La convivencia en Cataluña está rota para siempre

mm
Rafael María Molina

Rafael María Molina es historiador y gran conocedor de la historia de Cataluña y de su realidad política desde hace años, como lo demuestra en sus numerosos artículos enlazando agudamente los acontecimientos de la historia con lo que acontece en la actualidad, aportando fuentes y argumentos irrefutables que deshacen el relato separatista como un azucarillo en un mar pestilente de patrañas.

En esta entrevista analiza en profundidad la profunda grieta que hay en la sociedad catalana, una fisura que según él ya nunca se podrá curar…o al menos dentro de más de un siglo.

Como la actualidad manda, ¿que valoración hace de lo ocurrido estos días en Barcelona?

No cabe duda de que hemos vivido sucesos de extraordinaria gravedad. Ha sido una sublevación violenta de la Generalidad de Cataluña y el independentismo catalán más étnico en connivencia con los miles de antisitema que están instalados en Barcelona desde hace años, para intentar establecer su “república” por la fuerza. Solo el heroísmo de la Policía Nacional, que ha brillado a gran altura, en circunstancias épicas, pese al abandono en que se ha visto por el Gobierno de Pedro Sánchez, más preocupado por el Valle de los Caídos que por la suerte de sus agentes en Cataluña. Su valentía ha evitado el desastre y ha hecho fracasar el nuevo intento de golpe, al menos por el momento, pero la situación sigue siendo muy tensa. La convivencia en Cataluña está rota para siempre o para más de un siglo. El lento pero imparable hundimiento económico de Cataluña es ya irreversible.

¿Considera usted que la convivencia en Cataluña está rota definitivamente?

En mi opinión sí y ya no tiene remedio. Los partidos separatistas y los 2 millones de independentistas han ido formando desde hace años un inmenso océano de odio, de naturaleza “balcánica”, contra España y los españoles y contra los catalanes que se sienten españoles, hasta tal punto que se ha alcanzado el punto de no retorno. Me gustaría equivocarme, pero creo que los millones de catalanes que se sienten españoles empiezan a hallarse en serio riesgo de ser víctimas de un genocidio, cuando llegue la próxima sublevación, tal vez en 2 o 3 años, o antes.

¿Ve usted alguna posible solución a este conflicto que se eterniza?

Algunos han expresado que tal vez se podría intentar forzar desde el Estado el establecimiento de una Generalitad formada por representantes de partidos separatistas y constitucionalistas, como hizo el gobierno británico en Irlanda del Norte en su momento para acabar con el conflicto que allí había, pero, aparte de que el éxito de una fómula así sería más que dudoso, es una opción utópica ya que los separatistas jamás lo aceptarán voluntariamente, ya que en su concepto Cataluña es solo suya. Otra opción, probablemente la más deseable y viable, pero que exige un considerable coraje político a los grandes partidos españoles, es la aplicación extensiva del artículo 155 durante 20 años con la supresión o suspensión de la Generalitat. Y si esto no fuera posible solo quedaría ya la opción de la partición de Cataluña, con la separación de Barcelona y todo su cinturón, que formarían una nueva comunidad autónoma española separada del resto de Cataluña. Así se conseguría proteger a los catalanes castellanohablantes originarios del resto de España y en general a los catalanes no separatistas. El resto de Cataluña quedaría dentro de España, claro, pero  vigilado permanente por un anillo de bases y enclaves militares y policiales españoles.

¿Cómo se ha llegado a esta situación en Cataluña?

El largo proceso sociológico por el que la gran mayoría de los catalanes étnicos (o sea los que son de origen únicamente o casi únicamente catalán) han renegado del antiguo y entusiasta catolicismo y españolismo de sus antepasados (aunque por supuesto haya muchas y muy honrosas excepciones de catalanes étnicos que son magníficos catalanes y españoles). Es un fenómeno muy complejo que daría para libros enteros, pero podría señalarse como el origen de este gran cambio sociológico en Cataluña el hecho de la extinción de la religión católica en la mente y el corazón de muchos catalanes. Este hecho abrió el camino a su sustitución, a partir del siglo XX, por nuevas ideologías como el nacionalismo catalán. E incluso se ha llegado a la situación de que la mayor parte de la Iglesia en Cataluña es hoy una correa más de transmisión al servicio del poder nacionalista catalán.

Pero el origen inmediato de lo que hoy se vive está en la Transición y en el fenómeno político del “pujolismo”, así como en el entreguismo que siempre han mostrado los grandes partidos españoles, tanto PP como PSOE, que siempre se han mostrado dispuestos a hacer cesiones de importancia al nacionalismo catalán con tal de ganar 2 o 3 años más de “tranquilidad” y apoyo en el Congreso. Y es evidente que con esa actitud, lejos de calmar al monstruo nacionalista catalán, lo han alimentado y engordado al máximo.

Compartir

5 thoughts on “La convivencia en Cataluña está rota para siempre”

  1. Soy independentista radical. La semana pasada fui a cenar con mi jefa, que es de Ciudadanos. En mitad de la cena intenté hacer genocidio étnico con ella cuando le tiré su copa de vino encima. Lastimosamente sobrevivió a mi desalmado ataque brutal. En la pròxima cena prometo ante Dios y mi patria que no escapará del yugo nacionali-independentista, la llevaré a comer calçots y trataré de agredirla con uno.

  2. Todo el problema de Cataluña se reduce a dos cosas:
    – España está gobernada por sus enemigos
    – Como consecuencia de lo anterior, no se ha hecho nada ni en el plano de la ideas ni en ningún otro pero especialmente en el plano de las ideas (nos centramos en el plano de las ideas porque es el que contrarresta la propaganda separatista) para combatir los planes separatistas y en concreto el discurso separatista y de la Anti-España.
    Entonces no tiene sentido lamentarnos con lo que está pasado cuando lo que está pasando es una arquitectura de esas de piezas de Lego, que se llevan poniendo piezas por unos y por otros en la más absoluta impunidad desde hace más de 40 años, y ahora que el castillito está casi hecho nos ponemos a lamentarnos, cuando llevamos 40 años o más poniendo piezas TODOS los gobiernos de España sin excepción, y no hacemos nada más que hacerle el juego a los enemigos de España como le hizo el juego el Tribunal Constitucional con el tema de la lengua o del nuevo Estatuto de autonomía de Zapatero o ahora le ha hecho el juego el Tribunal Supremo con ese idiota del Juez Marchena a la cabeza que como todos los jueces encumbrados por los medios de desinformación tiene de buen Juez lo que yo de cirujano oftalmológico.
    Se nos ha olvidado que el PSOE de Montilla, cuando gobernaba en la Generalidad en coalación con los otros separatistas, triplicó la cuantía de las sanciones a las tiendas que se atrevieran a rotular sus establecimientos en idioma Español. De modo que ese mismo PSOE ahora en el Gobierno de España no va a hacer nada para acabar con el separatismo cuando ellos son el separatismo. Y con el PP podemos decir lo mismo.
    Esto de ver lo que está pasando en Cataluña es un poco como si nos lamentamos de lo malos que estamos, con fiebre, con dolor de cabeza, la nariz tapada y todos los demás síntomas de un estado febril y seguimos descalzos, con la ventana abierta entrando todo el frío de la calle y con el armario lleno de medicinas que no nos tomamos ninguna. Así es imposible que nos pongamos buenos. Si queremos ponernos buenos tendremos que empezar por poner fin a lo que nos hace enfermar y empezar a hacer lo que nos devuelve la salud.

    El problema de Cataluña no es irreversible, lo que es irreversible es la estupidez de los españoles, eso sí que es difícilmente reversible, al menos con los medios de que disponemos, con unas encuestas que dan más de 100 escaños al PSOE y otro tanto al PP, es para hacer las maletas y marcharse de este pais. Vale que los rojos, en su ignorancia unos y en su maldad intrínseca otros, voten al PSOE, pero que haya españoles todavía que voten al PP eso no tiene perdón de Dios ni explicación racional posible. Una vez (hace 15 ó 20 años) le preguntaron al Director creo que del Observatorio astronómico de Canarias, si él pensaba que pudiera haber vida inteligente en otros planetas, y respondió: «es muy difícil encontrar vida inteligente en el planeta Tierra, imagínese fuera». Este es el problema de España en general (que no estamos mucho mejor en cuanto a descomposición nacional que en Cataluña, otra cosa es que los efectos no se hayan desbocado todavía) y de Cataluña o Vascongadas en particular, la falta de actuación para corregir este estado de cosas.

    Cómo vamos a acabar con el separatismo si Puigdemont se marcha a Bélgica porque el gobierno cómplice lo deja que se marche, y España le sigue pagando el sueldo de Presidente de la Generalidad durante todo este tiempo como si tal cosa, cuando todo el mundo sabe que el abandono de servicio es causa de pérdida de la condición del puesto público de que se trate (como muy bien saben los funcionarios), y perdido el puesto se pierden los derechos inherentes al mismo, empezando por las retribuciones. Cómo vamos a acabar con el separatismo si el Fiscal General del Estado Sr. Maza y el Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sr. Romero de Tejada, mueren en extrañísimas circunstancias con una semana de diferencia entre una muerte y otra, y el propio Gobierno de España lejos de hacerles las autópsias e investigar si se trata de un asesinato como así parece, y perseguir a los culpables, lo que hace es incinerar los cuerpos para que no se puedan hacer las autópsias ni ahora ni nunca y pasar página, con el mensaje para los enemigos de España que la impunidad está garantizada, estaba garantizada en 1973 cuando el asesinato de Carrero Blanco y sigue garantizada en la actualidad con el posible asesinato de los fiscales y con la propia sentencia contra los jerarcas del golpe de Estado separatista. Cómo vamos a acabar con el separatismo mientras se tolere por la propia policía, cumpliendo órdenes del Gobierno, el corte de carreteras y de vías férreas, y de ocupación de infraestructuras clave como la estación del AVE o el Aeropuerto de Barcelona, cuando tal corte de carreteras y de vías férreas es una infracción administrativa de carácter muy grave (art. 41 apartados a) y/o b) de la Ley 37/2015 de Carreteras) y las sanciones previstas van de 15.000 € como mínimo a 300.000 €), y la ocupación de aeropuertos y estación del AVE una infracción administrativa tipificada en el art. 35, 1º Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana, y una cosa y la otra (corte de carreteras y ocupación de infraestructuras clave como la Estación del AVE y el aeropuerto) en tales circunstancias de amotinamiento y violencia generalizada y orquestada puede ser perfectamente un delito de terrorismo así expresamente tipificado en el art. 573 del Código Penal, y el Gobierno en lugar de aplicar la Ley, que tiene un carácter imperativo para todos, también para los separatistas y también para el propio Gobierno (art. 9, 1º y 3º CE), incluso para los jueces (art. 5, 1º LOPJ), y sin embargo las leyes no se aplican sino que se excepcionan para garantizar la impunidad de los enemigos de España. Cómo se va a acabar con el separatismo si la Magistratura más importante del Estado Español, que es la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, dicta una sentencia que es una burla y que su único efecto, a parte del efecto desmoralizador de que en España, para la legítima defensa de España no se puede contar ni con sus propias más altas instituciones como es el Tribunal Supremo, es que para enero los condenados estarán en su casa con apenas dos años cumplidos de condena en plan marqués comiendo a cuerpo de rey y gozando de un privilegio tras otro en la cárcel-hotel por la complicidad de las autoridades penitenciarias catalanas que son tan separatistas como ellos, y esto se presenta en los medios de comunicación como algo normal o que no se puede evitar.
    España no puede ser un Estado de Derecho únicamente para decirlo demagógicamente cuando le interesa a los enemigos de España, sino que si es un Estado de Derecho, es decir sometido a las Leyes que son de obligado cumplimiento, lo tiene que ser en todo tiempo y en toda circunstancia, no puede ser que la inderogabilidad singular de un reglamento sea nula de pleno Derecho (art. 37 Ley 39/2015) y sin embargo las leyes, que son más importantes como normas jurídicas que los reglamentos, puedan excepcionarse ilegalmente y esto no tenga ninguna consecuencia jurídica porque todos los poderes del Estado estén en el conchabeo de excepcionar las leyes, cuando le interesada a la anti-España asegurar la impunidad para los que destruyen España.

    Lo que está sucediendo en Cataluña es como si dejamos abierto el grifo de un lavabo, después de unos minutos el agua rebosa por sus bordes y cae al suelo, y lo que hiciéramos fuera recoger el agua del suelo, como si el origen del problema estuviera en el suelo y no en el grifo abierto del lavabo. Si no cerramos el grifo primero y atajamos el problema, por mucha agua que recojamos del suelo no acabaremos nunca y no solucionaremos el problema, si encima de no cerrar el grifo encima el agua pretendemos recogerla con lo que absorba la esquinita de un pequeño pañuelo en lugar de utilizar otros medios aunque sólo sea una fregona, pues así es imposible, cada vez habrá más agua en el suelo y al final el agua nos llegará a los tobillos, y saldrá por la puerta escaleras abajo inundándolo todo.
    Por tanto este problema no se soluciona siguiendo haciéndole el juego a los enemigos de España, sino combatiéndolos en la raíz. Las medidas policiales no son las más importantes en esta lucha, pero tampoco se puede prescindir de ellas como se está prescindiendo, a lo que luego me referiré.
    El nivel de subversión que se ha alcanzado en España desde el asesinato del Presidente del Gobierno D. Luis Carrero Blanco a nuestros días es tan enorme que no hay autoridad o Poder del Estado que no esté infectado y que no sea cómplice (consciente o no) de la demolición de España, incluidos los más importantes. En esta situación el problema de Cataluña exige una actuación integral cerrando el grifo y actuando en TODOS los aspectos que forman el entramado separatista, tanto sobre los aspectos visibles o aparentes, como sobretodo sobre los ocultos que son los más peligrosos porque son los Poderes que deberían garantizar la defensa del Estado y sin embargo están en su destrucción.
    El Separatismo catalán es el resultado de muchas pequeñas actuaciones que se han ido extendiendo y han operado como ladrillos o pequeñas piezas de Lego para montar este castillito. Cuando los medios presentaban y presentan la bandera de España con el águila de San juan como preconstitucional primero y anticonstitucional después, y paralelamente se presentaba la bandera de la 2ª República como prácticamente la bandera que debería ser oficial en España, cuando la realidad es que es la bandera más verdaderamente preconstitucional de todas (porque la 2ª República es de 1931 y por tanto preconstitucional) y la verdaderamente anticonstitucional (porque la forma constitucional del Estado español no es la república sino la monarquía parlamentaria: art. 1, 3º CE), en realidad se estaban poniendo también de esta forma las bases para todo esto que está pasando ahora en Cataluña, porque esta esta una pieza más que ensamblada a todas las demás tiene esta finalidad y consigue este resultado. O se acepta como si fuera normal que los separatistas puedan tirar cocteles “Molotov” incendiarios y adoquines a matar a los policía, con piedras y con todo lo que tengan pero los policías no pueden responder a la altura de la criminalidad de estas agresiones. Y esta prohibición de respuesta (que la han montado los agresores desde sus puestos políticos para garantizarse la impunidad) se ve como normal y paraliza la capacidad de respuesta sólo por el efecto psicológico del lavado de cerebro que se ha ido imponiendo con el discurso de la anti-España en régimen de monopolio, sin posibilidad de contrarrestarlo, (que para que no pueda contrarrestarse está, entre otros mecanismo, el delito de odio para que no pueda haber respuesta ni siquiera como mera opinión), hasta imponer su lavado de cerebro que consigue convencer del mismo hasta a los propios policías y sus mandos, como si fuese lógico y normal que una banda de delincuentes tuviera derecho a matar a la Policía sin que ésta pudiera hacer uso legítimamente de sus armas.
    La Hidra de las siete cabezas es la hidra, pero ésta no ha nacido sola sino que ha sido creada y alimentada durante muchos años y de muy diversas formas para hacer de ella lo que ahora es. El problema que nos encontramos ahora no es que España sea débil, que eso siendo malo no es lo peor, porque desde la debilidad una Nación también puede plantar batalla por su supervivencia como la plantó el 2 de mayo de 1808, que nos enfrentamos con palos y con navajas de 7 muelles al ejército más poderoso de Europa victorioso en todas las batallas hasta entonces. Sino que el problema es que no hay España, porque las instituciones todas ellas sin excepción están con el enemigo, pero es que además el pueblo tiene el cerebro lavado también a favor de la anti-España, y así vemos que este pueblo engañado y envenenado da unos pronósticos de voto de más de 100 diputados para el PSOE, para un fantoche como Perro Sánchez (y antes que él dándole dos veces el poder a Zapatero y a sus ministras mamarracho, que era para que no diera vergüenza como Nación), y otra cifra aproximada para el PP que lleva vendiendo a España desde 1976, y a estos dos habría que añadirles los demás partidos de la anti-España que en votos suman varios millones más. Si Napoleón hubiera contado con las televisiones, entonces la jugada le habría salido redonda, porque la gente la habría tenido engañada y no se habrían movido.

    Si queremos combatir y ganar la batalla del separatismo será preciso revertir estos dos focos del problema:
    – Que España está gobernada por sus enemigos
    – Y que como consecuencia de lo anterior, no se ha hecho nada en el plano de la ideas para contrarresta y combatir el discurso de la propaganda separatista y de la Anti-España.

    Lo primero no será posible si no se consigue romper el monopolio de la anti-España de lo segundo.
    Es preciso ver al PSOE igual que se ve a ETA o a ERC, eso de que es un partido “constitucionalista” es una de las muchas estupideces que se dicen en España. Y al PP como un aliado de ambos, porque en la práctica el PP ha sido el Caballo de Troya de la extrema-izquierda para aglutinar años atrás al voto de la España que no es roja y hacerlo inútil, como se ha puesto de manifiesto luego manteniendo vigentes las mismas políticas de extrema izquierda del PSOE y separatistas aunque se prometiera su derogación, y como se puso patente cuando el BOE publicaba el 31 de diciembre de 2011 el otorgamiento a Zapatero y a sus ministras mamarracho, del Collar de Isabel la Católica (que eso además de un disparate es un sacrilegio) como primera medida de Rajoy al ganar por mayoría absoluta las elecciones. La masa social es otra cosa pero el aparato del PP forma parte del enemigo porque vienen trabajando para el enemigo y para consolidar de forma efectiva sus políticas, como hemos tenido ocasión de ver por ejemplo con la Ley de Desmemoria, Falsificación y Manipulación Históricas, en la condena del Franquismo, en nombrar a Carrillo hijo predilecto de Gijón, o el incidente del Presidente del Senado del PP Pío García Escudero poniéndose de parte del Senador de Podemos por Valencia Carles Mulet y en contra del propio Alcalde del PP de Pajares de la Laguna (Salamanca) hasta el extremo de prevalerse de su condición de Presidente del Senado para echarle encima a la Fiscalía al alcalde.
    Para combatir de verdad el separatismo sería preciso detener a Zapatero y sus ministras y también a Rajoy y su Vicepresidenta del Gobierno, y juzgarlos con todas las consecuencias, como hacen todos las naciones soberanas que no se resignan a perecer, porque no puede ser que en este país haya gente que vaya a la cárcel por escribir un simple tuit que no le guste a los de Podemos, o por negar el holocausto, y allí van todos los poderes del Estado a tirarse de cabeza a arruinarle la vida a estas personas, y sin embargo delitos de lesa Patria se dejan impunes e incluso se les sigue pagando el sueldo aunque se vayan a Bélgica huyendo de la “justicia” de plastilina a pesar de que ésta, con sus resoluciones, les garantiza la impunidad, mientras a los patriotas españoles les multiplica las penas de una forma totalmente desproporcionada como ha pasado con los falangistas de Blanquerna, y como ha pasado pero esta vez para rebajárselas, con los proetarras de Alsasua. O que otros dilapidan a pedradas a la policía, con intención de matarlos, y no se hace absolutamente nada porque se presenta este hecho criminal como un derecho sobre el cual la policía no tiene derecho a defenderse de manera proporcional al ataque como ocurre en todos los países donde la policía no está mandada por sus enemigos, o se trabaja abiertamente para la destrucción de la Nación española y esto queda con total impunidad.
    Restablecer la soberanía de España es fundamental porque no se puede luchar contra el separatismo cuando en pueblos como Lequeitio (Vizcaya) en la propia plaza del pueblo tengan maletas colgadas a todo lo largo de una punta a otra de la plaza como si fuera ropa de un tendedero, para intimidar y acosar a la Guardia civil para que se vaya de esos pueblos (las maletas representan el equipaje delo Guardias civiles para que tengan por recogidas sus cosas y se vayan), y que eso se permita como una exposición permanente y se presente como libertad de expresión o como algo legítimo cuando en el tema del Valle de los Caídos hemos visto lo que a los enemigos de España le importa la libertad de expresión tomando el Valle al asalto y cerrándolo incluso a sus moradores los monjes, prohibiendo el culto, echando a la gente hospedada en la hospedería y prohibiéndole a la familia incluso que le pudieran poner al féretro una bandera de España aunque fuera sin escudo. El concepto de acoso es una auténtica tomadura de pelo. Para los enemigos de España que ocupan los poderes del Estado Español esas maletas de Lequeitio y de tantos pueblos de Guipúzcoa y Vizcaya, que son un verdadero acoso para machacar a los Guardias civiles y a sus familias y tenerlos permanentemente acosados e intimidados, no son acoso, pero si en cualquier ciudad de España una propietaria de su casa, que sufre la ocupación ilegal de unos que le echan la puerta abajo y se meten en ella aprovechando que se ha ido una semana de vacaciones o que simplemente se ha ausentado 2 horas para hacer la compra, y resulta que la Ley que hacen los políticos de la anti-España, desde PP a Bildu y PSOE (valga la redundancia), no otorga ninguna protección a esa propietaria para recuperar de inmediato su casa, si esa mujer que se ve desamparada por las leyes de mierda que se hacen en España por políticos de mierda como los que tenemos en España trabajando para cualquier cosa menos para el bien común o el interés general, que protegen a los okupas y no a los legítimos propietarios, se atreve a cortarles la luz o el agua, para que encima de que le han usurpado su casa no pagarle también todos los meses el consumo abusivo de agua y electricidad (abusivo porque con frecuencia como los ocupas no pagan, las luces están encendidas incluso de día con tal de gastar lo que ellos no pagan), entonces el juez que no la ampara inmediatamente para devolverle su casa sí reacciona inmediatamente para proceder penalmente contra ella por “acoso”, porque darte de baja del recibo de la luz para no pagarle la luz encima, eso es acosar al ocupa, y que te quiten la casa no pero acosar al ocupa eso para los políticos de la anti-España es intolerable.
    Como decíamos restablecer en el interior de España la soberanía de España es fundamental, y en este restablecimiento de la soberanía de España dos aspectos fundamentales son el tema de la Justicia y el tema del orden público.
    La Justicia, que en España no existe, y que si España no quiere perecer tendría que articular un sistema de garantía real o de autoprotección para no permitir que enemigos de España infiltrados en el Poder judicial, por muy encaramados que estén, puedan dictar sentencias con toda impunidad dirigidas a la destrucción de España, porque España no puede quedarse mirando cuando se produce este fraude de la Justicia, del mismo modo que un policía no se puede quedar mirando, sin capacidad de reacción, cuando el atracador o el asesino va disfrazado de monja o de cartero. Y el segundo tema fundamental es el del orden público, y dentro de él el tema de la violencia que despliegan los separatistas enemigos de España en sus falsas manifestaciones.
    Una cosa es el derecho que contempla la Constitución, que es un derecho de manifestación pacífica y sin armas (art. 21 CE), y otra muy diferente es la forma como los separatistas se manifiestan que no es de forma pacífica y sin armas, sino todo lo contrario. Ya no es solo el corte carreteras, o la ocupación de la estación del AVE y el aeropuerto, sino sobre todo la forma criminal de acometer a la policía lanzando a quemaropa sobre sus cabezas y sus extremidades una lluvia de adoquines y de trozos puntiagudos de pavimento de no menos de un kilo de peso lo más pequeños y arrancados del suelo con picos como si fuera tolerable que nadie, en este caso una masa de separatistas antisistema, tuviera derecho a agredir a matar a la policía, aunque sea no a tiros (de momento) sino a pedradas, con cocteles “Molotov”, lanzándoles señales de tráfico arrancadas de la vía pública, y a navajazos (como ocurrió además de en Barcelona en la manifestación separatista de Madrid) y sin embargo la policía, víctima y paralizada por el discurso interesado de la anti-España (interesado porque da carta blanca a los manifestantes separatistas para acometer a matar con toda la violencia y con todas sus armas, y al mismo tiempo niega el derecho a no dejarse matar a los policías a los que les impide toda respuesta) y de las órdenes que imponen sus mandos que se pliegan a la anti-España cuando no directamente forman parte presuntamente de ella.
    Adviértase la hipocresía y el fraude de la anti-España en el gobierno que permite la impunidad de los grupos separatistas en Barcelona para quemar la ciudad, saquear sus comercios, y acometer a matar con toda impunidad a la Policía, y sin embargo cuando la España Nacional pretende ejercer el derecho a asistir al entierro de Franco en el cementerio de El Pardo-Mongorrubio el gobierno con la desigualdad de trato que le caracteriza, lo prohíbe. Lo que a la anti-España le importan las libertades públicas lo hemos podido ver hace dos semanas en el tema del Valle delo Caídos, prohibiendo el culto y todo lo demás de forma abusiva e inconstitucional, pero como es sobre los “fascistas”, pues no pasa nada, la regla general es el atropello. ¿Dónde está aquí el régimen de libertades?, en ningún sitio porque las libertades sólo operan para destruir a España no para defenderla.
    El problema de Cataluña no se soluciona sólo con actuación policial ni la actuación policial es el elemento más importante, pero la actuación policial, en las primeras fases, tiene un papel fundamental en esta lucha, identificando a los violentos y aplicando las leyes sobre ellos para evitar la impunidad, porque sin impunidad esos separatistas no serían capaces de tirarse a la calle y hacer lo que hacen , porque está muy bonito un combate donde el contrario tiene prohibido devolverte el golpe, así es lógico que incendien las calles, si saben que no les va a pasar nada. Y por supuesto ataques a matar como los que han cometidos los separatistas no tienen otra respuesta que el que la Policía hubiera hecho fuego sobre los agresores, como se hace fuego en cualquier país cuyos gobernantes no trabajen para la destrucción de su propia nación, como es el caso de España desde 1973. Que hagan esto mismo en Estados Unidos, verás como allí no lo hacen, porque atacas a un policía y recibes no un tiro sino el cargador entero.
    Es muy cómodo ser separatista e incendiar las calles, saquear tiendas y lanzar sobre la policía impunemente una lluvia de señales de tráfico arrancadas, de pedradas o de cocteles Molotov de gasolina, e incluso atacarles con motosierras, y que no pase nada, porque de eso ya se encargan los ministros del gobierno cómplice y los mandos policiales plegados a estos ministros (que si tuvieran decencia, ante esta falta de respuesta dimitirían de sus cargos en bloque, como dimitió el Almirante Pita da Veiga como Ministro de Marina en 1977 cuando Suárez legalizó el Partido Comunista después de que en una reunión unos meses antes les asegurara y les prometiera que no lo haría), de imponerles a la policía su condición de carne de cañón donde ellos pueden ser objetivo de acciones a matar, pero los que así les agreden no reciben la respuesta policial que sería consustancial con estas agresiones criminales.
    De modo interesado en los medios de desinformación se ha dicho que hay que ceder ante el separatismo porque no se pueden tomar medidas contra 2 millones de separatistas que hay en Cataluña. Obviamente esto se dice para confundir y engañar a los incautos, y obtener el resultado -mediante este lavado de cerebro- de paralizar toda respuesta de la España que no es separatista. ¿Por qué no se pueden tomar medidas sean cuántos sean?, ¿es que si los atracadores de bancos o los violadores de mujeres, en lugar de actuar solos o en pequeños grupos de dos ó tres actuaran en masa habría que dejarles atracar y violar? Con los grupos violentos y con los que cometen delitos, habrá que actuar independientemente de que sean muchos o pocos, si son pocos habrá que actuar con unos determinados efectivos y si son muchos con otros efectivos en proporción a su número, ¿o si los violadores son un millón los dejamos que violen?

    No creerse ni participar del discurso interesado y manipulador del enemigo, y actuar en consecuencia, es el primer paso para poner fin a este estado de cosas.

    1. Estimado seguidor: Exacto. Corrupción, división, disolución, desintegración, símiles que llevan a lo mismo: la instauración de un totalitarismo que a todos, incluso a los que hoy creen ganar, nos arrastra hacia la perdición. Saludos cordiales

  3. Vámonos a Dalmacio Negro, gran sabio… Todo comienza con la muerte de Franco, aunque el problema viene de atrás: para ser precisos con la pérdida de Cuba y Filipinas y la repatriación de los capitales «cubano-catalanes», que tuvieron tanta culpa en no aceptar una autonomía para Cuba que hubiera satisfecho a los EEUU; éstas familias catalanas burguesas y adineradas no quisieron aguantarse un gobierno español más cercano y que les daba menos privilegios. Además recordemos que Cánovas impulsó el nacionalismo catalán para acabar con el CARLISMO tradicionalista, que era el enemigo temido por liberales y liberales-conservadores, que todo es uno.

    Entonces, aun habiendo un problema precedente durante todo el siglo XX (y quizás finales del XIX), el problema actual comienza en la TRANSICIÓN, cuando el porcentaje de independentistas era mínimo… ¿por qué?, porque lo importante era mantener a cualquier precio la MONARQUÍA (que no la unidad de España), y para ello era necesario el «Consenso». Ya se decía entonces, Carrillo vigila por la izquierda (después de aceptar la monarquía y la «bandera», por ese órden claro), Fraga vigila por la derecha y Pujol y Arzallus vigilan en Cataluña y Vascongadas. Se sacrificó la verdad y un sistema político bien hecho a cambio de tranquilidad para la monarquía, que en realidad aceptó una república coronada, sin traza de legitimidad monárquica verdadera. También hay que recordar que el fracaso del 23-F lo cambió todo… y todos sabemos que ese no fue un golpe de Tejero contra la «democracia», sino que fue el propio Tejero (engañado y mal escogido) el que hizo fracasar el golpe de timón de la Zarzuela… a lo mejor por eso, porque era un gran «Timón». En el destino de los pueblos, la calidad humana de la máxima autoridad lo marca todo, para bien ó para mal.

    Desde la des-legitimación del franquismo después del 23-F y con el rodillo socialista de 202 escaños (y un PRISA y un Psoe educando a los españoles de todas las edades durante 14 años, gracias al susto del «23-F», en el que paradojicamente estaban todos menos Blas Piñar), el patriotismo en España estaba ya prohibido, y el largo camino a la destrucción de la Patria comenzaba a recorrerse definitivamente. La situación de la Iglesia católica también es fundamental en un país con alma católica donde las haya… con el post-concilio y la crisis «dentro» de las estructuras de la Iglesia, el lema «Por Dios y por España» quedaba como algo absurdo y anacrónico.

    Despés de Felipe González, un PP acomplejado ideológicamente (por el verdadero pasado franquista de TODOS sus fundadores) le cedió el liderazgo moral a una izquierda INmoral (recordemos que Aznar no tocó la ley del Aborto del PSOE con el cuarto supuesto como coladero, habiendo los mismos abortos ó más que con F.González). El sistema era el mismo: Partitocracia con los separatistas como bisagras del sistema, y Prisa y la masonería marcando las líneas ideológicas y morales al acomplejado PP. Aznar le cedió toda la educación a los Separatistas hace casi 25 años (los menores de 40 años han ido al colegio ya con esta cesión a Arzallus y Pujol). Ha sido un proceso lento pero implacable, con la pasividad total de los gobiernos de Madrid. El PP al provenir de un franquismo «reciclado» no se puede quitar el complejo de derechas, y le cede ese liderazgo a la izquierda… sin contar con la infiltación del partido, hoy en día abiertamente abortista, LGTBI, socialdemócrata, europeísta-internacionalista, etc etc.

    Luego viene R.Zapatero, con bomba y 200 muertos incluidos (más 1.800 heridos, algunos muy graves) y rompe definitivamente con el mito de la transición a través de la memoria histórica. Masón grado 33 (según el padre Guerra, uno de los principales expertos en masonería de España) dejó España para el arrastre, con toda una panoplia de leyes masónicas anti-familia y anti-cristianas, 3 millones más de parados y los etarras en la calle (Aznar sí lo hizo bien frente a ETA y estaba casi eliminada). Luego el desastre catastrófico de RAJOY y ahora el horror frentepopulista de Sánchez e Iglesias.

    Hay esperanza… Dios es el Señor de la historia, y todo es posible si le suplicamos con fe. Por ahora tenemos la maravillosa subida de VOX, y el desgaste de la farsa independentista y de los partidos de izquierda, que cada día se desenmascaran más. Veremos cómo evoluciona todo, tengamos en cuenta que el resultado de la guerra civil también tuvo causas sobrenaturales, con sus miles de mártires, claro. De una manera u otra habrá que dar la pelea, lo que merece la pena suele tener trabajo arduo y sacrificio. Esperemos que el pueblo español se de cuenta y reaccione a tiempo, pero sin volver a obedecer a Dios no avanzaremos… por ahí hay que empezar. Recordemos también que el fin de esta vida es la salvación de nuestras almas a través de la obediencia a Dios, y no los logros materiales ó humanos, sean éstos personales ó políticos.

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*