La incurable necedad de los dirigentes del Partido Popular

Dirigentes del Partido Popular:

Según Napoleón Bonaparte, en la política, la estupidez no es una discapacidad, siendo buena prueba de ello los dirigentes del Partido Popular, anteriores y actuales porque de los futuros sería problemático opinar, no por sus aptitudes sino por su dudosa existencia dada su ejecutoria que se describe a continuación, les dirijo estas líneas  en uso de mi libertad que implica mi derecho a decirles lo que no quieren oír.

El presente asunto comienza con la prohibición de la procesión del Corpus Christi de mi parroquia castrense el domingo 29 de mayo de 2016, por la entonces concejala presidenta del distrito de Latina del Ayuntamiento de Madrid, Esther Gómez Morante, del partido Ahora Madrid, actualmente Más Madrid, en virtud de competencias ilícitas.

Durante los 5 últimos años he comunicado este hecho a los dirigentes del Partido Popular junto con las pruebas documentales de que la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, es la normativa que establece la tramitación de actos religiosos en la vía pública, requiriéndoles a que la cumplan y la hagan cumplir, sin haber recibido hasta la fecha más que un displicente silencio que les prometo por lo más sagrado que van a pagar.

Es decir que, durante los 5 últimos, los dirigentes del Partido Popular han sido tan necios que han actuado igual que una dirigente de la extrema izquierda, discriminando a la población católica que constituye la mayoría del electorado popular.

Esta afinidad con la extrema izquierda no resulta extraña, viene de lejos, pues Feijóo hace tiempo que declaró a los medios de comunicación que no es cristiano y que no le pesa haber votado al PSOE años atrás.

Isabel Díaz Ayuso, cuya ejecutoria es totalmente divergente con la de las católicas damas votantes del Partido Popular, está acogiendo en el Gobierno de la Comunidad de Madrid a Concepción Dancausa Treviño, Consejera de Familia, Juventud y Política Social, y a Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda, Viceconsejero de Familia, Juventud y Política Social que, en sus anteriores cargos de Delegada y Subdelegado del Gobierno en Madrid, quebrantaron reiteradamente la citada Ley Orgánica 9/1983, a pesar de mis numerosas solicitudes al respecto.

De Luís Martínez-Almeida Navasqüés, todavía alcalde de Madrid, discípulo de Judas y acreditado saltimbanqui, lo mejor que se puede decir es que deje la alcachofa y la cámara para enterarse de que el Ayuntamiento de Madrid está vulnerando la mencionada Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, por decisión de la concejala de Ciudadanos, Silvia Saavedra Ibarrondo, y de la funcionaria Sara Emma Aranda Plaza.

Cuca Gamarra, abogada de causas perdidas a quien no se conoce ninguna utilidad al margen de la política, secretaria general del PP y su portavoz en el Congreso de los Diputados, tiene a gala no responder a mis misivas intentando defender la ley para que España no sea la selva virgen en la que Vds impongan su ley.

Y es que son Vds tan botarates que se creen los amos del cortijo, priorizando los votos sobre las personas y subordinando la ley a su voluntad e ignorando que, como decía el viejo profesor Tierno Galván “El poder es como un explosivo: o se maneja con cuidado, o estalla”.

Resulta evidente por tanto que la sandez, por muy aplaudida que sea, continúa siendo sandez, enfermedad muy extendida por su feudo político de la que les deseo que se curen.

A la militancia del PP, en especial a la andaluza, les pregunto qué diferencia encuentran entre estos déspotas y los detentadores del desgobierno de la nación.

Lógicamente cabe preguntarse a quién votar: desde luego a quien respete la ley y al ciudadano y si lamentablemente el puesto estuviese vacante, adoptar las acciones lícitas y racionales para remediarlo. En cualquier caso no es de recibo votar a quien contumazmente, a sabiendas, vulnera la ley, porque cualquier día puede darle por atentar contra cualquiera de nosotros vulnerando el artículo 138 del Código Penal que prohíbe el delito de homicidio.

Atentamente,


3 respuestas a «La incurable necedad de los dirigentes del Partido Popular»

  1. A esta turba de malnacidos mafiosos, ineptos, iletrados y traidores que están arruinando y destruyendo España hay que ir a por ellos con todo, a cualquier precio, con todos los medios, legales y alegales, caiga quien caiga, hasta el final. Es una cuestión de dignidad mínima inherente a cualquier persona que se precie.

  2. Muy estimados Sres. Diaz Casal y Gonzalez Lainez.
    Es inutil pretender que el PP se corrija ya que su ideologia se corresponde con la del también corrupto y criminal PSOE.
    La «fantastica» Diaz Ayuso es partidaria del aborto, de la eutanasia, de la LGTBI y, por tanto, una mas entre tantos sinverguenzas masones y corruptos. NO TIENEN REMEDIO y los que vendran seran IGUALES o PEORES.
    Nos queda lq esperanza de nuestra FE, el amor de todos nosotros por la PATRIA, ESPANA y algun dia poder unir todas nuestras fuerzas para vencer a tanta MALDAD.
    (pido perdon porque mi teclado no me permite acentuar)
    I. Caballero
    Donostiarra y cqrlistq

  3. El problema es más las Jerarquías eclesiales que los Partidos Políticos (los peores, los de «derechas» PNV-PP etc, los que más daño hacen porque más engañan … a quien quiere ser engañado).
    No es la autoridad municipal la que hace mal, es el ordinario del lugar que le viene muy ancho el no sacar a Nuestro Señor a las calles.
    Y del Nuncio, mejor ni hablar.

    ¡Enhorabuena por su lucha, Efrén!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad