La carta de mierda de un indigente intelectual y además sub…

Nos referimos, claro, a la del dictador Pedro Sánchez al tirano Mohamed VI el pasado 14 de Marzo y que La Moncloa no tuvo más remedio que hacer pública una vez que el moro, partido de risa y con su mala leche, y habilidad, habitual, filtró a la prensa para mayor escarnio del dictador.

Nadie envía y menos unilateralmente nada por escrito y aún peor de esta guisa y nadie y menos al enemigo. Eso en relaciones internacionales es básico. Pero, claro, qué sabe este anoréxico mental de esas cosas.

Además del mediocre uso de nuestra lengua, la única, el español, su contenido es absolutamente penoso, además de baboso, pordiosero, lloroso, vergonzoso. Cuánto se ha descojonado Mohamed VI con ella, por eso la ha hecho pública, para dejar en ridículo en todos los aspectos a este patán.

«Reconozco la importancia que tiene la cuestión del Sáhara Occidental para Marruecos y los esfuerzos serios y creíbles, en el marco de Naciones Unidas, para encontrar una solución mutuamente aceptable. En este sentido, España considera que la propuesta marroquí de autonomía presentada en 2007 como la base más seria, creíble y realista para la resolución de este diferendo«

Con dicha frasecita, no sólo cede la soberanía del Sahara a Marruecos, pues no otra cosa es ese eufemismo del marroquí cuando habla de una propuesta de autonomía, sino que el dictador Sánchez lo hace sin pedir nada a cambio. Su estupidez es tal, que hasta los moros llegaron a pensar que la cosa encerraba alguna trampa; bien que a renglón seguido se partieron de risa y se dieron cuenta de que, una vez más, los españoles somos idiotas incluso mucho más de lo que ya saben. ¡Bien que nos conocen!

Para nada, el dictador Sánchez nombra las múltiples resoluciones de la ONU sobre el Sahara; claro, para qué, un dictador actúa sólo per se y, por supuesto, pensando en su propio beneficio circunstancial para mantenerse en el poder. El derecho internacional le importa, por ello, tanto como el nacional, por eso gobierna a su antojo por encima de cualquier precepto legal. El problema es que si en lo interno se le aguanta, en lo exterior las consecuencias son muy graves porque por ahí fuera no son como por aquí.

Para qué decir de mentar a Ceuta y Melilla (lo más que se acerca en su mente a eso es el párrafo: «Todas estas acciones se llevarán a cabo con el fin de garantizar la estabilidad e integridad territorial de nuestros dos países» que en su delirante mente debe ser suficiente… ¡que se lo cree este payaso!), no sea que entonces el moro se retranquee y no ceda a hacerse la foto; esa que tanto González como Rodríguez decían que era lo único importante, lo que quedaba, por eso entramos en la CEE y en la OTAN en pelotas, para que Felipe se hiciera una foto, y para qué hablar de las fotos de Rodríguez que tanto nos han costado; en el PP opinan lo mismo, que conste, ahí está la foto de las Azores que nos costó 191 muertos en Atocha.

Así pues, y a cambio, España no obtiene ninguna garantía formal y escrita de la monarquía alauí de que no reclamará jamás ambas ciudades, ni tampoco de que renuncia a la invasión solapada que es lo que es la avalancha que no sólo no cesa, sino que se incrementa cada día, de moros y subsaharianos.

«En este nuevo contexto, tiene mi garantía de que España actuará con la absoluta transparencia que corresponde a un gran amigo y aliado. Os aseguro que España siempre cumplirá sus compromisos y su palabra».

¿Transparencia? ¿Con quién, con el sátrapa marroquí? Pero si no sabemos de él nada, porque bien que se ocupa de que no lo sepamos. Pero si ni siquiera el CNI tiene allí despliegue real, no el pseudodipolmático que ese sí lo tiene viviendo a cuerpo de rey.  Más: ¿transparencia? Joder, la del dictador Sánchez escribiendo la carta en su cuarto de baño a las tres de la madrugada sin mentarlo ni a su mujer. ¿Transparencia?

¿Las razones para este tan torpe como antinacional paso? Pues seguir mendigando una foto con Biden, tapar el desastre huelguístico que arrecia y… vaya usted a saber cuántas más, ninguna buena, porque la cabeza de este personaje cada día más patético, y de los que le rodean, es un pozo sin fondo y oscuro, muy, muy oscuro.

El dictador Sánchez ha puesto España a los pies del moro, nuestro único, verdadero y peligrosísimo enemigo, además de los internos. Eso sí, enviamos armas a Ucrania alimentado una guerra que nos va a salir a la larga muy cara.

PD.- ¿Y Felpudo VI? Ni se sabe, ni se le espera.


3 respuestas a «La carta de mierda de un indigente intelectual y además sub…»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad