La élite ha acorralado a Putin

La guerra es siempre una monstruosidad, pero no podemos dejar de analizar las razones que han causado el conflicto en Ucrania.

En 2002, en el histórico encuentro de Pratica di Mare, Berlusconi intentó acercar la Rusia de Putin a Europa y a Washington. Como sabemos, Berlusconi tuvo la oposición de los señores de las altas finanzas. Luego de una caída vertical, se convirtió en su lacayo.

Desde la caída del Muro de Berlín, contraviniendo sus promesas, la OTAN ha rodeado literalmente a Rusia con bases misilísticas. Desde el golpe de Estado de 2014, dirigido por Estados Unidos, el gobierno títere de Ucrania ha perpetrado un auténtico genocidio en la región prorrusa de Donbass. Unos catorce mil muertos, la mayoría civiles. Todo para provocar la reacción de Putin. No lo consiguieron, pero con Ucrania sí, dado lo que estaba en juego, porque Rusia estaría totalmente cercada por misiles.

Esta guerra es nada menos que la obra maestra de los señores de la élite. Han acorralado a Putin para darle sólo dos salidas: rendirse al globalismo o la guerra.

Para Putin, también han llegado las sanciones más peligrosas, como el bloqueo del Swift, el sistema internacional de pagos. Para Rusia, China, Irán y otros Estados que nunca han digerido el monopolio estadounidense probablemente ha llegado la hora de crear otra fórmula para las transacciones internacionales. Por otro lado, Europa tendrá que hacer cuentas con el trigo producido en Rusia y Ucrania, que representa un tercio del trigo comercializado en todo el mundo. Las empresas exportadoras italianas perderán siete mil millones de euros a manos de Rusia.

Si Putin corta el suministro de gas, veremos mucho más de esto. Preparémonos, pues, para una dramática caída económica. Todo para hacer un favor a los globalistas que nos han impuesto los confinamientos y las vacunas, pagadas con millones de dólares (nuestro dinero) a la Gran Farmacia. Pero no teman. A cambio, podemos olvidarnos de votar, porque el gobierno de Draghi seguirá con la emergencia. ¡Y, loco, el pueblo italiano se defiende con garra manifestándose, no contra Draghi, sino contra Putin!

Los únicos que ganan con este enésimo fratricidio son los que, por razones económicas y geopolíticas, no quieren la natural unión euro-rusa que la convertiría en la primera potencia mundial.

Volodymyr Zelenskyy

¿El comediante/presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, está realmente convencido de que puede enfrentarse a una potencia a las puertas como Rusia? Será inconsciente, pero no loco. Sin duda, ha tenido órdenes de prolongar la guerra todo lo posible mediante el uso de francotiradores –como en el golpe de Estado ucraniano, querido y dirigido por la élite- y la guerra de guerrillas ad libitum. El hecho de que Zelenskyy haya desplegado tanques y vehículos antiaéreos en pleno centro habitado de Kiev hace pensar en los consabidos escudos humanos. Si Putin intenta abatirlos se arriesga a una masacre de civiles, lo que haría que la élite, el presidente ucraniano y la OTAN se regodeasen. Y a quién le importa que hombres, mujeres y niños inocentes sean masacrados por las bombas. Acusar al “cruel” Putin es mucho más importante que las vidas de ucranianos inocentes. El Estado profundo, por lo tanto, apunta precisamente a una guerra prolongada para destruir la imagen de Putin y finalmente comerse a Rusia de un solo bocado.

Estamos en la era de los mediocres en el poder. Draghi, después de haber impuesto leyes dignas de las peores dictaduras, quitando puestos de trabajo y libertad a los italianos, quiere dar lecciones de democracia a Putin.

Al día siguiente del estreno de La reina de espadas, el alcalde de Milán, Sala, amenazó al gran director de orquesta ruso Valery Gergiev, ordenándole que condenara a Putin “o que se despidiera de la Scala”. En la práctica, un enano intelectual y culturalmente insignificante se permite intimidar a un gigante de la interpretación musical. ¿Y Salvini, ex amigo de Putin? Escucha lo que decía en 2016 sobre la OTAN: AQUÍ

Putin, dicen los medios de comunicación, acusa al presidente de Ucrania de ser un nazi, pero como Zelenskyy es judío no puede serlo. De hecho, hay tropas ucranianas, como las que están cosechando víctimas en el Donbass, que se inspiran en los nazis. El batallón Azov, formado también por militantes de otras nacionalidades europeas y reconocido por el gobierno ucraniano, es una unidad militar abiertamente nazi. Véase: AQUÍ

Batallón Azov

Pero, como sabemos, la confusión es la mejor táctica para domesticar a los pueblos atontados por periodistas delirantes y una televisión digna del Gran Hermano orwelliano.

La política de los globalistas está más que clara, sobre todo después del acoso covidiano devastador para la salud, la economía, el espíritu y la cordura de millones de personas. Los que empujaron a Putin y a Ucrania a la guerra son los mismos que llevan dos años poniendo al mundo de rodillas. Personas sin escrúpulos que basan su política en el lavado de cerebro masivo. Dirigen los grandes medios de comunicación del mundo, los gobiernos y el Vaticano, difundiendo mentiras tan pesadas como montañas como la verdad. Probablemente la élite y sus secuaces se están moviendo para iniciar la Tercera Guerra Mundial. Pero esta vez, al menos escuchando los discursos de Putin, perderían todos.

Lo temo por dos razones. La élite tiene como objetivo la reducción de la población mundial, y no hay nada más “refrescante” que una guerra después de una falsa pandemia que puede eliminar a millones de seres humanos. Segundo. En la historia de la política, de la Iglesia, de los medios de comunicación y de las escuelas, nunca ha habido un porcentaje tan alto de imbéciles peligrosos.


11 respuestas a «La élite ha acorralado a Putin»

  1. De repente, las empresas de propaganda ( medios ) ya no publican el virus, se les ha visto el plumero, fotografias, titulares, etc. todo manipulando a las victimas , para que sembrar cizaña.
    Un abrazo.

  2. Esta guerra no tiene como objetivo a Rusia solamente, sino también a la Unión Europea. Un buen entendimiento, en todos los aspectos, entre Rusia y la U.E. sería tan extraordinariamente beneficioso para ambos como negativo para los intereses globales de Estados Unidos. Propiamente, eso más el auge de China, conllevarían el principio del fin de U.S.A. como superpotencia hegemónica y el inicio de su decadencia definitiva. No quieren perder los inmensos réditos que les supuso la victoria en la Segunda Guerra Mundial; entre los cuales, una Europa Occidental sin iniciativa propia y permanentemente servil a los planes geopolíticos y económicos del gigante americano, es un activo nada despreciable a favor de sus proyectos de futuro a escala mundial.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad