La cobardía de periodistas e intelectuales

George Orwell

George Orwell tenía pocas esperanzas de que una prensa libre expusiera las mentiras de los totalitarios. Su ensayo » La libertad de prensa » pretendía ser el prefacio de Rebelión en la granja, pero no se publicó hasta 1972. Orwell reveló que el Ministerio de Información del Reino Unido (MOI) (creado durante la Segunda Guerra Mundial) aconsejó al editor de Orwell no publicar Animal Farm ya que sería ofensivo para los “soviéticos rusos”.

La tesis de Orwell era que los periodistas, no el gobierno, son los mayores censores:

[E]l peligro principal para la libertad de pensamiento y expresión en este momento no es la interferencia directa del Ministerio del Interior o de cualquier organismo oficial. Si los editores y editores se esfuerzan por mantener ciertos temas fuera de imprenta, no es porque tengan miedo de ser procesados, sino porque tienen miedo de la opinión pública. En este país la cobardía intelectual es el peor enemigo al que debe enfrentarse un escritor o un periodista.

Los periodistas cobardes de hoy han suprimido historias sobre la computadora portátil de Hunter Biden, dudas sobre la eficiencia de las máscaras y los confinamientos, perfiles de seguridad cuestionables de las vacunas, preocupaciones de que las vacunas no previnieron la transmisión, preguntas sobre la política estadounidense en Ucrania y desafíos a la ortodoxia del calentamiento global.

Si bien la administración Biden torció el brazo de las empresas de redes sociales para censurar a la gente común, no tuvo que censurar a los periodistas. Orwell escribió: “Las ideas impopulares pueden silenciarse y los hechos inconvenientes mantenerse en la oscuridad, sin necesidad de ninguna prohibición oficial”. Él explicó:

En cualquier momento dado existe una ortodoxia, un conjunto de ideas que se supone que todas las personas bien pensantes aceptarán sin cuestionarlas. No está exactamente prohibido decir esto, aquello o lo otro, pero «no está hecho» decirlo… Cualquiera que desafíe la ortodoxia imperante se encuentra silenciado con sorprendente eficacia. Una opinión genuinamente pasada de moda casi nunca recibe una audiencia justa, ni en la prensa popular ni en las publicaciones periódicas intelectuales.

En el párrafo siguiente, Orwell pinta un retrato de nuestro tiempo. Como usted lee, sustituya la “Rusia Soviética” por vacunas, cirugía de cambio de género para adolescentes, energía verde, etc.:

En este momento lo que exige la ortodoxia predominante es una admiración acrítica por la Rusia soviética. Todo el mundo lo sabe y casi todo el mundo actúa en consecuencia. Cualquier crítica seria al régimen soviético, cualquier revelación de hechos que el gobierno soviético preferiría mantener ocultos, es casi imposible de publicar. Y esta conspiración nacional para adular a nuestro aliado tiene lugar, curiosamente, en un contexto de genuina tolerancia intelectual. Porque aunque no se le permite criticar al gobierno soviético, al menos es razonablemente libre de criticar al nuestro.

A Orwell no le sorprendió “el servilismo con el que la mayor parte de la intelectualidad inglesa ha tragado y repetido la propaganda rusa”, a pesar de que no tuvieron “ninguna presión directa para falsificar sus opiniones”.

El poder de las grandes farmacéuticas ya era un problema hace casi ochenta años. Orwell observó: “Es notorio que ciertos temas no pueden discutirse debido a ‘intereses creados’. El caso más conocido es el de los medicamentos patentados”.

Desafortunadamente, a pesar de dar la alarma, Orwell añade un calificativo a su apoyo a la libertad de expresión:

Si la libertad intelectual que sin duda ha sido una de las características distintivas de la civilización occidental significa algo, significa que cada uno tendrá derecho a decir e imprimir lo que crea que es la verdad, siempre que no lo haga. perjudicar al resto de la comunidad de alguna manera bastante inequívoca.

Hoy, por supuesto, Google y otros utilizan  el calificativo de daño a la comunidad para censurar diferencias de opinión legítimas.

Tal como advirtió Hayek en El camino de servidumbre, Orwell advirtió: “Es sólo, o al menos es principalmente, la intelectualidad literaria y científica, las mismas personas que deberían ser los guardianes de la libertad, quienes están comenzando a despreciarla. , tanto en teoría como en la práctica”.

Hoy en día, los autoritarios afirman que están defendiendo la democracia, pero lo hacen por medios no liberales. Orwell observó estas tácticas e informó de “una tendencia generalizada a argumentar que sólo se puede defender la democracia mediante métodos totalitarios. Si uno ama la democracia, dice el argumento, debe aplastar a sus enemigos por cualquier medio”.

Entre los enemigos que había que aplastar se encontraban “aquellos que ‘objetivamente’ lo ponen en peligro al difundir doctrinas equivocadas”. Los censores actuales también utilizan este argumento de desinformación.

Peor aún, Orwell explica que los intelectuales justificaron las purgas de Stalin afirmando que las “opiniones heréticas de las víctimas… dañaban ‘objetivamente’ al régimen y, por lo tanto, era muy correcto no sólo masacrarlas sino desacreditarlas mediante acusaciones falsas”.

Este no es un ensayo para considerar la cancelación de profesionales de la salud, autores y académicos. Pero si usted cree que los intelectuales se oponen a las “acusaciones falsas” al servicio de su buena causa, Orwell diría que está equivocado.

Orwell observó que el gran entusiasmo por la Rusia estalinista era “sólo un síntoma del debilitamiento general de la tradición liberal occidental”. Advirtió: “Si alientan métodos totalitarios, puede llegar el momento en que se utilicen en su contra en lugar de a su favor”.

Cualquier adopción tribal de una “ortodoxia” es problemática. Orwell observó: “El enemigo es la mente del gramófono, esté uno de acuerdo o no con el disco que se está reproduciendo en ese momento”.

¿Puede la civilización occidental sobrevivir al antiliberalismo observado por Orwell? Orwell tenía sus dudas:

[L]a libertad intelectual es una tradición profundamente arraigada sin la cual nuestra característica cultura occidental sólo podría existir dudosamente. Muchos de nuestros intelectuales se están alejando visiblemente de esa tradición. Han aceptado el principio de que un libro debe publicarse o suprimirse, elogiarse o condenarse, no por sus méritos sino según la conveniencia política. Y otros que en realidad no sostienen este punto de vista lo aceptan por pura cobardía. 

Orwell escribió: “Si la libertad significa algo, es el derecho a decirle a la gente lo que no quieren oír”. Hoy, periodistas e intelectuales nos dicen que la libertad de expresión no es esencial; en lugar de ser una condición mediante la cual la civilización progresa, la libertad de expresión es una amenaza a la “democracia”. Con tales creencias, advertiría Orwell, estamos creando nuestra propia distopía.

NOTA. El autor es profesor emérito de economía y liderazgo en la Universidad de Baltimore.
Para Disidentia

4 respuestas a «La cobardía de periodistas e intelectuales»

  1. ………mirando la voz de galicia hace unos días me fije en la publicidad que venía en el jornal ,toda era estatal o de la admón autonómica ,varias páginas y a página entera ,lo que vale un buen dinero ,bien seguro mantenida tiempo y si esa publicidad caduca ,será otra consejeria la que se anuncie o ministerio o organismo público y pague las nóminas ,dado que apenas se venden jornales en papel y las subscripciones on line no son suficientes para mantener la pesiana subida hay que venderse …¿?qué les queda ?¿?,obedecer al amo …..

    es cierto que son los primeros en censurar cuando vas contra las posiciones políticas ,sociales ,económicas que
    el amo defiende …..

    lo dice la experiencia sufrida por silenciarme en medios virtuales que van de muy abiertos y defensores de la libertad de expresión ,……….no por insultos ni actos parecidos ….sino por decir cuando Eguiguren negoció el fin armado de ETA ,con atentados que no había vuelta atrás …y parecía que el pepe necesitaba a ETA para tener tirón electoral ………

    si criticas la connivencia estatal y de la UE ,a la que lo que pase en este país les importa una mierda sea ,………PUIG_DEMONTE ,amnistía etc etc ,afecte al poder sea legislativo ,judicial ,administrativo en varias estafas habidas en la bolsa española como ejem la última el POPULAR …..te silencian …ha sido una estafa o no a los inversores dado el `patrimonio del POPULAR??…………..para beneficiar a un gran comprador de deuda patria como era el San en momentos de zozobra

    al igual que cuando Bankia salió a bolsa ,se veía bien que era el tiempo de la estampita ,..asi lo veía ,así lo escribií en algún foro …resultado cuanta cancelada …………al final qué pasó ?¿?

  2. Lo que está ocurriendo los últimos años de manera ya abiertamente descarada es una distopía aberrante e insufrible. La aplastante mayoría de los «periodistas» son auténticos terroristas de la desinformación, la manipulación, la ocultación, la tergiversación y la mentira institucional; son lacayos a sueldo de la caterva de criminales totalitarios y mafiosos que tenemos en el poder. Pero el principal problema no son ellos sino la sociedad enferma, aborregada, iletrada, descerebrada, indolente, narcisista, hedonista, amoral y aterrada que prefiere aceptar la realidad o ignorarla antes que enfrentarse a ella. El presente es oscuro, el futuro negro como el carbón.

  3. Hay una gran diferencia entre profesión de las castas y vocación del espíritu, la profesión pertenece a la actitud lúdica o salario del sistema, en cambio, la vocación la impulsa el HONOR, por eso no tiene miedo a la pérdida o escarmiento del sistema o la muerte, es la lucha interna de cada individuo, ser pensado por el sistema o ser libre de todo dominio lúdico y usurero.

    Saludos cordiales

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad