La justicia nos la hará Don Corleone

El arranque de la película “El Padrino” es espectacular. Toda la película lo es, pero el comienzo… ¡una maravilla! ¿Recuerdan a don Vito Corleone (apodado “El Padrino”) recibiendo las peticiones de los invitados a la boda de su hija? Don Vito Corleone –el jefe de la mafia estadounidense– se sienta en un cómodo sillón mientras acaricia un gato, y oye atentamente a un padre desolado porque unos chicos del barrio (unos chicos de padres ricos, con dinero y con contactos) le han violado a la hija. La han violado entre varios, y le han dado una paliza que le ha desfigurado el rostro. Y ese padre, tras acudir a la Justicia de los Estados Unidos, ha visto cómo los Tribunales, mediante artimañas de carísimos abogados, han puesto en libertad sin cargos a los agresores de su hija. Ese padre impotente, digo, ese padre vejado, cabreado, toreado y vilipendiado, ya no cree en la Justicia Ordinaria. Ya no cree en la Ley. Ya no cree en el Derecho. Y por eso, porque está hasta los cojones de que se burlen de él, hace de tripas corazón y pide ayuda a la mafia.

–Me miraron a la cara mientras salían de la Sala –dijo el padre, refiriéndose a los violadores–. Me miraron los muy cerdos, y se rieron de mí. Pero yo le dije a mi hija: no te preocupes, pequeña. La Justicia nos la hará don Corleone.

Hola, lector. Hola, lectora.

Se me ha venido a la mente el arranque de “El Padrino”. Y se me ha venido para explicar muchas cosas. Cosas que están ocurriendo en España, y cosas que van a ocurrir. Pues, como inquiría don Mario Vargas Llosa en su monumental novela “Conversaciones en la Catedral”, hay que irse preguntando con tristeza: “¿cuándo se nos jodió el Perú, Zavalita? ¿Cuándo se nos jodió?”.

Así es, amigos y amigas de Facebook. Así es. ¿Cuándo se nos jodió España, Zavalita? ¿Cuándo se nos jodió?

Yo no lo sé con exactitud, aunque sospecho que los años 2019 y 2020 –cuando Pedro Sánchez se echó en manos de lo peorcito de España para gobernar– han tenido mucho que ver. Pero lo cierto ahora, como en la Primera República de 1873, es que el país está en subasta, la Soberanía Nacional en el desguace, y el desmadre cantonal a la vuelta de la esquina. Y en consecuencia… ¿qué podemos esperar de todo ello? ¿Que la traición salga gratis? ¿Que las gentes se conformen como si fuesen corderos? ¿Que comulguen con ruedas de molino sin que el personal se ofenda? Pues no. Las nefastas decisiones tienen un precio nefasto: el precio del pataleo y de la radicalización.

Sí. Es de temer. Viendo el desbarajuste plurinacional y la subasta del Estado, hay que acostumbrarse a que en España resuciten los fantasmas ancestrales: las políticas frentistas ya demostradas horribles, el absurdo populismo de extrema derecha que sólo toca las tripas porque los otros, los mal llamados progresistas, los en realidad populistas de la extrema izquierda, unos minutos atrás, nos han tocado los huevos.

Porque si los españoles tenemos que llegar al enfrentamiento personal (con palos) para recuperar nuestra vivienda okupada, mientras el Gobierno se niega a promulgar una Ley que proteja claramente al propietario y agilice el desalojo… la Justicia nos la hará don Corleone.

Porque si va ser obligatorio creer acríticamente en la sesgada versión del Gobierno sobre la guerra Civil Española, y va a estar castigada con multa la desviación de la línea del Partido… la Justicia nos la hará don Corleone.

Porque si se expulsa a la Guardia Civil de Navarra y del País Vasco para contentar a los separatistas… la Justicia nos la hará don Corleone.

Porque si Cataluña se declara insumisa al uso del castellano en las aulas, y el Gobierno no sólo se lo consiente sino que apoya tal dislate… la Justicia nos la hará don Corleone.

Porque si el Gobierno sigue insistiendo en que sus correligionarios condenados en firme por el caso de los ERE son personas honradísimas… la Justicia nos la hará don Corleone.

Porque si el grito de “hermana yo sí te creo” sólo se aplica a las amigas de Irene Montero (a esas locas condenadas judicialmente por secuestrar a sus hijos), pero no a las víctimas de los depredadores sexuales “de izquierda” (como las del marido de Mónica Oltra)… la Justicia nos la hará don Corleone.

Porque si con el uso torticero de la Ley el Gobierno indulta a los golpistas catalanes, mientras que a los robagallinas corrientes les obliga a chuparse íntegramente sus condenas… la Justicia nos la hará don Corleone.

Y ésas son las verdades del barquero. Y si no las queréis oír, ver y palpar… pues nada: seguid por ese camino de no retorno, que en las próximas elecciones generales los desafectos serán legión. Desafectos a los políticos felones. Desafectos a los vendepatrias. Desafectos sin remedio a la Política prostituida. Desafectos a las políticas socialdemócratas. Desafectos, incluso, a las políticas liberales. Desafectos a las libertades básicas. Desafectos a todo. Partidarios de la mano dura. Partidarios del palo y tentetieso. Partidarios de la cabra de la Legión para enfrentarse a los cabritos que insultan a la Legión.

Y luego, cuando eso ocurra (que ocurrirá), como bien dice la Biblia, será el llanto y el crujir de dientes, el mesarse los cabellos y el preguntarse el porqué. Y será, también, el “movilizar a las masas para luchar contra el fascismo”. Contra el “fascismo”, lector. Contra el “fascismo”. Una palabra multiusos que en España, a estas alturas de la película, lo mismo puede explicar la formación de los agujeros negros en el centro de las galaxias que la pérdida de biodiversidad en las selvas tropicales o la extinción de los dinosaurios.

Irresponsables. Que sois unos irresponsables y unos grandísimos hijos de perra.


11 respuestas a «La justicia nos la hará Don Corleone»

  1. Magnífico artículo.
    Aunque terrible.
    Por real y certero.
    Una sola discrepancia…
    España no se nos jodió en los años 2019 y 2020… ni siquiera con la llegada al poder del hijo de la gran puta de “Bambi” (hoy ampliamente superado por Pedro Sánchez)
    España se nos jodió con el perjurio y la traición. Con el cáncer del 78.
    Lo demás son sus metástasis.
    El pueblo español, víctima de una descomunal estafa, aprobó una “Ley para la Reforma Política” frente a quienes perseguían la “ruptura”
    Pero no sabían que se había pactado “bajo cuerda” la ruptura… a cambio de que los enemigos de España no cuestionaran la Monarquía.
    Esa y no otra es la esencia de la “TRANSACCIÓN” la venta de la España Una, Grande y Libre a sus enemigos… a cambio de que aceptarán a un Rey que había jurado la Constitución de 1966.
    Enemigos de España y de la monarquía que hoy lógicamente la cuestionan…. porque “Roma traditóribus non redere”
    Y así fue como se nos jodió España -como nos la jodieron-
    ¡¡¡Que Dios se lo demande!!!

    1. Estoy totalmente de acuerdo, así fue como se jodió España, con la traición al juramento que Juan Carlos I le hizo a D. Francisco Franco, y con la llegada al gobierno del primer gobierno socialista

  2. Descripción real y genial de lo que deciden y hacen estos políticos con el “poder de las urnas”. Gracias por su aportación.
    Los españoles en su mayoría aguantando todo sin rechistar.
    Pues muy bien, si esto (España) termina en lo que irremediablemente vemos que va de camino, vendrá el lamento y el “yo no quería”.

    1. Efectivamente Isabel.
      Una nueva versión del “No era esto, no era esto” que lamentaron los tres próceres que trajeron la República…. a la vista de cuál fue su desenlace.
      Ahora con la TRANSACCIÓN lloverá sobre mojado.

  3. y…¿que me dice de los nuevemil millones sisados de una tacada nada más llegar y que le siguen faltando al tribunal de cuentas?como diría Mota…»no te digo que lo superes…iguálamelo»

  4. ¿Cuándo se jodió España?
    Ya andaba cojeando pero hay una fecha muy concreta:

    el 11 de marzo de 2004

    un atentado brutal, de falsa bandera, un golpe de Estado encubierto inició el proceso definitivo de fragmentación, sometimiento y destrucción de España.

    1. Completamente de acuerdo DK.
      Pero ese brutal atentado de falsa bandera, fue lo que en términos de táctica militar llamamos “explotación del éxito” a raíz de la ofensiva del enemigo iniciada tras la muerte de Franco… facilitada por el Caballo de Troya introducido en la fortaleza que parecía inexpugnable.
      Y que lo hubiera sido sin el perjurio y la traición.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad