La Armada exEspañola y el Instituto de Cultura e Historia Militar por la censura y contra la verdad histórica

Se ha producido un hecho gravísimo que demuestra una vez más, por si faltaran pruebas, el penoso y lamentable estado en que se encuentran nuestras FFAA, esas mismas cuyos componentes alardean, como no puede ser de otra forma y pasa siempre, de lo que carecen, habiéndose reducido a un montón informe de funcionarios de uniforme, adictos al postureo y a facturar dietas en misiones en el exterior que ni nos van ni nos vienen, de las que salen escaldados y que sólo nos buscan enemigos donde no los teníamos mientras España, la patria, nuestra nación, sucumbe delante de sus narices lo que a ellos, cobardes, les importa un bledo.

Gral. Ruiz Benitez

El hecho del que queremos dar cuenta es el siguiente:

El Instituto de Cultura e Historia Militar, cuyo patético director es el Gral. Antonio Ruiz Benítez, junto con la Asociación de Escritores Militares, tenía programado para el próximo día 19 de este mes de Junio la presentación del libro  “Luz sobre la Guerra del 98” (SND Editores, 2024) del que figuran como «autores» los reconocidos investigadores e historiadores José Mª Balmisa, José Mª Manrique y Enrique Rovira, los cuales en realidad, y de ahí ese entrecomillado de la palabra autores, es el manuscrito inédito y proscrito de Ramón Auñón, quien fuera ministro de Marina cuando los luctuosos y penosos sucesos de 1898 que dieron al traste con lo poco que nos quedaba del que fuera glorioso y mayor imperio que jamás ha conocido la Humanidad, es decir, el español.

El anuncio del acto

El libro es una joya en todos los aspectos, además de uno de los más vendidos, y el trabajo de estos tres insignes historiadores de matrícula de honor porque no sólo recuperaron un testimonio esencial para comprender aquellos hechos, sino que sobre la base de sus amplios conocimientos ilustran y explican lo que Auñón desveló entonces pero que ha estado oculto hasta ahora y es que la pérdida de Cuba y Filipinas se debió más a la traición y la ineptitud propias que al enemigo yanqui.

Pues bien, sin más explicaciones, con un escueto comunicado a los autores y con esa falta de educación, clase y respeto que domina a los militares de hoy en día, contagiados de las mismas malas formas de los cada día más civiles politizados que pululan por Defensa y las unidades, se les ha informado que el acto, o sea, la presentación del libro, se suspende y… punto.

Y ahora, tras lo anterior, que ya es de traca, viene lo gordo: según nos han informado, y al parecer, quien ha movido Roma con Santiago para dicha suspensión, que constituye un alarde de vulgar censura, ha sido la Armada, antes llamada Española, alegando que para ellos Auñón y otros muchos mandos militares, no pocos de ellos de la Marina de  entonces, que quedan retratados en el libro en palabras no olvidemos del propio Auñón como asquerosos traidores o perniciosos ineptos, son… unos héroes y… punto. Así se escribe la Historia.

No hemos podido saber quién dio tal orden, es decir, quien de la Armada exEspañola ha sido el censor o quien del Ministerio de Defensa le ha amparado, pero sí sabemos que el Gral. Ruiz Benito, de cuya baja estofa ya hemos dado cuenta otras veces, sigue en su cargo después de haber obedecido una orden ilegal e ilegítima que no debió obedecer proviniera de quien proviniese o, antes de obedecerla haber dimitido y, además, haber hecho público el motivo y de quien era la culpa. Mientras se siga confundiendo obediencia con sumisión, como neutralidad con inhibición, las FFAA seguirán hundiéndose al dejar de regirse por lo que fue siempre pilar de su funcionamiento interno: ni esperar del favor, ni temer de la arbitrariedad; todo lo contrario a lo que viene ocurriendo desde hace… décadas.


14 respuestas a «La Armada exEspañola y el Instituto de Cultura e Historia Militar por la censura y contra la verdad histórica»

  1. El Ejército y la Armada de Ex-SPAIN son unas estupendas ONG’s… repletas de excelentes funcionarios al servicio de nuestros enemigos.
    No dentro de mucho los veremos enfrentados al ejército de Marruecos …. veremos – o no – como corren o es posible que tampoco corran y los moros los cacen como conejos…
    Excelente, Bernal, por poner de manifiesto a esta gentuza de estas ONG’s

    1. Llevaran a morir y a la derrota a sus subordinados, como ya pasó; porque nunca estuvieron al servicio de España, sino como lacayos masones lamecuos del marrano anglosionista. El libro de Peral habla de la misma basura en el gobierno, en su oposición, en el ejército, etc.; y se habrían escrito muchísimos más de no ser porque están del lado de la verdad inconveniente, y no de la mentira NOS que reescribe, como dijo el masonazo de Churchill, la historia… desde el año la pera, incesantemente. De hecho, la imprenta y la industria del cine se concibieron con ese motivo.
      Hay que aprovechar, porque Vonderbrujen/PP y Sánchez/Frante populachero, va a censurar y a perseguir a todos estos sitios, precisamente por el mismo motivo. Los amos solo admiten una versión, la suya.

  2. Fas: repartidores de madalenas y desinfectadores de wáteres. Para eso han quedado los ejércitos de tierra, mar y aire (y del espacio y hasta el infinito y más allá)

    1. El ejército español tengo entendido que ha sido llevado a la mínima expresión, el europeo, también; y la OTAN sirve a los amos. Mediante organizaciones tomadas como la UE o la OTAN son capaces de movilizar a los jóvenes si nos meten en conflictos, y llevarlos a la muerte; o traernos por aquí cerca el campo de batalla; por no hablar de la falta de suministros y de todo; o los ataques a la población civil. Y por si fuera poco, la invasión sarracena Kalergi, la auto-ruina eco-progre, el acoso a la propiedad, las futuras plandemias OMS/Gates, los corrales de los 15′, los jóvenes idiotizados por el móvil, los mayores por el consumismo compulsivo( los que aún pueden permitírselo ), etc etc etc.
      Según el carteo entre Pike y Mazzini, había tres guerras mundiales; dos se cumplieron; pero falta la tercera. De las dos primeras nos salvamos; aunque hay quien dice que está en marcha, y que es contra el 99% de la humanidad.

  3. La pinta de lameculos que tiene el general.
    Y con estos personajes España se va a meter en una guerra nada menos que con Rusia
    Como si lo viera, la corrupción de lo que se va a perder por el camino, la corrupción de los enchufados para que no vayan al frente, buscándoles un puesto para vivir bien, mientras la gente corriente la lanzan sin escrúpulos a perder las piernas , y mil cosas más.
    El baño de realidad que les va a dar la artillería pesada rusa a estos panolis va a ser de órdago. Veremos por dónde nos sale a los españolitos sonando con Blas de Lezo desde el sofá 40 años destruyendo a las FFAA, persiguiendo a los verdaderos militares y copando los puestos con gentes de la calaña como el susodicho.
    ———–oooooo———–

    En cuando a la prohibición del acto que ya estaba previsto celebrar, con la presentación de este libro, tenemos que el Instituto de Cultura e Historia Militar, , de «Instituto», de «Cultura» y de «Historia» parece que sólo tiene el nombre, porque si ver el percal de un libro que destapa una VERDAD que ha estado tapada durante más de un siglo, contada no por un cantamañanas sino a tiempo real por el Ministro de Marina español de ese momento, (que es un testigo y un testimonio superautorizado, que al menos merece ser escuchado), una institución que haga verdadero honor a ser un Instituto, a la Cultura y a la Historia, no desprecia la VERDAD HISTÓRICA porque esta pueda remover o poner en peligro lo «intereses creados», sino que la verdadera Historia, la verdadera Cultura y un verdadero Instituto no le tiene miedo a la verdad, sino que lo científico es estar abierto a los nuevos descubrimientos, y si los nuevos datos y las nuevas pruebas hacen que el discurso anterior sea revisado, debe ser revisado. Esto en Historia es básico.
    Me vienen a la mente algunas frases del Historiador y Filósofo Carl Popper al respecto:
    «La ciencia es la única actividad humana en la que los errores son criticados y corregidos», pero claro esto es así salvo en el Instituto de Cultura e Historia Militar, que si ve la luz una nueva fuente historiográfica que haría corregir algunas cuestiones hasta hoy aceptadas, por desvelarse erróneas, el Instituto, se niega a aceptar la crítica y a corregir los errores, que son inamovibles. No parece esa actitud muy científica. Así no avanza la Ciencia ni la Historia.

    «La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos, sino el hecho de negarse a adquirirlos», o como en este caso, a aceptarlos,

    «Cuando una teoría aparezca ante ti como la única posible, toma esto como una señal de que no has entendido ni la teoría ni el problema al cual ella debería resolver».

    «El juego de la ciencia, en principio, no se acaba nunca. Cualquiera que decide un día que los enunciados científicos no requieren ninguna contrastación ulterior y que pueden considerarse definitivamente verificados, se retira del juego».

    Estos gerifaltes, que sostienen que el discurso es ya inamovible y no precisa ninguna verificación, en realidad han dejado de ser verdaderos representantes de la Cultura y de la Historia.

    La actitud del centro quizás obedezca como reacción al mensaje ético y militar que tiene este libro. Este libro no sólo cuenta un relato histórico, sobre unos acontecimientos históricos, tal como ocurrieron verdaderamente, y que en este sentido dejan en evidencia el relato oficial que aparece artificialmente amañado al margen de como los hechos ocurrieron verdaderamente. Sino que además tiene un contenido eminentemente ético de cómo unos malos militares se dejaron vender y comprar (bien por dinero, bien por su pertenencia y obediencia a sociedades secretas como la Masonería, bien por incapacidad, traición o cobardía, o por todas estas variables a la vez), para traicionar sus deberes como militares. Y cómo otros militares, honestos fueron víctimas de esta traición. Entra en juego la masonería, entran en juego los dólares americanos, entra en juego la traición, los intereses extranjeros, y claro los mandos militares actuales deben verse reflejados como en un espejo en uno de los dos bandos de este relato, y por ello no quieren ni tocarlo. Debe ser eso. Eso y la miseria moral de toda esta gente que han hecho del lema «todo por la nómina» y de su entrega en cuerpo y alma a la clase política corrupta, su seña de identidad.

  4. Es una vergüenza, otra más en realidad, pero propia de lo que es y en lo que se ha convertido un ejército de chiste que no es más que una cunda de cipayos dedicados a lamer, obedientes, el culo a los anglos. Sólo los más tontos, y de eso estamos bien servidos, se creen que existe tal cosa como un ejército, porque se sienten muy patriotas y hasta se emocionan cuando asisten al postureo barato de esos que van con prisa, que no es que desfilen, y cantan «El novio de la muerte»; que, por cierto, ¿qué dicen las «legionarias» cuando lo cantan?, ¿»soy la novia de la muerte», acaso? porque si es así:¡menudo obrador de panadería bollería! ¿no? El Garrulistán, no tiene ejército ni nada que se le parezca, tiene, como bien dice el autor del art., «desatrancadores» de wáteres y repartidores de madalenas y mantitas a moros y demás tropa que viene «pacá». Tiene, eso si, una pelota de gentuza lameculos anglos que no están para otra cosa más que para zampar, obedecer sumisos a cambio de cobrar dietas en el culo del mundo, cuanto más lejos de la Patria mejor, y allí dedicarse a suministrarles los condones a los «usacos» y hacer paellas; todo ello compatible, como es natural, con su misión específica y natural, es decir, lamer culos. No nos faltan entre ellos los que se pasan de «agradaores» y de hecho animan a los hijos de puta a los mandos a azuzar a la guerra contra Rusia, que es lo que nos faltaba. Mientras tanto, eso si, lame que te lame culos anglos.
    Que os aproveche ¡cipayos marranos!

  5. No nos engañemos. Las Fuerzas armadas expañolas son de la Señorita Pepis. Su capacidad de combate raya la inutilidad. Sin repuestos, sin munición, canibalizanfo aviones, buques, vehículos… Pueden desfilar muy bien, pueden estar muy bien entrenados, pero ninguna de las brigadas ligeras (Galicia, Alfonso XIII, Almogàvares) o pesadas (Guadarrama, Guzmán el Bueno, Extremadura, Aragón) o el Tercio de Armada, tiene capacidad total. A lo sumo pueden formar un grupo táctico tipo batallón reforzado, pero ni tienen material ni personal, las compañías de 50 soldados no son compañías. Es una lastima.

  6. Estimado Editor,
    Permítame agradecerle, en primer lugar, que dé a conocer en su periódico la obra “Luz sobre la guerra de 1898” y la valoración que hace del manuscrito de Ramón Auñón, por el valor historiográfico que tiene en sí mismo para contribuir a averiguar las verdaderas causas y motivaciones de lo que se ha conocido, desde hace más de un siglo, como el “Desastre del 98”. Sinceramente se lo agradezco porque salvo usted, el editor de SND y unos pocos medios digitales privados, hasta donde yo conozco, nadie desde las instituciones o desde las cátedras o Academia de Historia, se ha hecho eco de esta obra y del manuscrito de Auñón desde su publicación hace meses.
    En segundo lugar y lamentándolo mucho, quiero manifestarle mi desagrado por las descalificaciones personales y acusaciones a instituciones como la Armada que se vierten en el artículo, que no comparto y que considero injustas e improcedentes, máxime cuando no están probadas fehacientemente y que solo contribuyen a perjudicar la necesaria reflexión y debate en torno a este episodio clave de nuestra historia contemporánea.
    Tal y como he manifestado al resto de autores y editor del libro, mi intención desde un principio con la publicación de este manuscrito de Ramón Auñón, era poner a disposición de los españoles y sobre todo de los historiadores, una fuente documental primaria y fundamental por su contenido, en el que el Ministro de Marina de entonces Ramón Auñón, cuestiona la versión “oficial” del Desastre que se ha transmitido a los españoles desde hace más de un siglo.
    Este manuscrito, debería formar parte, junto con muchos otros documentos y testimonios que nos han llegado hasta nuestros días, del verdadero informe, todavía pendiente, que debería elaborarse a partir de un análisis científico de las fuentes historiográficas para descartar hipótesis inverosímiles y conocer las causas más probables, despejando falsedades, dudas y eliminando mitos sobre el Desastre del 98.
    Como bien sabe, tras el Desastre de Anual de 1921, el General Picasso elaboró su célebre expediente o informe Picasso, clave para conocer lo ocurrido en aquel desgraciado episodio. En el caso del 98, nunca se hizo algo similar, espero y deseo que, desde instancias oficiales, cátedras o Academia de Historia o incluso de españoles interesados por la historia de su país con talento y capacidad, se acometa la realización de este informe sobre el Desastre del 98, que sin duda será complicado, pero que será la forma de pagar la deuda que tenemos con los que murieron y dieron su vida por la Patria en aquella guerra.
    Atentamente,
    José Mª Balmisa
    Coautor de “Luz sobre la guerra de 1898”

    1. Yo también estoy en contra de las descalificaciones, pero cuándo usted dice que no se ha probado FEHACIENTEMENTE lo que ha hecho la Armada (las personas concretas que se esconden detrás de la palabra Armada, porque la «Armada» como «ser» no existe, son personas concretas con su nombre y apellidos lo que actúan como si fuera la misma), la pregunta es ¿usted desde la moderación y el bien queda qué necesita más si la presentación del libro ha sido prohibida?,
      ¿qué prueba más necesita usted?, no es una afirmación, es una pregunta.

      1. Magnífico, Herr Steiner. Bueno, corto, completo. Magnífico.
        Gracias una vez más.
        Sobre el amor a la Patria, de la que carecen la inmensa mayoría de las autoridades españolas, militares incluidas, ya ha hablado.
        Del amor a la verdad, también, pero quiero añadir lo siguiente:
        Yo (Jesucristo) soy la Verdad (Jn 14, 6). La verdad os hará libres (Jn 8, 32). Sea vuestra palabra: «Sí, sí»; «No, no»11 (Mt 5, 37). El demonio es el padre de la mentira (Jn 8, 44).
        Y esta de Santiago Ramón y Cajal: “Si no tienes enemigos, es que nunca dijiste la verdad o jamás amaste la justicia”.

        1. Y, como dicen por ahí, ¿no es del todo lógico que la Armada haya actuado así, después de olvidar culpable e ignominiosamente a otros héroes al parecer hoy incorrectos: Franco Capitán General de la Armada, el Marinero Lois del Baleares, el propio Baleares, el cañonero Dato y tantos otros?

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad