La edad de Cristo al tiempo de su ejecución (40 años hipótesis más probable)

Hay una creencia vulgar y apócrifa de, que 33 años era la edad de Jesucristo al tiempo de su ejecución. Dicha creencia arranca en la tradición, de que a Jesús los padres de la iglesia, por diversas fuentes incluso de conocidos y parientes directos, lo situaron al inicio de su vida pública en la Treintena, (lo que no significa que fueran 30 años exclusivamente) pero sumada a los 3 años de vida pública en que parecen discurrir los evangelios, dan como resultado los 33 años que se fijan como probables. Pero Jesús no eran tan Joven.

Posiblemente en Jesucristo se cumpliera el número místico y bíblico de los 40 años, al tiempo de su ejecución. Veamos:

Hemos de partir de situar la fecha de su nacimiento. Aquí comienza ya el origen del problema.

El Calendario Cristiano fue confeccionado por Dionisio el Exiguo, quien fue un monje y astrónomo que vivió en el siglo VI d.C. A causa de la desaparición del imperio romano de occidente, Dionisio, de acuerdo con el obispo romano Petronio, trabajó para sustituir el calendario basado en los años transcurridos desde la fundación de Roma, por otro cristiano que tomara como origen el nacimiento de Jesús.

El método que usó Dionisio se basó en confeccionar una tabla en la que aparecerían los emperadores romanos desde el siglo VI hacia atrás, contando los años que habían gobernado cada uno de ellos hasta llegar al momento del nacimiento de Jesús, que el evangelio refiere a un tiempo dentro del mandato del emperador Augusto relacionado con la orden del Decreto del Censo imperial. (Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo Cirino gobernador de Siria. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Lc 2, 1-9).

Cuando crea el calendario Cristiano, estaba Dionisio viviendo el año 1.284 desde que Rómulo mató a Remo. Dionisio retrocede hasta Augusto, pero como este gobernó 40 años (desde el 27 a.C. hasta el 14 d.C.) fijo el nacimiento del Señor a la mitad de su mandato, que coincidía con el año 753 de la fundación de Roma y ahí sitúa el año 1 de nuestra era; sin otra fiabilidad, que porque fue en medio del mandato de augusto cuando se ordenó la confección del Censo Universal.

Lo cierto es que los cálculos le fallaron. Según esta fecha (753) en que fijó la natividad, Herodes el Grande llevaba ya muerto varios años (desde el 750 desde la fundación de roma, que coincide con el – 4 de nuestro calendario), con lo que hubiera resultado imposible el episodio de la visita de los Reyes Magos, la Matanza de los Inocentes y la persecución del niño Jesús, según la fuente de San Lucas.

Hemos de considerar varios acontecimientos, que en su intersección nos pueden dar una fecha de nacimiento de Jesús.

1.- Herodes estaba vivo y murió en el -4 a. C de nuestra Era.

2.- Estuvo con los reyes magos, luego su muerte no era inminente, vamos a descontar otro año, la visita pudo ser en el – 5 de nuestra Era.

3.- Herodes ordenó entonces una matanza de niños primogénitos, pero de hasta 2 años, lo que nos sitúa en un probable escenario del -7 a. C.

4.- El Censo se Ordenó en el -8 a.C. pero el Viaje a Belén a censarse María y José, y que les sorprendió con el nacimiento del niño, bien pudo ser durante el año siguiente en curso el -7 a.C., puesto que estamos hablando del retraso propio en un lugar del extra radio del imperio.

5.- Los evangelios nos hablan de una estrella, que sirvió de guía a los Magos de oriente. Y los programas de retroacción de la disposición celeste de los astros, nos fijan un acontecimiento celeste importante, una conjunción de Júpiter y Saturno en el -7 a. C.

Si todo lo hacemos confluir. Sería el año -7 de nuestra Era, la más probable del nacimiento de Jesús (tesis aceptada por Benedicto XVI).

¿y cuando murió Jesús?

Partiendo de la fecha de nacimiento de Jesús en el 7 a.C., podemos empezar a situar la edad aproximada de Jesús al tiempo de su ejecución. Según San Lucas 3:1, el ministerio de Juan el Bautista comenzó en el año quince del imperio de Tiberio César, o sea el 29 d.C del calendario cristiano, Jesús tendría al inicio de su apostolado unos 36 años.

La mayor parte de exégetas modernos, apoyándose en la autoridad del historiador Eusebio de Cesarea y en escritos de los llamados Padres del tiempo post apostólico, y, sobre todo, en el evangelio atribuido al apóstol Juan, que menciona tres pascuas durante la vida pública del Maestro, llegan a la conclusión de que el ministerio terrenal de Jesucristo duró unos tres años y medio; opinión ésta que es aceptada por las diferentes corrientes que abordan la historicidad evangélica.

Por tanto, si el inicio de su vida pública fue entre el 29 y 30 d.C. y duró tres años y medio, la fecha que más se aproxima a la Pascua de su ejecución es la del año 33, que yo entiendo como la más probable entre las dos fechas actualmente discutidas (31 o 33). En efecto, Colin Humphreys y Graeme Waddington, científicos de la Universidad de Oxford (Inglaterra), creen haber determinado la fecha exacta de la muerte de Jesucristo.

Con base en la Biblia y en fuentes romanas, supieron que tal suceso ocurrió un viernes del mes de Nisán, antes de la Pascua de los hebreos, entre los años 26 y 36 de nuestra era, o sea, el período en que Poncio Pilatos fue procurador de Judea. Para obtener mayor información, reconstruyeron el calendario hebreo y mediante un proceso de eliminación, en el que consideraron referencias judías, bíblicas y romanas, obtuvieron como resultado dos fechas posibles: el 7 de abril del año 30 y el 3 de abril del año 33.

Por otra parte, el día de la crucifixión, según afirma se afirma en el libro de los “Hechos” (en 2:20) el apóstol Pedro hace referencia a una «luna de sangre» que fue vista de un color rojo, lo cual indica con gran probabilidad un eclipse. Calculando las fechas de eclipses lunares visibles en Jerusalén, los científicos han formulado como más posible la teoría de que Jesucristo murió el 3 de abril del año 33. En el mismo sentido el profesor Antonio Piñero, investigador en temas bíblicos, coincide con esta teoría de la edad de Jesús y de su muerte en el 33, que es ya hoy la tesis mayormente sostenida. En esos momentos Jesús tendría entre 38-39 años, pues Jesús nació hacia el 7 o 6 a. C. El Evangelio de Juan da a entender que quizá Jesús tuviera algún año más que los que benévolamente supone Lucas (según Juan, le dice a Jesús un judío: “Aún no tienes cincuenta años…” (Jn 8, 57). Por todo ello, se puede sostener con una cierta fiabilidad el año 33 como fecha de la ejecución de Jesucristo.

Pero entonces Jesús no tendría 33 años, como se opina comúnmente, sino que sumando los 7 previos, tendría 39 0 40, si tenemos en cuenta que no se tuvo en cuenta el año 0 (o 0-1) que no existía en la métrica romana.

Qué curioso Jesús habría cumplido una etapa Bíblica 40 años de existencia. Y digo etapa bíblica porque Moisés guió al pueblo de Israel durante 40 años por el desierto hasta la Tierra Prometida y pasó 40 días de oración en el monte Sinaí antes de recibir las Tablas de la Ley (Deuteronomio 9, 9-11). De Moisés reza la Biblia que vivió 120 años (Dt 34,7), una vida que San Esteban dividió en tres etapas (Hch 7, 20-40): 40 años en Egipto, otros 40 como pastor en la tierra de Madián y 40 años de travesía por el desierto.

-David reinó 40 años (1Re 2,11), el mismo tiempo que su antecesor Saúl (Hch 13, 21) y que su hijo Salomón (1Rey 11, 42) El número 40 aparece en más de cien ocasiones en la Biblia y en momentos claves. Quizás hasta su existencia terrena no debería quedar al albur de la suerte, sino en el cumplimiento del Plan Divino.

Para Afán


4 respuestas a «La edad de Cristo al tiempo de su ejecución (40 años hipótesis más probable)»

  1. Los caballos de Troya de Juan José Benitez(con certeza uno de los mayores investigadores del Jefe) aportan muy buena informaciòn al respecto de esto y de mucho más.

  2. Pues a mi me parece un trabajo fantástico.
    Atesoramos miles de datos más o menos inútiles sobre cientos de cosas de igual calidad y no sabemos, ni nos interesa, casi nada de la vida de Nuestro Señor.
    Ese conocimiento (que ya sé que no es de fe) no está reñido con la ortodoxia de la doctrina, y añade mucho valor a «situarnos» en el hecho trascendental de la Historia de la Humanidad.
    ¡Enhorabuena a autor y editor!.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad