La Inmaculada y España. Recopilación

Inmaculada Concepción de la Virgen María. Solemnidad instituida por Pío IX con motivo de la proclamación del dogma, el 8 de diciembre de 1854. El propio papa Pío IX dijo: «Fue España la Nación que, por sus reyes y por sus teólogos, trabajó más que nadie para que amaneciera el día de la proclamación del dogma de la Concepción Inmaculada de María»

Esta festividad se celebraba en Oriente desde el siglo VIII y un siglo después en muchos lugares de Occidente. se declaró fiesta de guardar en toda la Iglesia desde 1708 por el papa Clemente XI.

España celebra a la Inmaculada como patrona y protectora desde 1644.

Nª. Sª. y España

Nª Sª se apareció en vida a Santiago en Zaragoza el año 40. “Sucedió este milagroso aparecimiento de María Santísima en Zaragoza, entrando el año del nacimiento de su Hijo nuestro Salvador de cuarenta, la segunda noche de dos de enero”, según el Relato de la aparición de la Santísima Virgen a Santiago Apóstol en Zaragoza, de Sor María de Jesús de Agreda (1602-1665, en su “Mística Ciudad de Dios”, Libro VII-Capítulo 17-Números 346-363. Libro con Nihil Obstat e Imprimatur.

San Ildefonso de Toledo (604-664, época visigoda), gran defensor de la virginidad de María, fue recompensado por ella con una aparición en la que le entregó una casulla que trajo del Cielo. Este acontecimiento lo han tratado muchos artistas (Velázquez p.ej. y sobre el dintel de la puerta central de la catedral de Sigüenza hay un bajorrelieve que lo representa).

Tras la conversión al catolicismo del rey visigodo Recaredo el año 589 (III Concilio de Toledo). El Papa San Gregorio en agradecimiento por haber combatido el arrianismo y convertido a Recaredo, envió a San Leandro (534-596), arzobispo de Sevilla, entre otras reliquias, la talla de la Virgen que aparecerá enterrada años después en Guadalupe, y lo hizo precisamente por medio de su hermano San Isidoro de Sevilla tras su paso por Roma. En el año 675 (XI Concilio de Toledo) el rey Wamba ya era titulado «Defensor de la Purísima Concepción de María», abriendo una línea de fieles devotos entre los reyes hispanos.

Monarcas como Fernando III el Santo, Jaime I el Conquistador, el Emperador Carlos I o su hijo Felipe II fueron fieles devotos de la Inmaculada y portaron su estandarte en sus campañas militares.

Desde el siglo XIV existen en España referencias de cofradías creadas en honor a la Inmaculada. La más antigua, en Gerona, data de 1330. En el siglo XVI se revitalizará este fervor con un ingente número de cofradías constituidas bajo la advocación de la Pura y Limpia Concepción de María, hermandades consagradas a las labores caritativas y la asistencia social. Los franciscanos fueron muy fieles a la creencia en la Inmaculada, y contribuyeron a su arraigo y extensión por todo el mundo.

La patrona de la Infantería Española es la Inmaculada Concepción. Este patronazgo tiene su origen en el llamado Milagro de Empel durante las guerras en Flandes, acaecido en la isla de Bommel (Flandes -entre los brazos de los ríos Mosa y Vakal-) el día 7 de diciembre de 1585. Al día siguiente la imagen fue trasladada a Balduc.

La fiesta de la Inmaculada fue fiesta de guardar en todos los reinos de su Majestad Católica, es decir, en todo el Imperio español, desde 1644 (Felipe IV de España, llamado «el Grande» o «el Rey Planeta»).

En 1760 el Papa Clemente XIII proclamó a la Inmaculada Patrona de España, o, mejor dicho, de las Españas, lo que incluye a los Virreinatos de América y Filipinas, mediante la Bula Pontifica “Quantum Ornamenti”. El rey Carlos III creó una orden en su nombre (la Orden de Carlos III) y la declaró Patrona de sus estados.

Durante la celebración de esta festividad, los sacerdotes españoles tienen el privilegio de vestir casulla azul. Este privilegio fue otorgado por la Santa Sede en 1864, como agradecimiento a la defensa del dogma de la Inmaculada Concepción que hizo España.

El Arma de Infantería, el Cuerpo de Estado Mayor, los Colegios Oficiales de Farmacéuticos y las Facultades de Farmacia, etc, también La tienen como patrona.

Patrona de las Españas: ruega por nosotros. Madre de Dios y Madre Nuestra: Bendita seas. Salva nuestra Patria, protege nuestra fe.

Inmaculada Concepción, Reina de (las) España(s): protege nuestra(s) Patria(s), guarda nuestra fe.

Por cierto, en España desde el siglo XVII y hasta 1965 (año en el que se decidió trasladar de fecha, por aquello de democratizarnos -asimilándonos a los Usa- y el Concilio) la celebración el Día de la Madre siempre fue el día 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción.

Signo de los tiempos, de los «Últimos Tiempos”, en la actualidad el único país que sigue celebrando el Día de la Madre el 8 de diciembre es Panamá.


5 respuestas a «La Inmaculada y España. Recopilación»

  1. Sr. Manrique, ¿en el Ejército español también fue/es patrona de Farmacia, Veterinaria, Intervención y Oficinas Militares, además de EM e Infantería? Recuerdo un banderin de recuerdo, de esos triangulares de los años 50-60, en que aparecían los blemas de esos Cuerpos, de una celebración del 8 diciembre…

  2. Una española devota de la Inmaculada Concepción es la feminidad en su máximo grado de dulzura, amor y entrega.
    Un español devoto de la Inmaculada Concepción es el prototipo de soldado de la Patria.

    ¡Viva España! ¡Viva La Inmaculada Concepción! ¡Viva CRISTO Rey!

  3. María, modelo de mujer. Gracias por el artículo.

    La concepción de Jesucristo sucedió de la siguiente manera: María, su madre, estaba desposada con José, y, antes de que ellos conviviesen, concibió por obra del Espíritu Santo. Y José, su esposo, como era justo (misericordioso) y no quería denunciarla, resolvió repudiarla privadamente. El tenía este plan, cuando se le apareció en sueños un ángel(«la confianza» en la palabra de María, que el procuró el Padre «que nos habla como si de nuestros propios pensamientos se tratasen»… la fe/convicción, que no es razonable, sino que se siente profundamente) del Señor, que le dijo: José, hijo(descendiente) de David, no temas retener(no repudies/denuncies) a María(no dudes de su fidelidad), tu esposa, porque lo que ella ha concebido es del Espíritu Santo(el espíritu -santo- del Padre… ha sido concebido más allá de esta vida/realidad/tiempo). Dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús(Dios nuestro salvador), porque él salvará a su pueblo de sus pecados(errores).
    Y todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el profeta(que el procuró el Padre «que nos habla como si de nuestros propios pensamientos se tratasen»… la fe/convicción, que no es razonable, sino que se siente profundamente): «He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, al cual llamarán por nombre Emmanuel, que significa: Dios con nosotros» (Isaías 7.14). Cuando José despertó del sueño(los evangelistas tenían que interpretarlo de forma que tuviera sentido para el pueblo), hizo como le había mandado el ángel del Señor, y retuvo a su esposa. Y no la conocía (prescinde de la vida posterior al nacimiento de Jesús según anotación bíblica) (1) hasta que dio a luz un hijo, al cual puso por nombre Jesús. (Mateo 1.18-25 según mi interpretación)

    Y sucedió que reinando en Judá Acaz, vino Rasín, rey de Siria con Facee, rey de Israel, sobre Jerusalén para tomarla…
    En el contexto original, el oráculo de Isaías 7,14 (~734 a.C.) constituía la respuesta divina a una falta de fe del rey de Judá Acaz, que, frente a la amenaza de una invasión de los ejércitos de los reyes vecinos (Siria e Israel) buscó la protección de la poderosa Asiria. Isaías le conminó a que depositara su confianza tan solo sólo en el verdadero Dios de Abraham, y renunciara a someterse a Asiria o a cualquier otro reino. Pero Acaz adoró a falsos dioses, sacrificando así un hijo a Moloc (2 Reyes 16:1-4). El profeta le invitó, en nombre del Señor, a pedir un milagro al Dios verdadero de sus padres: «Pide para ti una señal del Señor tu Dios…». Ante el rechazo del Acaz, que respondió con hipocresía: no pediré tal, por no tentar al Señor… prefiriendo la protección pecaminosa de los que no creen sino en abominaciones/sacrificios humanos (infantiles). Entonces el profeta ante la burla, pronunció la célebre profecía: «Oíd, pues, casa de David: ¿Os parece poco agraviar a los hombres, que agraviáis también a Dios? Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: sabed que una virgen concebirá y parirá un hijo, y su nombre será Emmanuel, o Dios con nosotros. Manteca y miel comerá(privaciones/secuelas de la devastación anunciada), hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, porque antes que sepa(de que exista en esta vida/mundo), la tierra que tu detestas(el Israel davídico original dividido en dos) será desamparada de sus dos reyes… (caerán los dos reinos; el del norte: Israel por Asiria; y el del sur: Judá por Babilonia 140 años después). Enviará el Señor, por medio del rey de los asirios, sobre ti, sobre tu pueblo(Jerusalén incluido) y sobre la casa(dinastía) de tu padre, tiempos tales y tan aciagos, cuales no existieron desde el día en que Efraím se separó de Judá… (ruptura/división del reino de David)

    Isaías pidió a Acaz un acto de fe para no corromperse ni corromper a su pueblo, poniéndose bajo la influencia/protección de falsos dioses vinculados al sacrificio humano, como Asiria; pero el rey Acaz materialista, prefirió fiarse de su lógica poniéndose bajo la protección del más fuerte: Asiria, ante la amenaza directa siro-efraimita. Y así, sin fe alguna contestó a Isaías con burla/desprecio al Dios de sus padres; el único y verdadero, que no admite el sacrificio humano, sino la misericordia entre hermanos. Isaías para que le creyera, incluso le ofreció que pidiera un milagro/signo; pero el impío Acaz poco menos que se rio de él (rechazándolo con sarcasmo… «no pido, para no tentarle…»), y lo que es mucho peor, de Dios. Alguien que hubiera sabido ver y oír se habría dado cuenta de que el matiz para rechazar lo que parecía más lógico y conveniente, estaba precisamente en el meollo de la fe de Abraham, el rechazo al sacrificio que implicaba la alianza asiria, y por ende, el sometimiento a sus ídolos. Pero ¿cómo pedirle esa agudeza a alguien que sacrificó hijos propios, pasándolo por el fuego?
    Las ofrendas por fuego, con independencia de la creencia y pueblo, todos estos falsos dioses (Moloc, Baal, Malik, Malch-bel, Milcom, etc.) así como los Herodes abortistas de hoy en día, no representan sino a Satanás.

    En la profecía de Isaías estaba el anuncio (a pesar de la actitud de este rey) de la mayor señal de todas: La venida de Emmanuel, prenda de la liberación, que aun podría significar una especie de castigo sobre Acaz y su estirpe (aunque mejor puede tomarse como signo de benevolencia/redención hacia la casa de David, denostada por Acaz, que es la de Jesús, no por parte de padre, sin por parte del Padre… de todos), por cuanto que Dios le enviaba sin intervención ninguna de parte de la casa de David/José, al hacerlo nacer de una virgen que, en este supuesto sería de la casa de Aarón, como su «pariente» Isabel (Lc 1,5 y otros). Quizás por este motivo los evangelistas (Mateo y Lucas) dejaron de mencionar la ascendencia davídica de María, haciendo constar sin embargo la de Jesús. (https://es.aleteia.org/2015/12/30/la-virgen-maria-descendia-de-david-o-de-aaron/)
    El oráculo terminaba con el castigo inmediato de Acaz y los suyos: la tierra sería devastada por los asirios (precisamente en quienes se pretendía resguardar) y Egipcios, el pueblo llevado a cautividad y a expensas de los frutos silvestres. Antes que ese niño alcanzase la edad de responsabilidad, el peligro del norte acabaría.
    (https://apps.idteologia.org/index.php?r=sagradaEscritura/analyze&db=ta.db&q=Isa%C3%ADas+7%2C16)
    El anuncio del signo/señal del Emmanuel, Dios con nosotros, implica la promesa de la Encarnación del Verbo: de la Nueva Alianza en base a la Doctrina/Evangelio, que es la palabra/el deseo del Padre.

    El reino de Israel comienza con Saúl, primer rey en el siglo XI aC. Dura hasta el VI aC, cuando Judá en el sur es destruido.
    Tras los últimos días de Samuel, último juez; se nombró rey a Saúl. David fue el segundo rey de Israel, al que sucedió Salomón que terminó por corromperse con falsos dioses, e Israel se dividiría en dos a su muerte: Israel al norte y Judá al sur, perdiendo su fuerza.
    -El Israel del norte(975-721 aC) duró 19 reyes y todos adoraron falsos dioses que empleaban para fortalecer su poder; unos 250 años desde el primer rey Jeroboam hasta el último Oseas, hasta que fue destruido por Asiria. Destacó como el peor Acaz, el séptimo, que casó con Jezabel, princesa de los sidonios, adoradora de Baal. Mató profetas y lo intentó con Elías.
    Israel (del norte) despreció la oferta de Judá (del sur) para recuperar la fe celebrando la Pascua. El ejército asirio asedió Samaria, la capital, durante 3 años hasta que cayó (~721 aC), desapareciendo Israel (al norte), quedando tan sólo Judá (en el sur) del Israel davídico original. Samaria era la capital.
    -Judá (975-586 aC) duró unos 390 años, desde Roboam, hijo de Salomón hasta la invasión babilónica en tiempos de Sedequías. Un total de veinte reyes. Destacaron Asa, Josafat, Ezequías y Josías, que despreciaron los ídolos. Acaz destacó por lo contrario, adorándolos, e incluso sacrificó sus hijos al fuego en el valle de Hinom. Entonces los arameos, los israelitas (del norte), los edomitas y los filisteos atacaron Judá. Acaz ni siquiera se colocó en las tumbas de los reyes. Manasés, hijo de Ezequías, igualmente adoró ídolos y sacrificó hijos. El ejército asirio fue contra Judá, y Manases fue llevado prisionero a Babilonia. El último rey Sedequías, también idólatra desvió a su pueblo en esa práctica desoyendo a los profetas. Babilonia invadió Judá que fue saqueada y destruida como nación, y el pueblo asesinado o esclavizado. Jerusalén era la capital.

  4. Muy bueno el artículo, para rescatar la memoria histórica perdida, porque estos datos están desterrados de las escuelas españolas y desgraciadamente también de las clases de religión que están únicamente en las cuestiones mundanas de la Iglesia progre.
    Muy Bueno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad