La cortina de humo de la supuesta intervención rusa en Cataluña

mm

Resulta más que sospechoso el bombardeo continuo al que de manera simultánea y coordinada nos vienen sometiendo todos los medios del Sistema desde hace tres días. El bombardeo mediático hace referencia a una supuesta injerencia de los servicios de inteligencia de la Federación Rusa en la intentona secesionista catalana y en los incidentes que se produjeron durante el uno de octubre y los posteriores que desarrollaron los C.D.R. (Comités para la Defensa de la República). Para desatar un nuevo Maydan, cuando de todos es sabido que tras aquellos acontecimientos estaba la O.T.A.N e Israel.

Estas machaconas informaciones llegan incluso a relacionar de modo directo los grupos terroristas secesionistas detenidos por la Guardia Civil con agentes de campo rusos, los cuales habrían promovido estos grupos para desestabilizar España y por consiguiente debilitar Europa.

Para justificar estas afirmaciones la prensa del Sistema recurre a argumentos que pueden ser calificados de peregrinos.

Argumentos tales como la presencia durante el referéndum ilegal del uno de octubre y posteriormente de dos agentes de los servicios de inteligencia rusos, uno de los cuales supuestamente habría intentado asesinar en Landres a un antiguo espía ruso.

También señalan que un miembro de la política exterior de la Generalidad se entrevistó con un dirigente ruso buscando que la Federación Rusa reconociese a Cataluña en caso de que esta alcanzase la independencia. A esto añaden que las autoridades del gobierno de Mariano Rajoy habrían señalado la posibilidad de que hackers rusos podrían haber interferido en Cataluña para extremar la situación y movilizar a las masas buscando el apoyo a la independencia.

Pero como digo todo esto no son otra cosa que majaderías, majaderías que no resisten el más mínimo análisis.

En primer lugar, hemos de considerar que la presencia de agentes de inteligencia de las superpotencias, Federación Rusa o Estados Unidos de Norteamérica, no es para nada un hecho extraño puesto que estas potencias precisan de información de primera mano de lo que está aconteciendo en países de cierta importancia, como geoestratégicamente ocurre con España, para en función de ella tomar las decisiones políticas, diplomáticas, etc.  que más les convengan.

En segundo lugar están dando por hecho tanto que estuvo en Cataluña el agente acusado del homicidio ocurrido en Inglaterra como que el sujeto acusado realmente es culpable de lo que se le acusa.

En tercer lugar, hay que tener muy en cuenta que la entrevista con el mandatario ruso se llevó a cabo a petición del responsable de la Generalidad, el cual ofreció el reconocimiento de Crimea como parte de la Federación Rusa a cambio de que esta reconociese a Cataluña como república independiente caso de que esta alcanzase la independencia. Lo que no se puede dejar de tener en cuenta es que el representante ruso les negó tal posibilidad haciéndole ver que el tema de Crimea encontraría solución internacional próximamente.

El resto de las acusaciones como la relación con los C.D.R. y sus comandos terroristas no pasan de ser meras licencias periodísticas. Las declaraciones de Rajoy hablando de una posible interferencia en el tema catalán por parte de hackers rusos no tienen valor alguno puesto que no son otra cosa que continuación de las agresiones públicas de los países de la O.T.A.N. siguiendo la actitud de la política exterior de los Estados Unidos que dirige el Estado Profundo, y muy en especial el sionismo.

El objetivo de movilizar los medios de comunicación del Sistema no sería otro que centrar la atención de la población en este tema magnificando puntos carentes de base. De esta manera se levantaría una suerte de cortina de humo que ocultaría puntos que si tienen base cierta y que podrían ser dañinos para el Sistema derivado del régimen del 78 y sus verdaderos dueños sionistas.

Agramunt

Estos puntos a ocultar serían la colaboración y el apoyo del Israel con los distintos gobiernos de la generalidad, el hecho de que los grupos especiales de los mossos hayan sido entrenados por el Mossad israelí y que la colaboración económica del sionista Soros está perfectamente comprobada por el estudio de Pedro Agramunt.

De la misma manera se pasan por alto las declaraciones del fugitivo Puigdemont en  las que dice admirar y sentirse identificado con  Israel.

Pero a estos puntos habría que añadir alejar el foco de atención en la clamorosa manipulación de los resultados de las elecciones del 10 de noviembre y de la colaboración de los secesionistas catalanes en el acceso al poder de Pedro Sánchez.

Para Tierra sin nubes

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*