9 respuestas a «La gran mentira del 98: 30 datos que evidencian que fue una traición orquestada ¡Imprescindible!»

  1. Bien, pero incompleto.
    Tanto Jarabo, que se queda en los prolegómenos del 98 (muy bien tratados, pero previos), como Santaella (bien intencionado pero con muchas lagunas y errores), ni son los primeros en tratar el 98 a fondo y sin miedo a caer en la censura de las «fake news», de las maldiciones del «clan Cervera» y de los historiadores oficialistas.
    En esta web se ha hablado de «Los Misterios del 98», con ese libro a la vista se puede entender mejor este documental

    1. Sería conveniente relacionar las lagunas y errores de Santaella (y más si son muchas), mas que nada para no estar en el error perpetuo y sacarnos de nuestra ignorancia.
      También señalar si son «errores» fundamentales o simplemente accidentales o cosméticos.

      Quedo a la espera de tan necesaria aclaración y comentario.

      Saludos cordiales.

      1. Desde luego merece la pena un estudio concienzudo, porque su trascendencia es grande. Seguramente HispaUnidad lo haga.
        Ahora, por decir uno palpable y trambién trascendente: El Punto 10 que trata de Cervera lo tacha de incompetente … y carbonario. Veamos.
        Muy competente no debía ser, pero lo que hizo no fue falta de conocimientos sino traición pura y dura. Una traición obediente al Gobierno (liberal progresista) y a la Regente (que quería que su hijo llegara a reinar y tenía miedo de oponerse a las presiones yanquis, que la tubo, al menos a través de su embajador, y del gobierno masónico de izquierdas que ella graciosamente estableció, sin necesidad ni obligación, ante el magnicidio no investigado de Cánovas.
        Peral, obediente al Gobierno por encima de su juramento a la Patria, no fue a Puerto Rico donde le habían formalmente mandado (otra cosa serían las instrucciones reales); a Puerto Rico llegó un destructor-torpedero descolgado por averías. Desde allí tenía que haber atacado el tráfico y/o la flota de invasión.
        Cervera se metió en el mal y poco defendido puerto de Santiago, en la región mas mámbí. Antes de que le bloquearan se dejó «robar» un buque carbonero español delante de la bocana del puerto (y eso por un «crucero auxiliar).
        Una vez bloqueado no intentó ninguna salida y, una vez producido el ataque por tierra, pidió permiso para hundir la flota en el puerto (sin flota, el gobierno sabía que se acabaría la guerra y los carlistas y los verdaderos patriotas no se le echarían encima por haber vendido aquellas provincias).
        Cuando se estancó el ataque yanqui por tierra, por bajas de guerra y del clima, y el gordísimo Sampson pidió permiso para reembarcar, el masonazo capitán general Blanco mandó salir la flota (incluso antes de que llegara la culumna de refuerzo que estaba a un día de Santiago)
        Y Cervera salió, a plena luz del día, con los torpederos-destructores en cola …
        para ir dierectos a embarrancar y así «salvar a las tripulaciones»
        El crucero Colón, que se escapaba totalmente indemn por ser muy rápido, también embarrancó y abrió grifos.
        Y ese esquema (Capitanes generales y sus estados mayores) traidores y obedientes, fingiendo luchar (como púgiles vendidos) para tirarse al suelo al primer puñetazo, se usó también en Filipinas y Puerto Rico. Muchos militares yanquis incluso reconocieron esos «teatrillos de guerra».
        Esa es la base y lo trascendente

        1. Su comentario es prácticamente idéntico a lo que Santaella relata en su libro, no veo donde están las lagunas y errores ¿Qué dice incompetente a Cervera en lugar de traidor? Muy claramente en todo el relato se le muestra como traidor empedernido.

          No encuentro nada que en lo fundamental Santaella cometa error. Por curiosidad ¿tiene usted alguna relación con el libro “Los misterios del 98”?
          En otro orden de cosas no es de extrañar que nosotros mismos ocultemos estos episodios, ni el Régimen se atrevió nunca a hablar de ello.
          La historia de España es para alucinar, junto a las mayores gestas las más vergonzantes aberraciones que hayan tenido lugar ¿existe en la historia alguna sociedad que se allá entregado de pies y manos, sin necesidad ninguna, al enemigo? Y no una vez ¡varias y seguimos en ello!

          No es extraño que sea tan fácil inventarnos leyendas negras (además somos unos inútiles en psicología de masas y propaganda, auténticos negados) por la razón de que es mucho más sencillo creer esas mentiras que creer la verdad, la cual, tanto en lo positivo como en lo negativo es realmente increíble.

          Vamos, para coger el petate y no parar de correr ¡que país!

  2. Cuando los españoles expresamos un justificado orgullo por la notable abundancia de héroes que nuestra amada patria ha engendrado a lo largo de los siglos, solemos «olvidar» (por ignorancia, seguramente) que también ha sido madre de no pocos villanos y traidores de todo pelaje. En ambos tipos humanos, al menos, creo que superamos de largo a todas las naciones que conforman lo que entendemos por Occidente.

  3. En el momento presente vivimos en un permanente estado del desastre del 98. Antes los traidores se salieron con la suya pero los hubo que no lo eran como el General Vara del Rey, hoy en la cúpula militar uno no puede poner la mano en el fuego por ninguno, porque todo lo que se ve y hasta donde se ve, es para vomitar,

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad