, y aun así, en la medida de sus posibilidades, ha devuelto el golpe, y ahora el que quiera comprar gas y petroleo tiene que pagar…en Rublos. Pero España no se defiende quizás porque los que ocupan los puestos de defensa han desertado o trabajan para el enemigo. Si algo caracteriza la destrucción de España es que desde el siglo XVIII y especialmente desde el XX, se ha garantizado la absoluta impunidad para esta clase de malhechores.
    Como el Coronel D. Lorenzo Fernández Navarro ha recordado muchas veces, la obediencia al enemigo (y con más motivo cuando la obediencia es para la destrucción sistemática de España en toda su dimensión, incluida la de su propio nombre que queda proscrito) no se llama disciplina, tiene otro nombre.

  4. Amigo Steiner: A su lista de héroes olvidados, proscritos, vilipendiados e insultados faltan nombres de PATRIOTAS de HONOR y con HONOR, Don Miguel Primo de Rivera, Luis Carrero Blanco, mi abuelo José María Caballero Aldasoro marino de guerra y su amigo D. Emilio Mola y Vidal, los dos últimos autores intelectuales de la auténtica SUBLEVACIÓN contra la masónica república y que nunca vendieron a nuestra ESPAÑA por un puñado de garbanzos.
    D. Miguel Primo de Rivera murió pobre y enfermo en Paris exiliado por amor a Dios y a España. D. Miguel estuvo a la altura de los mejores y mayores héroes de nuestra PATRIA. Que Dios lo tenga en su gloria.
    Íñigo Caballero
    Donostiarra y carlista desde que nací

  5. No suelo comentar los artículos firmados por pseudónimo. Pero haré una excepción.No comparto la línea de este periódico ni los artículos de este articulista bajo pseudónimo que insulta a Mandos de la Armada o a cualquiera que se le ocurra. Con independencia de las ideas que se tengan al insultar se pierde la razón.
    Y mezclar en esta su trifulca al Soldado Lois no es aceptable. El soldado Lois fue una persona extraordinaria y valiente que dio su vida por los demás.Nunca compartiría estas líneas llenas de odio del articulista anónimo. No tiene mi permiso para citar mi carta dentro de su artículo.
    Juan Ángel López Diaz
    Coronel de Infantería de Marina (Ret)

    1. Claro
      Es mejor defender a los que ofenden a España y a sus héroes
      Estos traidores (no es insulto sino definición) solo pueden tener a otros de igual condicion (u orate) que los defienda

    2. Estimado seguidor: pues nada, quitamos su carta que, en realidad no es sino mera referencia cogida de la historia, y si se puso su nombre era por respetarlo. Allá usted. En cuanto a todo lo demás, sepa que matar al mensajero no invalida el mensaje, sino que es prueba de que el que se pica ajos come y acredita aún más al mensaje y da la razón al mensajero. Los pseudónimos son tan habituales como los nombres, y si no es así eche un vistazo por ahí. Sufre usted del vicio del corporativismo, antípoda de la virtud del compañerismo. Saludos cordiales

        1. Estimado seguidor: nuestra política de comentarios es todo lo laxa que se puede y, sinceramente, no apreciamos nada que pueda llevarnos a eliminar el comentario de «Héctor»… como tampoco los suyos ni los de otros. Decir de un marino que es un grumete, polizonte, etc. tampoco pueden considerarse insultos, porque de ser así todo lo serían, al igual de algunas palabras dichas por usted; tampoco cobarde, porque eso no lo es, tan sólo es la opinión del articulista y de algún comentarista, vocablo que también emplea usted.

          Para responder, como vemos que ha hecho tiene usted también entera libertad de comentarios.

          Por otro lado, ya ve usted cómo no todo están por alabar la actitud de ustedes, los militares de estás décadas que, ensimismados, se creen que han sido o son lo que no. Intentar sostener a estas alturas que todos , menos ustedes, son los culpables de la situación en que se encuentra la patria, es absurdo y cobarde. Hay órdenes que nunca debieron ni deben obedecerse porque atentaron y atenta directamente contra lo que el pueblo soberano en directamente por estar en el Preámbulo de la Constitución les encarga y que ustedes nunca han querido cumplir porque… claro, sabían que se jugaban el cargo no sólo por el injusto e ilegal cese, sino peor aún porque sabían que muchos otros de sus «compañeros» no tendrían escrúpulo alguno en asumirlo. Hacer la carrera ha sido su meta, la de todos ustedes, a costa no sólo de la evolución de la Patria, sino de sus compañeros y casos mil hay.

          Saludos cordiales

          1. Estimado anónimo moderador o lo que sea. Yo creo que no han elegido bien el nombre del periódíco, Deberia de llamarse el anónimo digital. Yo lo de español no lo veo. El español, es humano, valiente, ameno, y habla y escucha. Uds son una secta , hablan desde el anonimato, son unos plastas, rebuznan y no escuchan,
            Veo que contesta UD por los que hacen los comentarios, lo cual tiene su coña.
            Me habla Ud del pueblo soberano. Y el asunto es que ese es el que vota. Y vota lo que vota. Asi que no me diga incongruencias. El pueblo soberano vota lo que le da la gana.
            Y como vota lo que le da la gana, sale el fenómeno o fenómenos que salen. Y los ha habido de una banda y de otra….Y que??. Que coño es eso de que hacer carrera ha sido mi meta. Ud que coño sabe?? Si quiere seguir echando bilis, Ud mismo.
            Saludos cordiales

          2. Estimado seguidor: vaya, ahora hace aquello que criticó desde el principio, es decir, lo de los supuestos insultos. Pues a lo mejor sabemos más de usted que usted mismo, porque no hay peor ciego que el que no quiere ver… porque en el fondo sabe muy bien que entonces tendría que reconocer lo que no le gusta aunque fuera verdad. Despotrica. Sigue si aportar argumentos. Se empeña en el anonimato, pero elude entrar en el mensaje. Todo le pone en evidencia. también su actitud y forma de actuar. Por último, se ve que acaba de llegar a este web y no nos conoce, pero nos juzga guiado de… Saludos cordiales

    3. Vaya coherencia la de este «coronel». ¿Insultos? Son calificativos bien merecidos y a los hechos nos remitimos.. ¿No comparte la línea de la web? Pues no la visite. Quien mezcla al soldado Lois es la Armada exEspañola que l ha quitado la calle de su base naval; ¡cobardes! ¿Odio? La verdad es siempre dura, incluso cruel; la mentira, dulce. Eso sí, ni una palabra sobre la retirada del apelativo «Española» a la Armada; tampoco a lo de la «imagen corporativa2. A este «coronel» se le ve el plumero. ¿Y la pluma?

        1. Respondo aquí porque en el comentario más arriba no me da pestaña para hacerlo.
          Sobre que la culpa es de la gente que vota lo que vota.
          Es verdad que la gente tiene mucha culpa con el voto, pero este argumento del Coronel debe valorarse en sus justos términos teniendo en cuenta dos datos:
          – El propio General Santiago de la GC salió por la tele confesando que ellos se dedicaban a «MINIMIZAR» las críticas al Gobierno en las redes sociales, lo cual Sr. Coronel reconocerá que tiene un efecto luego en el voto, porque si la información no es libre sino teledirigida con unos medios de comunicación que están en manos de la antiEspaña en régimen de monopolio, y ante esta falta de medios de coimunicación veraces las redes sociales podrían ser una alternativa pero esta «se minimiza» para que la verdad no llegue a la gente, la gente está manipulada y desinformada , el voto no es libre sino teledirigido, y quienes contribuyen a ello son también los militares que han perdido el norte completamente y cometen estas prácticas que luego reconocen en una rueda de prensa, evidenciando el talento justo para acarrear pavos que tienen muchos de estos generales que supongo que serán elegidos cuanto más tontos mejor..
          – en todos los paises del mundo los servicios de inteligencia de sus Fuerzas Armadas tratan de contrarrestar las influencias ideológicas y de guerra psicológica de los enemigos. En España no parece que se haga esa labor sino más bien todo lo contrario (y en el tema del separatismo catalán clama al cielo)

    4. Vaya, cómo no, tenía que salir uno a defender lo indefendible. Otro «militar» que ha hecho su carrera a base de callar y doblar el espinazo. Por eso sigue callando ante lo evidente: que la Armada ha dejado de ser Española. Y arremete contra el autor que sólo dice la verdad en todo, también en lo de las calles en el Arsenal. Vaya tropa, vaya tropa

        1. Estimado seguidor: qué tiene que ver lo que dice, que no es verdad, dicho sea de paso porque si no ni a Coronel hubiera llegado, con que el articulista emplee un pseudónimo algo tan normal como la vida misma. Lo que no es normal y sí muy llamativo es su empeño en tirar contra el mensajero y no contra el mensaje contra el cual todavía no a contraargumentado: ¿defiende usted quitar «Española» a nuestra Armada Española de siempre? ¿Defiende usted que se hayan quitado nueve calles de grandes marinos, de un gran soldado y de un buque emblemático en el Arsenal? Porque ahí está la cuestión. Hay el quid, el meollo. Lo demás son florituras literarias sin más importancia entre hombres, otra cosa es entre mariposas. Saludos cordiales

    5. «Hay siempre en las repúblicas unos hombres
      que con sólo un reposo dormido adquieren nombre de políticos;
      y de una melancolía desapacible se fabrican estimación y respeto:
      hablan como experimentados, y discurren como inocentes.
      Están siempre de parte de la comodidad y el ocio,
      llamando pacíficos a los infames, y atentos a los envilecidos;
      y son tan malos que sólo es peor el que los da crédito».

      Francisco de Quevedo
      (Vida de Marco Bruto, Freeditorial, página 31).

      Respondo al comentario del Coronel de Infantería de Marina D. Juan A. López Díaz.
      Me sabe mal responder a su comentario por dos motivos fundamentales (entre otros):
      – porque algo bueno tiene que tener usted cuando no ha ascendido a General
      – y cuando como Coronel de lo que un día fue el Ejército Español, su posición natural no es con los enemigos de España, sino justamente con España.
      El enemigo ha conseguido lo que en el plano teórico parecía si no imposible, sí muy difícil de imaginar por descabellado, y es que los que han jurado defender a España, tanto en el plano militar, sus Fuerzas Armadas (hoy Fuerzas Desarmadas), como en el plano civil, los que están al frente de las instituciones y Poderes del Estado para garantizar su existencia, pervivencia y legalidad, son precisamente los que han desertado de sus obligaciones, que no de sus puestos, porque precisamente es desde esos puestos que ostentan desde donde encabezan unos y cooperan otros, en la destrucción de España, sin solución de continuidad desde 1973.
      Con el resultado de que en menos de dos décadas hemos destruido entre otras cosas 8 siglos de Reconquista, con todo lo que ello supone ahora y supondrá de tragedia en el futuro, (un futuro en el que serán maldecidos todos ustedes por lo que quede de la población española originaria), a lo que han contribuido por igual unos y otros, civiles y militares, desde los puestos en que estaban obligados a todo lo contario.

      Un ejemplo de ello, de esta deserción general de sus obligaciones, -que no de sus puestos-, y cambio de trinchera lo tenemos en el propio Rey Juan Carlos, que asumió la Jefatura del Estado con unos condicionantes que se apresuró a traicionar si esperar siquiera a que el cadáver de Franco se enfriara. Y antes de él (entre cientos de ejemplos que se podrían citar) el caso del General Sáenz de Santamaría, segundo del General Iniesta Cano en la Dirección General de la Guardia civil cuando el asesinato del Presidente del Gobierno D. Luis Carrero Blanco, y que hace años se dió a conocer que boicoteó la orden del referido General de cerrar aeropuertos y carreteras para que los terroristas no pudieran escapar. O el presidente del Gobierno Felipe González sentenciando con espoleta de retardo a las plazas de Ceuta y Melilla al otorgar la nacionalidad española a los marroquíes que se habían colado ilegalmente en la ciudad, y que tal medida no podía tener otra finalidad que el indiscutible efecto doloso de sembrar la semilla de la mahomatización de las ciudades para que con futura población mayoritaria musulmana, que por otra parte se reproducen como conejos, de poder luego vender el famoso pretexto de la autodeterminación una vez se haya conseguido que la mayoría de la población sea marroquí, todo esto calculado con judaica precisión.
      O más recientemente la actual Presidente de las Cortes Generales M. Batet que preside la cámara de «representantes»(?) de la soberanía popular de la Nación Española cuando ella como diputada del Parlamento Catalán votó en contra de España y de la Nación Española y a favor del golpe de Estado separatista, claro ejemplo entre miles de que los poderes del Estado están en manos de los enemigos de España.
      O los indultos del Gobierno a los separatistas, después de la parodia de juicio y sentencia por parte del Tribunal Supremo que quedará como una de las grandes manchas de ese Tribunal hoy totalmente politizado en la antiEspaña como se pudo comprobar también con el contraste entre el trato dado a los separatistas catalanes y las desproporcionadas penas a los afeminados y blandurrios empujones de Blanquerna.
      La carta con nivel académico de la 1ª evaluación de 2º de Primaria del Presidente del Gobierno al tirano de Marruecos, quitándose los pantalones en el tema del Sáhara y embarcándolos en un tejado, es el último episodio de esto que digo. Paro aquí porque la lista sería interminable.

      En este contexto su comentario me parece manifiestamente improcedente, y tiene bastante de cobarde, aunque usted se crea muy valiente, porque si algo caracteriza a los militares rojos, -(y rojos son no solo los que organizan conferencias de Monedero en el CESEDEN sino también los que dan crédito a esa farsa con su asistencia, es decir rojos no son solo los que se presentan por las listas de Podemos como el JEMAD de Zapatero o el portavoz de la AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles) Juan Antonio Delgado Ramos (Diputado de Podemos por Cádiz), sino también los que cooperan con ellos en sus fines aunque ustedes se crean que políticamente son diferentes, cuando la diferencia es que son todavía peores porque si no, siendo así, se prestan a ello es que son peores)- , es que son todos unos «bien queda».
      Y digo cobarde porque cuando 30 o 40 le están dando una paliza injusta a uno que no tiene capacidad para enfrentarse a tantos, ya que se mete usted en la pelea que sea para defender al que está siendo abusado, no para sobre las patadas que ya le propinan los 40 se sume también la suya, que es lo más cómodo… y lo más cobarde.

      Es España la que está siendo asaltada, son sus enemigos aprovechando la noche y la oscuridad que otorgan la imbecilidad social, la bajeza política y moral de los cargos públicos, y la desinformación de los medios de comunicación, la que ya ha asaltado sus almenas y se arrastra con el cuchillo sujeto por los dientes para caer definitivamente sobre ella. Una España indefensa porque es huérfana de padre y de madre, (donde con mayor nitidez y desgarradora crudeza se observa esta orfandad es en el tema de Marruecos, Marruecos parece tener dos Gobiernos y dos Jefes de Estado: el suyo y el nuestro, y España ninguno), los que tendrían que defenderla, son los que abren pasado al enemigo y cuando a éste le falta cuchillo, le prestan el suyo. En tales circunstancias, es para que llevara usted razón, que ahora veremos que no es el caso, y sin embargo no contribuyera a hacer más leña del árbol caído que es España, a no propinar usted otra patada cuando hay 40 que ya la dan, porque como muy bien ha dicho el comentarista «anónimo» su comentario defiende a los que ofenden a España, que en este momento es lo «rentable», y en la medida que es lo que da rédito, su testimonio no sólo es políticamente erróneo sino que tampoco es moralmente válido. No crea que yo me chupo el dedo, si volviera Franco, o D. Juan de Austria, o D. Álvaro de Bazán, -que a estos efectos es lo mismo-, no me cabe duda que todos ustedes rivalizarían entre ustedes mismos en a ver quién tenía el retrato del Caudillo más grande en el despacho, y en arrestar al que hiciera un comentario de contrario con la misma saña que ahora persiguen al que es acusado de «franquista», para lo cual no precisan ustedes pruebas, y en levantar el brazo y gritar «anco, anco , anco», y hasta llevar un brazalete con la bandera de España, aunque no sea reglamentario pero para hacerse notar más. Bonitos son ustedes cuando de lo que se trata es garantizarse su propio bienestar. Cuando el Ministro de Marina Almirante D. Gabriel Pita da Veiga, que había sido el único militar que había votado «Sí» a la Reforma Política se dió cuenta el Jueves Santo 9 de abril de 1977 lo tonto que era, y que con todo su golpe de General (Almirante) había picado ante los enemigos de España al votar «sí» a la reforma política, que no era «reforma» sino demolición, y presentó su dimisión irrevocable al conocer ese día que se había legalizado el Partido Comunista, (debió ser muy duro para él, como descendiente del militar que cogió prisionero al rey de Francia Francisco I en la batalla de Pavía de 1525, el darse cuenta que con su voto había contribuido a abrir la puerta de nuevo a los enemigos de España), el Gobierno no encontró reemplazo para sustituirlo en el puesto, porque los militares de entonces , a diferencia de los de ahora, no se daban codazos y hasta estocadas para ocupar una plaza de forma tan indigna, y el Gobierno traidor tuvo que recurrir al Vicealmirante Pascual Pery Junquera, que se encontraba en la reserva presidiendo la Compañía Trasatlántica Española, para ocupar el puesto. Esto ya no ha vuelto a ocurrir, es cesar a algún militar por no dar el nivel de traidor y de lavado de cerebro que exige el Gobierno, y hay tortas para ocupar la vacante, y los que actúan así dan luego una conferencia sobre «el Honor militar» y se quedan tan anchos. Estoy loco porque algún día un psiquiatra dé una conferencia sobre los mecanismos mentales de toda esta gente, incluidos los que dan conferencias en la universidad sobre los Derechos Constitucionales, y luego en su trabajo de militares no respetan ni el trámite de audiencia, o el principio de tipicidad sancionadora. O escriben libros diciendo una cosa y luego como jueces sostienen la contraria con toda la jeta.
      No me cabe duda que si Franco o D. Juan de Austria volvieran, ese Comandante General de Ceuta, hoy en Canarias, pasaría de felicitar el ramadán a los enemigos de España en Ceuta, como ha venido haciendo estos años atrás, a hacer lo que hiciera falta, incluido poner una foto de Reinard Heydrich, Protector de Bohemia y Moravia, sin con eso garantizaba su estatus y su bienestar.

      Digo que no lleva usted razón, ni mucha ni poca, ninguna, en su comentario, y se lo voy a razonar.

      En primer lugar vengo observando que tienen ustedes fijación con el tema de los pseudónimos. Sinceramente lo importante de un libro o de un artículo no es si está escrito con pseudónimo sino su contenido. No sé qué problema hay en que Neftalí Ricardo Reyes escribiera con el pseudónimo de Pablo Neruda, o que Hiraoka Kimitake lo hiciera bajo el nombre de Yukio Mishima , o Marie-Henri Beyle bajo el de Stendhall, o Félix Rubén García Sarmiento bajo el pseudónimo de Rubén Darío, o Jean Baptiste Poquelin y John Griffith Chaney bajo los pseudónimos de Molière o Jack London, respectivamente.
      ¿Es que hay alguna diferencia en las obras de Moliere, -o de cualquier otro-, si en lugar de como Molière hubiera firmado como Jean Baptiste Poquelin?

      ¿Qué se busca con esta actitud despreciativa? , ¿qué quieren demostrar una especie de «mayor valor» porque ustedes, o en este caso usted lo hace con su nombre?.
      ¿Dónde está el valor de en tiempos de Nerón de adular a Nerón?. Lo suyo tendría algún mérito si fuera contra corriente, pero un comentario amarillo, a mayor gloria de los imperantes y su séquito y para defender a los enemigos de España que están en el poder, eso carece de ningún mérito. Ya veríamos en otras circunstancias si eran ustedes tan valientes como ahora se las dan cuando firman con su nombre… a favor y no en contra del estado de cosas y el sistema imperante, que si por algo se caracteriza es por su injusticia e iniquidad y por una falta total de garantías para los disidentes, aunque de esto no se hable en la tele.

      A mí me parece mal que se insulte a nadie, y esta es la única parte sensata de su comentario (aunque igualmente errónea), pero creo que dos ideas son básicas en este tema: la primera que la descalificación que a veces se hace, no se hace para insultar sino para evidenciar el error en el que estas personas se encuentran. La segunda que quien verdaderamente se insulta a sí mismo es el militar que tiene un compartimiento que luego es objeto de crítica. ¿Acaso el juez prevaricador no se insulta a sí mismo cuando dicta a sabiendas una sentencia injusta?, pues aquí igual.
      Supongo que al Almirante Maltorell Lacave le merecerá la pena dar la orden de que se quite el apellido de «Española» en el nombre de la Armada, por el pabellón con piscina que ocupe para no dejar de ocuparlo que es el que le gusta a su mujer, por la nómina, por el estatus, por lo que sea, pero el que se ofende dando esa orden es él mismo. Si se presentara no ante Franco, porque Franco es una figura con un contenido político, sino por ejemplo ante le vencedor de la Batalla naval de Lepanto D. Juan de Austria, ¿usted cree que el Almirante Maltorell le aguantaría la mirada?, ¿le podría justificar su orden?, orden que no tiene otra finalidad ni puede responder a otra causa que la de plegarse a los enemigos de España para ir quitándole a España como el que desmonta un mosaico quitándole una a una sus teselas, toda su esencia y todo lo que signifique España, porque España es una categoría que es proscrita en la propia España, donde el Español está prohibido de facto o en vías de prohibición en más de la mitad de España, (para hacer luego como en Ceuta y Melilla, cuando ya nadie lo hable porque ha venido estando prohibido, poder decir que son un país aparte), donde estudiar el 25% de las asignaturas en Español (cuando debería de ser el 100 %) es un anhelo que a pesar de los pronunciamientos judiciales y a pesar del art. 118, 1º CE y 17, 1º LOPJ (obligación de acatar las sentencias judiciales) se desafía su incumplimiento sistemático sin ninguna consecuencia, porque están en el cotarro de incumplirlo todos, desde el Gobierno, la Fiscalía a todos los demás, mientras se miente diciendo que España es un Estado de Derecho cuando claramente no lo es porque las leyes carecen de carácter vinculante salvo para cuando conviene a los enemigos de España.

      Entre la desinformación de los medios de comunicación, las conferencias amarillas de Puell de la Villa en el CESEDEN y en el Instituto Universitario «Gutiérrez Mellado», y el adoctrinamiento que sufren ustedes que van a acabar hablando en inglés hasta en su casa para preguntarle a su mujer que dónde están las zapatillas que no las encuentra, están metidos en una cápsula de lo «políticamente correcto», que viven en un mundo autista, donde están acostumbrados a dar por bueno lo que no lo es y a asentir con toda unanimidad lo bonito que es y lo bien que le sienta el traje al emperador, cuando la realidad es que es un fraude, no hay traje, y el emperador va desnudo, y claro cuando el niño exclama y se ríe porque el emperador va desnudo, que es lo que ha hecho el autor de este artículo, entonces ustedes se rasgan las vestiduras porque están acostumbrados a ir «de frente con el himno» de lo políticamente correcto, y a ver los burros volar, y el emperador en gayumbos, y como todos dicen que el emperador lleva un traje de exquisitas telas fínamente cosidas, pues ustedes llegan incluso a ver el traje y sus bordados y los botones de nácar…cuando no hay traje, pero hasta ese punto llega la sugestión colectiva de los mandos de las Fuerzas Desarmadas en su afán de servir no a España, QUE PARA USTEDES YA NO EXISTE NI INTERESA LO MÁS MÍNIMO, AL CONTRARIO, ES UN ESTORBO EN SUS CARRERAS, sino a los políticos que han ocupado el poder en España (no tan pacíficamente como ustedes sostienen porque el 11M de de 2004 de «pacífico» tuvo poco y los asesinatos del Presidente del Gobierno Carrero Blanco, del General D. Juan Atarés y tantos otros que fueron asesinados en la impunidad, y una de las primeras medidas del Gobierno Suárez fue la derogación de la Ley antiterrorista de Franco) y, desde esos puestos de poder, desmontan a España -el quitarle el apellido de «Española» a la Armada» es un acto más de esa dolosa labor de desmantelar España como prohibir el Español en Cataluña o arrinconarlo en Galicia o Baleares, otra cosa es que usted no lo vea o le resulte más rentable no verlo para así tratar de dormir tranquilo-, con su cooperación inestimable.

      Dice usted en su comentario que resulta inaceptable mezclar en el artículo al soldado de Infantería de Marina muerto en acción de guerra en 1937 D. Manuel Lois García.
      En este sentido, su afirmación: «Y mezclar en esta su trifulca al Soldado Lois no es aceptable», es incongruente porque viene al caso precisamente porque uno de los objetos del artículo es que la Armada no solo ha dado la orden de quitar el apellido de «Española» sino también el hacer desaparecer del Arsenal de El Ferrol la calle dedicada a este héroe nacional. Por tanto la referencia a este soldado, cuya calle va a desaparecer, en esta labor de los enemigos de España de ir desmantelando toda mención de España, sus símbolos su historia y sus héroes, en la propia España, y a la que ustedes tan alegremente se prestan en colaborar, viene al caso perfectamente porque precisamente se denuncia que se quite la calle dedicada a este soldado.

      Dice usted a continuación que el referido soldado «Nunca compartiría estas líneas llenas de odio del articulista anónimo. No tiene mi permiso para citar mi carta dentro de su artículo.
      Juan Ángel López Diaz».
      En ninguna de estas dos afirmaciones lleva usted razón.
      Eso de que el soldado no compartiría estas líneas, es lo que dice usted absurdamente, primero que usted no es nadie para hablar en nombre de este soldado al que no llegó a conocer, segundo porque para odio el odio que mueve estas decisiones de cambiar calles, arrancar monumentos y destruir cruces, eso sí que es odio, y además un odio inconstitucional porque ese cambio de calles es contrario e incompatible con el principio constitucional y Valor Superior de la Justicia y del Pluralismo político que desautoriza que todas las calles sean necesariamente de rojos, de un solo color político, y tercero porque no parece que el soldado aplaudiera que su gesta, que le costó la vida de una forma tan horrible como morir abrasado, después de dedicarle honrosamente una calle, ahora 80 años después se la quite, sólo porque los enemigos de España quieran alterar el resultado de aquella guerra 80 años después, y han decidido no dejar rastro de la verdadera Memoria Histórica de España, y esto lo hacen, falsaria e hipócritamente, como es su costumbre, por odio y disfrazándola de intenciones loables en la que sólo los necios, que en España son mayoría absoluta y en las Fuerzas Desarmadas de España (con perdón por lo de España) una mayoría absoluta todavía más reforzada, pueden picar, porque como dijo Montesquieu: «No existe tiranía peor que la ejercida a la sombra de las leyes y con apariencias de justicia.»
      Eso en cuanto a la retirada de la placa y del nombre de la calle, para qué le voy a contar respecto de desbaratar la victoria y la España por la que él murió, porque gracias a todos ustedes, hemos vuelto a febrero de 1936 y no creo que el héroe del Crucero Baleares estuviera muy satisfecho de ver que murió para que ustedes hayan vuelto a la situación que dió luego lugar a la guerra donde él se inmoló para el mejor servicio a España.

      En cuanto a no tener permiso para citar su carta dentro del artículo. Es usted un pedante y un engreído, como muy bien le ha contestado el comentario de la editorial «en realidad no es sino mera referencia cogida de la historia, y si se puso su nombre era por respetarlo». Échese menos flores que no ha inventado usted la biografía de este soldado, que usted se ha limitado a copiar lo que previamente han escrito otros, y biografías de él se encuentran iguales con otra firma donde aparece una amplia biografía que no es suya:
      https://dbe.rah.es/biografias/68993/manuel-lois-garcia
      con lo cual no se necesita su permiso para nada, al contrario, si se le ha citado a usted es para otorgarle una distinción que a la vista está que fue errónea porque no se hace merecedor de ella.

      Para terminar, y en cuanto a que no le gusta esta página, yo le podría decir que hiciera lo que yo, a mi no me gustan los bares de maricones, y lo que hago es que no se me ocurre entrar en ninguno de ellos, y le podría decir que hiciera usted lo mismo, que si la página no le gusta, no entre en ella, pero le voy a decir todo lo contrario. Viven ustedes en un mundo tan autista y tan autárquico, de tanto ambiente monocolor y servil se creen el propio discurso que les han montado para tenerlos inermes e inertes ante la destrucción objetiva y empíricamente constatable de España, que justamente por ello sería muy conveniente que frecuentara y acudiera a esta página para salir de esa cápsula de los «bien queda» y de lo «políticamente correcto», propia de las cenas masónicas que en plena pandemia organizó Pedro J. Ramírez, para al menos tomar en consideración otro punto de vista, aquél que lejos de reirle las gracias a los enemigos de España y a los que por maldad o estupidez cooperan con ellos, lejos de ponderar lo bonito que es el traje y lo bien que le está al emperador, señalan para el que los quiera oir y no tenga tal lavado de cerebro que le sea imposible percibir la realidad de España, que el traje no existe, que los sastres son un fraude y que el emperador va desnudo. No sé si le queda algo todavía para admitir, aunque solo sea en su fuero interno, que efectivamente todo esto dela Armada es un fraude, que el emperador va desnudo, porque cuando los rojos lo lleven a Paracuellos, será tarde para rectificar, porque si usted se cree que lo van a respetar, es que no tiene ni idea de lo que va esto.

        1. Sr. Coronel de Infant. de Marina D. Juan A. López:
          Usted haga lo que quiera pero no diga que sigue mi consejo y se va, PORQUE MI CONSEJO HA SIDO QUE NO SE VAYA, que siga viendo está página precisamente para que salga de esa cápsula y de ese autismo en el que en mi modesta opinión están todos ustedes situados en «lo políticamente correcto», y «de frente con el himno» aceptando la propaganda de los enemigos de España, dado el monopolio del que estos enemigos gozan de los medios de comunicación.
          Un saludo.

    6. Estimado Sr. Juan Ángel López Díaz, Coronel de Infantería de Marina (retirado)
      Vaya por delante mi posición con usted de que muchos insultos son inaceptables.
      También expresarle que mi nombre y apellido son REALES y estoy orgulloso de ser nieto de José Mª Caballero Aldasoro, marino de guerra (capitán de fragata), Ingeniero Industrial Eléctrico de la Universidad de Lovaina y Abogado. Es evidente que, por sus títulos no era un idiota, pero, sobre todo era un patriota que por amor a Dios y a ESPAÑA, organizó dos golpes de estado, jugándose su vida; un primero con D. Miguel Primo de Rivera y el segundo con D. Emilio Mola que dio origen a la Sublevación del 19 de julio de 1936.
      En ningún momento se acomodó a una situación existente sino que con su inteligencia y estrategia se puso al servicio de su PATRIA.
      Nunca fue José Mª franquista por razones obvias pero tampoco movió un dedo contra él. Posición que hemos mantenido tanto mi padre como este humilde servidor, porque pensamos que lo contrario a Franco (socialismo, comunismo, liberalismo y masonería) era una opción nada recomendable y contraria a los intereses de España y, por supuesto a nuestras creencias en Dios Nuestro Señor.
      Por supuesto que suscribo al cien por cien el artículo -excepto algún insulto – y el extraordinario comentario (es un artículo en sí mismo) del Sr. STEINER.
      SI hablamos de INSULTOS me imagino que usted no será indiferente a los que los españoles recibimos todos los días de los políticos del Gobierno de Pedro Sánchez. También considero un insulto gravísimo calificar a la Armada sin más, quitándole la palabra más importante para un militar con independencia que sea o no creyente y que es la PATRIA.
      Y le recuerdo Coronel (R) López Díaz que cuando mi abuelo se enroló en la Marina de Guerra no lo hizo por medrar ni alcanzar un grado sino por amor a la PATRIA y cuando su Jefe, el General D. Miguel Primo de Rivera decidió que España era un nido de canallas, masones y de corrupción y, que era inútil cualquier actuación para remediarlo porque nadie quería el bien de España, decidió abandonar pacíficamente el poder y exiliarse POBRE en París.
      Para mi la actuación de D. Miguel fue ejemplar y es posible que fuera el único militar y político honrado de España, Y quiero recalcar los dos calificativos: MILITAR y POLÍTICO al mismo tiempo.
      Si usted compara la situación actual con la de la República o pre-guerra, verá que son similares en el sentido de un generalizado odio a España con la complacencia del estamento militar (al que le incluyo a usted) porque no me diga Sr. López Díaz que no es complacencia quitar el nombre de ESPAÑA de nuestra gloriosa Armada o los acuerdos con los partidos separatistas catalanes y vascos para eliminar nuestra lengua ESPAÑOLA de la enseñanza.
      Todo lo que huele a ESPAÑA o ESPAÑOL está prohibido o proscrito y, creo que el artículo corresponde con este sentimiento.
      Sr. López Díaz se trata de que nuestro amor a ESPAÑA debe estar por encima de un insulto o un pseudónimo. Le voy a decir que mi tío carnal, Bernardo Aurrecoechea Alcáin vino de California (USA) con algo más de 50 años; abandonó sus negocios para alistarse en el Tercio de Requetés San Ignacio. Y como él 76.000 requetés voluntarios muchos de ellos mayores en edad que Bernardo. Y no pensaron en anonimatos o insultos sino que se pusieron en el pecho un corazón de Jesús, cogieron un fusil y salieron al frente.
      O militares como el Teniente Ferrer del Cuartel de Loyola que el 19 de julio de 1936 le recordó a su Coronel, el Coronel Carrasco que habían dado su palabra de sublevarse por ESPAÑA. El Teniente Ferrer (entonces Capitán y se puede explicar el porqué) como premio a su HONOR y patriotismo recibió un tiro en la nuca. Así premia el marxismo imperante a los que no piensan como ellos. El Teniente Ferrer era carlista y donostiarra, un héroe de ESPAÑA.
      Podría seguir nombrando militares con HONOR cuyo mayor orgullo era defender a ESPAÑA como dijo D. Emilio Mola y Vidal en una carta escrita al capitán Galán, lo más importante es la PATRIA sin distinguir si es una monarquía o una república. Esa es la actitud de un militar: ESPAÑA.
      Le pido perdón si en algún momento le he podido ofender pero dada mi condición de vasco y guipuzcoano como mi abuelo, mi mejor título y del que estoy orgulloso de serlo es ESPAÑOL.
      Íñigo Caballero es
      Ingeniero Industrial Superior, Matemático, Máster en Prevención de Riesgos y ex-profesor titular de Proyectos y NO estoy retirado.

        1. Estimado Coronel López Díaz;
          Le agradezco su comentario y ya que coincidimos en la mayoría de cosas – yo las califico como valores – espero que siga leyendo El Español Digital porque en mi caso coincido al cien por cien con su ideología. Y, por supuesto, por favor, siga comentando.

  6. Es totalmente lógico y ajustado a la realidad actual : el actual ejército español es un apéndice, contrata y cipayo del ejército globalista, es decir, de la OTAN, y no defiende la integridad e intereses de España, sino del anglosionismo, así que si, la Armada de española ya no tenía nada.

  7. La mayoría de militares actuales en ejercicio, y desde hace ya años, son simples funcionarios de este sistema y régimen, no se les puede exigir lo que no tienen.
    Ver, oír y cobrar, porque si no lo hacen, adiós ascenso, eso por no hablar de que moralmente, en el ejército hace mucho que hay gente con mentalidad de mercenario, su lealtad se ciñe a un sueldo…
    Demos las gracias a Suárez, Gutiérrez Mellado, Narciso Serra, José Maria Aznar etc etc…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad