La empresa nuclear rusa sin la que Occidente no puede vivir

Extirpar el corazón de una central nuclear es una operación quirúrgica que sólo unos pocos especialistas pueden realizar.El proceso comienza lanzando robots con antorchas de plasma a una piscina vacía rodeada de gruesos muros de hormigón. Desde allí, las máquinas teledirigidas hacen cortes circulares, como si cortaran anillos de piña, a través de un recipiente de acero de 600 toneladas que contiene la radiación generada durante décadas de división de átomos. A continuación, los anillos se cortan en trozos de un metro de largo y se transportan en convoyes seguros a depósitos de residuos radiactivos, donde se dejan enfriar indefinidamente.

Entre bastidores, decenas de ingenieros nucleares, expertos en seguridad radiológica y reguladores estatales supervisan esta operación, que puede costar más de mil millones de dólares y tardar años en planificarse y ejecutarse. Según Michael Baechler, de Uniper SE, que supervisa el desmantelamiento de la central nuclear sueca de Barsebaeck, la experiencia necesaria para llevarla a cabo sin errores explica por qué «sólo hay un puñado de empresas» en el sector del desmantelamiento de centrales de alta radiación.

Entre las más veteranas y experimentadas se encuentra la alemana Nukem Technologies Engineering Services GmbH, que lleva décadas ofreciendo sus exclusivos servicios en Asia y África y en toda Europa. Los ingenieros de Nukem ayudaron a contener la radiación de los reactores destruidos en Chernóbil y Fukushima. Ayudaron a dirigir la limpieza de una fábrica de combustible atómico en Bélgica. En Francia, la empresa ideó formas de tratar los residuos del Reactor Termonuclear Experimental Internacional.

Chernóbil y Fukushima

Dado que los investigadores predicen que la limpieza de las viejas centrales nucleares se convertirá en un negocio mundial de 125.000 millones de dólares en un futuro próximo, Nukem debería estar en una posición ideal para aprovechar el momento.

Salvo por una cosa: la empresa es propiedad al cien por cien de Rosatom Corp, el gigante nuclear controlado por el Kremlin, lo que la sitúa en el centro de un incómodo pulso.

Aunque Alemania ha insistido en que los países de la UE dejen de importar el combustible nuclear de Rosatom, un producto altamente especializado que se utiliza en las centrales eléctricas y del que Rosatom es el mayor exportador mundial, las autoridades no quieren impedir que Nukem haga negocios en Alemania, según tres funcionarios del gobierno que pidieron no ser identificados para poder hablar de sus deliberaciones privadas. Como no se han aplicado sanciones, hacerlo violaría las leyes de competencia de la UE, dijeron.

Situada en las onduladas colinas y huertos al este de Fráncfort, Nukem es un nicho en el imperio global de Rosatom. Al mismo tiempo, pone de manifiesto la fisura que atraviesa el planteamiento de la UE en materia de energía nuclear.

A diferencia de Rusia, que ha cultivado la experiencia en todos los procesos industriales necesarios para convertir y enriquecer los átomos de uranio en formas utilizables para generar energía, el mezquino desarrollo de las tecnologías nucleares en Europa ha hecho que los Estados dependan de proveedores externos para colmar lagunas en la producción y los servicios. Los expertos calculan que la UE tardaría al menos cuatro o cinco años en igualar la capacidad de fabricación de combustible de Rosatom, pero incluso si ese proceso se acelerara, aún se necesitaría más tiempo para reproducir su alcance mundial y su gama de servicios.

Central nuclear de Zaporizhzhia

La presión para excluir a Rosatom de las cadenas de suministro europeas ha aumentado desde que las fuerzas rusas se apoderaron de la mayor central nuclear de Europa, a las afueras de la ciudad ucraniana de Zaporizhzhia, y enviaron a ingenieros de Rosatom para dirigirla. El hecho de que ésta o Nukem, una filial, no hayan sido sancionadas «debería suscitar serias dudas», afirmó Darya Dolzikova, investigadora del Royal United Services Institute.

Pero más de un año después, sigue dependiendo de cada empresa decidir si continúa haciendo negocios con el gigante energético. De momento, muchas siguen como siempre: Las exportaciones de Rosatom aumentaron más de un 20% tras la invasión rusa de Ucrania.

A diferencia de la incautación por Alemania de los activos rusos de almacenamiento y refinado tras la guerra, Nukem no tiene tanta infraestructura fija que perseguir. Si se impusieran sanciones, Rosatom podría simplemente cerrar el negocio o trasladar la sede de Nukem a una jurisdicción más amigable.

Esto ha dejado a Nukem atrapada en una extraña especie de limbo, ya que los clientes interesados en aprovechar su experiencia se enfrentan ahora a la disyuntiva de trabajar o no con una empresa controlada por el Kremlin. Su experiencia es especialmente valiosa, ya que sus 120 ingenieros, en su mayoría alemanes, pueden trabajar en toda la cadena de suministro nuclear, una gran ventaja si se tiene en cuenta que son más los jóvenes ingenieros nucleares que estudian para construir nuevas instalaciones que para derribar las existentes. El Organismo Internacional de la Energía Atómica, con sede en Viena, ha advertido de la grave escasez de trabajadores para el desmantelamiento.

«En Europa», afirma Mark Hibbs, analista de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional que sigue la pista de la empresa desde hace más de tres décadas, «Nukem preside una gran reserva de conocimientos técnicos».

Pero incluso sin sanciones, mercados tradicionales como Lituania y Finlandia han dejado de trabajar con Nukem y Rosatom, respectivamente. Otros, como la República Checa, Eslovaquia y Bulgaria, se están alejando de los proveedores rusos. Según Thomas Seipolt, Director General de Nukem, desde la invasión rusa resulta más difícil hacer negocios.

Las transferencias de dinero tardan más, al igual que la obtención de las autorizaciones necesarias para enviar tecnologías a través de las fronteras, y algunos clientes se han mostrado reticentes a firmar contratos, explicó. Un acuerdo de consultoría «se puso en pausa y luego se canceló tras el inicio del conflicto de Ucrania», dijo Boris Schucht, director ejecutivo del consorcio de combustible Urenco. Debido a la situación política, señaló Seipolt, de Nukem, «el futuro desarrollo de la empresa» se ha «vuelto incierto».

Para evitar un declive continuado, «el propietario está intentando vender Nukem a un inversor estratégico hacia mediados de año», dijo Seipolt. «Ya estamos en conversaciones con las partes interesadas», añadió, sin dar más detalles sobre cómo un comprador podría eludir las sanciones financieras de la UE para hacerse con una participación en la empresa.

De no ser así, el futuro de la empresa podría estar fuera de Europa. Aunque las sanciones contra Rosatom y Nukem podrían cortar el suministro inmediato de combustible y servicios dentro del bloque de la UE, serían más difíciles de aplicar en los mayores mercados de crecimiento de la empresa. Rosatom ya está construyendo nuevas centrales nucleares en Bangladesh, China, Egipto y Turquía, y está negociando otra docena de contratos de suministro. Estos acuerdos pueden garantizar flujos de caja e influencia política durante décadas.

Al menos por ahora, Nukem está encontrando algunos de sus nuevos proyectos más lejos. En la central nuclear de Xudabao, al noreste de Pekín, los especialistas de Nukem están diseñando un centro de tratamiento de residuos para los dos nuevos reactores de Rosatom que entrarán en funcionamiento en 2028.

«Ya hemos firmado contratos», anunció Nukem el mes pasado. El año que viene, la filial alemana de Rosatom empezará a enviar componentes a China.


2 respuestas a «La empresa nuclear rusa sin la que Occidente no puede vivir»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad