La Constitución de 1978 es una pseudo Constitución de orígenes espúrios y bastardos

Miguel Ayuso Torres

Esta autorizada opinión la ha manifestado, públicamente, nada menos que un Catedrático de Ciencias Políticas y Derecho Constitucional materias de las que además es profesor.

A mayor abundamiento ¡sorpréndase lector! las ha dicho el teniente coronel en la reserva, Miguel Ayuso Torres que además ha sido miembro del Tribunal Militar Central. Y aunque el Ministerio de Defensa le incoó un procedimiento sancionador, del que acabó siendo exonerado y quedó sin sanción disciplinaria por haber prescrito (en el gremio se ladran pero no se muerden) dio lugar a que este teniente coronel jurídico, catedrático de ciencias políticas y derecho constitucional, además de profesor en la materia, -ya se ha dicho, pero es preciso reiterarlo para subrayar que es una autoridad en el tema que nos ocupa- se “rebotó” y recurrió al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que ha resuelto en contra del Ministerio de Defensa obligando a este organismo a pagarle la cantidad de 4.000 € en concepto de daños morales. Aunque desestima su petición de ser resarcido también por daños materiales. Por lo que es de suponer que también habría pedido que se le resarciera de los gastos que le produjo el litigio.

Bandera constitucional

Y se ha hecho la afirmación, que algunos considerarán desaforada pero que desde luego no es gratuita, de que en el gremio se ladran pero no se muerden con conocimiento de causa. Efectivamente, el Tribunal Militar Central desestimó a quien esto escribe, el recurso contra una sanción disciplinaria de un mes -que llevó aparejada la pérdida del destino y a los efectos la separación definitiva del Servicio- por haber redactado un documento crítico con la ley 52/2007 De la Memoria Histórica. Cuyas afirmaciones eran mucho menos graves que las formuladas por el teniente coronel Ayuso Torres. Con la sustancial diferencia además, de que el informe crítico sobre la Ley 52/2007 se hizo respondiendo a una solicitud del Mando, se remitió en un informe reservado y se elevó por conducto reglamentario al superior jerárquico. Compare el lector estas circunstancias con las afirmaciones hechas en una televisión por el teniente coronel Miguel Torres Ayuso. Que por el medio en que fueron expresadas -la televisión- tuvieron una gran difusión. Difusión que no hubiera tenido el informe reservado, porque reglamentariamente era sólo para conocimiento del superior jerárquico que lo recibía.  Y que no obstante fue filtrado a la prensa -incompleto y sesgado- por interés político. Ya que en aquellos momentos (previos a las elecciones generales del 9 de marzo del 2008) interesaba crear tensión. Según reveló un indiscreto micrófono abierto, que recogió lo afirmado por Rodríguez Zapatero al periodista Iñaqui Gabilondo.

Es cierto que para resolver el recurso presentado ante El Tribunal Militar Central, por haber sido sancionado y cesado al haber cursado el informe reservado, debido a las circunstancias ya apuntadas, se crearon tensiones en el interior del Organismo. Entre quienes eran partidarios de anular la sanción disciplinaria, por ser contraria a derecho, y quienes propugnaban el mantenerla porque era lo políticamente correcto. Opción que finalmente adoptó el Tribunal Militar Central.

Primera página de la Constitución

Y viene a cuento esta digresión al habernos enterado del insólito caso de las declaraciones hechas en televisión por el teniente coronel catedrático de ciencias políticas y derecho constitucional que quedaron sin sanción disciplinaria. Porque si bien es cierto que en sus declaraciones no faltaba a la verdad -como tampoco se faltaba en el informe reservado-  sin duda la razón por la que finalmente quedó sin ser sancionado es por el hecho de haber formado parte del Tribunal Militar Central.   

Sabemos de este insólito caso gracias a un artículo de Alberto Sierra publicado el 8/11/2022 en la página THE OBJECTIVE (AQUÍ) Y para que el lector pueda comparar las afirmaciones públicas del teniente coronel Ayuso Torres con lo que se decía en el informe reservado, se inserta este también. Informe en el que advertía al Mando lo que era, y lo que supondría la ley 52/2007. Advertencias que han resultado proféticas, a la vista de la nueva Ley 20/2022 de la Memoria democrática. Y de las consecuencias de ambas.

El Informe Reservado (AQUÍ)

Y concluiremos diciendo que para muchos pueden resultar sorprendentes las afirmaciones hechas por el catedrático de ciencias políticas y derecho constitucional, Miguel Ayuso Torres, quien como ya se ha dicho criticó en un programa de Televisión la Constitución y la Transición Democrática con afirmaciones de este tenor:

La Carta Magna es una “pseudoconstitución” de orígenes espurios y bastardos.

Estamos en presencia de una “pseudoconstitución” que no puede tener principios, en función de su origen bastardo y espúrio.

El Sistema Constitucional del 78 se basó en la mentira, por lo que antes, o después, tiene que desmoronarse.

Y nos hacemos eco de esta sorprendente noticia, porque precisamente en El Español Digital se publicaron sendos artículos; “LA TRANSICIÓN: ¿REFORMA O RUPTURA? (AQUÍ) y “NI CONTIGO NI SIN TI, MIS MALES TIENEN, REMEDIO” (AQUÍ) donde se expone con claridad meridiana y razones irrefutables, que el proceso constituyente y su fruto, la Constitución de 1978, es una descomunal estafa al pueblo español. Como viene a acreditarlo ahora, cabría decirse, una opinión tan autorizada como la de un catedrático de ciencias políticas y derecho constitucional.

Pues la Ley Para la Reforma Política que aprobaron en referéndum los españoles, excluía un proceso constituyente. La ley facultaba para REFORMAR la legalidad vigente, que era la Constitución de 1966. No para suplantarla, que es lo que se hizo sustituyendo la voluntad de la mayoría que había votado una reforma, en vez de la RUPTURA que exigía, e impuso, una exigua minoría.

Y es preciso decir que esa misma minoría -el nuevo Frente Popular-  es la que ahora pretende también  derogar la Constitución de 1978. Utilizando exactamente las mismas tretas, y argucias legales, que fueron utilizadas para demoler la Constitución de 1966. En lo que no fue otra cosa que un Golpe de Estado Institucional. Como el que se está fraguando ahora. Es preciso decirlo.

Esa es la razón por la que el autor de estas líneas ha utilizado siempre el término Transacción en lugar de Transición. Porque la esencia de la transformación política de España tras la muerte de Franco, fue la venta de la España Una, Grande y Libre a sus enemigos. A cambio de que no cuestionaran la Corona. Institución que por decisión personal de su titular, pensó con ello comprar a sus enemigos. Sin tener en cuenta que ello no era posible… al serlo también de España. Y Sin tener en cuenta, además, las consecuencias que tiene jugar con tahúres. Ni tampoco la sabia máxima; no seguir del enemigo el consejo.

Manipulación Institucional

Vemos pues ahora sorprendidos, que todo un catedrático de ciencias políticas y derecho constitucional, una autoridad académica en la materia, nos da la razón al afirmar que; El sistema constitucional se basó en la mentira, por lo que antes o después tenía que desmoronarse.

Y es posible añadir: Puede que al desmoronarse, sepulte entre sus ruinas a quien lo hizo posible con la mentira… sustentada además en el perjurio.

Lo más grave no es que se desmorone el edificio constitucional en su artículo 1-3 sino que al hacerlo colapse el artículo 2.

O lo que sería igualmente terrible; que para reedificar el edificio hundido, se haga necesario un nuevo el derramamiento de sangre.

De suceder, -Dios no lo quiera- la responsabilidad histórica no puede ser más evidente.


7 respuestas a «La Constitución de 1978 es una pseudo Constitución de orígenes espúrios y bastardos»

  1. El régimen, que en realidad era el pp con traje blanco, adoceno, sin cultura, dejó la puerta abierta, y se repartió el estado con los psoe de la plutocracia, así ha quedado España, aniquilada, tanto moralmente como económicamente. VER LOS HECHOS.

    1. Gracias por el comentario:
      Efectivamente: la Constitución de 1978 ha dado lugar a un estado fallido.
      Inviable en lo político, insostenible en lo económico y corrupto en lo moral.
      En definitiva: “Por sus frutos la conoceréis”

  2. Desde luego fue utilizada la Ley de la Reforma politica que no nos llevaba a esta democracia. Seguramente no hubo otra solución en aquel entonces. Las propias Cortes, sin ser muy conscientes de lo que nos venia encima , se auto suicidaron.
    Mi querido amigo, fuieste injustamenre sancionado por defender lo que luego a venido a ser la Ley de desmemoria histérica.
    Esperemos que tal como dicen algunos líderes sea derrogada en el menor plazo posible, pues no crea mas que división y odios que habían sido totalmente olvidados o superados por el pueblo Español.
    La utilización política de una guerra civil, además perdida, es cuanto menos fraudulenta y mezquina. Por este camino no vamos mas que al despeñadero,

    Un abrazo

    1. Muchas gracias amigo.
      La sanción disciplinaria y sus graves consecuencias -incluso económicas- las asumo sin pesar, por considerar que al advertir de lo que suponía la ley 52/2007 “de la memoria histórica” y cuáles serían sus consecuencias, estaba cumpliendo una obligación moral.
      Lo que sí lamento profundamente es que el sacrificio no sirviera para nada. Otra cosa hubiera sido que esas razones, en lugar de un coronel de infantería, las hubiera esgrimido toda la “Cúpula Militar”
      De haberlo hecho no estaríamos en la situación en la que estamos.
      Yo si creo que pudo haber otra solución… pero se hizo “Lo que el Rey me ha pedido” (Torcuato Fernández Miranda, el ideólogo de la RUPTURA dixit)
      En fin, en el pecado, viene la penitencia…. de España y de la propia Corona.
      Un fuerte abrazo.

  3. La vigente Constitución -para lo que voy a comentar da igual otra consideración-, se fundamenta en los «Principios Generales del Derecho» que luego se verá vulnera; la mayor parte del articulado del «Fuero de los Españoles»; los tratados y acuerdos internacionales suscritos por España y que fuera suscribiendo con posterioridad y, para la composición territorial con el objetivo de la descentralización del Estado, o sea, las comunidades autónomas, se tomó el modelo de la constitución de la República Federal Alemana y sus estados o «lands».

    Y en unas Cortes ordinarias se nombró una comisión encargada de elaborar el texto que se aprobaría -con total desconocimiento de la realidad por parte de los españoles-, y que tenemos por Carta Magna. A priori, dichas Cortes con el mandato imperativo en la mano, y estaba todavía en vigor, no eran Cortes con legitimidad para encargar la elaboración de dicho texto. El proceso debería haber pasado por la disolución de las Cortes y convocatoria de elecciones a Cortes constituyentes, en base al mandato imperativo. Obsérvese que de momento prescindo de lo sostenido por el Profesor Ayuso sobre la «Ley para la Reforma Política», algo que después sí se tendrá en cuenta pero por otras razones. Dichas Cortes constituyentes, una vez elaborado el texto definitivo, deberían haber convocado el referéndum correspondiente y aprobado el texto, haberse disuelto a renglón seguido para la convocatoria de nuevas Cortes ya ordinarias o, en caso de no haber alcanzado la mayoría, haber continuado con la tarea de reformar el texto rechazado.

    Pero no se hizo así, se nombró, como apunté más arriba, una comisión que llamaron de «padres conscriptores», compuesta por siete miembros de ideologías tan diversas como liberales y socialistas , ya que al tiempo estos señores eran diputados de unas Cortes ordinarias, en las que no estaban presentes ninguna de las otras fuerzas que habían sostenido el Régimen anterior, y tales «diputados conscriptores» carecían, como los otros 343, de legitimidad alguna para elaborar dicho texto.

    Es una Constitución larga, tediosa, rígida, con un exceso de vaguedades expresadas en términos tales como «la ley proveerá», «la ley desarrollará» y otras expresiones similares, dejando la puerta abierta a la quiebra del «Principio de Jerarquía Normativa», tal como vemos hoy con leyes inicuas por ilegales, como ese engendro de la «memoria democrática», o las aberrantes ocurrencias de una ministra que acaban por imponerse frente a lo establecido en la propia Constitución, en ambos ejemplos hay que recurrir al texto del Art. 14, con ello es suficiente para comprobar la total ilegalidad de lo que legisla esa gente.

    Sin embargo, la cuestión no acaba ahí, sino que hemos asistido y desde la perspectiva del tiempo se ve perfectamente, a un proceso revolucionario que quedó plasmado en la «Pragmática sanción con fuerza de ley decretada por el Señor Don Carlos IV, a petición de las Cortes de 1789 y mandada publicar por S.M. reinante.»

    No sólo fue ilegal, en el sentido de que era nula de Derecho, sino que constituyó toda una barbaridad jurídica que aún hoy seguimos pagando. Porque con semejante acto de ilegal absolutismo revolucionario, se puede afirmar que desde 1830 en España no ha habido ningún régimen legítimo, dejando aparte la cuestión de los hechos consumados, así como los sucesivos intentos de justiticar diversas legitimidades nada más que por el hecho de legislarlas.

    Del 10 de mayo de 1713, fecha del Auto Acordado firmado por D. Felipe V conocido como «Ley Sálica» y que además de la influencia francesa venía a confirmar lo que había sido en España un hecho continuado en la práctica y en el tiempo, de que no hubiese reinas titulares en el Trono desde 1555, fecha del óbito de la reina Juana -aunque desde 1509 no ejerció ningún poder de manera efectiva-, a la «Novísima Recopilación de Autos Acordados» de 1805 y acordada por «Cédula Real» de julio, transcurrieron 250 años sin más reinas que las consortes. Y vino Fernando a romper dicha tradición y legalidad, 275 años más tarde para dejar ilegitimamente a su hija Isabel en el Trono, con tan sólo tres años de edad y en manos de su madre y del valido Carlomade y todo en detrimento y perjuicio del legítimo heredero Don carlos María Isidro, hermano de Fernando.

    Y la razón de la ilegalidad de su acto absolutista y revolucionario radica en la falsedad o mentira de que el Auto Acordado de 10 de mayo de 1713 quedase derogado en la Cortes de 30 de septiembre de 1789. Cierto es que hubo una petición al respecto, pero que no fue tenida en cuenta al no estar en el orden de las citadas Cortes en aquella fecha, ni en su mandato impertaivo, tal como se demuestra en que ni fue firmada por D. Carlos IV, ni publicada -ni siquiera en la «Gaceta» de 1661-, pero sí, en cambio, incorporado a la «Novísima Recopilación» como «Ley 5ª, del Título I, del Libro III» , dieciséis años más tarde de la reunión de Cortes de 1789 en Aranjuez.

    Queda por aclarar que el texto del Título III de la actual Constitución relativo a la Corona, es un calco del Auto Acordado de 10 de mayo de 1713, y basta con comparar ambos textos, con las lógicas salvedades, empezando por el lenguaje. Y que eso del «mandato imperativo» es norma en España, supongo que por costumbre, en eso que se conoce como «orden del día» presente en toda reunión de trabajo sea el centro que sea y hasta en las asambleas de las comunidades de vecinos. Bueno, pues las Cortes ordinarias parturientas de la vigente Carta Magna se saltaron a la torera, para derogar además con posterioridad, el «mandato impertivo».

    La cuestión es que conociendo las ideas, postura y coherencia absolutamente demostradas de Don Miguel Ayuso, no acabo de entender el por qué de la mención de la «Ley para la Reforma Política» como invalidante de la Constitución vigente, incluidas todas las adjetivaciones que se quieran,.

    1. Muchas gracias por su clasificadora aportación. Creo que es más apropiado llamarlo así que simple comentario.
      Por lo que infiero, es usted, además de experto en derecho, buen conocedor de la historia de España.
      Alguna de esas siete personas a las que hace referencia como los verdaderos muñidores de la Constitución de 1978, ha dicho que los acuerdos que la hicieron posible se gestaron en un bar, próximo al Congreso de los Diputados… y “entre pinchos de tortilla”
      Ello me ha llevado a decir en alguna ocasión, que por ello es un texto grasiento y tabernario.
      Por otro lado sus imprecisiones no son consecuencia, solo, o tanto, de incompetencia como del dolo de los padres de la Constitución.
      Veamos; La definición de la bandera, pero no del escudo, para poder eliminar el que proclamaba que España era Una, Grande y Libre.
      La distinción entre Autonomías y Nacionalidades -que invalida el que los españoles son iguales ante la Ley
      E incluso el convertir Ceuta y Melilla en “ciudades autónomas” desgajándolas de las provincias de Cádiz y Málaga… para facilitar en su día el desgajarlas del Territorio Nacional.
      Todo ello una descomunal estafa.
      Solamente quiero hacer una precisión: Yo no he escuchado la intervención del hoy coronel Ayuso, solamente lo publicado en el artículo que cito.
      Por ello desconozco si en su autorizada intervención hacía referencia a que la ley para la reforma política no facultaba para lo que luego fue una ruptura.
      Eso es una afirmación personal pensando en lo que interpretó el pueblo español al acercarse a las urnas a la vista del significado de las palabras, no de los fundamentos jurídicos.
      Un cordial saludo.

  4. «De aquellos polvos, estos lodos». Era cuestión de tiempo que la piara de miserables inmundos y traidores que lleva décadas arruinando y destrozando España se quitara el disfraz y se irguiera totalmente para acabar de destruir la Patria.
    Si Franco, José Antonio, Blas Piñar y el resto de Prohombres que ha tenido esta gran Nación levantara la cabeza no daría crédito, o tal vez sí. De lo que sí estoy seguro es de lo primero que habría hecho el Generalísimo después del triunfo en la Cruzada contra la peste roja de haber sabido lo que terminaría ocurriendo. «Muerto el perro, se acabó la rabia».
    ¡ARRIBA ESPAÑA SIEMPRE»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad