La Europa islamizada y la Agenda 2030

La deriva autodestructiva que ha tomado Europa es consecuencia de la idiotización de su población, que, acomplejada, está dispuesta a la más perniciosa de las tolerancias. Se ha adoctrinado al europeo en lo favorable de las políticas de brazos abiertos y consentimiento a una inmigración ilegal (o legal) de individuos que no tienen el menor interés, en integrares en nuestra sociedad, done dispondrán de libertad de culto, donde se les permitirá practicar sus costumbres y tradiciones, siempre que éstas sean compatibles con nuestras leyes y las razones de convivencia. Eso no les basta, por el contrario, pretenden imponer sus costumbres sobre las nuestras: en este comedor escolar nadie come jamón. Las poblaciones procedentes de zonas sometidas al Islam tienden a aislarse en lugares que crecen continuamente, que son abandonados por sus originarios pobladores porque se hace imposible la convivencia como en barrios como Saint-Denis, Molenbeek Saint-Jean (Bruselas)Tower Hamlets o Leyton (Londres), Washwood, Borderlesy o Sparbrook (Birminghan). Es un hecho. Una parte de esa población inmigrante se somete a la que lidera la implantación de la sharia. A esto sumémosle la debilidad que parte de esa población, varones jóvenes, observan en la ciudad europea, desamparada por sus autoridades, fáciles víctimas de sus prácticas delincuenciales. Observemos Saint-Denis. Y sumemos a estas circunstancias que son muchos los líderes musulmanes que adoctrinan en mezquitas y madrazas, en esos barrios, sobre el avance del Islam en la conquista de Europa. Así lo dijo el presidente de Argelia, Huaria Bumedian, en su famoso discurso ante la asamblea de Naciones Unidas en 1974. «Un día, millones de hombres abandonarán el hemisferio sur para irrumpir en el hemisferio norte. Y no lo harán precisamente como amigos. Porque irrumpirán para conquistarlo. Y lo conquistarán poblándolo con sus hijos. Serán el vientre de nuestras mujeres el que nos dé la victoria. Al igual que los bárbaros acabaron con el Imperio Romano desde dentro, así los hijos del Islam, utilizando el vientre de sus mujeres, colonizarán y someterán a toda Europa». Que nadie se engañe, el objetivo sigue en pie.

La debilidad moral e intelectual de la población europea, así como inducirle temor y confusión, son «herramientas» que están utilizando las élites criminales que persiguen las consecución de la Agenda 2030, el Nuevo Orden Mundial, que nos llevará a no tener nada y ser felices. El multiculturalismo impuesto sobre nuestras raíces es un aspecto más dirigido a debilitarnos. Derribar los pilares que sustentan nuestra civilización es parte de la estrategia que permitirá eliminar el estado-nación, la soberanía del pueblo sobre su estado-nación. El objetivo es acabar con la Nación, así como con la familia, con la patria potestad de los padres sobre los hijos, para dar el poder a un organismo supranacional todopoderoso –Naciones Unidas, esa cueva de ladrones y especuladores sobre la vida o intereses de la Humanidad; la OMS, en manos privadas, ahí vemos a Bill Gates como su mayor financiador–, que dirigirán ellos, las élites que congregan los grandes millonarios, emporios financieros y las consabidas familias, tales como los clásicos Rockeffeller, Rothschild, Morgan,… los nuevos ricos: Gates, Soros, Zuckerberg, Bezos, Musk… y tantos otros, todos carentes de escrúpulos, psicópatas enfermos de ambición. El objetivo es romper Europa, hacer de ella un conglomerado multicultural; debilitar sus principios, más aborto, más ideología de género, más ultrafeminismo, más enfrentamiento entre la ciudadanía. Y temor, mucho temor inoculado: cambio climático apocalíptico, pandemias genocidas por doquier –gripe aviar, covid 19 y sus múltiples mutaciones… la viruela del mono… ¿qué más nos traerán–, y el consiguiente encierro, el bozal, la aniquilación de la voluntad… Las inoculaciones forzadas de un experimento génico que traerá graves consecuencias, el negocio que ha hecho más rico a los que ya lo eran y enriquecido a los siniestros mercaderes esbirros de gobernantes con quienes han repartido comisiones. Y ahí han estado, están y estarán los secuaces medios de comunicación para trasmitir el acojonante mensaje único; las furcias mediáticas, que dicen algunos sabios. Y los discursos y los mandatos y leyes que han dictado, dictan y dictarán los gobernantes vendidos a sus amos todopoderosos. No hay medios de comunicación, no hay banca, no hay industria que escape a las garras del gran acorazado que ha conformado el emporio Blackrock-Vanguard, el espolón de proa que todo lo puede, que todo lo demuele, para que llano sea el camino del total control de la ciudadanía, al menos, europea. Es un conglomerado infecto poco –o nada– asimilable por la mayoría de los mortales. Y ellos, mafiosos, lo saben, por eso actúan con total descaro; se saben impunes… de momento. Población abducida, acojonada, confundida, ¡ganado para ellos!; instituciones nacionales, gobiernos enteros, parlamentos, todo en poder de políticos corruptos, cómplices del crimen, bien pagados… ¿Qué más quieren?

Para Afán


2 respuestas a «La Europa islamizada y la Agenda 2030»

  1. Y nada de santos ni de inocentes por ningún lado. La mayor parte de la población autóctona (siempre sedienta de comodidades, «derechos» y diversiones pagadas), es colaboradora pasiva en todos los entuertos que se citan.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad