La Conferencia por la Victoria de Israel

Para escuchar el audio AQUÍ

Muy buenas tardes, muy buenas noches y muy bienvenidos a esta nueva singladura de la voz. Soy César Vidal. Hoy es el viernes 16 de Febrero de 2024 y me dirijo a los hispanoparlantes de ambos hemisferios, a los situados a uno y otro lado del Atlántico y del Pacífico. Y como siempre lo hago desde el exilio.

Corría el año 1977 cuando fue aprobada el Acta Fundacional del partido israelí conocido como el Likud. Entre sus principios fundacionales se encontraba la negativa a reconocer jamás el establecimiento de un Estado palestino y la afirmación de que desde el mar hasta el río todo estaría controlado por Israel.

La afirmación, que después ha sido censurada al ser esgrimida como una afirmación de libertad por parte de los palestinos, ciertamente era contraria a la resolución de Naciones Unidas que había dividido el mandato británico de Palestina en un Estado judío y otro árabe. Y además chocaba con resoluciones de Naciones Unidas posteriores que abogaban por que Israel se retirara de los territorios ocupados tras la guerra del año 1967.

Sin embargo, a pesar de todo, tenía una enorme lógica, porque el Likud era heredero directo del sionismo revisionista de Jabotinsky. Gran admirador de los fascismos. Jabotinsky no solo se había referido a Mussolini de manera elogiosa, sino que incluso había expresado opiniones positivas acerca de Hitler. Por supuesto, y aunque Jabotinsky, cuyo secretario en Estados Unidos fue el padre de Benjamín Netanyahu, no podía contemplar con agrado el antisemitismo de Hitler, pero sí consideraba que su política era correcta al identificar a una nación con la sangre y el suelo.

Por su propia naturaleza, el Likud negaría una y otra vez el derecho de los palestinos a un Estado y torpedearía siempre cualquier paso que pudiera conducir a la formación del mismo, a la vez que intentaría extender el territorio del Estado de Israel a lo que consideraba sus fronteras obligadas sin importarle lo más mínimo la legalidad internacional.

En las últimas horas hemos tenido nuevas noticias sobre la denominada Conferencia de la Victoria de Israel. Sin ánimo de ser exhaustivos, los hechos son los siguientes:

El Hotel Rey David de Jersualén tras el atentado perpetrado por el Irgun  en 1946 que costó la vida a 91 personas

Primero. La reciente resolución del Tribunal Internacional de Justicia en relación con la demanda de Sudáfrica contra Israel por genocidio, se solventó afirmando que existían indicios plausibles de que Israel estaba cometiendo o conspiraba para cometer un genocidio con los palestinos. Partiendo de esa base, el Tribunal Internacional de Justicia ordenó a Israel que sus altos cargos dejaran de utilizar un lenguaje genocida; que impidiera que sus Fuerzas Armadas perpetraran un genocidio en Gaza; que no destruyera pruebas que pudieran incriminarlo por genocidio; que permitiera el abastecimiento humanitario de la población palestina y que presentara un informe al cabo de un mes mostrando que efectivamente obedecía las resoluciones del Tribunal Internacional de Justicia.

Segundo. En abierta desobediencia a las disposiciones del Tribunal Internacional de Justicia, se ha celebrado en Jerusalén la Conferencia por la Victoria de Israel, que tiene como subtítulo “Las colonias garantizan la seguridad. Volver a la Franja de Gaza y al norte de samaria”.

Tercero. Lejos de tratarse de una simple reunión de judíos fanáticos y supremacistas, en la conferencia estuvo presente el Primer Ministro Benjamín Netanyahu, junto a doce ministros de su Gobierno en un acto de apoyo extraordinario a los convocantes.

Cuarto. Además de la docena de ministros del gabinete de Netanyahu que asistieron a la conferencia, otros ministros afirmaron que no habían podido asistir debido a que tenían otras obligaciones e incluso afirmaron que asistirían a la próxima conferencia.

Quinto. De manera bien reveladora, la conferencia contó como auténtica estrella con el rabino Uzi Sharbat, condenado por terrorismo a cadena perpetua en 1984.

Sexto. De manera bien significativa, el Rabino Sharbat no sólo no cumplió su condena, sino que fue puesto en libertad en 1991, y desde entonces ha seguido desarrollando actividades políticas.

Séptimo. Dejando de manifiesto el sector del sionismo con el que se identificaba el Rabino Sharbat ,se dirigió a los presentes como herederos del grupo terrorista judío Stern.

Octavo. Los asistentes a la conferencia escucharon discursos que instaban a reemplazar la población palestina de Gaza con colonos judíos, además de escenas de fervor religioso y cánticos que afirmaban “Oslo está muerto”, en referencia a los acuerdos de Oslo de 1993 y al proceso de paz que tenía que desembocar en la creación de un Estado palestino.

Noveno. Daniela Vais, dirigente de los colonos israelíes, declaró en el curso de la conferencia que confía en que Gaza pronto estará abierta a la colonización israelí. Según sus palabras literales en relación con los palestinos, afirmó: “Ellos, los palestinos, se irán, no les damos comida, no les damos nada, tienen que irse. El mundo los aceptará”. 

Décimo. La conferencia, por lo tanto, sostuvo claramente no sólo su oposición a la creación de un Estado palestino, sino que además afirmó la voluntad de expulsar a todos los palestinos de los territorios ocupados, llenando tanto Gaza como Cisjordania de colonias israelíes.

Undécimo. El tema de la conferencia sostenía que sólo un traslado de los palestinos fuera de Gaza puede traer la paz, totalmente indiferente al hecho de que esa deportación masiva de los palestinos entraría dentro de uno de los supuestos del delito de genocidio.

Duodécimo. En colaboración con estos hechos, el mapa de la conferencia mostró los puntos que los colonos judíos pretenden ocupar en la franja de Gaza tras desplazar a la población palestina.

Uzi Sharbat, en la conferencia

Décimotercero. De manera bien reveladora, el presidente Biden prohibió inmediatamente toda recogida de fondos y envío de dinero para los extremistas judíos en un acto sin precedentes.

Décimocuarto. El general Benny Gantz, miembro de la oposición, declaró que la conferencia era un insulto a la sociedad israelí en tiempo de guerra y que perjudica nuestra legitimidad ante el mundo y los esfuerzos tendentes a crear un marco para el regreso de nuestros rehenes. Al referirse a la participación de Netanyahu, Gantz dijo, “Quien baila y divide no decide, y quien calla y se deja arrastrar no es un dirigente”.

Décimoquinto. Por su parte, el jefe de la oposición israelí, Yair Lapid, deploró que Benjamín Netanyahu había tocado fondo.

Décimosexto. Al día siguiente, comprensiblemente alarmado por lo victoriano de la Conferencia, Biden firmó una orden ejecutiva que prohibía el viaje a Estados Unidos de cuatro sionistas de Israel, así como la recogida y el envío de fondos a los seguidores del Rabino Uzi Sharbat. Esas sanciones se aplican no sólo en Estados Unidos, sino que tienen que ser acatadas por todos los bancos extranjeros que tengan intereses en el territorio americano.

Y décimoséptimo. De manera reveladora, las tímidas medidas adoptadas por Biden han sido seguidas por una nueva gira del secretario de Estado, Anthony Blinken, por Oriente Medio. En este caso, Blinken ha expresado a los mandatarios de algunos de los países visitados la voluntad de reconocer un Estado palestino lo antes posible.

En contra de lo repetido hasta la saciedad, el sionismo no nació con una visión política democrática, sino meramente nacionalista y de expansión territorial, justo en línea directa con los movimientos nacionalistas e imperialistas de finales del siglo XIX. Mientras que la mayor parte de los sionistas tenían una visión socialista que se tradujo, por ejemplo, en el establecimiento de las granjas colectivas, o kibutz, el sector minoritario o revisionista abrazó una visión fascista. Su fundador fue Vladímir ZEEV Jabotinsky, un judío ucraniano, quien en 1922 estableció una alianza con los nacionalistas ucranianos de Simón Petliura y Dimitro Domisov. Los nacionalistas ucranianos asesinaron masivamente a las fuerzas de izquierda, así como a decenas de miles de judíos que residían en Ucrania, en un intento de evitar dar explicaciones por su alianza con fuerzas abiertamente antisemitas, Jabotinsky renunció a sus funciones de administrador en el seno de la organización sionista mundial y creó la Alianza de los Sionistas Revisionistas.

Fascinado por el fascismo italiano, Jabotinsky consiguió recibir la ayuda de Benito Mussolini para crear una organización sionista de carácter fascista y paramilitar de la que surgiría en Palestina el Stern.

El Grupo Stern estaba relacionado directamente con el gobierno fascista polaco y su jefe, Abraham Stern, fue detenido por los británicos, que acabaron poniéndolo en libertad al crear un gobierno polaco en el exilio al inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Los sionistas revisionistas ofrecieron su colaboración a los nazis alemanes, que la rechazaron ya que mantenían ya una colaboración con los sionistas socialistas.

Durante los inicios de la Segunda Guerra Mundial, los sionistas revisionistas realizaron diversos atentados terroristas contra los británicos y en febrero de 1942, Abraham Stern fue abatido por un miembro de la policía británica. De esa manera, el poder dentro de la organización terrorista pasó a Isaac Samir, que siguió perpetrando atentados terroristas y que llegó a ser Primer Ministro de Israel en los años 80.

Folke Bernadotte

Los sionistas revisionistas, además, crearon otra organización terrorista conocida como el Irgun. En 1948, en una carta abierta enviada al New York Times, Albert Einstein, Hannah Arendt y otras personalidades judías compararon al Irgun con las formaciones fascistas y nazis.

Lo cierto es que los sionistas revisionistas siguieron perpetrando atentados terroristas, asesinaron a altos funcionarios británicos e incluso cometieron atentados terroristas en el territorio del Reino Unido. También, procedieron a asesinar al sueco Folke Bernadotte, encargado por Naciones Unidas de determinar los límites del Estado judío y del árabe. En el mismo atentado que costó la vida al Conde Bernardot, también fue asesinado el coronel francés de los cascos azules de la ONU, André Segault. Los crímenes fueron ordenados por el futuro Primer Ministro de Israel Isaac Samir, y en concreto el del enviado de la ONU, fue perpetrado por Joshua Cohen, que se convertiría posteriormente en el principal guardaespaldas de David Ben Gurion.

Al programarse el Estado de Israel, estos grupos terroristas no se disolvieron, sino que se incorporaron a las Fuerzas de Defensa de Israel, y finalmente los sionistas revisionistas formaron un nuevo partido, el Herut, presidido por Menachem Beguin, también antiguo terrorista.

La guerra de los seis días proporcionaría un nuevo aliento a los sionistas más extremos al ocupar Israel una serie de territorios de sus vecinos árabes tras haberlos atacado. Es así como, entre otros fenómenos, surgió el Gush Emunim o bloque de los fieles del rabino Isaac Kook, que sostiene que Dios ha dado toda Palestina a los judíos y que estos tienen el derecho y el deber de ocuparla para facilitar el cumplimiento de las profecías.

En ese contexto, volvió a aparecer la organización terrorista sionista conocida como Stern, bajo el nombre del subterráneo judío. Tras los acuerdos de Camp David de 1978, el grupo terrorista judío trazó planes para volar la Cúpula de la Roca en la explanada del templo de Jerusalén y para sembrar el terror entre la población.

Jefe de esa organización terrorista era el Rabino Uzi Sharbat, estrella de la Conferencia de la Victoria celebrada hace unos días en Jerusalén En 1984 la administración de Justicia del Estado de Israel condenó a cadena perpetua por su participación en actos terroristas cuyas víctimas fueron palestino.  Sharbat fue discretamente liberado en 1991 por el Primer Ministro Isaac Shamir, antiguo terrorista casi en paralelo.

Casi en paralelo, en 1977, el Likud, partido al que pertenece Netanyahu, expresó en su carta fundacional la negativa a reconocer el derecho a un Estado palestino y su voluntad de que desde el río al mar todo forme parte del Estado de Israel.

Para el sionismo revisionista de onda raigambre fascista, terrorista y expansionista, la guerra contra Gaza representa una oportunidad de oro para expulsar a los palestinos de Gaza y de Cisjordania y ocupar su lugar con colonos judíos. Se trata de un plan nada oculto, sino manifiesto, que implica al menos uno de los supuestos de genocidio recogidos por la legislación internacional. Se trata de un plan que es apoyado expresamente por la presencia de Netanyahu y de doce de sus ministros en la Conferencia de la Victoria, y se trata de un plan que, a fin de cuentas, obedece a la visión de grupos sionistas desde hace décadas, incluido el Likud de Netanyahu, que incluye en su carta fundacional el propósito de que desde el mar hasta el río todo esté bajo el control directo del Estado de Israel.

Vista de cómo va quedando Gaza

Naturalmente se pueden cerrar los ojos ante todas estas declaraciones y conductas, pero resulta más que obvio que Netanyahu no tiene la menor intención de respetar la legalidad internacional, que está aprovechando el ataque de Hamás que su Ejército no repelió durante siete horas, facilitando así que hubiera más muertos y más secuestrados para lanzar una ofensiva que expulse a los palestinos de los territorios ocupados por el Estado de Israel. Y que no está cumpliendo en todo o en parte con las disposiciones adoptadas por el Tribunal Internacional de Justicia.

Guste o no reconocerlo, Netanyahu, su gobierno y las fuerzas sionistas que los apoyan son un serio peligro no sólo para los cerca de 30.000 de palestinos, casi la mitad niños, a los que ha dado muerte el Ejército de Israel desde el mes de octubre, o para los dos millones a los que ha desplazado de sus tierras creando una colosal crisis humanitaria, sino también para la propia estabilidad del Estado de Israel y para cualquier intento de que Oriente Medio pueda vivir en paz y seguridad.

Pero no se dejen llevar por el desánimo o la frustración, y es que a pesar de que los poderosos muchas veces parecen gigantes, es sólo porque se les contempla de rodillas y ya va siendo hora de ponerse en pie. Mientras tanto, en el tiempo que han necesitado ustedes para escuchar este editorial, la deuda pública española ha aumentado en cerca de siete millones de euros.

Muy Buenos días, muy buenas tardes, muy buenas noches. Les ha hablado César Vidal desde el exilio. Que Dios los bendiga.


7 respuestas a «La Conferencia por la Victoria de Israel»

  1. Un buen apunte de una situación muy compleja.
    Como muchas personas se pueden «perder» ante estas explicaciones, parece oportuno proponer un símil para que la situación pueda ser entendida desde su origen.
    Si al terminar la Segunda Guerra Mundial, para solucionar el problema de la Diáspora (quienes realmente se alzaron con la victoria) hubieran creado un Estado Judío en Toledo o en Castilla la Nueva, -o en cualquier otro lugar de España donde hubo juderías en la edad media- Estaríamos igualmente enzarzados en una lucha a muerte para recuperar los territorios usurpados.
    Tanto más enconada cuanto los nuevos pobladores, como sucede actualmente en Israel, se dispusieran a ir ampliando el terreno ocupado a costa de la expulsión de los habitantes de las zonas usurpadas..
    Algo que pudo haber sucedido realmente si Franco hubiera perdido la guerra… o hubiese caído en la trampa de sumarse al Eje en la GM II

    1. No sé si puede hablarse de «haber caido en la trampa de sumarse al Eje».

      No sabemos lo que hubiera pasado si España entra en la guerra. Es verdad que eso habría sido durísimo para España, por nuestra mayor cercanía con la pérfida Albión, pero no sabemos si con la suma de España el Eje habría podido ganar la guerra, porque Gibraltar habría caído, el Mediterráneo habría sido del Eje, el Afrika Korps de Rommel no habría tenido que capitular por falta de suministros, porque cerrado el Mediterráneo los italianos habrían podido proporcionar esos suministros, y si Alemania gana un año o incluso solo 6 meses más de tiempo, habría tenido listas armas que podrían haber dado la vuelta a la guerra.

      No sabemos lo que habría pasado si España entra en guerra, (a pesar de todo lo duro que eso hubiera sido)
      LO que sí sabemos es lo que ha pasado no entrando en la guerra: QUE AHORA ESTAMOS IGUAL O PEOR QUE SI HUBIERAMOS ENTRRADO Y HUBIÉRAMOS PERDIDO LA GUERRA JUNTO A ALOOS ALEMANES, peor, porque en los paises ex-comunistas el BNG no habría sacado 25 diputados, ni ninguno tiene un presidente del gobierno marxista leninista, como le pasa a España ahora, Por no haber hecho el esfuerzo supremo en 1939, estamos muriendo poco a poco como Nación,

  2. En 1947 los vencedores de la II guerra mundial apoyaron las teorias de Hertz y concedieron a los judios, lindamente, el territorio de Palestina alegando, entre oras cosas, que Yave Dios así lo había escrito y de pronto unos cuantos miles de individuos de centro Europa, países del este y después de medio mundo se instalaron en la zona y a tiros se quedaron con ella, ampliando el territorio a fuerza de meter mediante la violencia y la fuerza bruta Koljos a los que llamaron asentamientos.
    Que le echan de tu tierra a tiros y te conviertan en un apestado en la tierra de tu padres no gusta a nadie, con lo que no contaban estos imperialistas lijudis era con que los palestinos se negaran a tragar con ser metido en reservas al mejor estilo con el que los USA trataron a los indios y vez tras vez recuerdan al asaltante que no se rinden.
    Hoy los judios han entrado a saco en un territorio controlado por ellos y lo han arrasado, matando segun todos los indicios a miles de paisanos, mujeres y niños y si el Yave judio existe, les pasara factura como ya hizo en la antigüedad y si eso no sucede, se la pasaran los palestinos que esten por nacer.

  3. Magnífico trabajo de transcripción del llamativamente interesante punto de vista, mejor, relato histórico, de César Vidal
    Y más valioso aún partiendo de un casi WASP (acrónimo del inglés White, Anglo-Saxon and Protestant —’blanco, anglosajón y protestante’—) como don César, que, además, es profundamente «pro judío», aunque claramente manifiesta aquí que no es Sionista, sino todo lo contrario.
    IMPRESIONANTE

  4. Nada nuevo bajo el sol el artículo de Cesar Vidal. El sionismo político, creado después de la Segunda Guerra Mundial, sus peones testaferros, son las marionetas de lo que se esconde detrás de toda esta superestructura cultural, de ingeniería social tan compleja, jerarquizada, asociada a la estafa Ponzi económica mundial. Tesis y antítesis, para imponer su síntesis del nuevo orden mundial transhumanista o mejor dicho, humano 2,0 manipulados genéticamente, radioneuromodulados por inteligencia artificial. Cada uno puede discernir de qué mano come, si es sionista o no, muy difícil de que no sea sionista, la banca financia la síntesis.

    Saludos cordiales

  5. Cuando el B´nai B’rigth Netanyahu y cia, llevó a cabo la pantomima del ataque; sabía muy bien que había que hacerlo de tal forma que causara el mayor odio y repulsión de un lado. De igual forma, la represión del salvaje ataque de ‘hamás’ se hace de forma que cause el mayor odio y repulsión por parte del otro lado( papel fundamental juegan los medios de pastoreo en uno y otro caso ). Esta estrategia de calentar los frentes más allá de los frentes, es muy vieja. Se trata de alimentar el fuego, y su finalidad, como casi siempre con las antítesis, sólo la conocen los autores. No obstante, y dado el periodo histórico en que se encuentra el mundo entero, es fácil suponer que tiene mucho que ver, sino todo, con el resto de sucesos desde 2020 a nivel global.
    Sarracenos o anglosionistas, Daniel dejó claro que en aquella tierra reinará la desolación( y, lógicamente, no hablaba de la material ).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad