La Guardia Civil culpable de los horribles crímenes frentepopulistas en Cataluña

Cuando se liberó Madrid, en lugar de cargarse a toda esta gente sin contemplaciones, se les redimió de su miseria moral, también de su miseria material (dándoles un trabajo con una legislación que los protegía de la explotación, de una Seguridad Social y de una vivienda de la Obra Sindical del Hogar), y pudieron vivir en impunidad, mientras los prisioneros de la División Azul en Rusia morían de hambre, de frío y de mil privaciones y sufrimientos.

Aranguren
Escobar

En Barcelona ocurrió algo parecido en el zoológico de la Ciudadela. Cómo la Guardia civil (General Aranguren y Coroneles Antonio Escobar y José Brotons Gómez, que este último en algunas fuentes aparece como Francisco) se puso al servicio de la Generalidad de Companys (lo cual fue una grave irregularidad a añadir a todas las demás, porque la Guardia civil era una fuerza de ámbito estatal o nacional que dependía del Gobierno no de las autoridades separatistas catalanas, de modo que aún en el peor de los casos se tenían que haber puesto al servicio del Gobierno no de un ente y una autoridad autonómicas y separatistas como eran la Generalidad de Cataluña y su presidente el acto seguido criminal de guerra Luis Companys), se colocó de parte de los separatistas catalanes y de los pistoleros de la CNT-FAI, y con su actuación hizo fracasar el Alzamiento en Barcelona, y por extensión en toda Cataluña y parte de Aragón, lo que conllevó que la situación no pudiera ser controlada y derivará en lo que derivó: en tres años de guerra civil. Esto, entre otros, se lo debemos a los mandos de la GC en Cataluña, especialmente a Aranguren y Escobar.

Convento de carmelitas

En tales circunstancias el Regimiento de Cazadores de Santiago se refugió en el Convento de los Carmelitas de la calle Diagonal, el Coronel rojo Antonio Escobar (aunque en los medios de propaganda se presenta a este infame Coronel como católico, y como ejemplo de integridad (?), en realidad debe calificarse con mayor propiedad de rojo y de miserable porque por sus obras les conoceréis), al mando de las fuerzas de la Guardia Civil en Barcelona, dio su palabra y su promesa de que si se rendían él les estaría esperando y garantizaba sus vidas. El Coronel Lacasa (D. Francisco Lacasa Burgos), cometió la misma ingenuidad que Calvo Sotelo que también se fio de la palabra del Capitán de la Guardia Civil rojo Fernando Condés para acceder a irse con ellos detenido a la Dirección General de Seguridad (lo cual era un pretexto para una vez sacarlo de su casa y montado en la camioneta policial pegarle dos tiros en la nuca) porque la presencia de un capitán de la Guardia Civil al mando del grupo de policías y pistoleros que irrumpieron en su casa a las tres de la mañana, en su ingenuidad, hacía impensable que luego sucediera lo que sucedió.

Lacasa, también en su ingenuidad, debió pensar que el Coronel Escobar era «católico» y «caballero», y efectivamente accedió a rendirse ante él personalmente y a la Guardia Civil. Ni que decir tiene que nada más empezar a salir los primeros rendidos la Guardia Civil roja se echó a un lado y la masa de cenetistas procedió al linchamiento en masa de todos los rendidos y de los frailes del convento. No hubo supervivientes. Combatiendo al menos hubieran vendido caras sus vidas.

Oficales rendidos en el momento de salir del hotel Colón de Barcelona

La Guardia Civil podía haber cortado de raíz el linchamiento, lo mismo que en el caso del tren de la muerte de Vallecas, que procedente de Jaén llegó a Vallecas con el obispo de Jaén, su hermana y resto de detenidos por delitos tan graves como ser hermana de un obispo o haber sido visto acudiendo a Misa, y en la estación de Vallecas la masa de «sans coulotte» frentepopulista se agolpó para bajarlos del tren y lincharlos, como así hicieron, asesinándolos a todos y luego celebrándolo jugando un partido de fútbol con la cabeza del obispo, que cuando todo podía haberse evitado, la Guardia Civil que escoltaba el tren llamo por teléfono a la autoridad, para ver si evitaban el asesinato en masa del pasaje o dispersaban a tiros a la multitud, y las autoridades rojas les dieron la instrucción de que dejarán que el pasaje fuera linchado, y así lo hicieron. Esto es lo que en los libros de propaganda oficiales y los becados para que lo digan, denominan «ser fiel a la república» y «la legalidad republicana».

Al Coronel Lacasa le cortaron la cabeza a machetazos, que los rojos pasearon luego por la ciudad como un trofeo.

Al comandante Antonio Rebolledo, a pesar de que iba gravemente herido porque había sido repetidamente acuchillado, lo llevaron entre insultos y blasfemias al zoológico de la Ciudadela y lo echaron a las fieras, que lo devoraron como en tiempos de Nerón.

Al Capitán Claudio Domingo le cortaron a lo vivo la cabeza con una sierra y echaron su cuerpo a los leones.

En la semblanza que el año pasado hizo el Coronel rojo de la Guardia Civil, entonces Jefe de la Comandancia de Cádiz (hoy retirado) Jesús Núñez Calvo, en el homenaje que hicieron las autoridades rojas al Coronel Antonio Escobar, todo esto se lo callaron, y quedó tapado bajo la afirmación «Antonio Escobar, el Coronel que fue fusilado por ser fiel a la república», que queda como eslogan de la prensa amarilla y de los historiadores del régimen para mantener engañada y politizada a la gente, ajena a la verdadera histórica.

Jesús Núñez Calvo durante su infame discurso de exaltación del criminal Col. Escobar en Barcelona ante su tumba

9 respuestas a «La Guardia Civil culpable de los horribles crímenes frentepopulistas en Cataluña»

  1. Coleccionista de chapas el tío del discurso. Despreciable. Supongo que Sánchez lo premiarà con una faja roja.
    Por otro lado la foto de los oficiales saliendo de un edificio, rindiéndose, ¿corresponde a Gobierno Militar o Capitanía General, en Barcelona?

  2. Esto si es memoria histórica, y no mentira histérica sociata/masona. Fuente inagotable de hipocresía, va el lacayo mayor del reino al Valle de los Caídos por España a gimotear para que la progresía vea lo malos que eran los nacionales; y resulta que los huesos son de los nacionales asesinados… típico. Todas las cunetas están llenas; pero las televisiones y demás están a su servicio. Al servicio del mal.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad