La ELA, arma encubierta de la eutanasia instigada por las élites políticas

¿Saben ustedes lo que significa ELA? Esclerosis Lateral Amiotrófica. ¿Y saben ustedes lo que es realmente? Pues es una enfermedad de las calificadas como “raras” que poco a poco, pero en no mucho tiempo y de forma constante y paulatina, va destruyendo las capacidades de toda clase de quien la padece, menos las cerebrales cognitivas, hasta causarle la muerte inexorablemente; y una muerte cruel. Mientras llega ese momento, el paciente, además de soportar los sufrimientos de tal mal, precisa de cuantiosa, constante y cada vez más costosa atención.

Pero es que, además, ve y comprende, porque no pierde la cabeza, los sufrimientos y desvelos que su atención causa en aquellos familiares que le atienden, los cuales llegan en muchas ocasiones a tener incluso que dejar sus trabajos con la consiguiente pérdida de recursos económicos, coste que se une al ya de por sí caro tratamiento médico y asistencial del enfermo. Pero si todo ello no fuera suficiente, todos, enfermos y familiares, saben que nada podrán, hoy por hoy, para evitar el fatal desenlace, por lo que a todo lo dicho se une una desazón que corroe la moral de los unos y de los otros. Para más inri, ni la Seguridad Social ni los seguros médicos privados contemplan ayudas para sostener, al menos, los cuantiosos gastos asistenciales que se elevan, por término medio, a 40.000 €/año/paciente.

En España sufren tal enfermedad una media de 4.000 personas de toda clase y condición. Pero tal cifra es, en realidad, engañosa, porque dicha media se mantiene debido a que cada año mueren unos 700 de dichos enfermos que son reemplazados por otros tantos, de ahí esa cifra que se mantiene casi invariable, pero que oculta una larga lista de fallecimientos.

¿Y qué hacen nuestros dirigentes políticos, sea del color ideológico que sean, para paliar, al menos, los gastos de forma que también, al menos, la atención a dichos enfermos no causen la ruina económica de la familia? Nada, como lo leen, nada en absoluto. La única iniciativa legislativa promovida en su día, hace ya varios años, sigue su curso burocrático hacia la nada con múltiples excusas, que no razones, es decir, zancadillas y palos en las ruedas de parte de todos los grupos políticos que han demostrado no tener el mínimo interés en el asunto.

Así, la villanía de nuestros dirigentes queda una vez más en evidencia si pensamos que se calcula que con tan sólo unos 400 millones de euros al año quedaría de sobra cubierto el coste de la atención a todos los enfermos de ELA de España; incluso hace unos días, el Parlamento, con el PSOE a la cabeza, se ha ngado a destinar una pequeña partida de 38 millones para la atención a estos enfermos. ¿Saben ustedes cuántos cientos o incluso miles de millones se tiran a la basura del despilfarro nacional, autonómico y municipal, entre otras muchas mamarrachadas como son las subvenciones a las asociaciones de desmemoria antihistórica, a todo tipo de ONG,s caraduras, en fiestas, en los viajes del IMSERSO, en bonos “culturales”, en cambios de sexo de los descerebrados que así lo quieren, en…? No seguimos.

¿Por qué entonces no sale adelante la propuesta citada? ¿Por qué nadie lo quiere? ¿Por qué, si dinero hay, y de sobra, a juzgar por cómo se malgasta? Para nosotros la única explicación posible es porque la ELA es para nuestros infames dirigentes de todo color una herramienta silenciosa de aplicación práctoica de la eutanasia, ese nuevo crímen que tanto les gusta… menos para ellos mismos.

Y es que la cosa no puede ser de otra forma. Verán. No pocos enfermos de ELA, ante el terrible panorama de la ruina en todos los aspectos, incluido el económico, que causan a los suyos, están optando por solicitar la eutanasia, puesto que su fin no tiene remedio, lo que saben nuestros dirigentes, por lo que puede que hayan decidido que para qué gastar en atención a los que la sufren si tal gasto no va a servir para curarles, siendo lo mejor dejar que se mueran y cuanto antes mejor, o ponerles en esa disyuntiva extrema de ser causa de la ruina económica de sus familias, ante la inexistencia de ayudas, incitándoles a que ellos mismos pidan la eutanasia y… aquí menos gasto y más disponibilidad para seguir despilfarrando.

No encontramos otra explicación a la dejadez, desidia, negligencia, falta de humanidad y miseria de nuestros dirigentes de todo color, que en esto como en tantas otras cosas no hay distinción entre ellos, para que a este colectivo minoritario pero especialmente sufriente de enfermos, se les siga ninguneando, marginando, discriminando y abocando a padecer, además de los sufrimientos propios de su terribe enfermedad, los de los suyos, en especial el de su ruina tras su fallecimiento.

Para más información, les adjuntamos el audio del programa El Rubicón, dirigido por nuestro colaborador el Col. Diego Camacho, emitido hace poco por Informa Radio del grupo EDATV, en el que entrevista al marido de una enferma de ELA, quien aporta la visión directa, cruda y real del problema tanto en su aspecto humano y del paciente, como en el asistencial y legislativo. No se lo pierdan.

 


3 respuestas a «La ELA, arma encubierta de la eutanasia instigada por las élites políticas»

  1. El satanismo se nutre de la tortura de las personas, experimenta con ellas, las intoxica para que sufran, implantan tecnologías de control, se financia con ello para sus objetivos de gobierno mundial, conseguir el transhumano obediente y sumiso para que le sirva.

    Saludos cordiales

  2. El deseo de estas administraciones marioneta que nos desgobiernan es el de sus amos; el exterminio de casi todos, pero empezando siempre por los que supongan algún gasto y ningún beneficio (así, los pensionistas en los asilos y hospitales, con la plandemia). No se cansó de repetirlo el lacayo masón Nietzsche «que venga una tempestad y se los lleve a todos…» (que bien que se cuido de aplicarse el cuento cuando fue una carga para todos), los clásicos de los que se nutrió, y los que lo están llevando en plan Agenda «que hay prisa…». Así, si han encontrado la manera de provocar esta enfermedad, como hacen con otras, no hay duda que lo aplicaran, si es que no lo están aplicando ya.
    Y como esta las demás, incluidos niños con deficiencias intelectuales que se les priva de una educación mejor (para ellos y para sus compañeros).
    Se empezó con los manicomios, que en plan buenista se empezaron a dejar de llamar así, mientras se echaba a la calle a esas personas que después vimos todos en las calles bajo los cartones mojados. Muriendo de frio en invierno. Falsos e hipócritas, lacayos lameculos y anglo sionistas filántropos; pero por las narices. Más bien psicópatas asesinos hijos de Satanás.

  3. Cuando estamos (des)gobernados por la peor escoria, por la canalla criminal más inmunda y despreciable, por la chusma más abyecta y miserable, la mayoría lo sabe y no hace nada para combatirla, la lucha se convierte básicamente en individual y espiritual. Cuesta trabajo asumirlo pero no queda otra. No basta tener la conciencia tranquila pero hay que aceptarlo aunque personalmente yo aún no he podido hacerlo. Lo que sí he hecho es negar el saludo y hasta la palabra a casi todo el mundo en vista de su indolencia, indiferencia y pasotismo. «Arrieros somos y en el camino nos encontraremos», unos camino del Cielo y otros del Infierno. Miserables.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad