La incoherencia de la «X» a la Iglesia en la declaración de Hacienda

Un año más llega la funesta y abusiva declaración de Hacienda o de IRPF. Y un año más, la Conferencia Episcopal Española (CEE) pide que se ponga la «X». Pues bien, un año más no la vamos a poner y sugerimos a todos los católicos que no la pongan.

Ayudar a la Iglesia en sus necesidades es un mandamiento de la propia Iglesia, es una obra de caridad y es una necesidad y obligación de todo católico. Pero basta ya de considerar, como nos han hecho creer nuestra jerarquía y en general curas y religiosos, que eso se hace poniendo la «X», que prácticamente es obligatorio y que no hay otra forma de ayudar a la Iglesia y de cumplir con dicho mandato, obra de caridad, necesidad y obligación.

Porque tal y como viene gestionando en lo espiritual y en lo material la Iglesia desde hace décadas nuestros obispos y mayoría de curas y religiosos, lo que no se puede, porque es incoherente e incluso perjudicial para la propia Iglesia, es poner nuestro dinero, nuestra ayuda en sus manos. Todo lo contrario: mientras estos obispos tan mundanizados no sientan las flaquezas de la escasez, no reaccionarán, no cambiarán y todo seguirá… tan mal como hasta ahora.

La crisis de nuestra Iglesia en general, y de la española muy en particular, no hace más que profundizarse… porque lo tiene todo.

Sepan ustedes que con esa «X» los obispos financian, por ejemplo, a la Iglesia de Cataluña, que ha sustituido a Dios por el separatismo más grosero, injustificado y soez. Que se despilfarra en la COPE y 13TV cantidades incontables de dinero que ambos medios utilizan no para proclamar el Evangelio y la doctrina moral y social de la Iglesia, no para ser voz de contradicción, sino todo lo contrario, del globalismo totalitario que nos degenera cada día más. Que la corrupción material cada vez más evidente –por poner sólo un ejemplo ahí está la del arzobispado de Madrid con la venta de inmuebles más que opaca y otras muchas más parecidas–, se financia también con esa «X». Que el culto sigue degradándose. Que el silencio, o la voz muy baja, del clero ante el aborto, la eutanasia, la expansión de la sodomía y otras degeneraciones morales que se extienden como mancha de aceite.. en fin, añadan ustedes, sigue sin oírse. Que Caritas es una ONG al más puro estilo estilo filantrópico, no caritativo, que alimenta el vicio dando sin ton ni son a los que no son pobres, sino en su mayoría vagos y maleantes. Que se pacta con el enemigo de nuestra Santa Fe hasta en casos tan aberrantes y sin parangón como fue la profanación de la tumba de Franco. Que los colegios «católicos» no son semillero de fieles, sino más bien de todo lo contrario. Etcétera, etcétera.

No, en absoluto, a esta Iglesia de hoy en día, a esta CEE y clero, no se le puede dar ni un euro, no se puede poner la «X» porque no cumplen, no unen, sino dispersan, no predican de verdad el Evangelio, sino la parte que les interesa, porque… sigan ustedes.

Si quieren ayudar a la Iglesia en sus necesidades, calculen el 0,7 por ciento de la «X» de su declaración, no pongan la dicha «X» y den ese dinero en metálico al cura, religioso o institución católica que de verdad cumple. De otra forma, poniendo la «X» están haciendo a nuestra Iglesia un mal.


Una respuesta a «La incoherencia de la «X» a la Iglesia en la declaración de Hacienda»

  1. Se puede emplear el dinero en ayudar a mucha gente concreta que está necesitada, o dárselo a un determinado párroco para que disponga de él, que no tirarlo dándose a «la Iglesia» para que este dinero sólo una ínfima parte lo utilice como es debido y el grueso de todo lo demás lo emplee en las fechorías a que nos tiene acostumbrados.
    Todavía no me he recuperado de la misa de ayer, un alegato mundialista a favor de a aprender las lenguas de los inmigrantes, a respetar sus religiones que son tan respetables como la nuestra, a estar a favor de la inmigración porque el que no lo esté no es cristiano…no sé va uno a tener que ir a misa con una bolsa de plástico en el bolsillo por si hay que vomitar.
    Estos curas mentecatos, porque no es un problema sólo de la cúpula, como no hay doctrina es un problema también de las bases que tienen sorbido el cerebro, llevan a la Iglesias a su perdición y lo que es peor, en su estupidez arrastran al resto al abismo, porque Estado Islámico luego no le rebana la garganta únicamente a los tontos que les han abierto las puertas sino que luego pagamos justos por pecadores.
    Que los financie Bill Gates, o George Soros, que a lo que sirve la Iglesia hoy en día.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad