14 respuestas a «La infiltración masónica en la Iglesia»

  1. Ví el programa de la entrevista al Dr. Luis Zapater y felicito al entrevistador por su paciencia, dado que las
    intervenciones del entrevistado eran extensísimas. Lo cierto es que muy pocos son los puntos en los que coincido con
    Luis Zapater. Algunas de las discrepancias las dejé en la sección de comentarios debajo del vídeo en la plataforma odysee.
    https://odysee.com/@AquiLaVozDeEuropa:f/la-infiltraci%C3%B3n-mas%C3%B3nica-en-la-iglesia:2
    Pongo aquí solo una: ¡Cómo se puede afirmar que la religión más racional que existe es la católica si no hay nada más irracional que su dogma de la trinidad! ¡En fin!

    1. ¿Cómo se puede explicar que crucifiquen a un Hombre que hacía recuperar la vista a ciegos, levantar a paralíticos, multiplicaba de 2 peces y 5 panes par dar de comer a más 5.000 hombres con sus acompañantes y aún sobraba más. que resucitó a muertos y después a sí mismo? ¡Y no cobraba un duro! ¿De qué tipo de racionalidad está Vd. hablando? Desconozco cómo funciona el Universo, pero a pesar de ello no deja de existir. Creo en la Santísima Trinidad porque creo firmemente en N. S. JESUCRISTO, no necesito más racionalidad pues está más que justificada su FE en ELLA -SANTÍSIMA TRINIDAD- por Nuestro Señor.

      1. Cien por cien de acuerdo contigo Eugenio y suscribo lo que dices porque los milagros de Jesús se repiten y repetirán hasta el fin de los siglos porque son hechos extraordinarios y por eso CREO y CREEMOS en Cristo Nuestro Señor y en el misterio de la TRINIDAD porque sus palabras como dijo. TODO PASARÁ pero mis palabras NO PASARÁN y así es y seguirá siendo: las palabras de CRISTO JESÚS son y estarán vigentes por siempre.
        La ciencia solo puede probar los milagros de Cristo y de la Virgen María pero NUNCA probará que el universo se ha creado a sí mismo: fue DIOS el Creador de todo, lo visible o lo invisible.
        Íñigo Caballero
        Donostiarra y carlista desde que nací

    2. Decía Louis Pasteur, el famoso científico padre de la microbiología, de las vacunas modernas y de la higiene médica, que un poco de ciencia te aleja de Dios (quizás ese es su caso), pero que mucha ciencia te vuelve a llevar a Él. Pasteur era católico practicante y muy devoto.

      Cuentan que un joven se acercó a él en un tren (a finales del siglo XIX) para afearle que estuviera leyendo la Biblia, un libro según el vehemente joven oscuro, falso y superticioso. Hablaron un rato y se intercambiaron tarjetas, y al salir en su estación el joven quedó impresionado por haber hablado con Louis Pasteur, famosísimo científico y decano de la facultad de ciencias. No es el único científico famoso creyente y católico, son abundantísimos. Los creadores de la ciencia moderna eran clérigos (Copérnico, Kepler, etc), y el famoso Einstein no era católico pero sí creyente, como tantos otros.

      La fe es totalmente compatible con la razón, de hecho se complementan. El intelecto humano es una ayuda a la voluntad del hombre, pero ambos son limitados, mientras que Dios es infinito. Voluntad, intelecto (ó razón) y memoria autoconsciente y creativa son las cualidades del alma, y en realidad son los componentes de la persona. Poner al intelecto en el lugar de Dios es un absurdo que luego da frutos muy amargos.

      Lo que no es compatible es la fe y el «cientificistmo» ó el «racionalismo» (-ismos!!), que le da al uso de la razón la categoría de dios al que adorar. Es poner la razón por encima de Dios. Es un tipo de fe «torcida», ya que la ciencia no da certezas morales, simplemente verifica ciertos hechos materiales, y encuentra leyes en el mundo físico para usarlas posteriormente… la ciencia tiene un origen y una esencia absolutamente CRISTIANA, ya que las otras culturas tenían mitos y falsas religiones que les impedían analizar las leyes de Dios sobre la naturaleza. Los cristianos buscamos esas leyes por el mandato del Génesis: «Dominad la tierra», y porque no somos panteístas y sabemos que la naturaleza no se mueve por idolatría ó mitos de divinidades sino por leyes objetivas naturales dadas por Dios, y buscamos esas leyes para «dominar la tierra» y para ayudar al prójimo.

      El propio San Agustín da unas pruebas lógicas (usando la disciplina lógica de antiguos autores de la Grecia Clásica) de la existencia de Dios. Todo tiene un origen y una causa anterior, aquéllo que no tiene un origen, autor ó causa anterior es Dios.

      Y como dice otro comentarista, los milagros de Jesús los hizo para testimoniar su naturaleza Divina y que creyéramos en Él (si no me creéis a mí, creed al menos en mis obras). Vete a Lourdes y verás miles de milagros que desafían toda lógica y todo conocimento científico.

      La fe es un don… pero se puede pedir, y una vez que se tiene hay que cuidarla. Muchos la han perdido (desde su infancia) porque la fe les estorbaba para sus decisiones de vida. La propia fe de personas muy racionales y científicas debería hacerte pensar el por qué de su existencia, así como la existencia de religiones en TODAS las culturas humanas, científicas ó no. ¡¡ESO ES USAR LA RAZÓN!!

      1. No he negado la compatibilidad entre fe y razón; lo que sostengo es que la fe no nos lleva a admitir lo irracional, de hecho, el propio Yeshúa (Jesús) recurría constantemente al uso del sentido común y de la lógica. No podemos afirmar que la resurrección de un muerto o cualquier otro milagro realizado por el Mesías sea irracional, tan solo podemos afirmar que no entendemos cómo lo hizo, pero eso no implica que esos hechos vayan en contra de la razón, más bien que nuestro uso de ella puede ser aún limitado. Con el paso del tiempo, el ser humano ha ido adquiriendo más conocimiento y lo que hace siglos parecía «irracional» hoy se considera racional. Mantengo que el dogma de la trinidad es irracional y no forma parte de las enseñanzas bíblicas. Sólo hay un Dios, es UNO, no TRINO, y engendró un Hijo unigénito para encomendarle una misión redentora,
        Cuando Yeshúa (Jesús) decía «el que me ha visto a mí, ha visto al Padre» (Juan 14:9), ¿no querría decir que ambos tienen el mismo propósito, que son un equipo en unidad, de la misma forma que Dios dice del varón y de su mujer cuando se casan que ya no son dos sino una sola carne o como decimos al ver a un niño pequeño que en él vemos a su papá por el parecido? ¿Acaso cuando la Biblia afirma que el que se une al Mesías, un espíritu es con él, pretende decir que el que se une al Mesías es el Mesías? (1 Corintios 6:17) ¿Acaso cuando Shaúl (Pablo) dice «Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en el Mesías Yeshúa (Jesús)» (Gálatas 3:28) quiere expresar que cada uno de nosotros somos el Mesías Yeshúa o que todos somos la misma persona?
        Yeshúa dejó claro que él era El Hijo de Dios. ¿No será que Yeshúa quiso expresar a los religiosos que su naturaleza era divina o celestial pero no, lo cuál es distinto, que fuera Dios? ¿No tienen también los ángeles naturaleza divina y celestial? ¿No es cierto que Yeshúa les explicó a los judíos que Dios llamó dioses (elohim, divinos, poderosos) a aquellos a quienes vino la palabra de Dios? ¿No es cierto que los que creemos en Yeshúa, somos hechos hijos adoptivos de Dios y que aspiramos también a ser humanos glorificados con naturaleza divina y eterna, pero no somos Dios? ¿No será que divinidad no equivale a deidad? ¿No será que lo que escandalizó a las autoridades religiosas judías fue que quien se presentó como el Mesías (el Ungido) prometido por Dios fuera un hombre manso y humilde, mas hacedor de milagros, en vez de un hombre políticamente poderoso y que por ello lo acusaron falsamente de blasfemo, poniendo en su boca lo que no dijo, es decir, que era Dios? etc. etc. etc.

        1. Me parece que eres un hereje, negando un Dogma fundamental de la Iglesia católica, la Santísima Trinidad… cuidado, los pecados contra el Espíritu Santo no se perdonan. Niegas la Revelación de sí mismo que nos hizo Dios, vas por mal camino.

          Por mi parte me fío más de 2.000 años de Iglesia católica con Santos como el Padre Pío, Santa Teresa de Jesús, San Francisco de Asís y literalmente miles de Santos maravillosos, de los Papas sucesores de San Pedro, de teólogos como San Agustín y Santo Tomás, y de una religión de 1.500 millones de miembros actualmente (incluyendo científicos, catedráticos, premios nobel, intelectuales y expertos de todo tipo y en la élite mundial) que la opinión particular de un pobre hereje… y digo pobre con verdadera compasión, no para ofender. Ojalá te conviertas, porque la secta en la que estés ó los errores profundos en los que estás te pueden llevar a la condenación de tu alma, y ahí sí que no te valdrán los sofismas y circumloquios jugando con la palabra «razón». Suerte.

          1. No esperaba de un creyente que me deseara «suerte», por mi parte prefiero desearte que
            Yahwéh te bendiga.
            Te sugiero la lectura de algunos pasajes de su Palabra:
            «Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.»
            «Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.»
            «No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad». te bendiga».

    1. Estimado seguidor: qué equivocado está. Masón se hace cualquiera que rinda pleitesía a Lucifer, porque la Masonería acepta a todo bicho viviente que entre por el aro, ya que ese es su objetivo. Otra cosa es que dentro de la secta promocione o no. Los que promocionan sí que sólo son aquellos a los que los jefes quieren. Saludos cordiales

  2. Ani Pascual (no sé si llama se llama Anita o Aníbal), es claramente judaizante, probablemente perteneciente a algún grupo de pseudo cristianos judaizantes como la Keilá ¨Goso y Pas¨ mexicana o grupos por el estilo, que condenan a la Iglesia verdadera. Su ataque constante contra la Santísima Trinidad (dogma que odian judíos y mahometanos), su manera de nombrar a Cristo (Yeshuá), etc., su interpretación de los textos sagrados lo dice todo. Para mí un placer haber leído a Pascual porque me confirma que el amigo Luis Zapater está en lo correcto. Preocupado estaría si este señor recibiera la alabanza de judaizantes, pero si lo condenan judíos y masones es que está en lo cierto.

    1. Estilikón, ni me llamo Anita ni Aníbal, ni soy «cristiano judaizante», ni masón, ni judío; me considero un seguidor del Mesías (el Ungido) Yeshúa (Jesús), quien nos mandó «escudriñar las Escrituras», aludiendo al conocido por los cristianos como Antiguo Testamento. No creo que escribir el nombre original en arameo del Mesías sea ser judaizante. Cuando el apóstol Shaúl (Pablo) reprochó a los judaizantes sus intenciones se refería a la imposición que estos hacían a los nuevos conversos gentiles acerca de la circuncisión y de la obediencia a los ritos de la ley ceremonial mosaica relacionados con los ritos de los sacrificios y ofrendas, que claramente quedaron abolidos por el Todopoderoso, cuando rasgó el velo del templo tras la ejecución de nuestro rey. Me parece que con el asunto del dogma de la trinidad muchos «cristianos» tienen algún tipo de velo que les impide discernir sin prejuicios, similar al que impide a muchos judíos reconocer a Yeshúa (Jesús) como el Mesías, .Luis Zapater se equivoca en muchos asuntos, pero no seré yo quien lo condene. Tan solo me limito a argumentar las discrepancias. Por cierto, ¿su nombre se debe a que usted admira al famoso general romano con cuya sobrina se casó?

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad