La Hna. Haynes, Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote y Mons. García Lahiguera

Este año hemos celebrado el 50º aniversario de la aprobación de la fiesta litúrgica de Cristo Sacerdote para el calendario litúrgico español. Desde entonces, cada año, el jueves después de Pentecostés, celebramos esta fiesta que exalta «la figura de Jesucristo, y este, Sacerdote, como origen de la santificación del mundo y modelo de la santidad sacerdotal». Por eso, HM Televisión presentó el tráiler de su próximo documental: «Jesucristo sumo y eterno Sacerdote», gracias al cual conoceremos al gran promotor de esta fiesta, Mons. D. José María García Lahiguera y su celo por la santificación de los sacerdotes, que le llevó a trabajar por instituir esta fiesta.

Hna. Emma Mª Haynes

Entrevistamos a la Hna. Emma María Haynes, Sierva del Hogar de la Madre y responsable del documental. Actualmente realiza el trabajo de edición en HM Televisión.

¿Por qué este año en el que se conmemora el 50 aniversario de la aprobación de la fiesta litúrgica de Jesucristo Sumo y eterno Sacerdote han querido hacer un documental sobre ello?

Sí es verdad que tratamos que algunas de nuestras producciones coincidan con fechas significativas o planeamos que salgan en un momento concreto, con otras, sin embargo, vemos cómo la mano de Dios lo ha ido guiando todo de forma que podría parecer que ha sido a propósito lo que realmente ha sido movido por la providencia. Esto es lo que ha sucedido con esta producción.

Hace unos años el Señor puso en nuestro corazón el deseo de hacer un documental que hablara del sacerdocio de Cristo y del sacerdocio. El Hogar de la Madre tiene como primera misión la defensa de la Eucaristía. De alguna forma nos incumbe la defensa del sacerdocio y el rezar por los sacerdotes sin los cuales no tendríamos la Eucaristía.

Para hablar del sacerdocio hay que volver al sacerdocio de Cristo. Él es el único sacerdote, los demás somos partícipes del sacerdocio de Cristo, los sacerdotes ordenados lo son de una manera más profunda e íntima porque a través del orden sacerdotal son configurados hasta tal punto de ser “alter Christus”. Los demás tenemos un sacerdocio común a todos los bautizados, y estamos llamados a ofrecernos al Padre junto a Cristo sacerdote.

Elaboramos un primer guion, pero debido a la pandemia y a otras complicaciones no pudimos realizar las entrevistas y allí se quedó. El año pasado nos pusimos manos a la obra para retomar la idea, retocando el guión y concretando las entrevistas.

Fue en marzo cuando grabamos a las Oblatas de Cristo sacerdote, que nos hicieron caer en la cuenta de que era de el 50.° aniversario de la aprobación de la fiesta de Cristo Sacerdote para el calendario litúrgico español y que qué bonito sería poder sacar el documental este año en honor de Cristo sacerdote. Finalizamos las entrevistas en mayo de este año 2023 y empezamos el trabajo de edición. Por gracia de Dios, pudimos sacar poco después un tráiler, anunciando el próximo documental, precisamente en la Fiesta de Jesucristo sumo y eterno Sacerdote. Luego al ir finalizando la parte de la edición del documental y queriendo encontrar una fecha significativo dentro de este año del 50° aniversario vimos que el 14 de julio era aniversario del fallecimiento de Mons. D. García Lahiguera y nos parecía muy apropiado que se estrenase este día.

¿Por qué para hacer este documental era obligado dar a conocer al gran promotor de esta fiesta, Mons. D. José María García Lahiguera?

Mons. D. García Lahiguera

El documental tiene como centro Jesucristo, sumo y eterno sacerdote. Cuando fue escrito el guión vimos que siendo una producción española no podía faltar la mención de la fiesta que se celebra en el calendario litúrgico español de Jesucristo sumo y eterno Sacerdote, y si queríamos hablar de la fiesta no podíamos no hablar de sus grandes impulsores Mons. D. José María García Lahiguera y la Madre María del Carmen Hidalgo de Caviedes. Si bien Mons. D. José María García Lahiguera destaca como el gran impulsor, él mismo diría que realmente fue la Madre María del Carmen. Así son los santos, no quieren atribuirse nada a sí mismos sino a Dios y a los demás. Pero es indudable que fue entre los dos.

El 8 de diciembre de 1935 D. José María, siendo director espiritual del seminario menor de Madrid, se ofreció a Dios como víctima por los sacerdotes. Dos semanas después salió a la luz la encíclica de Pío XI Ad catolici sacerdotti, en la que proponía el papa una Misa votiva de Jesucristo sumo y eterno Sacerdote que podría ser celebrada los jueves. D. José María acogió la propuesta y habló de propagar los jueves sacerdotales. Esto lo vemos reflejado concretamente en los apuntes espirituales del año 1936. En el mismo año la Sierva de Dios Madre María del Carmen recibió su propia llamada. Era el tiempo de la guerra civil. Un día estando en la iglesia de las capuchinas dándose cuenta de que muchos sacerdotes morían como mártires decide que no puede ser sacerdote, pero sí la víctima que se ofrece por ellos.

Madre María del Carmen Hidalgo de Caviedes

Dos años más tarde ambos se conocieron y cual fue el asombro de D. José María al dirigir unos ejercicios de esta joven, descubrir que ella tenía el mismo deseo que él, ofrecerse por la santificación de los sacerdotes. De allí la fundación de lo que ahora se conocen como las Oblatas de Cristo Sacerdote. Pidieron a Roma permiso de tener la misa votiva como fiesta para sus conventos y más tarde, dando a conocer esta fiesta entre los sacerdotes, trabajaron para que fuese introducido en el calendario litúrgico español. El Papa Benedicto XVI, con el deseo de prolongar las gracias recibidas durante el año sacerdotal, permitió, a través de la congregación del culto de divino y de los sacramentos, que las fórmulas de la celebración fuesen preparadas para las conferencias episcopales que lo pidiesen. Así varios países lo han introducido en los calendarios litúrgicos, entre ellos Inglaterra, Gales y Australia. Ellos desearon verlo introducido en el calendario litúrgico en la iglesia universal. Esperemos con este documental contribuir a que se tome en consideración.

Fue su celo por la santificación de los sacerdotes, que le llevó a trabajar sin descanso por la institución de esta fecha conmemorativa.

Entre los apuntes espirituales de Mons. D. José María García Lahiguera encontramos varias referencias a su deseo de santidad. Escribió en 1939: En mí hay lo que llamaríamos dos vocaciones, la interior y la exterior. La vocación interior es: ser sacerdote santo. La vocación exterior es: ser el sacerdote de los sacerdotes.

Con este reconocerse como sacerdote de los sacerdotes este deseo de santidad propia era un deseo de santidad para todos los sacerdotes. El veía que propagar la fiesta era propagar la santidad de los sacerdotes, la oración por los sacerdotes, la oportunidad de que el pueblo de Dios, la iglesia, y sus mismos sacerdotes se diesen cuenta de la dignidad sacerdotal. Entregó su vida en la difusión de esta fiesta hasta tal punto que llegó a escribir en sus apuntes espirituales: «Ofrezco mi vida por la institución oficial de la Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, en toda la Iglesia universal».

Cuando por fin después de años de sufrimientos y trabajos fue aprobada en España, en nada lo atribuyó a sí mismo sino que toda la gloria era para Cristo sacerdote, esto lo vemos reflejado en estas notas suyas:

Los obispos aplaudieron, sin yo esperarlo. Yo, pensando que se aplaudía el resultado, comencé a aplaudir a Cristo Sacerdote. Se reían al verme aplaudir, porque era a mí a quien aplaudían”.

¿Cómo era verdaderamente su celo por los sacerdotes?

Su celo por los sacerdotes era grandísimo. Los hechos hablan de su reverencia y reconocimiento de la dignidad sacerdotal. En el documental oiremos el testimonio de Mons. D. Demetrio Fernández González, obispo de Córdoba, quien le conoció personalmente y cuenta de una vez que estuvo él presidiendo la profesión de una Oblata toledana en una casa de Oblatas en donde estuvo presente Mons. García Lahiguera ya muy mayor. Al llegar el momento de la paz se acercó a Mons. García Lahiguera para darle la paz y este le tomó las manos y las besó. Para D. Demetrio este gesto fue extraordinariamente sobrecogedor y le hizo entender cuánto valoraba el sacerdocio.

Háblenos de las Oblatas de Cristo Sacerdote y su especial carisma…

Como hemos dicho la fundación de las Oblatas fue a raíz de este llamamiento de una vida ofrecida por los sacerdotes. Ellas hacen de la oración sacerdotal de Cristo su propia oración, “Padre, por ellos ruego, y por ellos yo me consagro, para que sean consagrados en la verdad”. Su vida ofrecida en favor de la Iglesia y de la santidad de los sacerdotes se convierte en una luz encendida que hace a la Iglesia entender la dignidad y grandeza del sacerdocio ministerial. Pasan su vida mirando y contemplando a Cristo sacerdote, amándole y viviendo en intimidad con Él, dirigiendo todas sus oraciones, sacrificios y penitencias de manera especial por la santificación de los sacerdotes.

¿Qué se conmemora realmente en esta fiesta de Cristo Sumo y eterno Sacerdote?

Cristo es el único sacerdote. En la carta a los hebreos vemos como los sacerdotes del antiguo testamento ofrecían sacrificios por el pueblo, pero también para sí mismos. Cristo, en cambio, ofrece el único sacrificio totalmente agradable a Dios. Él es la víctima perfecta, sin mancha, agradable al Padre, es aquel que dice “he aquí que vengo para hacer tu voluntad”. Mons. D. José María García Lahiguera diría que si tiene una fiesta el Rey, e incluso tiene una fiesta el trono desde donde reina, que es la exaltación de la Santa Cruz, ¿cómo no va a tener una fiesta aquel que en esencia es sacerdote?

Decía Mons. D. García Lahiguera que tres bienes acarrearían la fiesta para la Iglesia:

  1. Toma de conciencia para el propio sacerdote del más profundo sentido de su ministerio, tanto en la dimensión teológica como espiritual.
  2. Acentuación en la Iglesia de la importancia del ministerio sacerdotal.
  3. También la toma de conciencia por parte de los fieles de la importancia y trascendencia del sacerdocio.

¿Por qué es tan importante hoy en día caer en la cuenta de la grandísima dignidad del sacerdocio, algo que tiene un carácter sagrado e indeleble?

Hacen falta sacerdotes. Sin sacerdotes no hay Eucaristía. La Iglesia vive de la Eucaristía, si no hay Eucaristía ¿de qué vivirá? ¿de qué viviremos? Hemos cometido un gravísimo error en tantas ocasiones pensando que es indiferente que haya o no sacerdotes ministeriales, no dando importancia a las vocaciones y pensando que se pueden “sustituir”. No se pueden sustituir. Cristo es el que llama a los que él quiere para que participen de su sacerdocio, pero si ellos no escuchan, ni nadie les habla, ni nadie les abre los ojos a la posibilidad de que custodien dentro la llamada de Cristo, ¿cómo oirán su voz? Los fieles, pero sobre todo los que tienen puestos de autoridad en la Iglesia, tienen una responsabilidad enorme de fomentar las vocaciones. Dentro de las familias se debe contemplar el que puede ser que un hijo esté llamado al sacerdocio, y en las iglesias se debe hablar claramente de la vocación.

¿El mundo no tiene vergüenza de hablar de sus cosas que son tantas veces pecaminosas y vergonzosas, y nosotros sin embargo nos echamos atrás ante la vocación? Esto no puede ser. La vocación al sacerdocio es grandísima, es ser otro Cristo, es ser puente entre Dios y los hombres, es contribuir a la vida de la Iglesia a través de la administración de los sacramentos, y es sobre todo traer la presencia sacramental de Cristo. Se es sacerdote para celebrar la Santísima Misa, el sacrificio. ¿Qué hay más grande que pueda hacer un hombre? Además, en la ordenación el sacerdote recibe un sello en su alma, el sacramento tiene carácter sagrado e indeleble. El sacerdote es sacerdote para siempre. Tenemos todos el deber de custodiar estas vocaciones, rezar por ellas, ayudarlos a concienciarse de la vocación que han recibido.

Háblenos del elenco de autoridades eclesiásticas que participan en el documental…

El documental cuenta con la participación de Mons. D. Demetrio Fernández González, obispo de Córdoba y de Mons. D. Juan Antonio Reig Pla, obispo emérito de Alcalá de Henares. Ambos conocieron a Mons. D. García Lahiguera personalmente. Para la parte biográfica y lo referente a la fiesta cuenta con D. Fernando del Moral Acha, colaborador de la Delegación de las Causas de los Santos de la Archidiócesis de Madrid, con la M. Teresa López-Orozco, superiora general de las Oblatas de Cristo Sacerdote, y con la Hna. María Eugenia Vigil, Oblata de Cristo Sacerdote.

También cuenta con la intervención de varios sacerdotes que nos instruyen sobre el sacerdocio de Cristo, D. Agustín Giménez González, doctor en Sagrada Escritura, el P. Félix López, SHM, doctor en Teología Dogmática, y D. Jorge López Teulón, postulador para las causas de los mártires de la Provincia Eclesiástica de Toledo, además de varios sacerdotes más. A todos ellos queremos agradecer su participación, que Dios les recompense abundantemente.

¿Qué ha supuesto poder contar con el testimonio de las Oblatas de Cristo Sacerdote?

Ha sido una gracia inmensa poder contar con las entrevistas de la M. Teresa López-Orozco, superiora general de las Oblatas de Cristo Sacerdote, y de la Hna. María Eugenia Vigil que pudieron dar testimonio de primera mano de su vida ofrecido por los sacerdotes y a la vez ayudarnos con la preparación del material, sobre todo los numerosos audios de Mons. D. José María García Lahiguera y Madre María del Carmen.

¿Por qué merece la pena ver el documental?

Merece la pena verle porque es un alimento espiritual. Nos llenamos de muchas cosas que no alimentan el alma, no nos ayudan, ¿por qué no dedicar un tiempo a ver algo que nos eleva?, y siendo conscientes del bien que se deriva de ello, ¿por que no compartirlo, extenderlo? Merece la pena para conocer la grandeza de Cristo Sacerdote, la grandeza de la dignidad del Sacerdocio ordenado y también conocer nuestra propia misión de ofrecernos.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad