La carne de los cañones (1): España en almoneda

Para conseguir sus fines conspirativos, las élites plutocráticas que conjuran por el NOM han creado una vasta red de organismos, asociaciones, fundaciones, ONGs y think tanks, que conforman una constelación de instituciones, una gigantesca telaraña de poder cuyo objetivo es regir firmemente y subliminalmente la política del sistema mundo hacia el objetivo final de instaurar el Gobierno Mundial.

El propósito de esta vasta conspiración puede explicarse con estas palabras de uno de sus más eximios representantes: «Algunos creen que nosotros (la familia Rockefeller) formamos parte de una cábala secreta trabajando contra los mejores intereses de los EE.UU, caracterizando a mi familia y a mí como internacionalistas y conspirando con otros alrededor de la tierra para construir una política global más integrada, así como una estructura económica ―un solo mundo si queréis―. Si ésta es la acusación, yo soy culpable y orgulloso de serlo». (David Rockefeller, Memorias, p. 405).

La mayoría de estos organismos transnacionales se encuentran bajo las órdenes de un reducido número de jerarcas que ocupan la cúspide de la pirámide del poder mundial, de los cuales un número significativo pertenecen a 13 familias, que, en su opinión, tienen derecho a gobernar sobre el resto de nosotros, ya que son los descendientes directos de los antiguos dioses, por lo cual se consideran de linaje real.

Estas 13 familias son:

1)   Astor
2)   Bundy
3)   Collins
4)   DuPont
5)   Freeman
6)   Kennedy
7)   Li
8)   Onassis
9)   Reynolds
10) Rockefeller

Al frente de ellas se encuentra el linaje de los Rothschild, la familia más poderosa del mundo, propietaria de la mayoría de los Bancos Centrales de todo el mundo, seguida de los Rockefeller.

Entre estos organismos destacan por su especial relevancia y preponderancia tres: El Council on Foreign Relations ―«Consejo de Relaciones Exteriores»―, la Comisión Trilateral, y el club Bilderberg. Su trascendencia proviene del hecho de que son quienes dictan las estrategias y los principios a seguir por el conjunto de las corporaciones y gobiernos que sirven al NOM.

El  Council on Foreign Relations es una de las principales organizaciones que laboran por el establecimiento de un Gobierno Mundial. Fundado en Estados Unidos en 1921, entre sus miembros figuran políticos de alto rango, directores de la CIA, representantes de los principales medios de comunicación, banqueros, líderes empresariales, etc. Su labor se orienta a la promoción de la globalización, el libre comercio, el establecimiento de bloques comerciales transnacionales ―como el NAFTA o la Unión Europea―, y la reducción de los controles financieros sobre las corporaciones multinacionales. El CFR dirige el Programa de Estudios David Rockefeller. Dirige el Departamento de Estado de Estados Unidos, elaborando su política exterior. Financiado por 200 multinacionales, cuenta en sus filas con unos 4200 miembros cooptados, entre los que se eligen gran parte de los dirigentes gubernamentales. El CFR recibe fondos millonarios del ultramegaepeculador judeo-húngaro George Soros ―en 2013 percibió 8 millones de dólares, en 2014 3,5 millones, y más de 3 millones en 2016―.

El CFR jugó un papel relevante en la Transición, especialmente en lo que se refiere al apoyo que prestó a la refundación de un PSOE que, al inicio de la democracia en España, era completamente residual. Felipe González visitó la sede de la institución en 1977, y se encontró con David Rockefeller, regresando supuestamente con donaciones para el nuevo PSOE:

«En 1977 el embajador de EEUU en España Wells Stabler preparó la visita de Felipe González a EEUU para que se entrevistara con el Vicepresidente Walter Mondale, el Secretario de Estado Cyrus Vance y otras autoridades e instituciones, con una conferencia en el CFR ―Council on Foreign Relations―, una cena organizada por el Carnegie Endowment for International Peace y una entrevista personal con David Rockefeller. El periplo americano fue realmente satisfactorio, pues González recibió de diferentes instituciones americanas 12 millones de dólares para que comenzara a estructurar el PSOE como opción política viable». (VER AQUÍ)

A esta visita pionera sucedieron en 1978 la de Enrique Múgica ―presidente de la comisión de Defensa en el primer parlamento democrático― y Luis Solana ―futuro presidente de Telefónica―, que también visitaron en Nueva York la sede de la ITT.

Posteriormente, también participó en la romería Francisco Fernández Ordóñez ―ministro de UCD y después tránsfuga al PSOE―.

El sobrevalorado Tierno Galván pidió la entrada en la CFR, pero tuvo el veto de Felipe González. Quien sí lo consiguió fue Luis Solana en 1985, al igual que Julio Feo ―«fontanero» mayor de la Moncloa―, representando a González.

El mismo David Rockefeller ―recientemente fallecido― efectuó una visita a España en 1983, y fue agasajado por González y Miguel Boyer en la Moncloa, los cuales se comprometieron a potenciar las inversiones extranjeras, y a desarrollar una reconversión de la industria pesada de acuerdo con las demandas de la Comisión Trilateral, con vista a potenciar las industrias que fueran subsidiarias de las grandes multinacionales, lo cual, como veremos, provocó nuestro desmantelamiento industrial, y pasamos a ser un país de camareros y albañiles, sometido a tremendas crisis de paro.

En una de las frecuentes visitas de Kissinger a España tras el magnicidio de Carrero Blanco, un periodista le preguntó por su parecer sobre España, a lo que respondió con su habitual franqueza: «Me parece un país de excelentes camareros». Dicho y hecho, porque justamente eso es hoy nuestra Patria.

También se ha dejado ver Sánchez Falconetti en los foros del Council on Foreign Relations, bajo cuya invitación dio una conferencia en Nueva York en septiembre de 2018. En el consejo asesor de la CFR en España figura Jordi Váquer, director del Open Society Initiative for Europe de George Soros ubicado en Barcelona.  En su franquicia europea, abundan los personajes vinculados al PSOE, como Narcís Serra, Almunia, Javier López, etc.

En 1972, durante una reunión del club Bilderberg, se fundó la Comisión Trilateral, a la que pertenecen relevantes personalidades de la economía y la política de las tres principales áreas del capitalismo mundial: Norteamérica, Europa y Asia-Pacífico.

Íntimamente vinculada a Bilderberg y a la CFR, su objetivo estratégico es concentrar la riqueza mundial en manos de una jerarquía burocrática, para desde allí ejercer el control mundial, estableciendo metas políticas públicas que sean aplicadas por los gobiernos de todo el mundo.

Entre las personalidades españolas adscritas a ella destaca la figura de Antonio Garrigues Walker, y también figuraron en ella Juan Villalonga, Carlos Ferrer Salat, Emilio Ybarra, Alfonso Cortina, y otros. Hoy en día, su personaje más representativo en España es Ana Patricia Botín.

Pero la joya de la corona del globalismo es el famoso Club Bilderberg, del que hablaremos en la siguiente entrega.

Extraído del libro de reciente publicación LA PATRIA TRAICIONADA: ESPAÑA EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL. Para conseguir el libro LA PATRIA TRAICIONADA: ESPAÑA EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL, pulsar AQUÍ

Compartir

2 thoughts on “La carne de los cañones (1): España en almoneda”

  1. Habrá que luchar hasta el final contra la infamia, es nuestro deber como españoles y católicos, pero nada ni nadie de este mundo podrá evitar la llegada del Anticristo, a su debido tiempo; precedido y ayudado por su propio «juanbautista»: el NOM.

  2. El anticristo ya está , mire a su alrededor y verá sus obra su caos…
    «Por sus obras los conoceréis…»
    Pero no es infalible…Se le puede vencer y ello lo sabe. (de hecho lo sabe desde el Principio pero su soberbia le puede)

    Se le vencerá.

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*