La esperanza tricolor

Ha ganado Meloni, y naturalmente no ha pasado nada. Quiero decir que no ha pasado lo que los agoreros izquierdistas y liberales juraban que iba a ocurrir. La «posfascista» Meloni ha ganado con normalidad, porque nada hay tan normal, desde que el hombre es hombre, como que los malos derroten a los buenos. Y los italianos, de vez en cuando, también aciertan cuando meten un papelito en una urna.

Hay en Meloni elementos ideológicos y personales que deben movernos a un razonable optimismo. Ella se declara públicamente cristiana, madre y patriota. Suele añadir también que es «mujer», pero eso ya lo vemos. En los tiempos actuales, que un político se declare públicamente cristiano ya supone un dato muy revelador, revolucionario incluso, rabiosamente contracultural en esta «cultura» cochambrosa y decadente del siglo XXI.

Que diga que es madre nos hace pensar en la idea de familia tradicional, de la que Giorgia ha hablado muchas veces. Un político que cree en la familia auténtica es alguien que vive en un principio de realidad humana, de raíces profundas, de verdad. Es justo lo contrario de lo que le sucede a Irene Montero, que le puso una falda a su hijo de 3 años para que eligiese «libremente» su género. Sin darse cuenta de que, a su hijo, Dios ya le había elegido el «género» desde el momento de su concepción.

Su autoafirmación patriota, aunque provoque erisipelas y sofocos progres, es otra garantía de que esta Europa mortecina y oscura, la Europa triste de los hombres de negro del capitalismo desorejado y los marxistas con caspa, empieza a tocar a su fin. Meloni, Orban, Abascal…, son los apellidos del renacimiento europeo, y es sólo cuestión de tiempo comprobarlo. Un renacimiento sobre las bases y principios que dieron luz al proyecto europeo en común: el cristianismo, la familia, las naciones.

Son malos tiempos para los acomplejaditos y legañosos que llevan cuatro décadas viviendo de la milonga progresista-liberal. Malos tiempos para los Gates y Soros, para sus lacayos de izquierdas y derechas, que ven cómo sus mentiras de consenso empiezan a tener fisuras de enormes dimensiones.

Italia no es cualquier nación. Italia es el alma y el corazón de Europa. Que esta mujer cristiana, madre y patriota sea su nueva primera ministra es, objetivamente, un motivo de esperanza para todos. Y además, ¡qué coño!, solamente por ver las rabietas y diarreas que provoca su victoria, se podría incluso pagar una entrada.

Para elcorreodeespaña


11 respuestas a «La esperanza tricolor»

  1. Yo quedé harto de las derechas «gilroblesas» españolas desde el año 2011, cuando voté al Partido Popular de Mariano Rajoy Brey (no por afinidad ideológica, suponiendo que esa banda tenga alguna, sino por miedo al «hermano» Rodríguez Zapatero) fiando en sus promesas electorales; E NUNCA MÁIS.

    Como es bien sabido, quienes entregaron inocentemente su confianza a aquel «rijoso» P.P., la recuperaron tiempo después completamente ultrajada. Y Vox es más de lo mismo: mercancía política caducada.

  2. También Mussolini abrió el camino de la Esperanza para Europa Italia vuelve a levantar la bandera, la presencia de Berlusconi sobra. Sólo pido a Dios que su servicio de seguridad no permita que la asesinen bajo el disfraz de un accidente se coche o de avión, o una enfermedad repentina.

    España, como siempre a años luz de la regeneración.
    El caso Macarena Olona que ya se veía venir con su talante fanfarrón y chulesco durante las elecciones andaluzas, abrazando a la Masoneria representada por Mario Conde, nos recuerda (además de que yo no pondría la mano en el fuego por ningún Abogado del Estado, ni por los que aparentan ser mejores) , es que la regeneración en España tiene los pies de barro y si toda la clase política en Europa está podrida hasta el tuétano, en el caso de España esa podredumbre es todavía peor. Al menos en Francia y ahora Italia una parte del pueblo parece que todavía late su corazón, en España ni eso.
    VOX es lo único que hay en este momento con expectativas para la política parlamentaria, pero su falta de doctrina en cuestiones fundamentales, como el Franquismi, la profanación de la tumba de Franco o la Guerra interpuesta del NOM contra Rusia en el territorio de Ucrania, sacrificando a toda una nación como la ucraniana a costa de obtener el resultado de destruir a Rusia, ponen de manifiesto que VOX tiene los pies de barro y tanto la organización como su electorado son manifiestamente mejorables y tienen mucho que aprender, comprender y avanzar.

    1. Es un error comparar la Italia de Mussolini con la de hoy, antes no había OTAN, las elecciones de Italia como todas las de Occidente son por algoritmo, el pescado ya está vendido antes del voto. Nos están empujando a la guerra contra Rusia y China, antes tienen que hacer creer a los europeos que lo han elegido, es parte de la agenda 2030.

      Saludos cordiales

      1. Yo o he dicho que Meloni sea igual que Mussolini, lo que he dicho es que la Italia de Mussolini fue la primera en marcar el camino de la regeneración, y hoy vuelve a ser Italia la primera en llegar al gobierno e iniar la esperanza de la regeneración.
        Mientras en algunos países de Europa se abre al menos una esperanza, en España estamos en el paleolítico superior

        1. No se autoengañe, siguen la agenda de Bruselas, escuche a Lorenzo para conocer como está el patio de la economía y como los testaferros políticos dicen una cosa en público y harán lo que les dice la agenda. Recuerde que el 30 de septiembre es el último día de repatriación del patrimonio del Vaticano, el cisne negro en octubre es evidente.
          https://cesarvidal.com/la-voz/despegamos/despegamos-terremoto-italiano-hundimiento-de-la-libra-y-cantos-de-salvamento-hipotecario-26-09-22

          Saludos cordiales

  3. Respetando todos los comentarios que me preceden; debo decir, que efectivamente, no cabe duda que un poder solo se combate con otro poder, tal como el gran Oswald Spengler refirió en su obra intitulada «La decadencia de Occidente»; efectivamente, resulta incuestionable, para llegar a la cúspide del poder político o de cualquier otra clase, no se llega por azar, se llega catapultado desde alguno de los dos sectores que pugnan por dominar el mundo, cuales, hace milenios, están enfrentados; me explico, se trata de la lucha de las fuerzas celestes contra las del caos. Por lo cual, no resulta extraño por ejemplo, que, según ganó, en su día, Donald Trump, las fuerzas del caos se alzaran en tromba contra lo que él representa; lo cual, curiosamente, se produjo de manera inmediata y a la desesperada, pues no podían admitir o consentir, bajo ningún concepto, que uno de los representantes del poder de la luz les venciera. A los más interesados les recomiendo el artículo publicado en el enlace abajo indicado:
    https://canariasnoticias.es/opinion/italia-muestra-el-camino-a-seguir-a-una-europa-en-decadencia

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad