La hora de los enanos y el Estado policíaco que viene

El nuevo Gobierno: la hora de los enanos (que dijera José Antonio)

El nuevo Gobierno
Dolores Delgado entregando la cartera

No voy a disertar sobre el nuevo Gobierno, sólo hacer notar tres ideas para invitar a la reflexión:

La primera idea es la relativa a la falta de democracia real, es decir, de estar representado el pueblo verdaderamente,  maquillajes a parte, en la mal llamada “democracia” como sistema (que en realidad no es una verdadera democracia o gobierno del pueblo sino un gobierno de partidos o de las fuerzas que se ocultan detrás de los partidos), y en concreto en este Gobierno,  porque partidos con escasos 30 escaños poseen Vicepresidencias y Ministros mientras otros que suman más de 140 no tienen ninguno. Todo lo cual nos debería hacer reflexionar sobre la falta de legitimidad democrática de la mal llamada “democracia” de partidos, y sobre el poder de la propaganda roja, que no dice la verdad ni cuando se equivoca, y que es un puro fraude sin solución de continuidad y sin necesidad de excepción que confirme la regla.

La segunda idea es si no es una tragedia que habiendo en España personas de mucha mejor valía para Gobernar, sin embargo, los poderes del Estado queden en manos de gente con tan poco nivel intelectual, moral (en el sentido cristiano del término), político, y jurídico como estos. Porque si en un país, por ejemplo del Tercer Mundo, no hay gente de valía es una más de sus carencias, pero lo triste es que en España sí que la hay pero se les impide gobernar mediante diversas artimañas de poder.

Leire Pajín

Cuando Zapatero nombró a su Gobierno con gente tan indigente como  Bibiana Aido, Leire Pajín, Mª Teresa Fernández de la Vega o él mismo, daba pena pensar que España cayera tan bajo y estuviera en manos de estos analfabetos y de estos pelagatos mientras a personas de la talla de D. Blas Pilar López, se le había negado la posibilidad (a través de una manipulada sociedad corrompida e idiotizada) de estar dirigiendo un Gobierno, con lo que ello habría supuesto para los españoles y para el engrandecimiento España,  porque los medios de comunicación  concentrados todos en manos de la anti-España,  habían prostituido la función de veracidad que deben tener los medios de comunicación, como categoría consustancial a los mismos,  en una sociedad libre orientada al bien común,   y habían demonizado a esta persona siguiendo el viejo lema de Lenin: “Contra los cuerpos, la violencias; contra las almas, la mentira”.

Leire Pajín y Adriana Lastra

Viendo las personas que ahora conforman el nuevo Gobierno de Perro Sánchez, con sujetos de 0 talla intelectual, moral o política, (por no decir -50), como todos y cada uno de ellos sin excepción, porque pocas veces un país va a estar gobernado por gente tan inepta, tan enemiga de los valores de la Justicia, la Religión y de la Patria,  y tan peor preparada salvo para el mal, aunque se pretenda presentar a este grupo de indigentes (Alberto Garzón, Irene Montero, José Ábalos, Yolanda Díaz, Isabel Celá, Pablo Iglesias, Carmen Calvo, Luis Planas, etc. etc. ) como un gabinete de “tecnócratas” (ja, ja, ja, qué cara más dura), lo cierto es que nunca, salvo la España Frentepopulista de la guerra civil o la Hungría de 1945 de Mátyás Rákosi,  un país estuvo en manos de gente tan nefasta, tan inepta y tan enana desde todos los puntos de vista de la acción de gobierno. Si los Reyes Católicos o Carlos V levantaran la cabeza.

Cómo España vuelve a caer tan bajo y estar en manos de gente tan ominosa como si en Espala no hubiera personalidades de verdadera talla para ocupar los puestos del Estado que hagan una España grande y una acción de Gobierno al servicio del bien común de los españoles.

Si no tuviéramos otra cosa que este tipo de gente, no quedaría otra que conformarse con la cruda realidad, pero lo triste y lo lamentable es que en España ha habido y hay personas de una gran valía a las que el monopolio de los medios de comunicación en manos de la anti-España y el enorme poder que ésta tiene en otros ámbitos, impide que estas personas puedan llegar al poder porque no poseen los medios y el aparato mediático y de poder que sí posee la anti-España.

La tercera idea que me viene a la mente es que una de las grandes carencias en constante deterioro de la España actual desde hace décadas es la JUSTICIA, la falta de Justicia que hay en España desde hace años con una Policía bolchevizada y un Poder Judicial y un Ministerio Fiscal que no parecen que sean garantía de legalidad y Justicia, sino todo lo contrario, garantía de una “justicia”  “de autor” cuyas decisiones dependen del perfil político del destinatario de tales decisiones, con un Derecho penal o Contencioso-administrativo “del enemigo” para unos y del “amigo”, -a precio de amigo-, para otros, dependiendo de su color político.

Los “patriotas” españoles son, en este nuevo Estado, los nuevos “judíos”, que no poseen derechos y no están amparados por las leyes ni por el carácter inviolable de los Derechos Fundamentales (art. 10, 1º CE), que respecto de ellos se excepcionan para su total indefensión,  o el rigor de las leyes se impone con una severidad desmedida, sólo para ellos, porque los españoles de bien son desposeídos automáticamente de toda garantía jurídica con la mera acusación de ser señalados con el dedo.

Esto ya venía siendo así sin necesidad de nuevo Gobierno, pero  vemos que la composición del mismo, con Marlaska confirmado como Ministro del Interior con una Policía que ya ejerce funciones de policía política (actuación en el Valle de los Caídos, jubilado detenido por tener una pancarta defendiendo a España,  indefensión absoluta de los españoles no traidores en Cataluña o Vascongadas, nula actuación ante los cortes de carreteras en Cataluña, actuación en Barcelona para garantizar que los españoles no puedan defenderse cuando son agredidos por los separatistas, respecto de los cuales no se producen detenciones,  y un largo etc.), confirmando en Defensa a la Ministra responsable también de Asuntos Exteriores en el momento del incidente de Bolivia con envío de agentes policiales en operaciones que además de fracasadas están por aclarar,  nombrando como Ministro de Justicia a la pareja de la Presidenta del Congreso de los Diputados (que en el Parlamento catalán, como diputada del PSOE-PSC,  votó a favor de la independencia de Cataluña sin ninguna responsabilidad penal en un país donde por supuestamente escribir un tuit contra Pablo Iglesias, que ni siquiera es preciso probar su verdadera existencia, bastan meros indicios de tener la sesión abierta, la Fiscalía te puede pedir 2 años de cárcel y más sanción económica que la de la propia acusación particular de Podemos),  con lo que ello supone de “mayonesa” entre el Poder Legislativo y el Poder Judicial que pasan a compartir la misma cama, por si había poca separación de poderes, ahora todavía menos. Y para colmo de males, la Ministra de Justicia cesada, es nombrada Fiscal General del Estado, a pesar del escándalo de sus grabaciones de voz en la que se la oía hablar de cuestiones que, como Fiscal de la Audiencia Nacional, la habrían obligado a actuar de oficio (art. 262 LECr y arts. 1 y 3, 4º Estatuto del Ministerio Fiscal), y no lo hizo sino todo lo contrario se regocijaba del éxito asegurado de la información “vaginal”, que no era otra cosa, que la presunta extorsión a jueces y empresarios. Todo lo cual parece indicar que uno de los objetivos que se perfila más claro del nuevo ejecutivo comunista es reforzar el anillo formado por la legislación represora (poder legislativo que anuncia tipificaciones penales contra los franquistas, es decir los nuevos “judíos”,  contrarias al derecho fundamental a la libertad ideológica), policía política y Fiscalía dependientes del Ejecutivo y de la nueva Fiscal General del Estado,  y Poder judicial para imponer las penas, y autoridades penitenciarias dependientes del ejecutivo cerrando el anillo desde la génesis de las leyes penales para el enemigo a la aplicación y ejecución de las mismas sin otra finalidad que la de procurar arruinar vidas de lo que ellos consideran “fascistas” según la vieja doctrina de Felix Dzerzhinsky y su pupilo Alexander Orlov, de triste y sinistra memoria en España (Joaquín Borras, “6000 mujeres”).

Si las cosas se avecinan bastantes negras en todos los ámbitos de la vida pública y de Gobierno  (ruina económica, descontrol del gasto público y de la deuda para hacer todavía más ricos a sus presuntos amos, incremento disparatado de las cifras de desempleo, empobrecimiento de la clase media,  mayor proletarización de los españoles, aún mayor bolchevización de la Cultura y la Educación y mayor lavado de cerebro en los medios de comunicación, deterioro de las Fuerzas Armadas con mandos aún más penosos y medios materiales aún más escasos y más precarios, etc. etc. etc.), en el tema de la Justicia, -es decir de la ausencia de legalidad y Justicia-, la arbitrariedad e indefensión en lo que se avecina vamos a quedar situados los españoles de bien, creo que es la cuestión que,  a decir por los nombramientos reforzados de Pedro Sánchez a este respecto,  y por el sectarismo fanático de los elegidos, es lo que más parece que quiere garantizar el nuevo ejecutivo, cerrando el anillo de represión y persecución política, -eso sí disfrazada de legalidad y de los nuevos delitos que se tipifiquen para perseguir a los españoles-,  a través de un Ministerio del Interior talibán, una Justicia al servicio del Ejecutivo radical, y una Fiscalía a modo de Comisariado del Pueblo para el exterminio legal y represión de la disidencia, en un país donde desde 2016 la violación de Derechos Fundamentales ha dejado de ser por sí sola motivo para tener acceso al Recurso de Casación ante el Tribunal Supremo, y donde el 96% de los Recursos de amparo de los Ciudadanos por violación de Derechos Fundamentales son sistemáticamente inadmitidos a trámite por el Tribunal Constitucional todos los años, es decir donde la garantía constitucional de los Derechos Fundamentales sólo existe para poderlo decir en televisión para aparentar un control de legalidad constitucional que en la práctica no existe porque se le niega sistemáticamente a los ciudadanos con la complicidad del Ministerio Fiscal que es el único legitimado para recurrir las inadmisiones del Tribunal Constitucional,  y no las recurre.

A este respecto si a mi modesto juicio hubiera que calificar a este Gobierno por su nota más definidora, así a primera vista, -además del derroche de carteras para alimentar los egos y los bolsillos de esta clase política ávida de poder y de dinero-, el de la presunta represión y falta de justicia que se nos viene encima sería su aspecto que a priori más lo caracteriza. Todo parece indicar que lo que tenemos es un Gobierno de Terror rojo, con diversos subterfugios que se pondrán en marcha para enmascarar este terror (límites de la libertad de expresión, delito de lo que ellos arbitrariamente han calificado de odio, etc).

Escudo del KGB
Beria

La pregunta es, el Rey, (y los cortesanos que lo adulan como aquellos que en el cuento infantil de “El traje invisible del emperador” decían lo bonito que era el traje y lo bien que le quedaba al emperador, cuando en realidad todo era un fraude, no había traje y el emperador iba desnudo),   ¿es consciente de que él es responsable, en la alícuota parte que le toca,  de estos nombramientos a los que él ha abierto paso al proponer a Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia del Gobierno,  a lo que no estaba necesariamente obligado sin agotar antes otras posibilidades, y de este presunto estado policiaco que puede ponerse en marcha con estos personajes?.

Este es tema que podemos abordar en otro artículo, pero su Majestad no debería perder de vista que no se puede adorar a Dios y al Diablo al mismo tiempo, que los errores de él como Rey los acabamos pagando también el resto de los españoles,  porque si él hubiera puesto freno de algún modo a las pitadas al Himno de España en su presencia en los estadios de futbol, a lo mejor el separatismo catalán y sus cómplices en el PP y el PSOE no habrían llegado tan lejos en su complicidad. Y que quienes juegan con fuego suelen quemarse,  como poco,  las pestañas, y dar vía libre a este Gobierno es jugar con fuego en medio de un polvorín. Luego pagamos justos por pecadores y su Majestad saldrá corriendo como hizo su bisabuelo Alfonso XIII, y aquí estará una nueva generación martirial de españoles, para deshacer el desaguisado a costa de su exterminio, martirio, y sufrimiento.


5 respuestas a «La hora de los enanos y el Estado policíaco que viene»

  1. Comparto en su plenitud cuanto se advierte y se denuncia en este artículo y, con permiso de su autor, añadiría que cuanto está sucediendo resulta posible por la complicidad y por la cooperación necesaria de los medios de comunicación, en especial las principales cadenas televisivas de más fácil acceso para los ciudadanos. La infiltración mental a la que se les somete es concluyente y terminante.

  2. Todos esos males que se describen son ciertos, pero no han aterrizado en España recientemente. Ya venían preparando sus aposentos desde muchísimos años atrás; y no solo gracias a la ubérrima colaboración de los presidentes Zapatero y Rajoy. Únicamente faltaba la recién llegada, republicano-bolivariana y madre de todas las desgracias (ya lo verán), por cuya alcoba han pasado muchos amantes desde aquellos lejanos y felices tiempos de la Transición.

    Lo que se nos viene encima no tiene una solución fácil, por mucho optimismo que derrochemos. Principalmente, porque la podredumbre moral y falta de patriotismo de la clase política (presentes, también, en todas las instituciones del Estado), son casi un fiel reflejo de las mismas deficiencias que padece la gran mayoría de sus gobernados.

    1. Jesus, desgraciadamente lo que dice usted es una verdad como una catedral, todo su comentario, pero su última línea todavía más.
      Gracias por comentar.

  3. ¡Qué cierto es eso de que el que mucho abarca poco aprieta!.
    Este artículo tendría que haberlo leído completo mucho antes y, por supuesto, comentarlo inmediatamente.
    Pido disculpas al autor por no haberlo hecho así.
    Son capitales sus observaciones e informaciones sobre la Justicia (teórica): en ningún sitio creo que se recojan como aquí.
    Y las reflexiones sobre la responsabilidad de la Corona (pues el anterior titular también tuvo muchísimo que ver con el tema, empezando por la Constitución) son acertadas. Felipe VI es algo así como cómplice necesario y coautor por omisión de la peligrosísima situación actual.
    Gracias y enhorabuena

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*