La «directiva Hanníbal»: crimen contra la Humanidad

Israel hace ya tiempo que tiene emitida, legalizada y en práctica la que denomina “directiva Hanníbal” por la cual sus tropas tienen la orden de matar a sus propios integrantes o ciudadanos civiles cuando consideren que, por las circunstancias que sean, van a caer prisioneros de los grupos palestinos.

Tal directiva la justifican, o mejor decir intentan justificarla, para ahorrarles sufrimientos, toda vez que, según Israel, lo que no está ni mucho menos acreditado por lo menos en el nivel que el discurso oficial israelí pretende, los que caen prisioneros de los palestinos son sometidos a terrible y cruel trato que incluyen torturas sin cuento y, en el caso de las mujeres, además, violaciones sistemáticas.

El mal trato a los vencios en cualquier guerra se produce desde siempre porque por desgracia el ser humano se vuelve a la primera de cambio inhumano, y controlar esos instintos irracionales sólo se consigue en la guerra cuando las tropas combaten por unos ideales verdaderos y reales y más aún cuando tienen a su frente a mandos de verdad que no sólo no se dejan llevar por la irracionalidad, sino que profesan esos mismos unos valores pero en nivele sexponenciales, de forma que incluso en las más difíciles circunstancias les permiten conservar la humanidad. En el caso del sempiterno conflicto palestino-israelí, nada de esto viene ocurriendo desde su inicio, toda vez que en el trato al otro ambos, tanto israelíes como palestinos, hace mucho que perdieron los papeles por su crueldad y odio, al tiempo que cualquier razón que tuvieran, si es que la tuvieron alguna vez.

Pues bien, la “directiva Hanníbal”, cuyo nombre lo dice todo, no se debe tanto a lo que dicen los israelíes, sino a que su objetivo es impedir que los palestinos utilicen a los que cogen, a sus prisioneros o rehenes, como forma de presión contra el Gobierno israelí de turno y moneda de cambio de los miles de también prisioneros y rehenes palestinos que Israel guarda. Al tiempo, persigue evitar que los familiares de esos prisioneros y rehenes presionen al Gobierno o muevan la opinión pública si no hace lo imposible, pero de forma adecuada, por liberarlos.

Recientemente la ONU ha hecho público algo terrible que viene a poner en duda, una vez más, el relato oficial israelí sobre parte de lo ocurrido el 7 de Octubre del año pasado durante el ataque terrorista palestino que causó más de mil muertos y dos centenares de prisioneros y rehenes israelíes. Así como deja en evidencia la barbaridad que supone la directiva de marras.

Y es que la ONU se ha encontrado con pruebas fehecientes de que durante el ataque citado y la consiguiente reacción israelí, de la cual sigue habiendo mucho que decir y más por explicar, las fuerzas israelíes, no los atacantes palestinos, mataron, o sea asesinaron, a 14 israelíes, por demás civiles, 13 de las cuales estaban sitiados por los palestinos en un kibutz, mientras otra, una mujer, estaba siendo hecha prisionera. Al observar las tropas israelíes ambas situaciones, sin dudarlo ni un segundo y sin siquiera intentar evitarlo, hicieron fuego sobre sus compatriotas matándoa los 13 más uno.

Asimismo, el informe de la ONU afirma que le ha sido imposible obtener pruebas de otros hechos similares, a pesar de tener todos los indicios, porque las autoridades israelíes se dieron demasiada prisa en quitar de en medio los cadáveres, impidiendo así conocer si los fallecidos lo fueron por los palestinos o por los propios israelíes en aplicación de la directiva citada.

Lo dicho nos obliga a formular una pregunta ¿de los más de mil muertos israelíes, cuántos lo fueron por los palestinos y cuántos por la aplicación de la “directiva Hanníbal? Y otra más ¿cuántas de éstas últimas se pudieron evitar y lo fueron por una aplicación demasiado laxa de la citada directiva?

Y por qué no otra ¿hasta qué nivel de inhumanidad han llegado los israelíes que so pretexto de evitar un supuesto mal que no siempre mni mucho menos se produce, no le importa llevar a cabo el mayor de todos que es el de la muerte en este caso de los suyos propios? Porque mientras hay vida, hay esperanza.


2 respuestas a «La «directiva Hanníbal»: crimen contra la Humanidad»

  1. El crimen contra la humanidad es muy complejo y muy difícil de comprender todos sus paradigmas hasta la madriguera de conejos. Vengo utilizando la terminología de matriz arquetípica y matriz digital. El mundo que conocemos antes del hackeo del cerebro por la tecnología, pertenece a la matriz arquetípica de la psique o alma, más allá de estas ilusiones o laberinto, se pontifica con el espíritu. Por lo tanto, la ingeniería social psicológica en los cuatro paradigmas o entes de la economía, política, ciencia y religión, la matriz arquetípica está diseñada para controlar y programar la psique, sesgando la oportunidad de poder despertar y pontificar con el espíritu. El gobierno mundial planeado por la Sinarquía, poderes concentrados materiales, conocen que es un problema para ellos el despertar espiritual. Por eso están utilizando la cuarta revolución industrial para hackear y programar el cerebro, sesgando totalmente la oportunidad para despertar el espíritu. El transhumanismo es la nueva religión, diseño por inteligencia artificial, sustituyendo la matriz arquetípica por la matriz digital. Identificación digital por muestreo del ADN, modificación genética para la interfaz cerebro-máquina y poder radioneuromodularlo por control remoto, ya es una realidad y muchos sujetos insertados ni lo saben, en todas las profesiones de responsabilidad de gobierno que necesitan para ir hibridando y expandiendo su mente colmena. Este video, que acabo de encontrar, detalla la metodología de la agenda hacia la matriz digital. Algunos, como el comentarista Jesús, ya se lo vienen intuyendo, como vienen doblegando, torturando, asesinando a la verdadera disidencia contra este satanismo.

    Mente colmena y frecuencia del ADN: documental completo en español

    https://www.youtube.com/watch?v=6DP7-ugKSlg&t=1609s

    Saludos cordiales

  2. Resulta evidente, que, desde la perspectiva de la actual visión cultural Occidental, salvo excepciones, por más duro que a muchos les pudiera parecer, siempre, será infinitamente mucho más humano, visto por la lógica militar, que sean los propios los que traten de evitar un mayor sufrimiento a uno de sus caídos en el fragor de la batalla, antes que dejarle herido o abandonado al albur de enemigos hostiles, especialmente bárbaros, para evitar que se ensañen con el o la desafortunados. Por otro lado; tal práctica, nada novedosa, ya lo hacían en las guerras desde la antigüedad; a título de ejemplo, por todos, en los conflictos bélicos de la guerra de la Venndée (Revolución francesa); EE.UU. contra los japoneses; Viet Cong, Camboya; Yugoslavia; Somalia; Ruanda; Congo; Pakistán e India; Libia; Afganistán; etc. Por más derechos humanos y códigos de guerra redactados [1], [2] y [3], el ser humano continúa siendo un lobo para el propio hombre. Conclusión; el mundo debería vivir en Paz, tal como el Maestro (Jesús) nos enseño; sin embargo, crease o no, el mundo está dirigido por satánicos, es decir, entidades no humanas (amos de la finca) que mueven los hilos del poder a su antojo; para lo cual utilizan, consientes o no, humanoides a su servicio elites y políticos (capataces) colocados ad hoc.

    APOCALIPSIS; 20. Última batalla y derrota definitiva de Satanás. 7) Y cuando se hubieran cumplido los mil años, Satanás será soltado de su prisión, 8) Y saldrá para seducir a las gentes que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, con el fin de reunirlos para la batalla, siendo numerosos como la arena del mar. 9) Subieron sobre la anchura de la tierra, y los santos y la ciudad amada; pero bajó el fuego del cielo y los devoró. 10) El diablo que les seducía, fue arrojado al estanque de fuego y de azufre, donde está también la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por todos los siglos.
    Bibliografía recomendada:
    BÁRCENA PÉREZ, Alberto, «La guerra de la Vendée», Ediciones San Román, Madrid (2015)
    CARDEÑOSA, Bruno, «El Gobierno Invisible», Espejo de Tinta, S. L., Madrid (2007)
    MALYNSKI, Emmanuel, «La Guerra Oculta», Omnia Veritas Ltd., Francia (1936)
    MORRIS, Ian, «Guerra, ¿par qué sirve?, Futurbox Projet, S.L., Barcelona (2022)
    TUCHMAN, Barbara W., «La marcha de la locura. De Troya a Vietnam», RBA Libros, S.A., Barcelona (2013)
    VON CLUSEWITZ, Carlos, «DE LA GUERRA», Ediciones Ejército, Madrid (1978)
    WHITE, Matthew, «El libro negro de la humanidad», Critica, S. L., Barcelona (marzo 2015)
    Documentales recomendados:
    – La destrucción de Camboya (TVE, S.A., En Portada (1985): https://youtu.be/cdFOFj9_uTs
    – Genocidio en Yugoslavia, la Europa de la vergüenza (TVE 2021; dirección: Irene Arzuaga); sinopsis: Narra las causas que provocaron el desmembramiento de Yugoslavia a principios de los años 90 y las guerras que durante una década provocaron más de 200.000 muertos, millones de refugiados, masacres masivas de civiles y violaciones sistemáticas de mujeres y el mayor genocidio en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. https://youtu.be/roXdWKQmn1E
    [1] Convenio de Ginebra relativo al trato debido a los prisioneros de guerra, aprobado el 12 de agosto de 1949 por la Conferencia Diplomática para Elaborar Convenios Internacionales destinados a proteger a las víctimas de la guerra, celebrada en Ginebra del 12 de abril al 12 de agosto de 1949 https://www.ohchr.org/es/instruments-mechanisms/instruments/geneva-convention-relative-treatment-prisoners-war
    [2] Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra (12 agosto 1949):
    https://www.ohchr.org/es/instruments-mechanisms/instruments/geneva-convention-relative-protection-civilian-persons-time-war
    [3] Normas Internacionales Protección de los derechos humanos en situaciones de conflicto. https://www.ohchr.org/es/instruments-listings

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad