La familia de Jesús

En estos tiempos navideños, recordando especialmente la Natividad del Señor, la Fiesta de la Sagrada Familia y la solemnidad de Santa María Madre de Dios, creo conveniente dedicar un tiempo a rememorar la genealogía del Señor y meditar sobre la hondura inmensurable de los designios de Dios. Y ello tomando como base la Revelación y la Tradición.

El Momento del Nacimiento de Cristo

“Habiendo transcurrido innumerables años desde la creación del Mundo, cuando en el principio Dios creó el Cielo y la Tierra y formó al hombre a su imagen; pasados siglos y siglos desde el Diluvio; en el siglo veintiuno desde el nacimiento de Abraham; transcurridos trece siglos desde que el Pueblo de Israel fue guiado por Moisés para salir de Egipto; cerca del año mil desde que David fue ungido rey; en la sexagésima quinta semana de la profecía de Daniel; en la centésima nonagésima cuarta Olimpíada; en el año setecientos cincuenta y dos desde la fundación de Roma; en el año cuadragésimo segundo del imperio del César Augusto, estando todo el mundo en paz, en la sexta edad del Mundo, Jesucristo, eterno Dios e Hijo del eterno Padre, queriendo santificar la creación por su advenimiento, concebido por obra del Espíritu Santo y transcurridos nueve meses después de ser engendrado, nació hecho Hombre de la Virgen María en Belén de Judea”. Texto tomado Martirologio Romano (Anuncio o Calenda de Navidad), el cual está basado en el manuscrito del Chalki de San Hipólito (205 d.C.)

San Clemente de Alejandría (Tito Flavio Clemente; Atenas, circa 150 – Antioquía, c. 213), Padre de la Iglesia griega, dice que ciertos teólogos egipcios fijan el día del nacimiento de Cristo en el 25 de Pachon (20 de mayo), del vigésimo octavo año del reinado de Augusto (Stromata, I, XXI en P.G., VIII, 888).

La Natividad de Nuestro Señor Jesucristo según la carne

Dice la traducción de Monseñor Straubinger en su meritoria Biblia (Lucas 1, 26):

26Al sexto mes, el ángel Gabriel fué enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret,27a una virgen prometida en matrimonio a un varón, de nombre José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María”.

 Y en sus notas sobre “De la casa de David” amplía:

 “… aquí parece referirse más bien a José, que sin duda lo era (ver Mt. 1, 6 y 16), pero lo mismo se deduce de María en el versículo (v) 32 y en 3, 23. La diferencia entre ambos esposos está en que María descendía de David por Natán (línea no real) y José por la línea real de Salomón. Para que se cumpliese el anuncio del v. 32, Jesús debía reunir en Él la sangre de David, que recibió de su Madre, y el derecho a la corona, que recibió de su padre adoptivo. Bien lo sabían los judíos, pues de lo contrario los enemigos de Cristo lo habrían acusado de impostor cuando fué aclamado como “Hijo de David” (Mt. 21, 9-11)”.

… “S. Mateo presenta a Jesús como hijo de Abrahán y de David, esto es: miembro del pueblo de Israel y heredero de su cetro. Como esta herencia se transmitía por línea masculina, Mateo expone, en forma descendente, la genealogía legal de Jesús, o sea la de San José, quien aparecía legalmente como su padre. S. Lucas, muestra (en v. 22) a Jesús como Hijo de Dios, (y) nos da a continuación una genealogía ascendente que llega hasta Dios y cuyos personajes son distintos de los presentados por Mateo, lo cual inclina a pensar desde luego que no se refiere ya al mismo S. José, y tanto más cuanto que, en Mateo, la descendencia de David es por Salomón (línea real) y en Lucas por Natán. Dura cosa sería además aceptar la opinión de que ambos evangelistas hubiesen omitido darnos la verdadera y única genealogía de Jesucristo, que es la de “María su madre”. …  Resulta así que Jesús, en tanto que se Le tenía por hijo de José, lo era en realidad –por la Virgen– de Elí, abreviación de Eliaquim (que significa lo mismo que Joaquín, según una tradición padre de María y abuela del Señor) y, en consecuencia, de todos los ascendientes de Elí hasta Adán, y también del mismo Dios”.

Genealogía legal de Jesús según San Mateo

La de San José (descendente desde Abraham hasta Salomón)

Mateo 1: 1Libro de la generación de Jesús, el Cristo, hijo de David, hijo de Abraham.
2Abraham engendró a Isaac; e Isaac engendró a Jacob; y Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. 3Y Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara; y Fares engendró a Esrom; y Esrom engendró a Aram. 4Y Aram engendró a Aminadab; y Aminadab engendró a Naasón; y Naasón engendró a Salmón. 5Y Salmón engendró de Rahab a Booz, y Booz engendró de Rut a Obed y Obed engendró a Jessé. 6Y Jessé engendró al rey David; y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías: 7Y Salomón engendró a Roboam; y Roboam engendró a Abías; y Abías engendró a Asa. 8Y Asa engendró a Josafat; y Josafat engendró a Joram; y Joram engendró a Uzías. 9Y Uzías engendró a Jotam; y Jotam engendró a Acaz; y Acaz engendró a Ezequías. 10Y Ezequías engendró a Manasés; y Manasés engendró a Amón; y Amón engendró a Josías. 11Y Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, en el tiempo de la transmigración de Babilonia.
12Y después de la transmigración de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel; y Salatiel engendró a Zorobabel. 13Y Zorobabel engendró a Abiud; y Abiud engendró a Eliaquim; y Eliaquim engendró a Azor. 14Y Azor engendró a Sadoc; y Sadoc engendró a Aquim; y Aquim engendró a Eliud. 15Y Eliud engendró a Eleazar; y Eleazar engendró a Matán; y Matán engendró a Jacob. 16Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, el cual es llamado Cristo.

Genealogía sanguínea de Jesús según San Lucas

La de María (ascendente desde Natán hasta Adán, pero refiriéndola a San José)

María es desciende de dos linajes, de David, linaje real, por su padre, Elí/Joaquín, y de Aarón, linaje sacerdotal, por su madre, Ana.

Jesús “provino de la descendencia de David según la carne (sarx). S. Pa blo a Romanos 1:3)

Lucas 3:23-38: Jesús… hijo, según se creía, de José, hijo de Elí, hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José, hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, hijo de Nagai, hijo de Maat, hijo de Matatías, hijo de Semei, hijo de José, hijo de Judá, hijo de Joana, hijo de Resa, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Neri, hijo de Melqui, hijo de Adi, hijo de Cosam, hijo de Elmodam, hijo de Er, hijo de Josué, hijo de Eliezer, hijo de Jorim, hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonán, hijo de Eliaquim, hijo de Melea, hijo de Mainán, hijo de Matatá, hijo de Natán, hijo de David, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón, hijo de Aminadab, hijo de Aram, hijo de Esrom, hijo de Farés, hijo de Judá, hijo de Jacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham, hijo de Taré, hijo de Nacor, hijo de Serug, hijo de Ragau, hijo de Peleg, hijo de Eber, hijo de Sala, hijo de Cainán, hijo de Arfaxad, hijo de Sem, hijo de Noé, hijo de Lamec, hijo de Matusalén, hijo de Enoc, hijo de Jared, hijo de Mahalaleel, hijo de Cainán, hijo de Enós, hijo de Set, hijo de Adán, hijo de Dios.

Se puede observar que la lista de S. Lucas es exclusivamente masculina. Natán, como Salomón, era hijo de Betsabé, la mujer que David arrebató a Urías, por donde, como dice Struabinger, “vemos la indecible humildad de Jesús que no desdeñó llevar esa sangre”. Lo cual, es aún más palpable porque S. Mateo menciona a cinco mujeres, en general poco virtuosas:

– Tamar, quien engendró un hijo (Fares, gemelo con Zara) con una relación incestuosa con su suegro Judá.

Rahab, una antigua prostituta de Jericó.

– Ruth, una moabita pagana, y la citada Betsabé (mujer de Urías el hitita), quien tuvo una relación adúltera con el rey David.

El problema de que el padre de San José aparece con nombres distintos (y su abuelo con nombre muy similiar: Matán/Matat)

– … “Matán engendró a Jacob, y Jacob engendró a José, marido de María” (Mateo)

… “de José, hijo de Elí/Joaquín, hijo de Matat (Lucas),

es un misterio que al que puede dar luz, citando el magnífico estudio de D. José Luis Díaz Jiménez, lo siguiente: “la opinión más antigua y más común entre los Santos Padres es la de Julio Africano, autor que vivió hacia el fin del segundo siglo, asegurando éste que sabía por la santa Tradición, oída de boca de los mismos parientes del Salvador, que Jacob y Helí fueron hermanos uterinos; y que habiendo muerto Jacob sin tener hijos, Helí, según lo prescribía la Ley, se casó con la viuda de su hermano para suscitar en ella sucesión, y que de este matrimonio nació San José, hijo legal de Jacob y natural y legítimo de Helí”.

Helí/Joaquín pudo casarse posteriormente con Santa Ana. En este sentido es bueno citar que Santa Coleta Boylet de Corbie (1381-1447), abadesa y reformadora clarisa, tuvo visiones en las que aparecen dos maridos posteriores de Santa Ana: con San Cleofás y con Solas (o Salom).

Desde luego, los designios de Dios son inescrutables.


Una respuesta a «La familia de Jesús»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad